domingo, 15 de junio de 2008

Oposiciones

Hoy ha tenido lugar el primer examen de las oposiciones para auxiliar administrativo del Estado. No puedo decir que las haya preparado como tenía que hacerlo y por ello no espero ni de lejos un resultado positivo. Es la segunda vez que me presento al Cuerpo General Auxiliar del Estado y puedo confirmar que la diferencia entre estudiar bien y estudiar mal está en apenas dos puntos, según las primeras plantillas provisionales no oficiales.

Aunque llegado este momento siempre toca lamentarse por no haber preparado mejor el examen, la verdad es que este año el estudio me ha cogido anímicamente muy lejos de mi mejor momento. Empecé a prepararlas con una razonable dosis de interés y un buen plan pero algunos acontecimientos desagradables, sobre todo en mi entorno laboral, hicieron que mi concentración desapareciera y, con ello, el ánimo para continuar. En las últimas tres semanas apenas he tocado los apuntes, salvo un par de repasos de última hora que son los que conseguirán que mi nota final no sea ridícula.

Tengo claro que si no es este año será el siguiente y si no son éstas serán otras. Admiro a la gente que puede trabajar, estudiar, llevar una casa, organizarse con todo ello y mantener la concentración a pesar de todo, como intento hacer yo (aunque sin conseguirlo a veces), puesto que el esfuerzo al final siempre tiene su recompensa. Yo estoy convencida de que las sacaré, conseguiré un puesto de trabajo decente con un buen sueldo y con unos derechos laborales que hoy por hoy escasean en gran parte de la empresa privada, por mucho que digan.

A pesar de que casi con toda seguridad no pasaré el corte, estoy orgullosa de lo que he conseguido y no pierdo la ilusión de convertirme en funcionaria a corto plazo. Para los que estén pensando "vaya, ilusión por ser funcionario?" sólo decirles que cada uno busca su realización personal en lo que prefiere y mi ilusión es dedicarme a cualquier trabajo que pueda desarrollar con efectividad y que me permita disfrutar del resto de mi vida. Y nunca lo he tenido más claro.

No guardaré los apuntes para no olvidarme de cuál es mi principal objetivo laboral. En lo personal, estoy mucho más arropada hoy por hoy, y eso no tiene precio.

12 comentarios:

  1. Las oposiciones son el infierno en la tierra (y eso que yo aprobé unas y ahora estoy haciendo sustituciones)

    ResponderEliminar
  2. Ánimo y al toro... más de un compañero mío se ha pasado felizmente de la empresa privada al funcionariado.
    Yo no me veo capaz de volver a estudiar ni una línea.

    ResponderEliminar
  3. Debe ser como sacarse una carrera universitaria, es una carrera de obstáculos y has de ser consciente que puedes tropezar pero lo más importante es tener la intención de levantarte y llegar a la meta. Así que lo importante es tener ese objetivo y saber que antes o temprano será tuyo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Vespinoza, la verdad que no es un gusto estudiarlas, pero aprobar debe ser una sensación incomparable :D

    Angus, yo tardé mucho en decidirme por la misma razón: tras acabar la carrera me quedé harta de estudio y no quise saber nada de ningún apunte en años. Pero creo que ya ha llegado el momento de volver a esforzarme si con ello consigo una mejora considerable.

    Sese, por suerte ahora mismo lo tengo muy claro y, a pesar de esos obstáculos que comentas, estoy segura de que es ahí a donde quiero llegar. Y tarde o temprano (espero que temprano!) lo conseguiré.

    saluditos a los tres!

    ResponderEliminar
  5. Yo como dices, me veo totalmente incapaz de simultanear un trabajo, unos estudios... y encima tener una vida!!

    Asi que admiro mucho a quienes, al menos, lo intentan. Mucho animo! Y como dices, si no esta, sera la siguiente ;)

    ResponderEliminar
  6. Jose no te creas, hacerlo es fácil, lo difícil es hacerlo bien! jeje. Yo intento organizarme para no renunciar tampoco a mi tiempo de ocio y diversión, porque sino para qué estamos aquí :)

    Gracias por los ánimos :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  7. Te entiendo más de lo que te imaginas. No estoy opositando (aún) pero lo haré y hasta que lo haga, sigo teniendo que llevar una casa y manejar a sus habitantes lo mejor posible, con mano dura pero sin pasarme xDD Y de paso estudiar, pero casi nunca hay ganas y cuando hay ganas no hay concentración.
    Me sincero aquí contigo y te diré que yo también aspiro al funcionariado (ojalá llegue) xD porque quiero hacer de mi vida algo cómodo, con tiempo para las cosas que me gustan y porque enseñar, es lo que más me apetece hacer y es con lo que me siento realizada.
    Mucho ánimo. Si no es esta, será la próxima convocatoria. Tú lo has dicho, mujer. No abandones.

    ResponderEliminar
  8. Hannamary, gracias por comprenderme :) Yo es que no veo nada malo en querer un trabajo tranquilo, con un sueldo fijo y decente y pocas complicaciones. Los funcionarios tienen en general mala fama, aunque yo tengo claro que dentro del funcionariado hay buenos y malos trabajadores, como en todas partes. Otra cosa es que muchos no entiendan que un funcionario sólo puede y debe desempeñar aquel cometido asociado a su puesto. A mí me encanta eso de saber lo que tengo que hacer y hacerlo bien. Punto. Ays, quiero ser funcionaria :D

    saluditos y ánimo con lo tuyo :)

    ResponderEliminar
  9. Hola

    Animo, ya llegará tu año. Si no dejas de intentarlo, acaba llegando, como pasa con las carreras.

    Yo también quise ser funcionario, aunque mi motivo era diferente: que el trabajo que me gustaba de verdad, en España, no hay, casi, otra forma de hacerlo. Pero la vida me llevó adonde me llevó.

    Cierto que en la empresa privada, salvo, quizá algunas de las grandes, lo de los derechos laborales no es bastante común, da igual el sector y estamento al que pertenezcas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Creo que llegué un poco tarde, pero algo es algo.

    ¡Ánimo! Sé que lo conseguirás, las cosas no siempre salen como queremos (sobre todo si hay apuntes y muchas letras and papeles de por medio jaja) pero estoy totalmente segura de que alcanzarás tu meta porque te la mereces :)

    ResponderEliminar
  11. Juan, después de varios años trabajando en la empresa privada, y teniendo una pequeñita experiencia en la pública, me quedo sin duda con esta última. Y a veces llega un momento en el que lo ves tan claro que ya no necesitas ver más :) Y mi momento ya ha llegado y no pienso perder de vista mi objetivo, jeje. Gracias por los ánimos :)

    Snowy, gracias :) Aunque me cueste otro ataque de cervicales, yo seguiré estudiando XD El que la sigue, la consigue! Ánimo también con tus exámenes que ya queda menos :)

    saluditos

    ResponderEliminar
  12. Las oposiciones para la labor pública son realmente difíciles de superar, sin embargo vale la pena estudiar y presentarse a los exámenes con el objetivo de adquirir un trabajo que asegure estabilidad y buena remuneración económica.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails