martes, 11 de agosto de 2009

Tortilla paisana

Creo que hacía meses que no mostraba ninguna receta. No es que haya dejado de comer en este tiempo, pero quizás he prestado menos atención a la comida, sobre todo en el aspecto visual, y lo que cocinaba no era demasiado susceptible de ser mostrado como “receta”. Los otros motivos de peso son que el horno que tengo ahora es un horror y la repostería horneada ha abandonado de momento mi repertorio culinario, muy a mi pesar, y además, hasta hace pocos días tampoco disponía de cámara para fotografiar ningún plato.

Expuestas convenientemente mis excusas (jejeje) hoy voy a poner una receta! Bueno, realmente no es nada del otro mundo, pero me apetecía ponerla porque fue mi primera cena en condiciones en mi nueva casa. Se trata de una tortilla paisana, sin patata, para la que utilicé unas cuantas sobras de nevera, de esas que tanto me gusta aprovechar antes de que pasen a mejor vida.

Los ingredientes de esta tortilla al estilo paisano son: dos
huevos, medio calabacín, media cebolla pequeña, un trocito de pimiento verde, otro de pimiento rojo, un ajo, dos lonchas de jamón cocido, aceite de oliva, una pizca de sal y pimienta. Por mi colesterol tengo reducida la ingesta de huevos a dos por semana, pero si no tenéis problema con eso podéis usar algún huevo más para que quede más jugosa. Estas cantidades son para una o dos personas, dependiendo del hambre :P

Mi modo de preparar la tortilla no sé si fue muy ortodoxo, pero lo que hice fue batir los dos huevos (suelo echarles un chorrito de leche, para que cundan más), reservarlos, y mientras pasar en la sartén con un poquito de aceite de oliva la cebolla, el ajo, el calabacín y los pimientos, troceado todo en cuadraditos pequeños, condimentándolo al gusto. Ninguno de esos ingredientes necesita demasiado tiempo de cocción, así que con rehogarlos unos minutos bastará.

Se retiran las verduras del fuego y se añaden a los huevos batidos, incorporando también en ese momento los trocitos de jamón cocido. Se mezcla y se vuelve a echar todo en la sartén. Yo no añadí más aceite que el que la impregnaba después de pasar las verduras. A partir de aquí ya interviene el gusto personal de cada uno en lo que al huevo en sí se refiere, puesto que hay gente a la que le gusta más hecho y otros a los que le gusta que ligue sólo lo justo para que la tortilla no se deshaga. Yo lo hice bastante, para darle más consistencia, e intenté darle forma más o menos redonda para poder manejarla bien al voltearla.

El resultado fue una tortilla muy jugosa y sorprendentemente compacta, supongo que debido al calabacín sobre todo. Mucha gente incorpora a este tipo de tortilla zanahoria picada, guisantes, también patata y en muchos casos rodajas de chorizo o jamón curado. Aunque yo le puse jamón cocido, para mí el embutido podría retirarse y la tortilla quedaría igual de sabrosa, aunque con un estilo más vegetariano, claro está.

Esta tortilla da un poco más de juego que la típica y socorrida
tortilla francesa y un poco menos de trabajo que la tradicional tortilla española. Os la recomiendo para variar un poco sin complicaros demasiado. Las fotos están hechas con el móvil así que no se puede apreciar demasiado bien lo preciosa que quedó mi tortilla :)

7 comentarios:

  1. La verdad es que la tortillita con ingredientes que salen un poco de lo normal, da mucho juego :D

    Y ya luego estan las cosas mas fuera de lo normal, por ejemplo de manzana... aunque eso, casi es mas de postre ;)

    ResponderEliminar
  2. Sin jamón y calabacín y con patata y (creo) algo de chistorra se podría convertir en una tortilla asturiana, aunque claro igual el colesterol no lo agradece.

    Ah,las tortillas, que gran invento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hoy va de comida! en mi blog llevamos un rato hablando de galletas.

    En mi casa la tortilla paisana era una tortilla de patata con verduras, en general, y sin embutido.

    Esta versión también me gusta, además no hay que añadirle las patatas que dan tanto trabajo, aunque le quitaría el jamón.

    Con manzana no la he tomado, pero de pequeña hacía una mi madre con azúcar y ron (de postre se entiende), que estaba...

    ResponderEliminar
  4. Muy buena pinta. ¡¡Va cargadita, ¿eh?!! Nada de un par de tropezones tristes :)
    A mi también me encanta hacer cosas para aprovechar las cosas de la nevera porque oido tirar comida. Las tortillas y revueltos son una opción muy socorrida.
    ¡Buen provecho!

    ResponderEliminar
  5. Jose, con manzana no la he probado, pero de pequeña mi abuela me preparaba para cenar muy a menudo tortilla francesa con azúcar por encima. Me encantaba!!

    Möbius, halaaa, a nombrar la soga en casa del ahorcado XDDD No puedo decir que no preferiría una tortilla con chorizo o chistorra, pero en fin, a falta de pan... buena es la tortilla paisana! :D

    Loquemeahorro, en internet he visto varias versiones, con y sin embutido, con y sin patata... lo bueno de no ponerle patata es precisamente eso, que da mucho menos trabajo y se hace mucho antes. Se ve que en tu casa también eráis fans de la tortilla con azúcar, eh? :D

    Angus, es que al llevar poco huevo tengo que suplirlo con los demás ingredientes, jaja, pero sí, quedó consistente :D Yo es raro que tire comida; suelo congelar lo que se pueda y controlar lo de la nevera para ir consumiendo lo más antiguo. Si tengo que tirar algo es porque ya está muy malo, y lo hago con muchísima rabia.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  6. Claro!!! :-D :-D Si le pones, además de azucar, canela, leche y algo de harina, la tortilla a la francesa se transforma en algo parecido a un crep ;-)

    ResponderEliminar
  7. Kano, pero yo el azúcar se lo ponía a la tortilla francesa una vez hecha, por encima, no al huevo batido! De todos modos, los crepes sí que se hacen parecido, jeje.

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails