martes, 7 de octubre de 2008

Habitación Perdida

“Habitación perdida” es una mini-serie estadounidense rodada en 2006 que, dentro de la desorientación actual de la mayoría de las series televisivas, ofrece una idea bastante original y bien narrada. Uno de sus principales puntos a favor es precisamente que se trata de una serie autoconclusiva, por lo que los guionistas se evitan tener que inventarse nuevos giros a medida que avanza la serie y dependiendo del éxito que vaya teniendo la misma. No voy a poner ejemplos…

En el caso de “Habitación perdida”, aunque el final queda ciertamente abierto de cara a una segunda temporada, no parece que sea ésa la intención de los productores. En total se rodaron tres capítulos que en España se emitieron divididos cada uno en dos, haciendo un total de seis episodios de unos 45 minutos cada uno. El género podría encuadrarse dentro del thriller sobrenatural, algo bastante de moda en los últimos tiempos.

*** Spoilers! ***

Peter Krause (conocido ya por su participación en la serie “A dos metros bajo tierra”) interpreta aquí a un detective de policía que, durante la investigación de un extraño caso, se hace con una llave que tiene poderes sobrenaturales. La llave en cuestión abre cualquier puerta que disponga de cerradura y conduce a la habitación de un motel perdido, el Sunshine. Basta el deseo de estar en algún lugar concreto para que, al abrir la puerta de la habitación, se acceda a ese destino soñado.

El detective Joe Miller descubre que existen otros objetos mágicos diseminados por toda la geografía del país y que sus poseedores sufren de distinto modo los efectos de esos codiciados ítems. Un sector de seguidores los busca para destruirlos, puesto que los poderes de algunas cosas son demasiado peligrosos para la humanidad. Otro grupo los persigue para tener precisamente esa ansiada superioridad sobre los demás. Dos sociedades de recolectores se enfrentan en esa tarea.

Sin saber muy bien su posición en ese juego, Miller se implica a fondo cuando su hija pequeña desaparece al entrar accidentalmente en la habitación del motel. Así, intenta descubrir de dónde proceden los objetos, cuáles son las características de cada uno y cómo puede conseguir que su hija regrese sana y salva al mundo real y actual. Encontrará en su camino gente que querrá entorpecer su búsqueda y otros que intentarán ayudarle, como Jennifer Bloom (
Julianna Margulies), que también vivió cómo un objeto destrozaba la vida de su hermano, recluido ahora en un psiquiátrico.

La historia de cada objeto es diferente y sus cualidades también, todos originalmente situados en la habitación del Motel Sunshine en una fecha concreta de los años sesenta. Aparte de la llave, existe un billete de autobús que envía al medio de un desierto al que lo toca, un peine que hace detener el tiempo, un ojo de cristal que puede curar o dañar la carne, unas tijeras que giran a voluntad a la persona a la que señalan o un bolígrafo que calcina lo que toca. Se estima que existen decenas e incluso cientos de objetos indestructibles relacionados con la habitación número 10 de ese misterioso motel.

Resulta bastante adictivo eso de descubrir objetos y ver lo que hace cada uno, de forma paralela a la trama principal de la serie. En
este enlace de la Wikipedia (en inglés) hay una relación muy completa de los diferentes objetos que aparecen en la serie, sus propiedades y su dueño. De hecho, uno de los personajes más logrados de “Habitación perdida” es la secundaria oriental (interpretada por Margaret Cho) que dirige una lavandería y con su ordenador localiza geográficamente cualquier objeto que se le pida a cambio de una poco negociable suma de dinero.

*** Fin de spoilers! ***

Para mi gusto el final resultó un poco atropellado y previsible, pero la historia en sí es bastante novedosa y está bien contada. Resulta entretenido verla y al no tener continuidad es mucho más coherente que otras series interminables. La serie está bastante bien valorada por la crítica y el público, aunque la mayoría de reconocimientos y premios recibidos se refieren a su aspecto técnico en categorías como el diseño de producción o el sonido.

5 comentarios:

  1. Yo la vi y me gusto bastante la verdad. Es cierto que el final queda ahi como dando a pie a mas... Pero no creo que la sigan.

    La idea mola. La verdad, quien no querria tener una llave asi y poder ir donde quiera o desparecer en cualquier momento... ¿a que si? :)

    ResponderEliminar
  2. Menos mal creía que era el único en el mundo mundial que la había seguido

    ResponderEliminar
  3. Jose, pues sí, la idea es muy sugerente y, lo mejor aún, en la serie lo han tratado bastante bien. A mí también me resultó muy entretenida.

    Vespinoza, ya ves que somos más frikis raros sueltos por el mundo, jaja :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  4. Está genial esa serie. Podrían hacer una segunda temporada porque lo merece, pero bueno, mejor pensado, que se quede como está para no estropearla.

    ResponderEliminar
  5. Javi, yo también pienso que mejor dejarla como está, que está demostrado que cuando los guionistas tocan algo que estaba bien lo estropean XDD

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails