domingo, 30 de septiembre de 2007

Guitar Hero

En casa llevamos unos cuantos meses viciados con este juego de PS2, Guitar Hero, del que ya se han publicado dos ediciones y una expansión de rock ochentero. En noviembre saldrá al mercado un tercer juego con nuevos temas y una guitarra inalámbrica para evitar accidentes con la emoción del directo :P.

Aunque no me considero una experta ni mucho menos, ya domino con bastante soltura el nivel medio e incluso he superado varios temas en la sección difícil, algo que para mis torpes dedos es toda una proeza. En mi caso se añade el handicap de que la mayoría de las canciones no las conocía de nada antes de interpretarlas en el juego, lo que hace de mí toda una estrella de la improvisación.

Ninguno de los Guitar Hero ha incluido hasta ahora canciones de grupos españoles, algo que parece que va a cambiar en el tercero, donde aparece el tema “Avalancha” de los omnipresentes Héroes del Silencio. Se trata curiosamente de una de las bandas nacionales mejor valoradas fuera de nuestras fronteras y, aunque llevaban unos años separados, recientemente se han reunificado como grupo tras las experiencias en solitario de Bunbury.

Si alguien no sabe todavía cómo va el juego, aquí puede ver un vídeo de un monstruo que toca la canción “Ace of Spades” de Motörhead en dificultad experto rayando casi la perfección. Habrá que ver lo que hace este tipo con los colegas cuando saquen el Rock Band, un nuevo juego en el que se podrá cantar el tema (como en el SingStar) al mismo tiempo que se toca la guitarra, el bajo y la batería. Solo no puedes... con amigos sí :P

viernes, 28 de septiembre de 2007

Los santos inocentes (2)

Impresionante adaptación del libro que comenté hace un par de días de Miguel Delibes, "Los santos inocentes", con unas magníficas interpretaciones en sus papeles principales. La ambientación de la Extremadura rural de los sesenta está muy lograda, mostrada casi como una escisión del resto del mundo donde el tiempo pasa más lentamente y todo se rige por las órdenes dadas por superiores a inferiores.

Todos los personajes están muy bien construidos, aunque personalmente los de los dos hijos me parecen demasiado sosos dentro de la contención obligada de su interpretación. Quizás los castings juveniles no estuvieran por entonces tan trabajados como hoy en día, donde cientos de críos pondrían mucho más énfasis y credibilidad a Nieves y Quirce. Por su parte, tanto Francisco Rabal como Alfredo Landa bordan sus papeles, así commo Terele Pávez en el rol de la abnegada esposa y madre. Por el lado de los señores, el personaje de señorito Iván lo encauza perfectamente Juan Diego, despertando en el espectador ese hondo rencor que los humillados no parecen percibir.

En todo momento parece que estén recreando la novela pasaje por pasaje, gracias también a una adaptación del guión francamente acertada, con diálogos exactos y algún añadido interesante, como el hecho de que la marquesa salude desde el balcón a sus fieles criados con esa condescendencia propia de la clase alta del momento. Recordemos que es una película del año 1984, un drama rural sin efectos especiales ni más pretensiones que las de contar una historia triste de dolor y resignación. Así, los momentos álgidos de la película se destacan a través de la música y de las transiciones de cámara, dejando que los primeros planos de estos grandes actores hagan el resto con su expresión.

El director cántabro Mario Camus se ha acercado a la adaptación de clásicos de la literatura española en varias ocasiones como "La colmena" en 1982 o "La casa de Bernarda Alba" en 1987, recreando el ambiente oscuro y temeroso de la España profunda de la época. En el caso de "Los santos inocentes" la versión es inmejorable y la película merece un lugar de honor en la historia cinematográfica de nuestro país, aunque si tengo que elegir me quedaría sin lugar a dudas con el libro de Delibes.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

La Oreja de Van Gogh

Aunque ahora mismo me aburran bastante sus canciones y apenas los escuche, he de ser justa y poner a La Oreja de Van Gogh en el lugar que se merecen en la historia musical de este país. Cuando surgieron, hacia finales de los noventa, fueron como una especie de revolución del pop que hacía tiempo que no había en España, incluso me atrevo a decir que desde Mecano no había existido un grupo con vocalista femenina que entrara en la escena musical con tanta fuerza.

Formados en San Sebastián en 1996 y compuestos inicialmente por cuatro chicos, seleccionaron a Amaia Montero como su voz solista tras conocerla en una fiesta y escucharla cantar. El timbre cristalino de su voz y la inocencia que transmitían las letras colaboraron a hacer de La Oreja de Van Gogh uno de los grupos más escuchados del momento, con temas como "El 28", "Cuéntame al oído" o "Soñaré", extraídos de su primer disco de 1998. Con su segundo trabajo, dos años después, superaron incluso las ventas del debut y su fama aumentó considerablemente, generando fans incondicionales sobre todo entre el público más joven.

Aunque en la actualidad ya hay otros muchos grupos con vocalista femenina que compiten con ellos (sin duda Amaral es uno de los que les ha comido más terreno, con un estilo mucho más personal y rockero), el grupo continúa estando arriba en las listas de éxitos cada vez que edita un nuevo disco. La canción que suena, "Vestido azul", se incluye en su LP de 2003 "Lo que te conté mientras te hacías la dormida", con el que bajaron un poco sus ventas pero que les abrió el camino para darse a conocer fuera de nuestras fronteras. El tema me gusta por su ritmo y su letra, que refleja en mi caso las cenizas de un pasado ya muy lejano.

Sólo una palabra se hubiera llevado el dolor.
Con el beso amargo de aquel licor,hubiera bastado, mi amor.
Sólo una mentira se viene conmigo a pasear.
Sentirme querida en aquel abrazo en el mar.

Con el vestido azul que un día conociste
me marcho sin saber si me besaste antes de irte.
Te di mi corazón y tú lo regalaste,
te di todo el amor que pude darte y me robaste.
He rasgado mi vestido con una copa de vino,
hoy tu amor corta como el cristal.

En el cielo hay playas donde ves la vida pasar,
donde los recuerdos no hacen llorar:vienen muy despacio y se van.
Sólo una caricia me hubiera ayudado a olvidar
que no eran mis labios los que ahora te hacen soñar.

Con el vestido azul que un día conociste
me marcho sin saber si me besaste antes de irte.
Te di mi corazón y tú lo regalaste,
te di todo el amor que pude darte y me robaste.
He rasgado mi vestido con una copa de vino,
hoy tu amor corta como el cristal.
Buena suerte en tu camino yo ya tengo mi destino,
con mi sangre escribo este final.

martes, 25 de septiembre de 2007

Los santos inocentes

He vuelto a releer un magnífico libro de Miguel Delibes, que cuando lo leí por primera vez me había encantado pero del que apenas recordaba ya pasajes sueltos: "Los santos inocentes". Escrito en 1981, la novela refleja la dura vida de una familia de campesinos al servicio de sus señores en Extremadura, allá por los años 60. (spoilers!). Su prolífico autor narra con un imparable ritmo, carente de todo signo de puntuación excepto las comas, los avatares de la vida rural de Paco, su esposa Régula, sus hijos y su cuñado, Azarías, protagonista indiscutible de esta tierna y a la vez cruel obra. A pesar de la complejidad de muchos términos referentes al arte de la caza o las actividades típicas del campo, el libro se lee con mucha facilidad y deja un sabor agridulce por todo lo que sucede.

Azarías es un hombre ya mayor, con una discapacidad mental que le hace comportarse como un niño y regirse por sus propios impulsos. Despedido por el señor que manda en su cortijo, retorna a casa de su hermana para pasar sus horas entregado al cuidado de un pájaro al que alimenta, adiestra y da todo el cariño que habita dentro de su infantil mirada. La vida transcurre para él y sus familiares lenta, pendientes de complacer en todo momento a sus señores y subyugados por el continuo desprecio al que son sometidos.

Difícil mejora existe para los que asumen su condición de vasallos y permiten ese maltrato sin descanso por parte de los que se dicen superiores, sin apenas conocimientos que les permitan dudar de su situación. Aceptan con resignación lo que se les da aunque sí esperan un futuro mejor para sus descendientes, fuera del cortijo, obligándolos a prepararse y estudiar para alcanzar algo a lo que ellos ya no podrán acceder. Olvidan por una parte que ellos también son dignos de sentir, de ser respetados, de sufrir, incluso de ser felices en su pequeña parcela de mundo, en lo poquito de libertad que tienen fuera de los mandados continuos y las exigencias absurdas de sus jefes.

A medida que avanza el libro, todo lector se identifica claramente con la parte oprimida, para la que desea con fuerza un cambio positivo que a su vez escarmiente a sus opresores. El cambio llega cuando Paco, el cabeza de familia, se ve impedido para acompañar al señorito Iván a su cacería de turno, debido a un desafortunado accidente. Su cuñado, Azarías, es designado por el señor para encaramarse a los árboles y ayudarle con los reclamos de caza de palomas. Pero la batida no se da tan bien como el señorito espera y éste no puede resistirse a disparar y matar vilmente al pájaro adoptado por Azarías, que acude presto y confiado a la llamada del viejo inocente. Los hechos dan un vuelco y Azarías, dolido por haber perdido a su "milana bonita" de un modo tan cruel, decide vengarse con la tranquilidad que le otorga el hecho de no entender de rangos sino sólo de sentimientos.

