sábado, 28 de agosto de 2010

Píldoras azules

“Píldoras azules” es uno de los cómics más prestigiosos de los últimos años. Escrito y dibujado por el suizo Frederik Peeters en 2001, narra de forma autobiográfica la relación del autor con Cati, una mujer seropositiva con un hijo de tres años, fruto de una relación anterior y que también tiene anticuerpos de SIDA. Esta novela gráfica es un compendio de sentimientos, reflexiones, dudas y miedos acerca del amor y la enfermedad, de cómo la vida puede cambiar sólo en la medida en que nosotros dejemos que cambie.

La historia no está contada desde un punto de vista compasivo, sino desde la fuerza y la vitalidad que hacen que la pareja considere el SIDA como uno más de los muchos contratiempos a los que uno se tiene que enfrentar en cualquier relación. Los comienzos son titubeantes y las preguntas acerca del futuro inevitables, pero poco a poco el amor se va afianzando y todo lo demás va tomando su lugar por delante del destino incierto de la enfermedad.

El dibujo en blanco y negro de “Píldoras azules”, sin ser a veces más que un esbozo o un pequeño borrón, expresa con acierto las sensaciones que pasan por la mente del protagonista. Los diálogos son tan naturales y espontáneos que nos hacen acercarnos aún más a los personajes, por los que desarrollamos cierto afán de protección de forma casi inconsciente. La obra es un relato conmovedor que, aunque a mí no consiguió emocionarme, sí que me despertó otras muchas sensaciones y atacó directamente a mi conciencia moral y social.

Frederik Peeters ganó con este cómic el premio Jules Töpffer de la Villa de Ginebra y estuvo también nominado en el prestigioso Salón Internacional de Cómic de Angoulême.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Connection

Hablando ayer con una amiga, y a raíz de algo que comentábamos, me acordé de esta canción, "Connection", del grupo británico Elastica. Dentro de mi limitado gusto por la música de los noventa, esta banda tiene alguno de los temas que más escuché en aquella época.

Elastica se formó en 1992 y apenas duraron una década, editando sólo dos discos, con claras influencias punk-rock. A pesar de su corta trayectoria, consiguieron una gran repercusión con su primer trabajo que incluía temas como "Connection" y "2:1", canción esta última que se incluyó además en la banda sonora de la película "Trainspotting".

Se dieron a conocer más aún gracias a un anuncio televisivo de coches en el que sonaba también el "2:1". Pero en 2001, sólo un año después de sacar al mercado su segundo disco, deciden separarse y no se ha vuelto a saber de ellos.

Esta semana Lillusion se traslada a los noventa y suena esa especial "Connection" del grupo Elastica.

sábado, 21 de agosto de 2010

Kirby en amigurumi

Después de un montón de días de muchísimo calor, en los que apenas he podido tocar la lana, por fin llegó algo de fresquito y pude volver a mis trabajos de amigurumi. Recibí un encargo para ganchillar un Kirby, un personaje de videojuegos de Nintendo que se caracteriza por ser una bolita rosa sonriente.

Ante la ausencia de un patrón que me convenciera, intenté seguir las imágenes para hacerlo lo más fiel posible al personaje original. El resultado fue un llavero muy mono, en tonos rosas y con los detalles de la cara en fieltro.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Terence Trent D'Arby

Terence Trent D'Arby es un artista estadounidense que tuvo una notable repercusión a finales de los ochenta y principios de los noventa. Aunque su éxito no duró mucho se ha mantenido siempre en el mundo de la música y ha sido muy valorado por la crítica. En los últimos años cambió su nombre por motivos un tanto místicos, siendo conocido ahora como Sananda Maitreya.

Su primer disco se publicó en 1987, bajo el largo título de "Introducing the hardline according to Terence Trent D'Arby". Fue el mayor éxito de su carrera. En él se incluía quizás su tema más conocido, "Sign your name" y el "If you let me stay" que yo he elegido para que suene esta semana en el blog.

En este nuevo siglo ha trabajado desde Europa con nuevos sonidos, haciendo una música más ecléctica y un poco más alejada del funk y soul de sus inicios. No he escuchado nada de su nueva etapa como Maitreya, así que no puedo opinar, pero por ahora me quedo con aquel primer LP que tan buenas sensaciones nos dejó.

martes, 17 de agosto de 2010

El lector

La maravillosa Kate Winslet se encuentra entre mis actrices favoritas. Me parece una mujer que consigue interiorizar sus papeles como nadie y que entrega al espectador su alma entera a la hora de interpretar. En “El lector” encontramos un ejemplo más de su buen hacer, acompañada por el siempre correcto Ralph Fiennes y el joven alemán David Kross, que también me ha fascinado.

La película está basada en el libro del mismo título de Bernhard Schlink, publicado en 1995 y que recibió muy buenas críticas. Aunque no lo he leído, puedo suponer que la película está a la altura del texto, puesto que transmite de un modo preciso todos los sentimientos de los protagonistas así como el contexto histórico que rodea a los hechos.

*** Spoilers! ***

Michael Berg es un joven de 15 años en el Berlín de la posguerra. Un día se siente indispuesto en plena calle y una mujer desconocida, Hanna, le lleva a su casa y le ayuda a recuperarse. A pesar de la diferencia de edad que los separa, más de 20 años, desde ese momento Michael se sentirá inevitablemente atraído por la belleza de Hanna, pero también por su carácter fuerte y decidido. Los encuentros sexuales furtivos entre ambos se entremezclan con la ternura de los momentos en los que el joven lee en voz alta textos clásicos, que ella escucha entusiasmada.

Su idilio, que apenas dura un verano, termina abruptamente con la desaparición de la mujer, dejando a Michael sumido para siempre en la amargura. Ya en la universidad, mientras él estudia Derecho, vuelve a verla durante un juicio, en el que descubre que Hanna había sido guardiana en el campo de concentración de Auschwitz. Los recuerdos dulces de la pasión y las horas de lectura se revuelven en la mente del chico, que no consigue distanciarse emocionalmente de lo que Hanna significó para él.

Incapaz de reconocer ante el tribunal su analfabetismo, que la libraría de la peor pena, Hanna se avergüenza y asume todos los crímenes que se le imputan, siendo condenada a cadena perpetua. Sola y olvidada, la única correspondencia que recibe en la cárcel son las cintas de cassette que un ya maduro Michael le graba leyéndole los libros que a ella más le gustaban. Pero cuando la mujer por fin es indultada y va a salir en libertad se ve incapaz de enfrentarse al mundo desconocido que la espera fuera.

*** Fin de Spoilers! ***

La película es en general maravillosa, con una primera parte llena de pasión, la emoción de los primeros amores, la ilusión… y una continuación donde la cruda realidad se sobrepone a cualquier otro sentimiento. La ambientación es fantástica y nos traslada con sencillez a una Alemania gris que intenta despegarse de los estigmas del nazismo. Lo único que no me encaja demasiado en el engranaje del film es el papel de la hija, que se reencuentra con su padre sin saber muy bien por qué están tan alejados. Quizás alguna explicación de esa circunstancia haría ver a la joven como algo diferente a la intrusa que representa para mí en la trama.

Ralph Fiennes le da a todos sus papeles un toque de distinción que ya pudimos ver también en “El jardinero fiel”. Sin perder esa clase, la película es en sí un ejemplo de elegancia europea, con una historia de gran profundidad emocional y bastante bien contada salvo pequeños detalles. El uso de los flashbacks en este caso no dificulta tampoco la narración, puesto que realmente casi todo el metraje transcurre en pasado. En el aspecto más formal, el director Stephen Daldry demuestra mucha naturalidad a la hora de mostrar la desnudez, algo que no deja de sorprenderme puesto que pocas películas consiguen darle ese toque de normalidad a las escenas más triviales de la vida diaria, como es un baño o un encuentro sexual.

El director británico es además responsable de “Billy Elliot”, una película notable en la que el realizador también rompía determinados clichés, y de “Las horas”, producción que no he visto pero que tuvo buenas críticas. Con directores así desde luego da gusto ver cine.

sábado, 14 de agosto de 2010

Siete años

Como cada año, me gusta recordar la fecha en que dejé de fumar, hace ahora siete años. Quiero recordarla porque el tabaco me mantuvo como una esclava durante diez años y esas cosas no se pueden ni deben olvidar.

Me repito si digo aquí que una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida fue la de dejar de fumar. Elegí mi momento y me lancé a ello, consiguiéndolo en el primer intento. Y aquí sigo :) No quiero convencer a nadie porque a mí tampoco consiguieron convencerme. Cada uno debe sentir que ha llegado el momento de planteárselo y dar el paso, sin mirar atrás, sin dudas y sin condiciones. Si hay que dejarlo, se deja radicalmente y del todo. Para mí no vale reducir, tres cigarros, hoy uno porque lo necesito… No, no necesitamos el humo, somos más fuertes que esa necesidad y en cuanto nos demos cuenta lo veremos todo mucho más claro.

Y como cada año, no sé qué habré hecho con esos 5.000 y pico euros que me he ahorrado :P


Seven years, 1 minute and 43 seconds.
51.140 cigarettes not smoked, saving 5.114,00 €.
Life saved: 25 weeks, 2 days, 13 hours, 40 minutes.

viernes, 13 de agosto de 2010

Demasiado calor

Este año el calor está siendo demasiado agobiante. Dentro de lo poco que me gusta ya de por sí el verano, las altas temperaturas están aniquilando las ganas de hacer casi cualquier cosa que no sea tumbarse delante de un ventilador o meterse en una piscina.

Me cuesta leer, me cuesta dormir y me cuesta no sentirme pegajosa durante todo el día, por lo que desde aquí ruego encarecidamente al tiempo que nos dé una tregua y, por favor, que llueva ya de una vez y se lleve esta asquerosa calima que no nos deja respirar (waka waka... porque esto es África!).

Sin más, una foto reciente, que hacía tiempo que no ponía una :D

miércoles, 11 de agosto de 2010

Josh Ritter

Siempre es agradable descubrir música nueva, aunque a mí me cuesta especialmente desengancharme de mis sonidos de siempre. Suelo escuchar grupos antiguos, preferentemente de los 80 para atrás, y normalmente la música reciente no me transmite nada. Pero el universo musical es tan amplio que es inevitable que existan cosas que desconocemos y que, casi sin querer, algunas nos hagan tener a veces buenas vibraciones.

Hace unas semanas, estando en una cafetería de La Laguna con GeekDraz, sonaba de fondo una música muy del estilo de los setenta, muy acústica y con mucha letra, con un aire a lo Leonard Cohen o Bob Dylan. Como no conseguimos identificar al cantante preguntamos al personal del bar y nos dijeron que se trataba de Josh Ritter, un cantautor norteamericano bastante joven por lo que luego comprobé en la Wikipedia. Busqué más música suya y me quedé encantada con su sonido, con su estela de heredero fiel de mi adorado Cohen.

La carrera de Josh Ritter empezó en 1999, editando él mismo su primer disco. Al año siguiente publicó ya con un sello discográfico independiente, obteniendo muy buenas críticas con su trabajo “Golden Age of Radio”. Con media docena de discos y algunos otros proyectos ya se ha ganado un hueco respetable dentro del mundo del rock, el country y el folk. Sus temas han sonado también en algunas series de TV muy conocidas como “A seis metros bajo tierra”, “House” (la canción “Good man”) o “True Blood”.

Aunque todavía no he escuchado toda su música, una de las canciones que más me ha gustado hasta ahora ha sido este “Girl in the war”, incluido en su disco de 2006 “The animal years”. Espero que os guste.

martes, 10 de agosto de 2010

Origen (Inception)

Cada vez voy menos al cine, por desgracia. Me parece demasiado caro y además es imposible mantener el ritmo de todos los estrenos que hay cada semana. Pero sabía que Christopher Nolan no me iba a decepcionar. Cuando sales del cine tras ver películas como “Origen (Inception)” sientes que has invertido bien el dinero y que ha merecido la pena vivir la experiencia en la gran pantalla. Y es una sensación buenísima :D

Esta película de ciencia ficción bebe de otras muchas que ya trataron temas similares anteriormente. Hay puntos de conexión con cintas que van desde “Días extraños” hasta “Matrix”, pasando por “Nivel 13”, “Johnny Mnemonic”, “La celda”, “ExistenZ” y cualquier otra película que haya tocado el universo de los sueños, los recuerdos y la navegación por la mente humana. No es un concepto novedoso pero sí muy trabajado y coherente, que parte de un guión elaborado por el propio Nolan.

*** Spoilers! ***

Cobb (Leonardo DiCaprio) es un ladrón que se dedica a bucear en las mentes de sus víctimas para extraer información. Esta moderna versión de espionaje industrial da un paso más cuando un cliente le pide que implante una idea original en la mente de uno de sus principales adversarios empresariales, con el fin de evitar un monopolio energético. Cobb, que ya había probado la técnica aunque con resultados fallidos, decide arriesgarse de nuevo y reúne al mejor equipo posible para que le acompañe en ese complejo encargo.

Lo que Cobb no comparte con sus colaboradores es que las nefastas pruebas de “origen” las llevó a cabo con su mujer, Mal, que falleció convencida de que aún vivía en el mundo onírico y no en la realidad. Desde entonces, ella se le aparece en los sueños en los que trabaja, saboteándolos y dificultando el éxito de sus misiones.

*** Fin de Spoilers! ***

A pesar del lenguaje específico relacionado con los niveles de sueño y que hay que situarse en esa perspectiva para no perderse nada, la película se sigue perfectamente y mantiene la atención en todo momento. La música está presente en casi todo el metraje, acompañando a la trama en un engranaje ideal. Los efectos especiales son, por descontado, muy llamativos y plásticos, sin dar tregua al espectador para la duda; en los sueños todo es posible :) Me sorprendió también gratamente la crudeza de las escenas de lucha, ya que sin derramar litros de sangre ni mostrar escabrosas amputaciones, consigue que cada golpe te duela en carne propia.

El reparto es otro gran acierto en esta película. Leonardo DiCaprio fue la primera y única opción del director para el papel de Cobb y, dentro de lo poco que me gusta ese actor, encaja perfectamente en el personaje, aunque sigo prefiriendo su actuación en “Infiltrados”. La pequeña Ellen Page (recordada por “Hard candy” y sobre todo por “Juno”) ofrece el contrapunto de inocencia y pragmatismo que necesita el mundo de violencia y delincuencia tecnológica en que se mueven. Y cabe destacar también las interpretaciones de Joseph Gordon-Levitt y Ken Watanabe, además de algunos otros secundarios de lujo, como el siempre señorial Michael Caine. Todo a favor desde mi punto de vista en esta producción que está batiendo récords de aceptación entre público y crítica.

La trayectoria de Christopher Nolan es casi impecable, con la impresionante “Memento” y las dos entregas de Batman, y la buenísima “El truco final”, teniendo para mí como único punto negro en su filmografía la aburrida “Insomnia”. Para los que todavía no se hayan decidido a ver “Origen”, se la recomiendo porque se trata de una experiencia muy intensa que merece la pena.

sábado, 7 de agosto de 2010

Nada

Rebajando la lista de pendientes, la novela “Nada”, de Carmen Laforet, me pedía a gritos que la leyera desde hace ya tiempo. Y no me he arrepentido en absoluto. Es un libro lleno de sentimientos profundos y reflexiones que me ha cautivado y que fue justo merecedor del primer Premio Nadal de la historia en 1944. Su revisión de la caída de la burguesía catalana significó por entonces toda una renovación de la narrativa española.

*** Spoilers! ***

Andrea es una joven huérfana que decide irse a Barcelona en la época de la posguerra para poder estudiar en la universidad. Allí debe vivir en casa de unos familiares, donde conocerá la sordidez, la violencia y la miseria que puede invadir al ser humano en circunstancias extremas. De modo paralelo, Andrea se relacionará también con la alta sociedad de la ciudad gracias a su amiga Ena y a otros compañeros universitarios que la rescatan de vez en cuando de su universo de pobreza y soledad.

Narrada con una crudeza abrumadora, la novela nos transmite todos los estados de ánimo por los que atraviesa su joven protagonista, el choque entre sus ilusiones y las bofetadas que la realidad le va dando. Sus parientes resultan ser seres mezquinos, dominados por los rencores y las envidias que los años han ido depositando en sus almas. Andrea intenta sobreponerse a toda esa decadencia pero su primer año en Barcelona resultará un compendio de sinsabores y decepciones de las que sólo conseguirá recuperarse poniendo distancia.

*** Fin de Spoilers! ***

“Nada” fue considerada la mejor novela española del momento cuando se publicó. Sus ventas fueron excelentes y el prestigio acompañó a su autora en sus demás obras, a pesar de que Laforet no se prodigó demasiado a partir de entonces. Ese temprano éxito tal vez la abrumó y se alejó un poco del entramado social que tanto la admiraba y que la consideraba ya una de las mejores escritoras de todos los tiempos, aunque nunca abandonó la pasión por la creación literaria.

Es sin duda un libro imprescindible en nuestra literatura, muy recomendable y nada viciado a pesar de que su trama se desarrolle en una época de la historia de España tan trillada como la posguerra. Además, da gusto leer novelas por las que han pasado ya más de 50 años y que estén totalmente actualizadas en cuando a las sensaciones que transmiten.

miércoles, 4 de agosto de 2010

ZZ Top

Estos días me ha dado por escuchar sin parar a ZZ Top, sobre todo el tema que nos ocupa, "Gimme all your lovin'". Este trío se formó en Texas en 1969 y han permanecido siempre en activo y sin cambios hasta ahora, con su sonido rock blues característico y su llamativa imagen de barbudos sureños.

Aunque ya durante los setenta habían tenido un gran éxito, supieron entrar con fuerza también en los ochenta y su disco "Eliminator" alcanzó sus mejores cifras de ventas. En él se incluían temas tan conocidos como "Legs" (junto con su curioso vídeo), "Sharp dressed man" o este mismo "Gimme all your lovin'". Otras de sus canciones más conocidos son "La Grange", para muchos la mejor de la banda, "Viva Las Vegas" o "She's just killing me", que fue incluida en la banda sonora de la película "Abierto hasta el amanecer" en 1996.

Como anécdota (y según la Wikipedia), la firma de maquinillas de afeitar Gillette les ofreció un millón de dólares en 1984 para que Billy Gibbons y Dusty Hill se afeitaran sus largas barbas en un anuncio de la marca. Ellos declinaron esa tentadora oferta y continúan fieles a su imagen de siempre, rodeados de mujeres guapas y coches rojos :D

Esta semana nos ponemos rockeros en Lillusion con ZZ Top y les pedimos que nos lo den todo con "Gimme all your lovin'".

domingo, 1 de agosto de 2010

Los chicos del maíz

Dentro de mis clásicos cinematográficos pendientes se encontraba "Los chicos del maíz" ("Children of the Corn"), una película de terror de serie B basada en un relato corto del prolífico Stephen King. Aunque con el paso de los años hay que verla ya con cierta nostalgia más que mirada crítica, he de reconocer que la primera hora me ha parecido bastante entretenida e inquietante.

Hacia el final la película ya se vuelve un poco dislocada para mi gusto. Aún así mantiene el toque ochentero de las cintas de terror de aquella época y se deja ver acompañada, eso sí, por alguna que otra sonrisa de condescendencia.

*** Spoilers! ***

Burt y Vicky son una joven pareja que viaja por Nebraska hacia el primer destino profesional como médico de él. Por el camino, atropellan a un niño en extrañas circunstancias, al borde de un extenso maizal. Al intentar pedir ayuda en el pueblo de Gatlin descubren que todos los adultos del lugar han sido asesinados y que el pueblo está dominado sólo por niños, bajo el influjo de una maléfica secta que adora al dios del maíz.

*** Fin de Spoilers! ***

La película, dirigida en 1984 por el debutante Fritz Kiersch, tuvo bastante éxito en su momento y ocasionó multitud de secuelas, concretamente seis, de las que no me apetece ver ninguna, francamente. La mayoría de ellas se editaron directamente en vídeo y tienen una calidad más bien precaria. Si la original está puntuada con algo más de un cinco en el IMDB, las siguientes apenas superan el tres de media.

Los efectos especiales son bastante limitados y las interpretaciones tampoco son nada del otro mundo, a pesar de la presencia de una jovencita Linda Hamilton, que ese mismo año estrenaría "Terminator". La historia es interesante y no está del todo mal contada, aunque no deja de ser una película sin grandes pretensiones. Eso sí, hoy por hoy es indispensable en cualquier videoteca de serie B como generadora de la maldición del maíz. Seguro que muchos niños por entonces dejaron de consumir cereales...

Related Posts with Thumbnails