miércoles, 29 de septiembre de 2010

Feel like makin' love

Últimamente estoy redescubriendo la música de los setenta, concretamente el rock de aquella década. Bien, para ser sincera he de decir que algunas canciones las estoy descubriendo a secas, sin el -re- :P Es el caso del tema en concreto que nos ocupa hoy, que quizás sí había oído alguna vez pero al que nunca había prestado demasiada atención. Pero esta semana me he sorprendido escuchando compulsivamente el “Feel like makin’ love” de Bad Company, así que tenía que traerlo al blog.

Bad Company se formó en 1973 en Inglaterra, con miembros provenientes de otras bandas míticas del momento como Free o King Crimson. Sus mayores éxitos son precisamente de aquellos años, con el cantante Paul Rodgers a la cabeza. Fue también Rodgers el que le puso el nombre al grupo, ya que era un fan del western de 1972 "Bad Company", interpretado por Jeff Bridges y que en España llevó el título de "Pistoleros en el infierno".

"Feel like makin' love" se publicó en 1975, y estaba incluida en su segundo álbum, "Straight shooter". Tanto este trabajo como el anterior, editado un año antes, alcanzaron rápidamente los primeros puestos de las listas de ventas británicas.

A principios de los ochenta la banda se disolvió y en los años siguientes hubo un auténtico baile de componentes, cambiando de vocalista en varias ocasiones y ofreciendo conciertos especiales con miembros de otros destacados grupos. Paul Rodgers abandonó Bad Co. pero regresó a principios del nuevo siglo, ya con una sólida carrera como solista a sus espaldas. Durante un par de años colaboró también como cantante de Queen, aunque esta banda continúa sin un vocalista estable desde la desaparición de su líder Freddie Mercury en 1991.

Recordando hoy la primera etapa de Bad Company, vamos a escuchar en Lillusion "Feel like makin' love" y sentirnos como si estuviéramos haciendo el amor... más o menos :P

martes, 28 de septiembre de 2010

Froggy and Cía.

Os presento a Froggy. Mi originalidad para poner nombres a los amigurumis me delata y, en este caso, se trata por supuesto de una ranita. Froggy me ha salido resultón y cinéfilo, así que quiso posar delante de su (mi) colección de DVDs, para poder subir la foto a un foro de anfibios aficionados al séptimo arte y así quedar de intelectual.

El caso es que en ese foro Froggy conoció a una muñequita muy mona llamada Lila, a la que algunos de vosotros recordaréis por ser una firme defensora de la naturaleza y celebrar hace unos meses el Día de la Tierra en este blog. Enseguida congeniaron y comenzaron una relación que se podría considerar como interracial, con la total desaprobación de la familia de Lila, que tenía más en mente para su niña a un apuesto muñeco Ken elaborado con plásticos de calidad que a una rana de amigurumi.

La relación sin embargo no duró mucho porque a los pocos días apareció en escena MiniFroggy, una ranita sospechosamente parecida a Froggy que decía ser su hijo. De una relación anterior con un anfibio, claro está. Incapaz de ocultar su desliz, y dispuesto a ejercer su labor de padre, Froggy dejó a Lila, que se fue directa a Toys 'R' Us a contarle sus penas a Barbie Fashion.

A pesar de su gran parecido, Froggy y MiniFroggy están hechos de forma distinta. El patrón del pequeño batracio lo encontré aquí, curiosamente después de haber ganchillado ya a Froggy según criterios propios basados en el crochet anárquico y el poder de la imaginación. Ambas ranas, eso sí, llevan la misma lana y el mismo tipo de ojos de pegar. Se pusieron a la venta en el Salón del Manga y, aunque la peque ya se ha vendido, la rana grande sigue disponible en en la tienda de Cómics & Mazmorras en Santa Cruz de Tenerife.


domingo, 26 de septiembre de 2010

Ratatouille

Esta semana me dio por hacer un monográfico de ratas así que, después de leer “Historia de una rata mala”, me sumergí en algo un poco menos profundo pero también con ratas como protagonistas. Se trata de “Ratatouille”, la película de Pixar que en 2008 ganó el Oscar a la mejor cinta de animación, por delante de otra gran producción ya reseñada en este blog, “Persépolis”.


La verdad es que había tardado en verla y no me esperaba nada del otro mundo, pero he de decir que “Ratatouille” me ha gustado mucho y me ha hecho pasar un rato muy agradable. Aparte de los aspectos técnicos, siempre impecables, la historia unía el mundo de las ratas, tan nauseabundo para los humanos, con la alta cocina, algo a primera vista incompatible pero que al final resulta que encaja a la perfección.

El argumento nos habla de las ilusiones de Remy, una rata de campo con un olfato ultra desarrollado y un gusto exquisito por la comida. Aspira a convertirse en cocinero, siguiendo los pasos de un afamado chef televisivo que defiende la premisa de que “cualquiera puede cocinar”, sobre todo teniendo en cuenta sus expertos consejos. Ni que decir tiene que las posibilidades de la rata de acercarse siquiera a una cocina de élite son remotas, hasta que en su camino se cruza Linguini, un aprendiz de cocinero sin ningún talento para tal menester.

Ambos formarán un equipo perfecto, con la única pega de que el uno sin el otro son incapaces de preparar ninguna receta: la presencia de una rata en la cocina de un restaurante no es lo más deseable para los inspectores de sanidad ni para los clientes, mientras que un chef sin ningún conocimiento culinario es absolutamente inútil. Pero su prueba de fuego tendrá lugar a la hora de contentar a un duro crítico gastronómico, donde humanos y ratas deberán apoyarse para salvar el prestigio del restaurante al que representan y la memoria del gran chef Gusteau.

Recordemos que es una película para niños, por lo que al final todo tiene que terminar bien y humanos y ratas acaban entendiéndose. Eso no quita que la cinta sea muy entretenida, tenga momentos muy divertidos y otros muy emotivos. El entorno visual, con el escenario de la ciudad de París de fondo, es realmente maravilloso y muy realista. Y para los fans de la cocina esta película es además una producción muy inspiradora :D De hecho estoy pensando en preparar un ratatouille próximamente. Os mantendré informados!

viernes, 24 de septiembre de 2010

Historia de una rata mala

Bryan Talbot es un guionista y dibujante de cómics, conocido en gran medida por sus trabajos para la editorial DC, en series como “Hellblazer”, “Batman” o “Sandman”, junto a Neil Gaiman. Es además considerado como uno de los pioneros de la novela gráfica británica por su obra “Las aventuras de Luther Arkwright”, cómic que le valió varios premios Eagle en 1988. Desde entonces ha publicado varias novelas gráficas, la última en 2009, "Grandville", dentro del género steampunk.

En “Historia de una rata mala” Talbot narra la historia de Helen Potter, una adolescente que huye de casa debido a los continuos abusos sexuales a los que es sometida por parte de su padre. Helen, que también es continuamente despreciada por su madre, se siente culpable y muy confusa. No confía en nadie y no soporta que la toquen ni le demuestren afecto, sufriendo la soledad y la incomprensión de todo su entorno.

Sin hogar, sin dinero y sin ningún apoyo más que el de los sin techo que la acompañan en su día a día por los suburbios de Londres, la chica decide dar un giro a su vida cuando muere su única confidente, una pequeña rata doméstica. Aficionada al dibujo y el arte, Helen emprende un viaje por las tierras donde vivió y se inspiró su admirada Beatrix Potter, autora de cuentos infantiles. El objetivo de ese viaje será encontrarse a sí misma, desterrar los miedos que la atenazan, enfrentarse de una vez por todas a su familia y a ese problema que la anula como persona y la limita a la hora de intentar ser feliz.

Además de ser un alegato en contra de los abusos a menores y de marcar una serie de pautas para que los niños puedan superar ese trauma, Bryan Talbot realiza también una buena defensa de unos animales totalmente denostados por la sociedad: las ratas. El autor posee varias ratas como mascotas y ha querido mostrar en su cómic la cara más desconocida de estos pequeños mamíferos. Se trata de animales muy sociables, nada agresivos si son criados en cautividad, muy limpios y cariñosos en cuanto crean vínculos con sus dueños.

“Historia de una rata mala” se publicó en España en 1998, después de haber sido incluido en la lista de lecturas recomendadas por el New York Times. Ya había sido también empleado como material didáctico en diversas universidades e instituciones de ayuda a niños que sufren abusos. El trabajo de Talbot fue además merecedor de varios premios, entre ellos el prestigioso premio Eisner a la mejor novela gráfica.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Here comes the hotstepper

Es posible que por el título esta canción no os suene de mucho, ni siquiera sabiendo que su intérprete es el muchacho de la foto, el jamaicano Ini Kamoze. Si le dais al play estoy segura de que todas vuestras dudas quedarán disipadas.

Este tema titulado "Here comes the hotstepper" se hizo muy famoso en 1994, sobre todo gracias a su aparición en la película de Robert Altman "Prêt-à-Porter". Ini Kamoze tiene una amplia discografía y es un representante importante de la música reggae, estilo típico de su Jamaica natal. Yo no soy seguidora de esos sonidos, así que lo único que conocía de él era esta popular canción.

Pongamos ritmo a esta semana en Lillusion con "Here comes the hotstepper" de Ini Kamoze.

martes, 21 de septiembre de 2010

Familia

Fernando León de Aranoa es sin duda uno de los mejores directores con los que cuenta el cine español en la actualidad. Se dedica a narrarnos historias coherentes, de la vida diaria, sin clichés ni artificios, con una buena elección de actores y una credibilidad que no tienen otras producciones nacionales. Cuando hay buenas ideas, el resto siempre resulta mucho más fácil, que es exactamente lo que ocurre con las películas de este realizador.

Su debut en la gran pantalla fue “Familia” en 1996, una comedia con toques dramáticos que cuenta los avatares de una peculiar y teatral familia en el día del cumpleaños del progenitor. Con gran sencillez y sin necesidad de excesos técnicos, León de Aranoa consigue entretener y arrancar alguna que otra carcajada con las situaciones surrealistas que nos plantea.

*** Spoilers! ***

Santiago es un hombre ya maduro que celebra el día de su 55 cumpleaños rodeado de su familia: su esposa, sus tres hijos, su madre, su hermano y la mujer de éste. Todo apunta a que se trata de una típica estampa doméstica, si no fuera porque la familia es una compañía teatral contratada para acompañar a ese solitario hombre en tan señalada fecha.

El extraño cometido de los actores es desempeñado con toda la fidelidad posible, llegando a rozar la paranoia en determinadas escenas, como cuando el padre pregunta a su hija adolescente sobre su intimidad o le confiesa a su esposa ficticia que se ha enamorado de una visitante también contratada. La película hace un guiño maravilloso al cine policíaco clásico, muy al estilo Hitchcock, cuando la abuela finge su muerte y todos lloran el cuerpo, situado sobre la mesa del comedor, en una escena final magistral con un único espectador: el anfitrión.

*** Fin de Spoilers! ***

Aparte de que la historia es un poco descabellada pero no increíble, la película mantiene a la perfección el equilibrio entre la cordura y la locura. Más que destacable es la actuación de Elena Anaya, en uno de sus primeros papeles para el cine, con una espontaneidad deliciosa. Juan Luis Galiardo interpreta también con enorme talento al cabeza de familia, mientras que Amparo Muñoz es recuperada para la gran pantalla después de alejarse del mundo del espectáculo por sus problemas personales y la musa del destape en los setenta Ágata Lys vuelve al cine tras años centrada en el teatro.

Para Fernando León de Aranoa es un debut inmejorable, que posteriormente se confirmaría con el éxito de “Barrio” pero sobre todo “Los lunes al sol” y “Princesas”. Estas películas lo han convertido en el director del cine social por excelencia, contando historias cercanas, sinceras, emotivas y, sobre todo, muy humanas. Su trabajo es absolutamente imprescindible.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Bizcochos con chocolate negro

Aunque no haya publicado ninguna receta desde hace tiempo la verdad es que no he parado de hornear cosas este verano. Soy una temeraria y, a pesar del calor, he encendido el horno más veces de las recomendadas por el sentido común durante estos bochornosos meses. El caso es que, aparte de un par de tartas de manzana de las que no he podido guardar testimonio fotográfico, me he dedicado a hornear sobre todo bizcochos, muchos de ellos con el ingrediente imprescindible del chocolate negro.

La receta no tiene nada de nuevo realmente, puesto que es muy similar a la que ya utilicé en el bizcocho de esta entrada, con la única diferencia que esta vez añadí también dos huevos. El procedimiento es el tradicional del bizcocho de yogur: 3 medidas de yogur de harina, 2 de azúcar y 1 de aceite de girasol, aunque yo pongo siempre media o incluso menos cantidad de aceite. Los ingredientes adicionales son medio sobre de levadura de repostería, avellanas picadas, una cucharadita de azúcar avainillado si se quiere y, por supuesto, el chocolate.

La forma de preparación seguro que ya la conocéis todos, pero hago un repaso rápido, más que nada por si Zorrocloco se decide a cocinar este bizcocho, ya que dijo que se atrevería con la próxima receta que publicara en mi blog (jijiji): se baten los huevos con el yogur, se añade el azúcar y el aceite y se mezcla bien. Después se va incorporando la harina con la levadura y se remueve hasta que quede homogéneo. Las avellanas se trocean al gusto y el chocolate se puede añadir también en trocitos o líquido, derretido en el microondas durante unos segundos. Si el chocolate es derretido yo lo pongo junto con los líquidos, y sino, al final al mismo tiempo que las avellanas.

Cada bizcocho lleva sólo cuatro pastillas de chocolate negro con un 80% de cacao, lo que son unos 40 gramos aproximadamente. Se le puede poner más, pero el sabor será más intenso y el chocolate negro es amargo, así que quizás habría que corregir el azúcar en ese caso.

Esta vez usé mi horno convencional, al que poco a poco le voy cogiendo el tranquillo y ya consigo que no me devuelva la mezcla cruda después de una hora de cocción (yupi!). Casi siempre uso moldes de silicona para estos bizcochos, porque me dan buen resultado, aunque sé que hay mucha gente a la que no le gustan y prefiere los metálicos. El resultado no debe variar mucho en ambos casos, puesto que es una receta sencilla que no requiere mucha técnica y casi siempre sale bien.

El horno debe precalentarse a 180º y, dependiendo de cada modelo, el bizcocho deberá cocer unos 30-45 minutos. Estará hecho cuando se pinche con un palillo o un cuchillo y éste salga seco. Es importante no abrir la puerta del horno durante los primeros minutos de cocción, para que el cake no se baje mientras la levadura actúa y vigilar que no se queme por arriba.

Esta misma receta la usé en un molde de silicona con forma de osito, que me regaló mi madre hace tiempo, y fue todo un éxito en una reunión con degustadores infantiles. Bueno, y a los adultos también les gustó XD

jueves, 16 de septiembre de 2010

200.000 Visitas!

Pues hace un ratito este blog ha superado las 200.000 visitas!! Muchísimas gracias a todos los visitantes por hacer que Lillusion siga creciendo y con ello hacerme también crecer a mí como blogger y, sobre todo, como persona.

Fue también en septiembre, pero de 2006, cuando el blog alcanzó el millar de visitas y ya por entonces me parecía increíble que la gente pudiera pararse a leer este trocito de mi mundo. Hoy, cuatro años después, estoy muy orgullosa de continuar con el proyecto de Lillusion y muy agradecida a todos mis lectores, sobre todo a los habituales que comentan, pero también a todos esos que me leen en la sombra, que sé que son unos cuantos.

Gracias especiales a los seguidores de Google y a los fans de Facebook, a esas más de 70 personas a las que espero aportarles algo desde este espacio, igual que ellos me aportan a mí desde los suyos. Ays, que me emociono :D

Ojalá Lillusion siga siendo para todos vosotros un punto más de entretenimiento en el mapa de la blogosfera durante mucho tiempo más. Gracias de nuevo!

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Behind blue eyes

Antes de nada he de decir que Limp Bizkit no se encuentra entre mis grupos favoritos, aunque tengo que señalar también que no descarto que mi gusto varíe en los próximos años; nunca se sabe. Muchos de mis amigos conocen la anécdota que siempre cuento sobre la primera vez que escuché el “Du hast” de Rammstein :P

El caso es que estos días he escuchado bastante la canción “Behind blue eyes”, un tema original de The Who compuesto por Pete Townshend. La canción se publicó por primera vez en 1971 y Pete Townshend la interpretó también en solitario años después para su disco "Scoop". Otros artistas como Suzanne Vega, Sheryl Crow o Bryan Adams editaron también sus propias versiones de este clásico.

Pero curiosamente una de las versiones más conocidas de “Behind blue eyes” es precisamente la de Limp Bizkit, grupo de rap-metal cuyo estilo poco tiene que ver con el de la canción que nos atañe. Grabaron el tema en 2003, con algunas variaciones en la letra original, y poco después fue incluido en la película “Gothika”, con Halle Berry.

Escuchando todos los covers estos días he llegado a la conclusión de que no puedo decidirme por uno solo! Me gusta especialmente la versión que hace Townshend en solitario, pero también la original, y la versión de Sheryl Crow me parece fantástica. La de Limp Bizkit tiene un poco más de fuerza, así que he elegido ésta última para que suene en Lillusion esta semana.

Cuál preferís vosotros?


No one knows what it's like
To be the bad man
To be the sad man
Behind blue eyes

And no one knows what it's like
To be hated
To be fated
To telling only lies

But my dreams
They aren't as empty
As my conscience seems to be
I have hours, only lonely
My love is vengeance
That's never free

No one knows what it's like
To feel these feelings
Like I do
And I blame you

No one bites back as hard
On their anger
None of my pain and woe
Can show through

But my dreams
They aren't as empty
As my conscience seems to be
I have hours, only lonely
My love is vengeance
That's never free

No one knows what it’s like
To be mistreated, to be defeated
Behind blue eyes
No one knows how to say
That they’re sorry and don’t worry
I’m not telling lies

But my dreams
They aren't as empty
As my conscience seems to be
I have hours, only lonely
My love is vengeance
That's never free

No one knows what it's like
To be the bad man
To be the sad man
Behind blue eyes

domingo, 12 de septiembre de 2010

Chi en amigurumi

Hace unas semanas GeekDraz me encargó un amigurumi para el cumpleaños de una amiga suya. Se trataba de Chi, la gatita protagonista del manga "El dulce hogar de Chi", una exitosa serie de cómics para niños escrita y dibujada por Konami Kanata. El manga se empezó a publicar en Japón en 2004 y en 2008 fue objeto también de un anime para televisión.

Como no encontré ningún patrón para poder ganchillar a Chi, me lo fui inventando sobre la marcha. La idea era que fuera algo pequeñito, al estilo de un llavero o un colgante de móvil, que fue en lo que finalmente se convirtió. Como no disponía de mucho tiempo para elaborarlo decidí hacer sólo la cabecita y no el cuerpo, algo que me resultaba mucho más complejo al no disponer de patrón.

Creo que al final Chi quedó bastante bien, con su cabecita blanca, las orejas grises y los detalles de la boca y las orejitas en fieltro. Como siempre en estos casos, no sé si sabría hacer otro igual, jaja, pero al menos queda constancia fotográfica de su existencia.


sábado, 11 de septiembre de 2010

Veronika decide morir

Mientras “Veronika decide morir” yo decido leer este libro del que había oído hablar bastante, y no siempre bien, esa es la verdad. El tema me atraía y la lectura comenzó de forma esperanzadora, pero luego todo ese entusiasmo inicial se fue diluyendo y terminó por evaporarse. La idea me parecía interesante pero la forma de narrarlo por parte de Paulo Coelho se me hizo tediosa, previsible y con el claro objetivo de manipular al lector.

Hay que decir que muchos catalogan esta obra como un “libro de autoayuda”. Yo no sé si diría tanto, pero realmente su estilo espiritual acabó por desquiciarme. Me esperaba algo un poco más aséptico, supongo, y me encontré con una defensa de la vida que no me cuadraba en absoluto con las intenciones de la protagonista.

*** Spoilers! ***

Veronika es una joven eslovena de 23 años que un buen día decide que ya ha vivido todo lo que tenía que vivir e intenta suicidarse. Al no conseguirlo, es internada en un psiquiátrico en el que la informan de que su corazón ha sufrido daños irreversibles y le quedan apenas unos días de vida. En ese tiempo, ella redescubre aspectos de sí misma y del mundo que le rodea dentro del sanatorio, donde los enfermos se liberan de todo prejuicio para convertirse en personas normales dentro de las anormalidades propias de cada uno.

Sin embargo, Veronika no sabe que el director del hospital está llevando a cabo un experimento con ella: la chica no va a morir en cuestión de horas, pero el médico quiere investigar el comportamiento humano cuando la certeza de la muerte se cierne sobre su cabeza. Así, con engaños y malas artes diría yo, consigue despertar en Veronika ganas de vivir cuando lo único que ella quería era morir.

*** Fin de Spoilers! ***

Había olvidado lo pesado que se hacía Paulo Coelho con sus obras, como me pasó con “El alquimista”, que me gustó mucho la primera vez que lo leí y que me pareció muy pedante tras leerlo de nuevo años después. Ya no me interesa demasiado esa perspectiva pseudo religiosa o espiritual de lo que cuenta, la búsqueda de Dios, el destino, la libertad… Me suena todo a repetido y engañoso. En general no me gusta que me digan lo que tengo que pensar tras leer o ver algo, y cuando alguna obra me transmite esa sensación me cabrea y me deja muy mal sabor de boca.

El caso es que no recomiendo demasiado “Veronika decide morir”, aunque las primeras veinte o treinta páginas resultan interesantes y tiene algunas reflexiones que pueden merecer la pena. Pero en general el libro no me ha aportado nada.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Lily Allen

Cuando apareció Amy Winehouse enseguida se convirtió en la niña terrible del panorama musical actual. Pero en 2006 le salió una dura competidora, Lily Allen, con un estilo bastante diferente pero igual de deslenguada y con una vida de lo más agitada al margen de la música.

El primer éxito de Allen fue “Smile”, una canción que nos transmitía el dulce sabor de la venganza en manos de la retorcida joven británica. Tras una gran acogida por parte de crítica y público de ese primer disco, en 2009 publicó su segundo trabajo, “It’s not me, it’s you”, en el que también se incluyen grandes temas como “The fear”, “Not fair” o el que he elegido para esta semana, “Fuck you”. Esta última canción fue escogida para promocionar una campaña anti homofóbica, debido a su letra en la que Lily Allen critica el comportamiento sexista y homófobo de alguien conservador.

En el ámbito privado, Lilly Allen ha llevado una vida cercana al mundo de las drogas, reconociendo que con 15 años era consumidora habitual y ella misma se ganaba la vida vendiendo éxtasis. Ha protagonizado también diversos incidentes por culpa de la bebida e incluso se ha permitido criticar la conducta de su colega Amy Winehouse (estará ella bonita para hablar :P). El caso es que, independientemente de su actitud ante la vida, su música es fresca, desenfadada, y la artista se atreve a decir las cosas sin tapujos y con cierta elegancia cuando canta.

Esta semana suena en Lillusion “Fuck you”, de Lily Allen, canción que personalmente me transmite muy buen rollo!

sábado, 4 de septiembre de 2010

Los mundos de Coraline

Las películas de animación tienen mucho más encanto desde que unen lo macabro y el humor con la dulzura inocente del cuento infantil. Desde la pionera “Pesadilla antes de Navidad”, muchas películas de este género han añadido toques más adultos a sus historias y muchos pasajes de terror que han convertido a los tradicionales “dibujos animados” en una experiencia mucho más completa.

“Los mundos de Coraline” está basada en un relato de Neil Gaiman, autor extraño donde los haya responsable de obras tan destacadas dentro del mundo del cómic como “The Sandman” o la novela “Stardust”, de la que se realizó también una película en 2007. Tiene además en su haber decenas de pequeños cómics y colaboraciones, con temática de lo más variopinta.

*** Spoilers! ***

En “Coraline”, una niña se traslada junto a sus padres a un antiguo caserón. Investigando en la casa encuentra una puerta que la traslada a un universo paralelo, en el que su vida es mucho más divertida y su familia le dedica siempre más mimos y atenciones. La única pega es que, para ver el mundo desde esa perspectiva para siempre, deberá arrancarse los ojos y coser en su lugar botones, lo que le hace pensar a la pequeña Coraline que a la larga eso no puede ser tan perfecto.

El mundo de la pequeña se completa con unos excéntricos vecinos, viejas glorias del espectáculo que se resisten a caer en el olvido, un niño que quiere ser su amigo y un gato negro que habla, por supuesto, y advierte a Coraline de todos los peligros que acechan tras la puerta secreta.

*** Fin de Spoilers! ***

Se trata de la primera película de animación rodada íntegramente en 3D, con la técnica de stop-motion. Es una auténtica delicia visual y tanto sus imágenes como su música ejercen un efecto hipnótico sobre el espectador, algo que nos hace meternos en la historia y disfrutar al máximo de este excepcional trabajo. En realidad la película se acerca a una visión moderna y un poco más sinuosa de “Alicia en el País de las Maravillas”, historia con la que tiene muchos puntos de conexión.

El director de “Coraline” es Henry Selick, responsable también del guión adaptado del libro de Gaiman, y conocido por la ya clásica “Pesadilla antes de Navidad” (en efecto, este señor es el director, y no Tim Burton :P). La película estuvo nominada este año en los Oscars en el apartado de Mejor Película de Animación, galardón que perdió (desde mi punto de vista de modo totalmente injusto) ante “Up”.

Ah, y cuidado con lo que deseas!

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Terra Naomi

Últimamente estoy conociendo mucha música nueva. Gracias a mis contactos de Facebook, escucho artistas y veo vídeos que no sabía ni que existieran y, de entre todo lo que se publica en mi trocito de red social, a veces saco cosas muy interesantes. Es como el caso de Terra Naomi, una compositora y cantante estadounidense que descubrí gracias a que uno de mis contactos utilizó su música para un vídeo personal.

Terra Naomi se dio a conocer en YouTube a través de su videoblog, subiendo sus propias canciones e interpretándolas acompañada de guitarra o piano. Gracias a ello, en 2006 fue premiada en los YouTube Video Awards por la mejor actuación musical con el tema "Say it's possible". Esa repercusión le ayudó a lanzarse de lleno al mundo de la música profesional, editando su primer album en 2007 bajo el título de "Under the influence".
Posteriormente también ha publicado varios EPs con sus canciones y su canal de YouTube cuenta ya con más de 37.000 suscriptores que siguen sus creaciones.


Me gusta mucho la fuerza que transmite con su voz en contraposición con la sencillez de sus canciones. Aparte del tema que quiero que suene hoy aquí, "Close to your head", me gusta muchísimo también "Never quite discussed".

Esta semana disfrutemos en Lillusion de Terra Naomi.

Related Posts with Thumbnails