miércoles, 31 de octubre de 2007

Halloween

Hoy se celebra la noche de Halloween, una tradición pagana de orígenes celtas muy rechazada por la mayoría de las religiones cristianas. En los países anglosajones, sobre todo Estados Unidos, Canadá, Reino Unido e Irlanda, la celebración de esta noche tiene una especial importancia, aunque cada vez va cobrando también más interés entre otros países occidentales, entre ellos España.

Calabazas, brujas, murciélagos, fantasmas... todo vale para alejar a los espíritus malignos de los muertos de los hogares de los vivos y conmemorar la noche en la que se pone punto y final al verano celta. La fiesta tiene más de 2.500 años de antigüedad aunque durante su historia se ha mezclado con otras tradiciones como la de pedir dulces por las puertas de las casas en esa noche, algo típico del San Martín de Países Bajos.

La fiebre de Halloween llegó también a la gran pantalla en 1978 de la mano de John Carpenter, con la película "La noche de Halloween", un terrorífico film que se convirtió en todo un clásico del cine de miedo moderno y que comentaré próximamente.

martes, 30 de octubre de 2007

El animal más viejo del mundo es una almeja

Pues sí, y tiene la friolera de 410 años. O mejor dicho tenía, porque murió tras ser recogida por los investigadores de la Universidad de Bangor (Gales, Reino Unido), que la encontraron bajo las aguas de las costas de Islandia. Así lo publican esta semana varios medios de comunicación como El Mundo o El País.

Atención que a la almeja le han puesto nombre (Ming, en honor a la dinastía china que reinaba cuando nació) y le han contado los anillos de crecimiento de la cáscara para confirmar que este ejemplar es 30 años más longevo que su predecesor animal más viejo, otra almeja islandesa. Ya en 1982 figuraba en el Libro Guinness de los Records una almeja de la misma especie como el animal vivo con más años, sumando 220 por entonces. De ahí a que las almejas dominen el mundo hay un paso.

Ming fue encontrada durante una expedición de estudio acerca del efecto del cambio climático sobre la concha de las almejas. Los estudiosos pretenden encontrar en este molusco algunas pistas para aclarar los misterios de la longevidad animal. Parece ser que la almeja ha desarrollado cierta inmunidad a la destrucción celular que causa el proceso de envejecimiento, dato que sería de vital importancia para su larga supervivencia.

Aparte de las almejas, también son mundialmente conocidas por su longevidad las tortugas, siendo la más famosa
Harriet, que perteneció a Charles Darwin y vivió hasta los 176 años. Siempre quedará más bonito decir es tan viejo como una tortuga que como una almeja, digo yo…

domingo, 28 de octubre de 2007

Sospechosos habituales

El hecho de que “Sospechosos habituales” sea considerada como una de las mejores películas del cine de los últimos años no es una casualidad. Cuando Bryan Singer la dirigió en 1995 se convirtió en una de las historias más originales y novedosas del panorama cinematográfico del momento, sin que, desde mi punto de vista, haya perdido un ápice de su buena factura aunque hayan pasado ya más de 10 años desde su estreno.

Es obvio que los que no la hayan visto, aparte de que deberían hacerlo de inmediato, encontrarán spoilers! en esta entrada y precisamente en esta película sí que es extremadamente importante no saber nada del argumento.

Los “sospechosos habituales” son cinco delincuentes comunes que, de forma accidental, se ven reunidos en una rueda de reconocimiento. Se trata de
Stephen Baldwin, Gabriel Byrne, Benicio del Toro, Kevin Pollack y Kevin Spacey, todos con unas interpretaciones más que notables. Los hombres se alían para dar un lucrativo golpe pero se ven envueltos también en una peligrosa operación gracias a la que podrán convertirse en millonarios… si sobreviven. Las cosas se complican y por el camino todos los “sospechosos” van cayendo, todos menos el tullido Verbal Kint (Spacey), que asustado por la situación revela a uno de los policías encargados del caso la escalofriante historia de Keyser Söze, un despiadado asesino que parece estar detrás de toda la trama.

Evidentemente, es muy difícil hoy en día no conocer el nombre de Keyser Söze e incluso no intuir quién está detrás de ese extraño ente, pero en 1995 el guión fue una absoluta novedad en las películas de suspense y el desenlace puedo asegurar que dejaba a todos los espectadores con la boca abierta. Yo volví a ver la película esta semana y volvió a encantarme, aún conociendo todos los pormenores del entramado argumental. He leído varias críticas que tildan la cinta de aburrida, previsible y tramposa, sin tener en cuenta que esta película fue imitada hasta la saciedad en los años posteriores a su estreno y posiblemente hoy por hoy el público esté más alerta ante escenas que en aquel momento nos tragábamos sin dudar.

Aunque Kevin Spacey llevaba en escena desde 1986, “Sospechosos habituales” supuso para él el salto a la fama, junto con otra película impresionante del mismo año,
“Seven”. Spacey ganó el oscar ese año como mejor actor secundario por su papel de sospechoso y el guionista del film, Christopher McQuarrie, se llevó también a casa su merecida estatuilla en el apartado de mejor guión original. El director Bryan Singer inició también con el film una carrera ascendente que, sin embargo, se estancaría después en las cintas de superhéroes (“X-Men”, “Superman returns”) y no conseguiría convencer a gran parte del público.

“Sospechosos habituales” es para mí una gran película que merece un puesto de honor entre las mejores. El IMDB la sitúa en el puesto 20 del
Top#250 de las mejores películas de la historia, con los votos de más de 172.000 personas.

“El mejor truco que el Diablo inventó

fue convencer al mundo de que no existía”.

sábado, 27 de octubre de 2007

Entropia Universe: renovación gráfica

Hacía más o menos un año que no entraba al Project Entropia, ahora conocido como Entropia Universe. Al conectar de nuevo me he encontrado con que han efectuado una gran mejora de gráficos, lo que hace que los personajes sean ahora menos poligonales y más realistas. La dinámica del juego no ha cambiado mucho, salvo la introducción de nuevos materiales y profesiones, como la de especialista en belleza (sí, peluquería, estética y esas cosas...).

El juego en sí es el típico "metaverso", ahora tan de moda gracias a Second Life y otros mundos virtuales similares, con economía interna y posibilidad de inyectar dinero real a la misma. Aquí la base sigue siendo la caza, la minería, la manufactura y el comercio, convirtiendo a Entropia Universe en una industria por sí misma. Hace meses realicé un post sobre el juego que podéis leer aquí.

No volveré a jugar asiduamente porque las posibilidades de mantenerte en el juego sin aportar dinero real siguen siendo muy limitadas, pero me ha hecho gracia volver y comprobar que todo sigue (casi) igual. Eso sí, mi Nubla ha quedado preciosa tras su regeneración física, incluso las ropas y la armadura lucen ahora mucho más.

jueves, 25 de octubre de 2007

Thirteen

Vi esta película con bastante interés, esperando una historia sobre adolescentes con algo más de originalidad de lo que se suele ver en los tradicionales dramas de sobremesa. Y la verdad que sí es una historia diferente, cruda y directa, basada parcialmente en las propias vivencias de una de sus protagonistas y se supone que por ello muy realista, pero que sin embargo no ha colmado mis expectativas. (Spoilers!).

“Thirteen”, dirigida por la debutante Catherine Hardwicke en 2003, cuenta el difícil paso de la infancia a la adolescencia de Tracy (Evan Rachel Wood), que fascinada por el carisma de la chica más popular del instituto, Evie (Nikki Reed), comienza a perder el norte de una manera apabullante. Lo peor de la película es precisamente eso, que la pobre Tracy no tiene un problema, parece tener todos los problemas posibles de los 13 años y de su entorno. Sus padres separados (con padre ausente y desentendido y madre ex-alcohólica en rehabilitación que intenta rehacer su vida con un toxicómano también en proceso de curación) son la base ideal para el disloque de Tracy. Con esa situación sólo necesita el pequeño empujoncito de su pérfida amiga Evie para pasar de ser la hija y estudiante modelo a convertirse en una descarriada niña que fuma, bebe, toma drogas en variados tipos y cantidades (además de venderlas), practica sexo con conocidos (o desconocidos), se autolesiona, deja de comer, roba, miente…

Todo ello bien agitado forma un cóctel de difícil digestión que se sucede en la pantalla sin descanso, bien rodado, ciertamente, pero que tiende a ser un tanto excesivo. No es que me parezca poco creíble, pero quiero pensar que el porcentaje de jóvenes de 13 años que sufre todos esos contratiempos a la vez no es demasiado alto ni representativo de la sociedad, ni estadounidense, ni europea, ni española por supuesto. O eso, o es que yo estoy muy fuera de onda (que también puede ser). En todo caso la visión de la pre-adolescencia es demasiado desoladora y sufrida para mi gusto.

La espiral de destrucción personal en la que se ve envuelta Tracy, jaleada por su colega Evie, está permanentemente al límite, causando una sensación de ahogo constante. En ese sentido insisto en que la historia está bien filmada puesto que agobia bastante ver que la cría hace todo lo que quiere y nadie es capaz de quitarle la tontería (no puedo decir con una bofetada que luego me critican :P). Su madre (interpretada por Holly Hunter) no se entera de nada y todavía cree que tiene una niña pequeña con las típicas rebeldías de la edad, cuando lo que está creciendo en esa habitación de niña es una delincuente potencial.

Por suerte, algo hace “click” en su cabeza antes de que la cosa ya no tenga arreglo y madre e hija se unen para intentar normalizar la situación. Un pelín de moralina al final para dar un claro toque de atención a los padres de adolescentes que han perdido el control sobre sus vástagos. En definitiva, película entretenida, un poco asfixiante (algo más positivo que negativo en este caso) pero también demasiado aturullada donde se cuenta más de lo necesario para taladrar las insensibilidades. Las interpretaciones, eso sí, magníficas.

miércoles, 24 de octubre de 2007

Chicago

La semana pasada comenté que en una de las cintas de cassette de recopilatorios setenteros de mis padres había escuchado el tema “If you leave me now”, del grupo Chicago. Aún hoy me encanta esa canción, que me parece increíblemente romántica.

Chicago surgió en la ciudad estadounidense de la que tomaron su nombre en 1967, bajo la denominación inicial de Chicago Transit Authority. La formación de siete miembros, con Peter Cetera como voz principal, publicó su primer disco ese mismo año, cosechando un inesperado éxito. En 1976 salió al mercado el álbum que incluyó su canción más conocida, “If you leave me now”, coincidiendo con el momento más dulce de la banda.

Pero a principios de los ochenta comenzaron los problemas internos, cambios de componentes y sonidos repetitivos que no ayudaron en nada a que el grupo se mantuviera arriba. En 1984 Cetera graba su último disco con Chicago e inicia su andadura como solista, mientras la banda busca sustituto vocal y continúa editando discos cómodamente instalados en el estilo soft-rock.

En febrero de este año cumplieron su 40º aniversario (ahí es nada) y durante todo este tiempo nunca han dejado de publicar, sacando unos 30 discos en total. Aunque ya casi nadie los escuche y sólo se les recuerde por un tema, se merecen un hueco en este espacio.


If you leave me now, you'll take away the biggest part of me
No baby please don't go
If you leave me now, you'll take away the very heart of me
No baby please don't go

A love like ours is love that's hard to find
How could we let it slip away
We've come too far to leave it all behind
How could we end it all this way
When tomorrow comes we'll both regret
Things we said today
.
Cause I need you more than you'll ever know

domingo, 21 de octubre de 2007

Casa de muñecas

Tengo la costumbre de no querer saber nada de un libro antes de leerlo o de una película antes de verla. Si puedo evitarlo, no veo trailers ni leo críticas o reseñas, de modo que cuando inicio una lectura o veo una película suele sorprenderme lo que muchos otros ya conocían de antemano. Como estoy segura de que hay mucha gente que comparte esa pequeña manía conmigo, me esfuerzo por poner la palabra spoilers! cuando alguno de mis comentarios puede desvelar detalles de un argumento.

Si no has leído el libro de hoy y deseas hacerlo, mejor no sigas leyendo este post.

Conocía “Casa de muñecas” del escritor noruego
Henrik Ibsen sólo de oídas. No tenía ni idea del argumento ni de lo que significó en su momento para la encorsetada sociedad europea. Tampoco sabía que se trataba de una obra de teatro, género que no suelo frecuentar y que tampoco me llama excesivamente la atención. Mi empeño personal por leer algunos clásicos llevó sin embargo este libro a mi cabecera esta semana y finalmente me sorprendió gratamente.

Gracias a lo comentado antes de no saber ningún dato previo de la obra, su lectura me pareció un tanto aburrida al principio, con un exceso de artificialidad que no era muy de mi agrado. Un matrimonio perfecto, Nora y Helmer, con un machismo absolutamente dominante por parte de él y una total subordinación a los deseos de su marido por parte de ella. Para salvar la vida de su esposo enfermo, Nora pide dinero a un conocido, algo mal visto en la sociedad de la época y que le acarreará las graves consecuencias de un chantaje más adelante.

Siendo el nudo de la obra una situación típica de personajes (el prestamista, el mejor amigo de la familia, la mejor amiga de ella y el matrimonio protagonista), lo importante de “Casa de muñecas” sin embargo se produce en el tercer acto, cuando Helmer descubre que su esposa, falsificando la firma de su padre y engañándolo a él, había recurrido a un hombre despreciable para conseguir el dinero. Su reacción es de rechazo absoluto, ignorando los años de matrimonio, los hijos en común y la razón por la que su esposa pidió ese préstamo. Decide que él debe ante todo salvaguardar su honor, su nuevo y prestigioso puesto al frente de una empresa y que nadie debe enterarse de que su mujer es una delincuente, según él. Le prohíbe educar a sus hijos, pretende alejarse de ella para no mezclarse con su mala idea y restringirle todo lo que hasta ese momento los convertía en una pareja feliz.

Es en ese momento cuando los acontecimientos dan un giro inesperado. Las pruebas del hecho delictivo de Nora desaparecen del mismo modo que llegaron, volviendo la actitud de Helmer a ser la de amantísimo esposo. Pero Nora ya no quiere ocupar su puesto de alegre cónyuge. Se da cuenta de que su marido no iba a dar la cara por ella en ningún momento y eso le hace tomar la decisión de abandonarlo. Para una obra de finales del s.XIX (se publicó en 1879) el hecho de que una mujer deje a su esposo e hijos porque no se siente bien tratada constituía un acto de rebeldía intolerable.

El “portazo” de Nora, como así se ha considerado a lo largo de los años, significó una fuerte revolución para los tradicionales postulados europeos. Para su estreno en Alemania Ibsen tuvo que cambiar el final de la obra debido a las críticas y en muchos otros países incluso fue vetado el libreto. La polémica es de lo más actual aunque hoy nadie acusaría a Nora de atentar contra los fundamentos de la familia por su separación matrimonial. Ella se consideraba una mujer utilizada, anulada permanentemente por su marido y que se engañaba a sí misma para simular una casita de muñecas en la que interpretaba el papel que los hombres de su vida habían elegido para ella, primero su padre y luego su marido. El hecho de abandonar a Helmer sólo significaba la necesidad de encontrar su verdadera identidad y su felicidad, algo que sin duda tenía que hacer en soledad.

Su valiente arranque de sinceridad es aún hoy un ejemplo para muchas mujeres que no quieren a sus esposos pero no saben cómo decírselo o no se atreven a ello por miedo a las represalias sociales. Muchas veces la solución está precisamente en desdramatizar la situación, en decirlo sin más, con el convencimiento de que se hace lo correcto y de que no se puede vivir una vida de mentira constantemente, tiñendo de alegría el vacío y la insatisfacción. No se puede obligar a querer; el amor, igual que el odio y la indiferencia, se gana con el tiempo.

sábado, 20 de octubre de 2007

Fangoria en concierto

Hace unos meses escribí un par de entradas sobre Alaska y su trayectoria musical hasta llegar a su formación actual, Fangoria. Ayer tuve la ocasión de verlos en directo por primera vez y he de decir que la experiencia tuvo un sabor agridulce.

En primer lugar, considero una falta de respeto hacia un público que ha pagado 25€ empezar el concierto con hora y media de retraso. Sea cual fuera la razón de la demora (mayor consumo de los presentes en las barras de la discoteca sería un motivo más que posible aunque un tanto despreciable) no me gusta que me hagan esperar de pie a la intemperie durante casi 45 minutos y otros 45 dentro del local aguantando que gran parte del público se salte a la torera la prohibición de fumar.

Incidencias formales aparte, la puesta en escena del grupo liderado por Alaska (y Nacho Canut en la sombra) es visualmente espectacular. Alaska interpreta a la perfección su papel de diva maestra de ceremonias y sabe en todo momento cómo meterse al público en el bolsillo, público que por otra parte mostró absoluta devoción por la cantante de origen mexicano.

El local donde tuvo lugar el concierto, la
discoteca Dreams de Santa Cruz de Tenerife, cumplió su cometido aunque algunos temas no sonaron tan bien como deberían. Acerca de este particular, he de decir que mi mayor decepción fue que en muchas de las canciones la voz de Alaska apenas se percibía, siendo el vocalista principal el cantante que le acompaña en el escenario en segundo plano. Cierto que la artista suple su carencia vocal con un extenso repertorio de movimientos, coreografías, guiños y provocaciones. No esperaba que tuviera una voz impresionante en directo, como tampoco la tiene en los discos, pero tampoco esperaba que algunos temas sonaran a puro play-back.

El público, entre el que los heterosexuales eran clara minoría, se entregó desde el primer tema, bailando y saltando sin parar y coreando las máximas de las canciones más conocidas. Yo esperaba que interpretaran algún clásico de la etapa anterior de Alaska, pero únicamente una nueva versión de “Quiero ser santa” se dejó escuchar fuera del repertorio de los dos últimos discos de Fangoria.

En el intermedio, y también como acompañamiento coreográfico de Alaska en algunos temas, actuaron
Leopardo No Viaja, un ejemplo de lo que ellas mismas consideran reggaeton travesti latino y que parece ser que están sonando mucho (yo ni me había enterado, lo siento…). Miss Topacio y Miss Malibú, las dos componentes del grupo, calentaron a conciencia a las primeras filas con una actitud muy acorde al evento, abanderado de la libertad sexual ante todo.

El concierto en general no estuvo mal, salvando los pequeños detalles vocales y acústicos, aunque en este caso sigo prefiriendo el sonido electrónico limpio de las grabaciones. Sí, he de reconocer que los directos me estresan y muchas veces el sonido no compensa el hecho de ver al artista en carne y hueso. Esto es lo que pasa cuando no se tienen ídolos, qué le vamos a hacer. Eso sí, la discoteca Dreams merece la pena, muy amplia y bien montada, con música aceptable tras el concierto, con varios ambientes y sonidos distintos. Una coca cola 4 euros, ahí es nada. Definitivamente mereció la visita (que tampoco se note mucho que no frecuento los lugares de marcha…).


PD.: Gracias a Ingrid por la foto.

jueves, 18 de octubre de 2007

SL: Edición fotográfica con Photoshop

Últimamente no he andado mucho por Second Life pero sí que he practicado algo de edición fotográfica mezclando imágenes reales con otras digitales procedentes de SL. Aunque no domino ni mucho menos el Photoshop estoy bastante contenta con los resultados.

Hay muchísima gente en internet, más o menos expertos en edición fotográfica, que trabajan con imágenes de Second Life. A mí me gustan mucho las ideas de Danae Kamachi, que tiene un blog de SL que visito habitualmente. En Flickr hay multitud de páginas de residentes con fotografías de este mundo virtual, fotomontajes y manipulaciones fotográficas. Algunos links son los de Leesha, Silverdrake, Mecca Merosi, Lena Kennedy, S-Venkman o Kimberly Mirabeau. Hay imágenes realmente llamativas y realizadas con gran creatividad.

Yo iré subiendo a mi Flickr las fotos, en una sección nueva especialmente dedicada al retoque fotográfico. No sé cuánto me durará la fiebre del Photoshop, pero mientras trataré de aprovecharla :D

miércoles, 17 de octubre de 2007

Love Story

Escuché por primera vez la canción de “Love Story” hace muchísimos años, en una cinta de cassette de mis padres con recopilatorios de lo mejor de la época. Sonaba también en aquella cinta “If you leave me now” de Chicago y la canción principal de la B.S.O. de la película “El Padrino”. Hoy, casi 25 años después de eso, he visto por fin la película considerada por muchos como la más romántica de la historia.

“Love Story” fue dirigida por Arthur Hiller en 1970, rompiendo con muchos tópicos arraigados en los sesenta. Yo he conseguido pasar todo este tiempo sin saber nada del argumento, así que aviso de spoilers! para que los que no la hayan visto sigan sin enterarse de nada si así lo desean.

La película, basada en un best-seller de Erich Segal, cuenta la historia más o menos convencional de dos jóvenes que se enamoran en la universidad y deciden unir sus caminos. A pesar de las diferencias sociales que auguran poco futuro a esa relación, continúan luchando por sus ideales de vida. Oliver pertenece a una rica y elitista familia pero rompe con sus padres al no aceptar ellos su amor por Jenny, una joven católica huérfana de madre e hija de un modesto pastelero. Ambos son brillantes en los estudios y salen adelante no sin esfuerzo, pensando que poco a poco las cosas mejorarán. Pero justo cuando mejoran económicamente cae sobre ellos como un mazazo la cruda realidad: Jenny está enferma y se está muriendo.

Aunque la película se atropella un poco con los acontecimientos, se muestra claramente lo que se quiere mostrar, que el amor está por encima de todo, del dinero, de la posición social y de otras nimiedades. Aunque me esperaba un sufrimiento continuo, la producción no es tan lacrimógena como pueda parecer. No se exageran los sentimientos en ninguna dirección ni se hace un drama de la muerte segura de Jenny a causa de la leucemia. No llega a ser un "Estrenos TV" pero tampoco está valorada como una gran película, ciertamente, aunque en su estreno arrasó en taquilla.

Se pretende que uno de los momentos álgidos sea la repetición de la famosa frase “amar significa no tener que decir nunca lo siento”, que ella le dice a él tras una discusión y que Oliver recuerda a su padre cuando éste lamenta la muerte de su rechazada nuera. De hecho, la cita es una de las más recordadas y figura en el puesto número 13 de la lista elaborada por el
American Film Institute.

La música está presente con continuidad, desde el principio hasta el final de la cinta, fácilmente identificable y acompañando los momentos tanto felices como tristes de la pareja. Y realmente no hay mucho más. Es una historia bonita, no tan pasada de moda como cabría esperar, pero floja en muchos aspectos narrativos que en la actualidad se vislumbran con mucha más claridad. Las interpretaciones de
Ryan O’Neal y Ali MacGraw están a la altura y consiguieron con ellas convertirse en ídolos para muchos jóvenes del momento. Como curiosidad, también aparece Tommy Lee Jones en un pequeño papel secundario, el primero de su carrera en la gran pantalla.

La banda sonora original de la película, compuesta por Francis Lai, ganó varios premios ese año, entre ellos el Oscar y el Globo de Oro. Lai también compuso la música para la secuela de la película, rodada en 1978 bajo el título de
“Historia de Oliver”. La cinta no tuvo la misma suerte que su predecesora y se ahogó en el olvido y el odio de muchos seguidores de la historia original, que de ningún modo aprobaban una sustituta para Jenny.

martes, 16 de octubre de 2007

Puzzle: Catedral de Santiago de Compostela

Llevaba ya varios meses a medio hacer hasta que por fin lo he terminado. Me apasionan los puzzles y éste me ha hecho inevitablemente pensar en mi tierra. La Catedral de Santiago de Compostela en puzzle cuenta con 1.000 piezas, con un montón de cielo (es la última vez que compro un puzzle con tanto azul!) y he empleado en completarlo unas cuantas horas en fragmentos intermitentes.

Por suerte tengo bastante paciencia en esto de juntar piezas y me encanta ver cómo avanza el dibujo, aunque a ratos también me desespere cuando no encuentro el trozo que falta para completar un hueco. El puzzle más grande que he hecho ha sido de 2.000 piezas, pero hay viciados que no se conforman con esas menudencias y se enfrascan en la factura de obras de hasta 24.000, hasta hoy el puzzle más grande del mundo.

Hasta ahora me he centrado casi siempre en los típicos puzzles de fotos de monumentos o de animales. He hecho el Castillo de Neuschwanstein y el Palacio Imperial de Tokio, un par de paisajes anónimos, uno de linces, dos de perros, un barco de vela y alguno más pequeño hace años de la marca Educa, aunque casi todos los que tengo son de
Clementoni. He visto en una juguetería una marca nueva con multitud de reproducciones de cuadros famosos, así que posiblemente mi próximo puzzle pertenezca a ese estilo.

He aquí mi habilidad inútil número 25: hacer puzzles :D


PD: Con este puzzle quiero solidarizarme especialmente con los emigrantes que, como yo, viven lejos de sus raíces y que en muchas ocasiones somos unos incomprendidos. Sean cuales sean los motivos que hacen que estés lejos de tu familia y de tu casa, yo lo comprendo y comparto esas sensaciones. Hacer un puzzle de tu ciudad no te va a acercar físicamente a ellos pero sí te hará sonreír y recordar a los tuyos.

sábado, 13 de octubre de 2007

Hoteles de hielo

En los países que disfrutan de inviernos severos llevan varios años aprovechando el filón de un tipo de turismo distinto, joven, aventurero y ávido de nuevas experiencias. Para colmar las necesidades de este sector qué mejor que crear complejos hoteleros adaptados a su espíritu y que les permitan vivir momentos inolvidables e irrepetibles. Una de estas iniciativas son los hoteles de hielo.

El primer hotel de hielo se construyó en Jukksjärvi (Suecia) en 1990. La idea fue del artista francés Jannot Derit, que construyó un iglú de 60 metros cuadrados en los márgenes del río Torne, en estas tierras de Laponia cercanas al Círculo Ártico. La construcción formaba parte de una exposición de arte en hielo pero despertó mucha más curiosidad de la esperada, por lo que se decidió dar un paso más y ofrecer a los visitantes la posibilidad de pasar la noche en el iglú para sentir una comunicación completa con el frío y el hielo.

Hoy en día el
IceHotel sueco se renueva cada año y ofrece unas 80 habitaciones esculpidas en hielo y nieve que mantienen una temperatura constante de entre -5 y -8ºC. Teniendo en cuenta que la temperatura exterior es de -30ºC la opción del iglú tampoco parece tan mala. Para pasar la noche más cómodamente el hotel proporciona sacos de dormir térmicos, zumo de arándanos caliente en la mesilla de noche, un desayuno completo por las mañanas y una sauna para entrar en calor tras la gélida experiencia. El precio por una noche en el hielo al estilo esquimal ronda los 280 euros. Por supuesto, sugieren combinar una noche en habitación de hielo con otras en sus chalets equipados con todas las comodidades de un hotel de cinco estrellas y, sobre todo, una temperatura cálida, además de hermosas vistas a los luminosos cielos árticos.

El IceHotel cuenta además con varias actividades al aire libre como excursiones en moto de nieve, en trineo, acercamiento a los alces y otra fauna invernal o visitas guiadas por el complejo artístico del hotel, con esculturas de varios artistas del hielo. Durante la temporada de verano se ofrecen también opciones de camping al aire libre, rafting por el cercano río Torne y senderismo.


En la actualidad existen ya varios hoteles de hielo en otros países, siguiendo la estela del de Jukkasjärvi. El
Ice Hotel Glace en Québec (Canadá) tiene características similares, incluida la capilla de hielo para los que busquen una boda diferente. En Noruega funcionan el Alta Igloo Hotel y el Ice Lodge, que ponen a disposición de sus clientes actividades invernales como ski, pesca en ríos helados o guía de trineo con perros.

El mayor castillo de hielo del mundo, el Snow Castle of Kemi en Finlandia alberga también un hotel y un restaurante construidos íntegramente en hielo. La entrada para visitar el castillo cuesta siete euros, mientras que pasar la noche en un cuarto helado supone un desembolso de unos 150 euros por persona.

La experiencia del hotel de hielo se completa con la iniciativa Absolut IceBar, inaugurado en 1994 gracias a un convenio con la marca de vodka Absolut. El local está completamente trabajado en hielo, incluidas sillas, mesas y, por supuesto, vasos. Los responsables ofrecen ropa de abrigo adecuados a la entrada, para que ningún cliente muera congelado, así como guantes térmicos que mantienen la temperatura de tu bebida tan fresquita como te la sirvieron. El éxito de los IceBar ha sido tal que ya se han abierto sucursales en otras ciudades como Tokio, Milán, Londres y Shanghai.

viernes, 12 de octubre de 2007

Sábado de mentira

Hoy es un falso sábado, de esos en los que hay menos movimiento de lo habitual, está todo cerrado y aprovechas para desatascar el desagüe del patio, terminar ese puzzle que lleva meses sin tocar, acercar un poco más los apuntes de las oposiciones a la mesa de estudio y hacer pastelitos de manzana. Descubres que la tercera temporada de "Perdidos" parece estar interesante y, mientras descansas entre un capítulo y otro, decides si deberías arriesgar unas cuantas fichas más en ese poker que te espera.

No están mal estos sábados de mentira :)

jueves, 11 de octubre de 2007

Literati

Hay libros que comienzan sin mucho énfasis, poco a poco van ganando en tensión, suben, suben, suben, te enganchan vilmente y al final, sin previo aviso, no hay más, todo se queda en nada y te da la impresión de que el cierre no encaja con el resto de la obra. Algo parecido me ha ocurrido con "Literati", una notable novela del joven irlandés Barry McCrea que durante 456 páginas te mantiene totalmente atado y sin embargo te descuelga sin más en la 457.

Pero comencemos por el principio. (Spoilers!). Niall, el protagonista de "Literati", es un joven irlandés que comienza sus estudios en la Universidad con un prometedor futuro ante sus ojos. Ama la literatura y aspira a convertirse en un buen escritor, además de dar por iniciada una nueva etapa en su vida que le permitirá revelar por fin su homosexualidad a la gente que le rodea sin los cercanos prejuicios familiares. Pero por una serie de extrañas coincidencias conoce a John y Sarah, que lo introducen en el submundo de Pour Mieux Vivre, un intrigante culto literario del que está predestinado a formar parte. Sus actividades consisten en leer mucho y dejarse guiar por las letras, para lo que buscan y encuentran respuesta a cada cuestión que plantean en los pasajes de cualquier obra escrita escogida al azar.

Lo que en un principio no es más que un obsesivo pero intrascendente juego marca sin embargo la existencia de Niall, que se desvía de su plan inicial y se deja llevar por la marea arrebatadora de visiones e irrealidad que le producen los libros. Las descripciones del siniestro club de lectura encajan casi a la perfección con las de una secta destructiva, que te aleja de todo lo que conoces, de tu estabilidad y tu cordura para adentrarte en una nueva fase de la vida en la que un párrafo escrito siempre te guiará hacia una decisión correcta y las visiones sustituirán a tus horas de apacible transcurrir.

Niall pasa sus días de insomnio realizando sortes o consultas a los libros sobre cualquier cosa, intentando siempre saber más, conocer más y aspirar a más dentro de la asociación literaria de la que él es el último eslabón. Poco a poco la obsesión toma proporciones insostenibles, maquinando telarañas de mentiras con las que engañar a sus allegados a los que no puede explicar el sufrimiento tan placentero que le produce esa existencia rayante en la muerte de sus experiencias literarias. Intenta vencer la tentación de las letras pero recae, abandonando todo a su paso con el objetivo de alcanzar el siguiente nivel en Pour Mieux Vivre. Los sortes le van guiando en su camino, sin un fallo, sin una duda, atento a cada señal, a cada interpretación... hasta que de repente, decide que su camino no es ése y lo deja para volver a casa.

Pues en fin, ni un pero a la narración del autor, que en todo momento guarda un creciente interés por lo que Niall encontrará en su siguiente movimiento, pero sin más, decide terminarlo así y sinceramente me he quedado un poco decepcionada. Evidentemente una novela no es mala cuando sólo falla el final, pero es una pena que una sola página pueda fastidiar la buena impresión de las 450 anteriores. Lo que tiene de bueno el libro es sin duda que es muy entretenido, muy interesante y que, si lo has leído, es imposible que al terminarlo no hayas probado a realizar algún sorte con los volúmenes de tu librería (sí, yo también lo hice). Del resto, se confirma el hecho de que lo más complicado a la hora de escribir un libro es construir un final digno de serlo y que no decepcione a los lectores que han disfrutado el resto del contenido.

Barry McCrea obtuvo un importante éxito tanto de crítica como de público con este primer libro, siendo además nominado en los premios de la American Library Association del año 2006. Por la abundancia de detalles sobre zonas e instituciones concretas de Dublín en la novela coincidentes con la infancia y educación del autor, parece que la obra tiene mucho de autobiográfica, extremo que intentaré confirmar en caso de que así sea. A pesar de todo, el libro es recomendable para pasar un adictivo rato literario.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Madonna

Si hay una artista que ha sabido siempre adaptarse a los tiempos y las corrientes musicales imperantes esa es sin duda Madonna. Conocida como la reina del pop, debutó en los primeros ochenta con temas bailables, una imagen muy provocativa y una actitud totalmente desafiante hacia muchos aspectos moralmente rancios.

Tras una infancia difícil marcada por la muerte de su madre, buscó su camino en Nueva York en el mundo de la interpretación y la música, sacando al mercado su primer álbum en 1983. Al año siguiente llegaría su gran éxito a nivel mundial con “Like a virgin” y el inicio de una época dorada en la que su música alcanzó los puestos más altos en los ránkings de decenas de países. Se la admiraba como artista completa, compositora, productora, bailarina, actriz… A pesar de algún que otro fiasco como su participación en la película “Who’s that girl?”, que fue un fracaso de taquilla,
Madonna continuaba con paso firme hacia su madurez musical.

Los noventa sin embargo arrojaron otra imagen de la artista, mucho más controvertida, decidiendo explotar al máximo la provocación que causaban tanto sus poses como sus declaraciones y trabajos musicales. Se dedicó a desafiar al clero y a los políticos, entre otros estamentos, siendo vetada en varios países por el contenido sexual demasiado explícito de sus vídeos y actuaciones. Sin dejar al margen su carrera en la música se adentró mucho más en el cine, con papeles dispares como el de “Dick Tracy”, “El cuerpo del delito” o “Evita”.

Su vuelta a la simpleza de la música comercial se produce a principios de este nuevo siglo, acompañada por una nueva visión de la vida tras su primera maternidad. Tras publicar en 1998 “Ray of Light”, disco muy alabado por la crítica y premiado con cuatro Grammys, inicia una época de estilo dance y música de discoteca en la que continúa inmersa actualmente.

Durante más de 20 años de carrera ha conseguido ser admirada por público de todas las edades, aunque también criticada por igual. Las limitaciones de su voz o su egocentrismo han sido algunas de las quejas más habituales de sus detractores, que sin embargo no han podido evitar que Madonna sea todo un mito de la música. Personalmente me gusta mucho su etapa ochentera (como no podía ser de otro modo) aunque apenas he escuchado nada de sus últimos discos. El tema que suena, “Papa don’t preach” pertenece a su álbum de 1986 “True Blue” y tenía un
vídeo muy tierno y personal. Ese disco tiene otra canción que me encanta, "Live to tell", que quizás suene por aquí en el futuro.

martes, 9 de octubre de 2007

Campeonato Mundial de Cubo de Rubik

El español Ernesto Fernández Regueira se ha alzado con la medalla de oro en la categoría de “Rubik’s Clock” en el Campeonato Mundial de Cubo de Rubik celebrado esta semana en Budapest (Hungría).

Casi 300 personas, procedentes de 33 países, participaron en este evento en el que se entregaron premios en 17 categorías diferentes, entre ellas la de armar el cubo con los ojos vendados, con una sola mano o con los pies, además de la resolución clásica. El vencedor en este último aspecto fue el japonés Yu Nakajima, aunque no consiguió superar el récord del mundo situado en nueve segundos y 86 centésimas.

El campeón español, gallego pero afincado en Asturias, trabaja como empleado municipal y consigue armar el famoso cubo de colores en unos 20 segundos, aunque es experto en el tipo de puzzle denominado “clock” o reloj, del que podéis ver una imagen más abajo y en la que domina con un tiempo de poco más de 10 segundos. No tengo ni idea de en qué consiste el Rubik’s clock, pero deduzco que el objetivo es que las agujas de las nueve esferas apunten al norte (a las 12) y supongo que con el movimiento o rotación de cada esfera se alterarán también las demás (si alguien sabe con más detalle cómo funciona se agradecería una explicación...).

El famoso cubo debe su nombre a su inventor, el escultor y arquitecto húngaro
Ernö Rubik, quien lo diseñó en 1974 y lo bautizó como cubo mágico. En 1980 comenzó a comercializarse a nivel mundial ya bajo la denominación de Cubo de Rubik y hoy por hoy cuenta con media docena de versiones por tamaños y otras muchas variantes. Yo tenía uno de los básicos, como casi todos los niños de mi edad, que me regalaron justo cuando el artilugio comenzaba a hacer furor entre el gran público. Creo que nunca conseguí armarlo completo pero sí me propició buenas horas de entretenimiento.

sábado, 6 de octubre de 2007

Las Chicas Gilmore

Una de las series de TV que más buenos ratos me ha hecho pasar es "Las Chicas Gilmore", la tierna y divertida historia de una madre soltera y su hija adolescente que casi parecen intercambiarse sus papeles en la vida. Lorelai, que se quedó embarazada con 15 años, es una alocada y caprichosa mamá a la que su responsable y tímida hija Rory tiene que guiar en sus obligaciones.

Madre e hija, interpretadas en la ficción por Lauren Graham y Alexis Bledel, viven en un pequeño y apacible pueblo de Connecticut llamado Stars Hollow, donde todos se conocen y se implican en el desarrollo y la educación de la pequeña Rory.

A pesar de ser una historia familiar para todos los públicos, la serie aborda temas complejos como las tirantes relaciones entre Lorelai y sus padres, contrarios al embarazo adolescente de su hija y a su vida lejos del buen nombre de la familia Gilmore, o el inicio amoroso de Rory, todo ello desde una perspectiva explícita en cuanto a su guión pero no visualmente, claro está. La mojigatería de la hija se complementa con la desvergüenza de la madre a la hora de expresar deseos y necesidades, en una especie de mundo al revés en el que ambas conforman un tándem perfecto.

Ahora mismo estoy viendo la sexta temporada, aunque ya se está emitiendo la séptima en español. A estas alturas, Rory es una universitaria de Yale que ha despertado a la vida y ha dejado atrás la timidez infantil, mientras que su madre intenta estabilizar su camino sentimental al lado de uno de los personajes más entrañables (y gruñones) de la serie, Luke. Uno de mis personajes favoritos de la serie fue Jess, interpretado por el hoy por hoy archiconocido Milo Ventimiglia (Peter Petrelli en "Héroes"). Jess fue uno de los primeros novios de Rory, el típico joven inteligente pero contestatario, rebelde y solitario, del que ella siempre admiró en secreto ese modo de vida regido por la libertad.

El binomio Lorelai-Rory se convierte en un trinomio cuando aparece la comida en escena. Ambas son conocidas por su capacidad para engullir todo tipo de platos, preferentemente repletos de colesterol. Se reúnen en la cafetería de Luke para degustar hamburguesas, piden pizza y hacen palomitas para ver películas de culto en la tele las noches de los sábados y son adictas al café y a los dulces. Además, la mejor amiga de Lorelai, Sookie, es una prestigiosa chef que piensa todo el día en ingredientes y nuevas recetas para su cocina. Ver cualquier capítulo acaba dando hambre, os lo aseguro.

La serie lleva emitiéndose desde el año 2000, con lo que los personajes han crecido con ella tanto dentro como fuera de la pantalla. Los capítulos se ruedan en un pueblo ficticio típico de Nueva Inglaterra, creado al efecto en un set de los estudios Midwest Street que la Warner Bros posee en Burbank, California. En este link podéis realizar una visita virtual de los decorados donde se rueda esta serie así como otras películas y series de la misma productora.

Hasta el momento ninguna temporada me ha decepcionado y en todas han mantenido el toque de humor ácido y sarcasmo con la firma de Lorelai Gilmore que me encanta. La serie no descubre nada nuevo pero cumple firmemente su cometido de entretener y divertir, con lo que a mí me basta pare tenerme enganchada un capítulo tras otro. Y por supuesto, yo prefiero a Lorelai, que Rory es una sosa :D

jueves, 4 de octubre de 2007

Second Life: Chichén Itzá

Hace unos meses, con motivo de la elección de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, el Gobierno de México puso en marcha un proyecto para dar a conocer a su candidata, las ruinas mayas de Chichén Itzá. El interés por promocionar el lugar llegó también a Second Life, donde se diseñó una simulación de la ciudad real al servicio de los visitantes virtuales.

La recreación de esta antigua ciudad maya, situada en la península de Yucatán, se ha realizado con un cuidado exquisito, desde el caluroso recibimiento con abundante información sobre la zona y los lugares a visitar, hasta el realismo de los monumentos. Todos los visitantes son obsequiados con un conjunto de ropa de príncipe o princesa maya, que podéis ver en la foto de arriba.

La isla ofrece la posibilidad de contemplar los edificios principales y más conocidos de las ruinas, con sus interminables escalinatas, así como otras muestras de la cultura tradicional maya mexicana como aparejos varios, frutas y vegetación. Todo en general está muy cuidado en la isla, perfecta para dar un tranquilo paseo y curiosear por entre las piedras cargadas de historia.

Si tenéis curiosidad por ver otras fotos de mi visita al Chichén Itzá virtual podéis acceder a mi Flickr de Second Life.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Nina Simone

Ayer escuché esta canción mientras visitaba una página, "My baby just cares for me" de Nina Simone y me entraron unas ganas irreprimibles de ponerla esta semana en el blog. Se trata quizás del tema más conocido de esta cantante, compositora y pianista de color que fue considerada una de las reinas del soul de los años cincuenta y sesenta, muy influenciada musicalmente por la obra de Duke Ellington.

Nacida en 1933 como Eunice Kathleen Waymon, comenzó como tantas otras artistas cantando en la iglesia de su ciudad. Estudió piano pero tuvo que abandonar su carrera musical profesional para cantar en un club nocturno de Atlantic City y mantener así a su familia. A partir de 1954 adoptó el nombre de Nina Simone y continuó cantando jazz y blues, consiguiendo cierta notoriedad a finales de esa década con temas como "I loves you Porgy" o el que suena, "My baby just cares for me".

Su lucha en favor de los derechos civiles de los negros fue incansable pero en 1969 decidió abandonar los Estados Unidos, alegando motivos racistas que le impedían desarrollar bien su trabajo. Su carrera no avanzó mucho más y tras su exilio se instaló en el sur de Francia, donde falleció en 2003. Su fuerte carácter la acompañó hasta su muerte y su voz profunda ha sido revivida en multitud de ocasiones como banda sonora de películas y anuncios, sobre todo en el caso de la canción que suena.

martes, 2 de octubre de 2007

Aceptada la Ñ en los dominios .es

Por fin ha llegado la Ñ a los dominios de internet. Desde la pasada madrugada ya se puede usar la letra "ñ", la cedilla "ç", la L geminada "l.l", tildes, diéresis y otras características peculiares del alfabeto español y otras lenguas oficiales en los dominios nacionales .es.

Esta novedad responde a la aplicación de la Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, actualmente en proceso de tramitación. Según esta normativa la entidad Red.es, responsable del dominio correspondiente a España, adopta por fin el sistema de Internacionalización de Nombres de Dominios en Aplicaciones (IDNA), lo que permitirá el uso de 13 caracteres comunes de las lenguas oficiales españolas.

El uso de estos nuevos caracteres en internet se hará de forma escalonada, en primer lugar para los dominios registrados antes del 1 de junio de este año, y a partir del próximo 30 de octubre para todos aquellos usuarios que soliciten sus nombres multilingües. Aparte de España.es ya podremos registrar cosas como cañamaña.es o metàl.lic.es (en el jardín botanic...). Un gran avance para nuestra cultura cibernética y lingüística.

Related Posts with Thumbnails