A pesar de lo duro del relato, los personajes de la considerada clase baja desbordan ternura, movidos en todo momento por el deseo de hacer lo correcto y proteger a sus señores aún a costa de su bienestar. En ningún momento son correspondidos por la otra parte, que a lo más que llega es a tratarlos como a algún animal al que se toma un poco de cariño. Y ese retrato social no era tan raro hace apenas 30 ó 40 años, sobre todo en el rural español, cuando los sirvientes eran considerados posesiones de ínfimo valor a los que sólo cabía explotar y tomar como ejemplo de burla ante sus amigos ricos. La novela refleja a la perfección esa situación y provoca el sentimiento correcto en el lector, de rechazo hacia unos y solidaridad con los otros.

En 1984 la novela fue llevada al cine por Mario Camus, siendo considerada aún hoy una de las mejores películas españolas de todos los tiempos. En breve realizaré también un comentario sobre ella, pero mientras os recomiendo la lectura del libro, muy ameno y ciertamente imprescindible.

domingo, 23 de septiembre de 2007

Marylanza Golf Resort

Lo malo de lo bueno es que casi siempre se acaba, y la mayoría de las veces antes de lo que nos gustaría. Pues mis cuatro días de descanso en el hotel de la foto, el Marylanza Golf Resort también han llegado a su fin, aunque me han dejado un nivel de estrés bastante más bajo que el de la semana pasada.

GeekDraz y yo decidimos pasar unos días de relax en este aparthotel situado en el sur de la isla de Tenerife, donde yo no había estado nunca. No soy amiga del turismo playero, pero el de piscina se me da bastante mejor, así que tampoco era demasiado necesario que el hotel elegido estuviera en primera línea de playa. A pesar de ello, la playa de Las Vistas, en los Cristianos, está situada a menos de un kilómetro del hotel y hasta allí nos fuimos paseando en una de nuestras salidas.

Este hotel tiene menos de un año de existencia y aún continúan en construcción algunas de sus atracciones como el entorno del spa que, aunque ya funciona desde hace un par de semanas todavía no dispondrá de otros servicios como masajes o peluquería hasta octubre. La oferta del hotel se completa con tres piscinas (una fría, otra climatizada y otra infantil), pista de squash y, por supuesto, el gran atractivo del recinto, el campo de golf. Desde nuestra habitación con hermosas vistas hacia el campo pudimos comprobar que la media de edad de los practicantes de este deporte es más bien avanzada y que su presencia se incrementa visiblemente los domingos (y que por mucho que lo intente me sigue pareciendo un deporte aburridísimo).

Uno de los puntos más favorables del Marylanza es sin duda su oferta culinaria. Todas las comidas se realizan en el restaurante tipo buffett, con una amplia variedad de productos tanto autóctonos como continentales. Así, pudimos comprobar la energía que aporta un desayuno europeo compuesto por huevos fritos, bacon, salchichas, patatas y alubias en salsa en comparación con el tradicional español de bollería y café. Nuestra mayor sorpresa fue ver la gran cantidad de turistas que finalizaban ese desayuno con champagne y caviar.

Tanto en el almuerzo como en la cena el buffet ofrece carnes, pescados, pastas, verduras y entrastes fríos con infinitas combinaciones. Hasta seis tipos distintos de queso, una docena de salsas para acompañar nuestra elección gastronómica, pizza casera (con muy alto índice de consumo entre los asistentes) y carne o pescado preparados a la vista y según nuestro gusto en una plancha dispuesta al efecto. Todo ello acompañado por unas ocho variedades de pan diferentes y un delicioso surtido de postres. El resultado de ese impresionante buffet han sido 3 kilos de más y posiblemente una tasa de colesterol superior a la razonable en mi caso, pero para qué son las vacaciones sino para disfrutar, no?

Para variar la actividad tan satisfactoria de comer tuvimos también nuestras sesiones de piscina vespertinas, los cafés y sudokus nocturnos, un par de paseos a Los Cristianos (incluidas ampollas en los pies, tan típicas de los turistas, así como la piel estilo camarón), la lectura compulsiva de un nuevo libro, las retransmisiones deportivas en la tele de nuestro apartamento, la música de un arpista amenizando la noche (y eso que nos perdimos el show de Elvis) y el Direct Poker de un canal de televisión francés con el peor dealer y los peores jugadores que hemos visto en años.

Lo peor de la vuelta a casa es descubrir que nadie va a limpiarte el baño y la habitación mientras tú estás tumbada en la piscina y que el buffet a partir de ahora consistirá en elegir los productos de la nevera que vas a cocinar hoy. Ay, qué tristeza.

jueves, 20 de septiembre de 2007

Dios en el banquillo de los acusados

Y no es una metáfora. Un senador de Nebraska ha demandado a Dios por las “nefastas catástrofes” que éste ha causado en el mundo. Y lo peor no es eso, sino que un juez de ese estado admitió la demanda a trámite el pasado 14 de septiembre, según una noticia publicada en El Mundo.

Pero vayamos por partes. El senador demandante, Ernie Chambers, ocupa su escaño en Nebraska desde 1970 y es conocido como el “defensor de los oprimidos”. Parece estar cuerdo, y mucho, puesto que con esta denuncia pretende demostrar que cualquiera puede llevar a juicio a cualquiera, incluso al mismo Dios. El acto en sí constituye una protesta contra una decisión del juez Richard Kopf en un caso anterior, en la que el magistrado prohibió el uso de las palabras “violación” y “víctima” en una demanda por agresión sexual. Chambers se solidariza así con la denunciante femenina de la agresión, dejando caer la sombra de la duda sobre el sistema judicial estadounidense.

Chambers emplea en su demanda lenguaje bíblico, acusando a Dios de causar “espantosas inundaciones, terroríficos tornados, devastadoras sequías” y otras muchas desgracias en una amplia lista de cargos. Asegura Chambers que el demandado “no ha mostrado ni compasión ni remordimiento” por todo ello, con lo cual se convierte en candidato ideal para un proceso judicial. Como testigos reclama la presencia de representantes de varias religiones y cultos, que atestigüen la dejadez del tal llamado Dios en su labor de cuidar al mundo.

Estoy ansiosa por conocer cómo continúa este procedimiento y si Dios se digna a sentarse en el banco de los acusados o declina hacerse responsable de tan graves actos. Lo dicho, Chambers parece un loco pero no lo es y, como quien dice, de esta no se salva ni Dios.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

On the beach

Allá por 1986 la canción "On the beach" fue una de las más conocidas y escuchadas. De la mano del cantante y compositor inglés Chris Rea, el tema llegó a lo más alto de las listas de éxitos, aunque su creador nunca se dejó seducir por las grandes compañías discográficas y fue siempre fiel al pequeño sello independiente con el que trabajaba.

Descendiente de italiano e irlandesa, su padre regentaba una heladería en la que siempre sonaba la música del hijo. Los ochenta y primeros noventa fueron precisamente los años de mayor éxito del cantante, que a principios de este siglo tuvo que enfrentarse a una seria enfermedad de páncreas en la que los médicos sólo le ofrecían un 50% de posibilidades de sobrevivir. Tras una complicada operación, Rea se comprometió a volver a sus orígenes musicales si superaba la enfermedad.

Y así fue. Su proyecto actual se denomina Jazzee Blue y en él están inmersos un grupo de músicos que retoman los sonidos más carácterísticos del jazz tradicional y el blues. Pero esta semana yo quiero recordar el tema "On the beach" que ilustra perfectamente estos días de vacaciones para mí.

martes, 18 de septiembre de 2007

Mi Flickr de Second Life

He descubierto que muchísimos usuarios de Second Life se dedican a publicar fotos de sus personajes en páginas específicas, tanto screenshots normales (fotos de pantalla) como retoques fotográficos realmente impresionantes o simplemente escenas de su vida cotidiana. En las páginas de DeeDee Deepdene o Kean Kelly podéis ver algunos ejemplos de imágenes preciosas con base en Second Life. Yo no soy demasiado buena con el Photoshop pero he decidido abrir también una sección en Flickr para mostrar mi trayectoria en SL.

A ello me ha animado mi reciente cambio de imagen, incluida forma del cuerpo (shape) y tono de piel y maquillaje (skin), que le han dado a mi Lillu un aspecto mucho más realista. Aunque todavía no he retocado ninguna de las fotos que he tomado del programa, me pondré próximamente con ello, aprovechando que estoy de vacaciones :D Los últimos días los he pasado creando nuevos objetos 3D de los que os hablaré en otro momento y de los que estoy francamente orgullosa.

He añadido también el link de mi Flickr de fotos SL en el frame de la derecha, para que los que queráis podáis visitarlo de vez en cuando.

domingo, 16 de septiembre de 2007

Brokeback Mountain

“Brokeback Mountain – En terreno vedado” es una película polémica por su contenido pero con gran aceptación por parte de crítica y público, que habla de una bonita historia de amor empañada por la represión, el miedo, el rechazo social y la incomprensión. Basada en un relato de Annie Proulx, la cinta fue premiada en los Oscars del año pasado con tres de los premios más prestigiosos: dirección, guión adaptado y banda sonora. (Spoilers!).

Ennis del Mar (Heath Ledger) y Jack Twist (Jake Gyllenhaal) son dos vaqueros que trabajan juntos como pastores de ovejas un verano en las montañas de Brokeback. A pesar de querer ocultar sus mutuos sentimientos, sienten una irrefrenable atracción a la que sólo pueden dar rienda suelta protegidos por la discreción de los montes, lejos de las miradas reprobatorias de la sociedad de 1963. Tanto uno como otro saben que su relación no podrá salir adelante, así que cada uno por su lado rehace sus vidas con parejas heterosexuales intentando olvidar lo ocurrido en Brokeback. Pero lejos de olvidarlo, el tiempo y la distancia no hacen sino avivar las llamas de ese amor.

