sábado, 18 de septiembre de 2010

Bizcochos con chocolate negro

Aunque no haya publicado ninguna receta desde hace tiempo la verdad es que no he parado de hornear cosas este verano. Soy una temeraria y, a pesar del calor, he encendido el horno más veces de las recomendadas por el sentido común durante estos bochornosos meses. El caso es que, aparte de un par de tartas de manzana de las que no he podido guardar testimonio fotográfico, me he dedicado a hornear sobre todo bizcochos, muchos de ellos con el ingrediente imprescindible del chocolate negro.

La receta no tiene nada de nuevo realmente, puesto que es muy similar a la que ya utilicé en el bizcocho de esta entrada, con la única diferencia que esta vez añadí también dos huevos. El procedimiento es el tradicional del bizcocho de yogur: 3 medidas de yogur de harina, 2 de azúcar y 1 de aceite de girasol, aunque yo pongo siempre media o incluso menos cantidad de aceite. Los ingredientes adicionales son medio sobre de levadura de repostería, avellanas picadas, una cucharadita de azúcar avainillado si se quiere y, por supuesto, el chocolate.

La forma de preparación seguro que ya la conocéis todos, pero hago un repaso rápido, más que nada por si Zorrocloco se decide a cocinar este bizcocho, ya que dijo que se atrevería con la próxima receta que publicara en mi blog (jijiji): se baten los huevos con el yogur, se añade el azúcar y el aceite y se mezcla bien. Después se va incorporando la harina con la levadura y se remueve hasta que quede homogéneo. Las avellanas se trocean al gusto y el chocolate se puede añadir también en trocitos o líquido, derretido en el microondas durante unos segundos. Si el chocolate es derretido yo lo pongo junto con los líquidos, y sino, al final al mismo tiempo que las avellanas.

Cada bizcocho lleva sólo cuatro pastillas de chocolate negro con un 80% de cacao, lo que son unos 40 gramos aproximadamente. Se le puede poner más, pero el sabor será más intenso y el chocolate negro es amargo, así que quizás habría que corregir el azúcar en ese caso.

Esta vez usé mi horno convencional, al que poco a poco le voy cogiendo el tranquillo y ya consigo que no me devuelva la mezcla cruda después de una hora de cocción (yupi!). Casi siempre uso moldes de silicona para estos bizcochos, porque me dan buen resultado, aunque sé que hay mucha gente a la que no le gustan y prefiere los metálicos. El resultado no debe variar mucho en ambos casos, puesto que es una receta sencilla que no requiere mucha técnica y casi siempre sale bien.

El horno debe precalentarse a 180º y, dependiendo de cada modelo, el bizcocho deberá cocer unos 30-45 minutos. Estará hecho cuando se pinche con un palillo o un cuchillo y éste salga seco. Es importante no abrir la puerta del horno durante los primeros minutos de cocción, para que el cake no se baje mientras la levadura actúa y vigilar que no se queme por arriba.

Esta misma receta la usé en un molde de silicona con forma de osito, que me regaló mi madre hace tiempo, y fue todo un éxito en una reunión con degustadores infantiles. Bueno, y a los adultos también les gustó XD

19 comentarios:

  1. que buena pinta yummy!!!!!!!! felicidades por esa cantidad de visitas y por tus bizcochines, tienen una pinta!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los postres! Y los tuyos tienen una pinta tremenda, me encanta el chocolate y los cataría encantada, jurjur! xD
    Así que te van bien los moldes de silicona. Yo es que a veces los he visto por ahí y me echa para atrás que son caros y tal, pero si van bien tengo que probarlos.
    Ahora me has dejado con el gusanillo del chocolate y lo dulce, tendré que ver lo que tengo por la cocina y tal.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. JO! Vaya pinta... con lo que me gusta el chocolote!!

    Si, es que soy un goloso sin remedio. Y tu vas y me pones aqui fotos de bizcochos con una pinta super apetitosa... eres cruel!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Que buena pinta tiene el bizcocho! A mi me encanta el chocolate y como tengo problemas de azúcar, sufro de hipoglucemia (una concentración muy baja de glucosa en la sangre) tengo que comer alguna cosa dulce al día... y aprovecho y siempre como chocolate.

    ResponderEliminar
  5. No he parado de generar saliva mientras leía tu entrada y a punto he estado de pegarle un bocado a la pantalla... Tiene una pinta inmejorable. ¡Qué hambre!... Lo que daría yo por uno de ésos para el postre de esta noche... ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Jejjeje, tiene gracia que al leer chocolate yo también he pensado en el Zorrocloco.