Durante los años siguientes, ambos deciden verse a solas en el lugar donde esa magia surgió, arriba en las montañas, donde nadie puede juzgarlos ni criticarlos por amarse. Pero al mismo tiempo que disfrutan de su pequeña parcela de intimidad, se dan cuenta de que lo que se dan no es suficiente ni podrá serlo nunca y siempre vivirán atormentados por no poder estar juntos. Cuanto más tiempo pasa, más difícil es salir de la rutina familiar paralela y abandonar las obligaciones cotidianas.

Resulta tremendamente triste ver cómo una relación que podía haber sido maravillosa se convierte en un apurado encuentro cada seis meses, que deja más amargura si cabe que la vida normal que están obligados a llevar en la que ambos se sienten incómodos y se echan de menos sin tregua. Quizás podrían haber roto con todo e iniciar una convivencia, un futuro juntos, arriesgarse por lo que desean… pero Ennis busca siempre excusas para evitar sentirse rechazado por un mundo que, de igual modo, ya le rechaza por su apatía sin conocer sus tendencias sexuales. Por el contrario, Jack no está dispuesto a renunciar a sus inclinaciones por una vida cómoda y, si no es con Ennis, finalmente será con otro que le dé un empujón para salir del armario.


El final es más triste todavía, puesto que el amor entre ambos jamás se terminó pero se fueron distanciando por sus distintas formas de entender la circunstancia de ser gay. Y como siempre en muchas películas, lo más difícil de entender no es la muerte en sí, sino cómo se llega a ella.


El director Ang Lee ha sabido una vez más transmitir todas las sensaciones que viven los protagonistas, me ha hecho llorar a mares y me ha hecho pensar mucho sobre lo difícil que es vivir abiertamente cualquier peculiaridad que no sea bien vista o aceptada socialmente, aunque hoy por hoy nada pueda importarle a los demás lo que cada uno hace en su cama.

viernes, 14 de septiembre de 2007

Empanada de atún

Aunque sigo siendo bastante torpe con los platos más típicos de la cocina española esta semana he decidido por fin preparar una empanada de atún, siguiendo una sencilla y buenísima receta de El cocinero fiel (gracias Patrick por pasarme esta dirección hace unos meses!).

Para la masa necesitamos harina, la misma medida de agua que de aceite (yo puse medio vasito de cada) y una cucharada sopera de vinagre. La harina la puse a ojo y la verdad que la masa se me quedó un poco escasa y tuve que hacer la empanada más pequeña de lo que quería, así que si tenéis experiencia con masas seguro que os saldrá mejor que a mí. Para el relleno os hará falta cebolla, pimiento rojo, atún, huevos, tomate triturado, aceite de oliva, orégano, pimentón y sal.

El primer paso es asar los pimientos, poniendo un papel de aluminio sobre la bandeja de horno y dejándolo unos 25 minutos a temperatura media. Yo usé sólo uno bastante grande, pero todo en la receta puede ir al gusto en cuanto a cantidades. Mientras, se ponen a cocer dos huevos, unos diez minutos. Ambas cosas se dejan enfriar, se pelan y se reservan.

Por otro lado, se pone la cebolla troceada en una sartén con un poquito de aceite y sal. Cuando esté blandita se añade el tomate triturado (un vaso grande), el orégano y el atún escurrido y desmenuzado. Tras un par de vueltas se echa el huevo y el pimiento troceado y dos cucharadas de pimentón, dulce o picante según se prefiera. Se mezcla y se deja enfriar mientras se estira la masa.

Después de unos cuantos números yo conseguí estirar mitad de la masa sobre mi nuevo Hogarflon (similar al famoso
Silpat que cuesta 5 veces más :P) y que, efectivamente, funciona de maravilla. Se echa el relleno sobre esa capa de masa y se tapa con la otra mitad, cerrando los bordes con un tenedor. Se puede pintar con clara de huevo por encima para que quede más doradita, aunque a mí se me olvidó y no quedó mal sin ello. Se pincha bien la empanada antes de meterla al horno para que la masa no suba y se mantiene unos 30 minutos a 180º aproximadamente.

La verdad es que la empanada estaba deliciosa, mucho mejor de lo que esperaba. Todo el mérito es del
vídeo de El cocinero fiel, donde explica paso a paso qué hay que hacer para elaborar cada receta. Os recomiendo que echéis un vistazo por su blog porque seguro que encontráis algún plato interesante y muy fácil de hacer con sus indicaciones, aparte de esta empanada de atún. He añadido el link también en mi lista de enlaces para que lo visitéis, ya que suele actualizar bastante a menudo con nuevas recetas.

jueves, 13 de septiembre de 2007

D.E.B.S. Espías en acción

Tenía pendiente esta película desde hace ya bastante tiempo. En su momento se vendió como una parodia de las cintas de agentes especiales y en concreto de "Los ángeles de Charlie", además de como una oda al amor entre mujeres. Aunque no hay mucho que destripar, spoilers por si acaso. "D.E.B.S. Espías en acción" (2004) cuenta la historia de cuatro jovencitas, las mejores en el arte de la mentira y el espionaje, seleccionadas cuidadosamente por los Estados Unidos para luchar contra el mal.

Cada una con su personalidad típica y tópica, viven su vida en una especie de academia especial para D.E.B.S. En el otro lado está la sección maligna, una supervillana cuyo mayor defecto es el aburrimiento: cuando no tiene nada mejor que hacer, se dedica a robar diamantes, razón por la que es conocida como Lucy Diamonds (Jordana Brewster), cuya leyenda negra crece por momentos.

Como era de esperar, las buenas son muy buenas y la mala... muy mala? Pues claro, o al menos justo hasta el momento en el que la superagente "nota perfecta" Amy Bradshaw se enfrenta cara a cara con ella y no se le ocurre otra cosa mejor que enamorarse. Heterosexual hasta entonces, su entorno no entendería sus nuevas inclinaciones, aunque entendería menos aún su tolerancia con el mal encarnado en la bella Lucy. Evidentemente la película no es para adultos, por lo que no hay escenas de sexo de ningún tipo más allá de unos cuantos besos, aunque sí se retrata bien el comienzo de una hermosa historia de amor. Pero la incomprensión y el rechazo se producen realmente cuando la intachable Amy es descubierta en el delito de confraternización con el lado oscuro, no por liarse con él.

La historia en sí no está mal aunque es horriblemente previsible y se sabe desde el principio que el amor vencerá. El montaje de la cinta es pésimo, observándose hasta media docena de fallos de raccord en una escena de apenas dos minutos. Las interpretaciones son pasables y, aunque la película en general es entretenida, su calidad es bastante mediocre. Quizás debió quedarse en el corto cinematográfico que fue en su origen, escrito y dirigido también por Angela Robinson en 2003 y que tuvo un importante éxito en los círculos independientes. Con un casting totalmente distinto al de la película posterior, en la que sólo repite Jill Ritchie con el mismo personaje de la tímida Janet, al alargarlo y aportarle nuevas tramas la película perdió gran parte de su fuerza y originalidad.

Sin embargo, la película está muy bien valorada entre las lesbianas, quizás porque la aventura de las dos protagonistas es un desafío para todo lo que las rodea y muchas chicas posiblemente se sientan identificadas con la historia. Sin mezclar churras con merinas, la película es para pasar el rato sin más pretensiones y sin ninguna profundidad digna de debate, al menos en mi opinión. Eso sí, impagable el detalle de Lucy Diamonds teniendo una cita a ciegas en un restaurante con una asesina a sueldo rusa y todas las agencias de espionaje del país pendientes de ella a la espera de algún maquiavélico plan :D

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Yumeji's theme

Desde que vi la semana pasada “Deseando amar” se me quedó en la cabeza el tema central de la película, denominado “Yumeji’s theme” y compuesto por el músico japonés Shigeru Umebayashi. La canción es una preciosidad y acompaña algunos de los momentos más intensos del film.

Umebayashi tuvo un gran éxito en su país en los años ochenta como fundador del grupo de rock new wave Ex, que se disolvió en 1985. Es entonces cuando Umebayashi decide aplicar su talento al cine, componiendo la música para más de cuarenta películas chinas y japonesas. Entre las más conocidas figuran las del koreano Wong Kar Wai “Deseando amar” y “2046” y “La casa de las dagas voladoras”, de Zhang Yimou.

Curiosamente, “Yumeji’s theme”, canción por la que fue ampliamente conocida la obra de Umebayashi, fue originalmente compuesta para otra película, “Yumeji”, dirigida por Seijun Suzuki en 1991, pero donde no se le quiso dar demasiada importancia a la música. Rescatada en el 2000 para “Deseando amar”, la canción cobra un papel decisivo en el desarrollo de la hermosa historia de la película.

martes, 11 de septiembre de 2007

Tres campeones y un payaso mentiroso

El W.S.O.P. (World Series of Poker) es el evento más importante del mundo del poker. Después de una serie de rondas independientes todos los ganadores, los invitados y los que pagan la entrada de 10.000 dólares se reúnen en un gran evento final que arrojará un sólo vencedor en cada modalidad. El ganador de Texas Holdem sin límite en 2006 se embolsó 12 millones de dólares, para que os hagáis una idea del dinero que se mueve en estos campeonatos.

Precisamente el rey de 2006, Jamie Gold, es un jugador con pocos amigos dentro del negocio del poker. Protegido inicialmente por una respetada estrella, Jonnhy Chan, Gold se ganó la enemistad por parte de la prensa al mentir a varios periodistas sobre su pasado. Poco después fue llevado a juicio por una empresa con la que se había comprometido a compartir sus beneficios en las W.S.O.P. a cambio de publicitarle, contrato que no cumplió. Aunque ambas partes alcanzaron un acuerdo económico durante el juicio, la imagen de Jamie Gold quedó seriamente dañada dentro del mundillo de las cartas.

Desgraciadamente, como jugador tampoco aporta mucho a un universo plagado de profesionales inteligentes. Su juego es anárquico y sólo la suerte hace que de vez en cuando gane alguna mano interesante, ya que su toma de decisiones para subir o bajar las apuestas o descartarse es absolutamente pésima, así como su visión de juego y su intuición.

A todo ello se refiere la viñeta de arriba "Life's a bluff" (la vida es un farol), que representa a los últimos cuatro campeones de las Series Mundiales de Poker: Chris Moneymaker, un estadounidense que pasó de amateur a profesional de un modo fulminante y con el que se inició el boom de un estilo de poker televisivo totalmente nuevo y excitante en 2003; Greg Raymer "Fossilman", ganador del evento en 2004 y mundialmente conocido por sus excéntricas gafas además de su buen juego; Joe Hachem, australiano que al grito de "aussie, aussie, aussie!" se metió en el bolsillo a todo el público (especialmente femenino, donde me incluyo) en la mesa final del 2005; y finalmente Jamie Gold, al que caracterizan como un payaso mentiroso por las razones arriba comentadas.

Los jugadores de poker se conocen mucho entre sí, sus gestos, debilidades en las mesas, actitudes según vayan ganando o perdiendo... Todo ello forma parte de su trabajo y de sus interpretaciones depende en gran medida ser un buen jugador. La mayoría de sus colegas critican la actitud y el juego de Jamie Gold, por lo que si no tiene apoyo tampoco del público ni de la prensa le queda más bien poco que hacer en este glamouroso pero complicado mundo del poker.

sábado, 8 de septiembre de 2007

Deseando amar (In the mood for love)

No soy demasiado seguidora del cine oriental, en gran parte porque me cuesta comprender sus expresiones simbólicas, conceptuales y minimalistas. Admiro eso sí su belleza estética y su gran sensibilidad, algo de lo que carece la cinematografía europea y más aún la estadounidense. "Deseando amar (In the mood for love)" es una película de Hong Kong del año 2000, dirigida por el afamado director Kar Wai Wong y que consiguió embaucarme en su mundo de efectos sensoriales.

En este film se narra la historia de dos vecinos en 1962, interpretados magistralmente por Maggie Cheung y Tony Leung, cuyos respectivos cónyuges están siempre ausentes por viajes de negocios. (Spoilers!). La soledad se palpa en cada una de sus actividades diarias y las similitudes de sus sobrias vidas los acercan cada día un poco más hasta que inician una tímida amistad. No se trata en ningún caso de una relación sexual, sino de un sentimiento latente y contenido que ambos comparten con la culpa del engaño planeando sobre ellos.

La tensión de esa relación aumenta cuando poco a poco van descubriendo la realidad de sus miserias: sus respectivas parejas son amantes. Sin embargo, ellos se niegan a consumar un engaño y guardan las distancias, deseando amarse pero sin querer convertirse en lo mismo que los otros: "no somos como ellos" es la frase que pronuncia Su Li-zhen para convencerse de que la infidelidad implica algo más que lo que ellos mantienen. Apenas un roce de la mano o un abrazo es lo máximo que expresan físicamente, con una gran fuerza sensual pero sin ningún contacto físico (siendo el cartel de la película de lo más engañoso puesto que en ningún momento tiene lugar en la cinta una escena con ese carácter sexual).

La manera de contar la historia es francamente hermosa. Las imágenes, cercanas a la estética teatral, muy coloristas, y el precioso tema central de Shigeru Umebayashi, que acompaña las escenas en cámara lenta más significativas del film, crean un ambiente absolutamente poético dentro de lo opresivo de la situación que viven los protagonistas. Todo tiene su significado, todo paso es dado con el máximo sigilo y todo movimiento es medido con increíble exactitud. Los deseos reprimidos se palpan en cada centímetro de metraje, manteniendo una tensión inhumana hasta que los dos apartan las intenciones que los torturan y toman caminos distintos, guardando sólo el recuerdo de aquello que pudo ser y no fue.

La película es exquisita, sobre todo visualmente. El simbolismo de la comida vuelve a estar presente en una producción oriental, como suele ser habitual, con imágenes absolutamente sublimes que transmiten con claridad el sentimiento que representan: soledad, miedo, dolor, deseo... Una de las escenas más bellas para mí es cómo se muestra el inicio de la relación entre ambos protagonistas, con ella yendo a buscar comida preparada y cruzándose con él en la puerta del establecimiento. Todo ello, en cámara lenta y con la extraordinaria música de Umebayashi de fondo, captando las intensas miradas que se dirigen y los leves pero significativos movimientos de cada uno, conforma un pequeño paraíso de los sentidos.

El director hongkonés Kar Wai Wong ya era conocido por una de sus anteriores producciones, "Happy together", de 1997, que narraba una apasionada y desgarradora historia de amor homosexual con esa peculiar estética visual que caracteriza a sus películas. A pesar de que a algunos les pueda resultar lenta, aburrida o repetitiva, "Deseando amar" es un magnífico ejemplo de cine visualmente creativo y potenciador de sensaciones, hoy por hoy bastante abandonadas e incluso desdeñadas por el público.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Jeanette

Precisamente cuando yo daba mis primeros pasos tenía sus mayores éxitos esta cantante de origen londinense pero de ascendencia española, Jeanette. Después de vivir varios años en Estados Unidos y, siendo apenas una adolescente, se traslada a Barcelona con su madre, recién divorciada. Allí inicia su carrera musical uniéndose a unos jóvenes estudiantes venezolanos y formando con ellos el grupo Pic-Nic a finales de los sesenta. El conjunto animaba los típicos guateques con su música y les dio la fama necesaria para que Jeanette fuera ídolo de multitud de adolescentes.

Quizás su tema más conocido sea “Soy rebelde”, grabado y versionado miles de veces, que ocupó los primeros lugares de las listas de éxitos de varios países durante varios meses y llegó a ser interpretado por la joven estrella incluso en japonés. Esa canción marcó el inicio de su carrera en solitario en 1971, interpretando temas compuestos por Manuel Alejandro.

Yo recuerdo ver en casa de mis padres varios singles (discos de 45 rpm) de Pic-Nic y haber escuchado las primeras canciones de Jeanette Dimech en cintas de cassette de recopilatorios de aquella época. Para los que no conocían el rock inglés o americano de los setenta (y además aprender inglés por entonces era más complicado) existía esta alternativa junto a Los Bravos, el Dúo Dinámico, Los Diablos y otros tantos grupos que hoy nos parecen horteras pero que por entonces eran de lo más “in” y moderno.

En 1974 se publicó el tema que suena “Por qué te vas”, compuesto por uno de los músicos más queridos del panorama español,
José Luis Perales. La cantante continuó su carrera musical ya con menos éxito hasta finales de los ochenta y hace unos años retomó el mundo de la canción aunque pasando bastante desapercibida. El recuerdo de Jeanette y su dulce voz amenizando los guateques setenteros de mis padres es con lo que yo prefiero quedarme.

martes, 4 de septiembre de 2007

Deviant Art

No hace mucho visité una página llamada DeviantArt en la que los usuarios pueden subir sus obras de arte en forma de imagen, sean del tipo que sean. Desde dibujo, fotografía, escultura, pasando por diseño gráfico, literatura, vídeo y muchas otras formas artísticas. Casi todas las disciplinas están admitidas en este sitio como representaciones válidas de la inquietud de sus "desviados" artistas.

Uno de los talentos que más me ha llamado la atención es el de BitchInBlack (Miranda Adria) una estadounidense que trabaja la vertiente de fotografía sobre todo retocada con Photoshop. En gran parte de sus creaciones se toma ella misma como modelo, formando imágenes de estilo dark, retratos conceptuales y algunos paisajes de género fantástico. No sé exactamente cómo funciona la tienda de esta web, pero es posible adquirir las imágenes, variando los precios según el tamaño de impresión (posiblemente lo que se pague sea únicamente el derecho a imprimirla en grande).

Entre los demás artistas de DevianArt hay un importante predominio del dibujo con estética manga, estilo que gusta mucho entre el público más joven. Aunque no soy muy seguidora del arte manga sí que hay algunos usuarios con verdaderas preciosidades, como es el caso de
Kathy100, otra estadounidense a la que pertenece la imagen de abajo.

domingo, 2 de septiembre de 2007

Poca cosa

Pues comienza septiembre y tengo poca cosa que contar, la verdad. Estoy enganchada viendo el U.S. Open de tenis y las W.S.O.P. de Poker, además de desarrollar mis recientes aptitudes adquiridas en la creación de objetos en Second Life. No suelo hacer entradas de este tipo, contando mis quehaceres diarios, pero era más cruel poner un post sobre los últimos cuatro campeones de las series mundiales de poker, como tenía en mente. Sé que me lo agradecéis, jajaja.

He empezado a releer "El misterio de la cripta embrujada", de Eduardo Mendoza, y me estoy deprimiendo por momentos, pensando en cómo fui capaz de leer eso con 15 años y además gustarme como me gustó! Quizás es que ya estoy desentrenada en lecturas complejas. No prometo terminarlo, sobre todo teniendo otros diez o quince libros pendientes de releer para acordarme de por qué los valoré como buenos. Eso es lo malo de ir apuntando en una libreta la nota que le das a lo que lees y lo que ves... Bueno, todos tenemos manías, no? :P

Feliz comienzo de mes.

Related Posts with Thumbnails