    La idea general que tengo yo del bizcocho es la de algo seco, y por eso nunca me ha atraido mucho pero descubrí que las veces en que en casa lo hacíamos y quedaba con poca cocción salía algo húmedo por dentro y así sí me gusta.
    Y si es de chocolate, que tenga tanto que al partirlo se manche el cuchillo!!
    Ea, cada cual es cada cual XDD

    ResponderEliminar
  7. tiene una pintaza... aunque si intentara hacerlo seguro que acabaría con un pedrusco de dimensiones bíblicas

    ResponderEliminar
  8. Ese osito da mucha pena comérselo!! aunque debe de oler... jajaja
    Bueno, pues confieso que nunca he utilizado el chocolate para hacer los bizcochos: los he hecho de café, de nata y de leche condensada, pero hija, debo de tener la neurona de huelga que no se le ha ocurrido lo del chocolate (aunque sí he hecho brownies!!).

    ResponderEliminar
  9. Vero, muchas gracias!

    Sonix, los moldes de silicona buenos que yo tengo me los han regalado casi todos, jeje. El resto los he comprado en tiendas de menaje más normalitas e incluso alguno chulo en algún chino, aunque la gente dice que salen malos. Yo por ahora no tengo queja de ellos :)

    Jose, jaja te juro que no lo hago a propósito para haceros babear, pero me alegro de que te gusten :D

    Sr. Nocivo pues yo en tu caso seguro que haría lo mismo y tiraría del chocolate. En mi caso tengo que limitarme al negro o amargo, por mi problema de colesterol, pero estoy tan acostumbrada que ya casi me gusta tanto o más que las otras variedades.

    Kinezoe, jeje, gracias! Estos bizcochos son muy fáciles de hacer así que ya sabes, anímate algún día :)

    JuanRa, yo es que no puedo ponerles nata, ni crema, ni ninguna de esas cosas, que sino también lo haría XD De todos modos es cierto que si se pasan de cocción quedan mucho más secos y menos apetecibles.

    Möbius, no hombre, que es muy fácil de hacer! Seguro que te saldría bien :)

    Isi, cada vez que uso ese molde me pasa lo mismo, que me da muuucha pena comérmelo, jaja. Curioso que nunca hayas hecho un bizcocho de chocolate, porque resultan de lo más agradecidos! Esta receta se parece un poco a la del brownie, aunque con avellanas en vez de nueces y es algo más esponjoso.

    saluditos a todos!

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Qué buena pinta!! Tomo nota de la receta porque suena deliciosa. Y me ha encantado el bizcocho-osito :D

    ResponderEliminar
  11. He vuelto después de muchos meses y espero poder ponerme al día con tu blog, lo más probable es que no deje comentarios en las entradas más antiguas por la cuestión del destiempo, pero prometo no volver a dejar que pase tiempo sin visitar tu blog que es uno de mis preferidos.
    Enhorabuena por las visitas, eso dice mucho a favor de tu blog.
    Y menuda pinta la del pastel, ojalá pueda comprarme pronto un horno y probar de hacerlo... el chocolate me vuelve loca!
    Saluditos desde Barna...
    Laura.

    ResponderEliminar
  12. Muy bien, horneando bizcochos a pesar del peligro por muerte de calor, hay que arriesgar! :D
    Me encanta que uses chocolate negro y avellanas, es una combinacion deliciosa. Que bien que ya tengas controlado a tu horno ^^

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Acabo de babear sobre el teclado y me he electrocutado. No he podido evitarlo.

    ResponderEliminar
  14. Cristina, gracias! Esta receta para vosotros es pan comido! La gracia está más en el molde que otra cosa, jeje, y el de osito es taaaaan tierno :D

    Laura, me alegro de volver a verte por aquí! Y muchas gracias :) Si tienes microondas, la receta se puede adaptar fácil también al micro, con un molde de silicona y unos 8 minutos aprox. según el tamaño del molde. Los del enlace están hechos en micro, échales un vistazo si quieres :)

    Akane el chocolate negro con avellanas es un sabor que me recuerda tanto a la Nocilla que ya casi no pruebo... ays! :D Lo del horno me ha costado, pero ya le he pillado el truco: precalentarlo bastante, poner la bandeja abajo de todo, con calor arriba y abajo, y casi al final ponerla unos 10 minutos en el centro. Y así quedan "casi" perfectos :D

    Radmains jajajaja. Muchas gracias :D

    saluditos!

    ResponderEliminar
  15. Ufff, Lillu, qué buena pinta tienen, guárdame un torzo que mañana me paso a merendar,

    saludos

    ResponderEliminar
  16. ufff.... que buena pinta tienen estos bizcochos!! te han quedado de muerte!! Me llevo un trocito!Besotes!!

    ResponderEliminar
  17. Que ricura de bizcocho.
    Con esa forma rica le has dado un puntazo!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  18. Sese, jaja siento decirte que voló!! Para el próximo, sin falta :D

    Ingrid gracias! No está bien que yo lo diga, pero la verdad es que estaban ricos, ricos :D

    LoQueVen, si es que la comida entra también por la vista! :)

    saluditos

    ResponderEliminar
  19. Qué pinta!! Y el osito está monísimo, una idea para un cumple infantil (y no tan infantil)

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails