martes, 13 de septiembre de 2011

Obsolescencia programada

Hace algo más de un mes se me estropeó el microondas. Simplemente dejó de calentar, aunque el resto de las funciones parecían normales: el plato giraba con normalidad y los indicadores de tiempo y potencia no parecían tener ningún fallo. Tras probar a cambiar los fusibles y ver que el aparato no reaccionaba, me vi obligada a comprar otro nuevo, ya que llevarlo a un servicio técnico no me compensaba. En la ferretería donde adquirí los fusibles me comentaron que era habitual que los microondas fallaran en uno o dos años, sobre todo los de gama baja, ya que mucha gente iba a su negocio a preguntar por los mismos fusibles y otras piezas de repuesto para hornos.

Cuando el calentador eléctrico que tengo se reventó, hace apenas unos meses, acababa de cumplir 2 años instalado. El fontanero dijo que posiblemente se debía al exceso de presión, algo que unido a la ingente cantidad de cal que lleva el agua de esta isla, había hecho que el calentador no aguantara. Es precisamente la cal la que obstruye la mayoría de los electrodomésticos que utilizan agua, como las lavadoras. La mía se desbordó hace cuatro días y en el filtro encontré un arsenal de piedras, tierra y porquería similar (además de una moneda de dos céntimos). Y me pregunto yo, si los fabricantes saben que la presión de agua es lo que revienta habitualmente un calentador o que la cal es la que daña las lavadoras, no pueden diseñar esos electrodomésticos de modo que esos problemas les afecten menos? No pueden o no quieren?

Hace apenas un año me compré un reproductor de mp3 para ir a correr, el más sencillo y básico que encontré. Antes de eso tenía un mp4 al que la batería le duró también aproximadamente dos años antes de aguantar ya menos de una hora estando totalmente cargada. En la misma tienda donde me lo había comprado me explicaron que esas baterías vienen preparadas para funcionar exactamente ese tiempo, un par de años, y que luego, sin saber cómo ni por qué, mueren definitivamente o su duración se reduce a un cuarto del tiempo que indica el manual del producto.

El caso es que con mi particular rebelión de las máquinas en casa (os recuerdo que mi portátil necesitó un formateo hace unas semanas y la fuente de alimentación de uno de mis discos duros externos también murió en las mismas fechas) se me ha dado por pensar en la obsolescencia programada. Aunque muchos conoceréis el término, se trata básicamente del tiempo que va a durar un producto, designado sin nosotros saberlo desde la misma fábrica. El producto funciona perfectamente hasta que un día, sin motivo aparente, deja de funcionar. El motivo real es que ese aparato ha sido programado para fallar tras ese tiempo de uso, con la clara intención de que lo deseches y adquieras uno nuevo, más moderno y atrayente.

Yo pensaba que en época de crisis los servicios técnicos estarían a rebosar. La gente llevaría sus electrodomésticos estropeados e intentaría arreglarlos antes de comprar uno nuevo. Pero, como he podido comprobar con mi microondas, económicamente no compensa arreglar algo que, de todas maneras, volverá a fallar en breve porque está programado para ello sin nosotros saberlo. Las nuevas versiones de ese mismo producto son más llamativas, modernas y las facilidades de pago inclinan totalmente la balanza hacia su adquisición.

Mis últimos tenis de correr, unos Nike Air Pegasus me salieron baratísimos porque son la versión inmediatamente anterior de los actuales Nike Zoom Vomero, que cuestan más del doble. Pero los míos están igual de nuevos y me hacen el mismo servicio, aunque a menos de la mitad de precio. Mientras el producto no se rompa todavía es aceptable, pero cada vez se programan fechas de caducidad más próximas para objetos que antes aguantaban décadas enteras antes de pasar a mejor vida. No sólo hablamos de electrodomésticos, sino también de automóviles e incluso modas, que cada vez son más efímeras. Todavía me pongo un vestido que usaba mi madre en los años 60, perfectamente conservado después de innumerables lavados. Cuántas prendas de ropa compradas en la actualidad tenéis vosotros que aguanten sin estropearse más de dos o tres años?

TVE emitió hace unos meses un interesantísimo documental titulado "Comprar, tirar, comprar", donde se plasma a la perfección el objetivo de las grandes compañías a través de la obsolescencia programada y los perjuicios que esa práctica causa tanto a nivel ecológico como social. Cada persona genera más de 350 kg. de basura al año, gran parte de ella electrónica, difícil de reciclar y altamente contaminante. Estoy segura de que casi todos vosotros tenéis una magnífica cámara de fotos que se ha quedado desfasada a los dos meses de comprarla o un ordenador de última generación que ya se ha convertido en penúltima generación nada más salir de la tienda. Diariamente vemos cómo la gente se deshace de aparatos estropeados o que ya no cumplen las funciones para los que estaban diseñados y, cuánto más compremos, más tendremos que tirar después.

Nos crean la necesidad de comprar lo último desde que compramos lo anterior. Yo soy una persona con gran fidelidad tanto a las personas como a lo material y no me gusta nada tener que cambiar algo con lo que estoy contenta. Cuando un producto se me estropea me cuesta muchísimo tirarlo y comprar uno diferente, del que tengo que aprender de nuevo el funcionamiento y características. Es algo que no me motiva en absoluto, por lo que la obsolescencia programada es para mí una gran putada programada.

*** En las primeras fotos podéis ver las interioridades de mi viejo microondas y las del filtro de mi lavadora, que tenía tierra y cal como para levantar un muro de contención anti-tsunamis :D

19 comentarios:

  1. Ahora entiendo mejor tus tweets XD. La verdad es que nosotros, como consumidores, deberíamos enfrentarnos a esta situación. No es justo que las grandes empresas creen productos programados para dejar de funcionar, es como si no tuvieran fe en que los nuevos sean suficientemente atrayentes. Mi tele tiene más de 15 años a sus espaldas, en cambio en ese tiempo mis padres han cambiado de televisión 2 o 3 veces. Como consumidores queremos calidad, no productos que supuestamente han de durar y que en realidad tienen fecha de caducidad, es una auténtica estafa.

    ResponderEliminar
  2. ciertamente ahora las cosas cada vez duran menos...a mi las bambas de jugar a basket antes me duraban 2 años..ahora con suerte 1,y los electrodomesticos 3/4 de lo mismo

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero chiquilla, que el filtro de la lavadora hay que limpiarlo de vez en cuando!
    La obsolescencia programada es una mierda, me pone enfermo. Sumada a la propia obsolescencia tecnológica (que hace que cualquier aparato o soporte quede viejo en poco tiempo) hace que al final la única opción sea ir a lo barato y esperar a que se rompa para comprar algo mejor.

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo, oiga. Harto me tienen con que las cosas duren 2 años (la garantía) y un día. Pa' matarlos, oye.

    Vengam, salud y a cruzar los dedos, para que tarde en llegar el próximo desastre ;-)

    ResponderEliminar
  5. Nocivo, es exactamente esa sensación de sentirte estafado. Mi madre tiene una lavadora Fagor que funciona desde hace 40 años, mientras que la nueva que compró hace poco ya le ha dado problemas. Alguna ley debería regular la calidad de lo que compramos y asegurarnos que no nos va a fallar cuando los fabricantes lo crean conveniente, sino cuando realmente ya no sirva.

    Jordi Perramon, es una constante con casi todos los productos que compramos hoy en día, desde ropa hasta coches o electrodomésticos. Incluso bolígrafos, que duran mucho menos que los incombustibles bolis de propaganda de hace años :D

    Angus, ya XD Es que lo del filtro es lo típico de lo que sólo te acuerdas cuando ya la lavadora te lo dice alto y claro :P

    Yo me he comprado el mismo microondas que la otra vez, pero el modelo siguiente, simplemente porque era el más barato y estoy convencida de que cualquier otro de gama similar me fallará igual dentro de un par de años.

    Exseminarista ye-ye todo está absolutamente estudiado para que falle en ese tiempo concreto que, como bien dices, suele coincidir cuando se acaba de cumplir la garantía XD Y sí, a ver si mis electrodomésticos se toman un descansito, que ya me tienen un poco harta.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  6. A mi me duran bastante las cosas, la verdad, pero sé que esto que cuentas (tan bien) es real.. y difícil (aunque nos empeñemos) de solucionar.

    Al final tenemos que rendirnos...

    Solución: No comprar todos los electrodomésticos a la vez... por lo menos evitaremos el caos

    ResponderEliminar
  7. Hay otro fenómeno curioso que tuve ocasión de sufrir en carne propia. Las impresoras "inteligentes" (listillas, más bien) que están programadas para imprimir mil páginas y pedirte que cambies el tóner. Da igual que en esas mil páginas una de ellas haya llevado un punto, una letra suelta o una parrafada inmensa. Dice que no queda tinta y no es verdad. Al menos hay formas de "saltarse" eso y resetear el chip de marras que "se chiva" de lo que llevas impreso...

    ResponderEliminar
  8. Ahí te he visto!!! La obsolescencia programada!! Anda que no pienso en eso últimamente, cuando se me han jorobado a la vez calentador, lámpara y lavadora!!!

    La lámpara no tenía ni medio telediario, aunque los otros sí eran veteranos ¡E intenta conseguir repuestos! ¡O que te lo arreglen! Ciencia ficción.

    Y sí, todo muy ecológico, y económico y ... perdón, ya me he encendido (cosa que no puede decirse de mi lámpara)

    pd. Ah, que yo sepa en Madrid hay poco cal en el agua, y "caen" los eletrodomésticos como moscas.

    ResponderEliminar
  9. CreatiBea a mí también me solían durar, pero es que de repente se me han estropeado todos seguidos! Y te aseguro que soy la más interesada en que me duren, porque odio comprar cosas nuevas XD

    Patata Piloto, creo que de eso hablan precisamente en el documental que cito en el post, "Comprar, tirar, comprar". Es increíble que no puedan hacer unas impresoras realmente inteligentes, en los tiempos que corren. O bueno, no que no puedan, que no quieran :P

    Loque, a mí es que me ha pasado casi igual. A veces piensas ya si alguien te ha echado el mal de ojo tecnológico o algo XD Y sí, cuanto más nuevos son los aparatos, más ecológicos y más funcionales, parece que menos duran :/

    saluditos!

    ResponderEliminar
  10. Pues si, es que llega un momento que todos tenemos de todo... con lo que no hay mercado, y esta es la solucion para crearlo, que las cosas duren menos, o se queden cortas cuanto antes sacando nuevos modelos mas potentes, o simplemente mas "molones", para que tengamos que cambiar el antiguo que funciona perfectamente por otro.

    ResponderEliminar
  11. Veo que estás hecha una manitas, Lillu. Hay que probar historias antes de desembolsar el dinerito que hace falta para otras cosas de más prioridad.

    Creo que a mi microondas está a punto de darle un patatús porque es de gama baja. Ya cumplió los años necesarios para cascar. Ojalá que cuando le ocurra algo sea por culpa de los fusibles y los pueda cambiar, si es que sé hacerlo (a ver qué me encuentro a la hora de abrirlo; espero poder dar con los fusibles entre tanto cable y cajita de metal)

    Está claro que no quieren hacer electrodomésticos (por no hablar de coches y demás) de calidad y que duren, sobre todo baratos, para vender más. Lo que pasa es que los que compramos de esa gama es porque somos pobres y no sé cuantos podrían comprar otro nuevo. Muchos se quedarían sin él, sin más, y calentarían la leche en una cazuela vieja que encontraran por algunos de los armarios desvencijados de la cocina ;-D qué coña! Qué vida esta!

    ResponderEliminar
  12. También están otros factores económicos a considerar, puestos de trabajo, etcétera, y ahí entrarían muchos factores, si la obsolescencia de los productos es realmente necesaria para mantener el ritmo de la economía tal como la conocemos, si debe extenderse a todos los productos, si son simples patrañas de los fabricantes... no sé, no soy economista y no tengo mucha idea xD pero vamos es otro punto sobre el que reflexionar.

    Yo también soy de los que aguantan con algo todo lo que pueden. Sólo he cambiado de móvil cuando me han dejado de funcionar. Respecto al microondas hemos tenido suerte, debe ser de los electrodomésticos más viejos que hemos tenido en casa. ¡Toco madera!

    ResponderEliminar
  13. Si puedes pásate por mi blog para comentarte algo importante.
    Un saludo, Lillu.

    ResponderEliminar
  14. Vi el reportaje por tv3, supongo que es el mismo, y quedé alucinado, todo empezó con las bombillas que se pusieron de acuerdo fabricantes para que su vida fuera más efímera (recuerdo que hay una bombilla que hace un siglo que está encendida y como si tal cosa)

    Somos esclavos del consumismo, unos por alienación mental (modas, novedades, cuestión de status...) y otros por obligación. La impresora que cuando hace 2000 impresiones tiene un chip que deja de funcionar.... (otra vez el documental).

    Es un dilema moral de difícil solución porque serían viables empresas que fabricaran productos que no se renovaran. En cualquier caso supongo que en el punto medio está la virtud.

    Así que paciencia, y ya es mala suerte que la obsolescencia programada en tu casa se haya puesto de acuerdo para inutilizar todos los aparatos a la vez, ¿no?

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Jose, realmente nos convencen de que necesitamos modelos nuevos, aunque los viejos todavía funcionan. La publicidad es toda una ciencia al respecto, sin duda.

    Javi, yo no estoy en contra del progreso en absoluto, así que para mí hay electrodomésticos y aparatos que mejoran mucho la calidad de vida y se hacen imprescindibles. Ahora bien, lo de que esos productos tengan la vida útil delimitada desde su fabricación y que fallen independientemente de cómo los trates o el tiempo que los uses, pues no me parece demasiado justo.

    Ah, y si abres el microondas ten cuidado que hay una parte que sigue teniendo carga! Aunque no recuerdo cuál... el transformador, será? :/

    Möbius, está claro que el tema da para mucho debate. La sociedad consumista en la que nos movemos tampoco da muchas opciones para el cambio, la verdad.

    Sese, el problema es precisamente ese consumismo. Es inviable cerrar empresas porque ya todo el mundo tenga ese aparato X que fabrican y que va a durar lo menos 20 años. Pero por otro lado es inmoral que te obliguen a jubilar productos que podrían funcionar perfectamente sin esa caducidad programada. No sé, supongo que habrá economistas y sociólogos estudiando la situación... o eso espero! :D

    saluditos

    ResponderEliminar
  16. Es una tomadura de pelo total.
    No somos mas que unos peleles en sus manos .
    Peleles consumistas eso sí... que quizás tendríamos que mirarnos un poco al ombligo.
    Tu mismo lo has dicho: si sale un nuevo modelo de Nike, y la gente lo compra como borregos, pues está claro, dirán: a modelo por año... esto es Jauja!

    Muy bueno el post. Y perdona pero es que me indigno...
    Salu2-G

    ResponderEliminar
  17. Guillermo, jeje puedes indignarte, sin problema :D Nos manipulan y muchas veces ni nos enteramos, ciertamente. Y mientras les funcione y no nos enteremos, pues así seguirá la cosa.

    saluditos

    ResponderEliminar
  18. Putada es poco. ¡¡Es indignante!! Como para coger una metralleta y liarse a tiros.
    Por cierto... seguro que las armas no las fabrican para que fallen un día.
    Esto es otra putada, ¿ves?

    ResponderEliminar
  19. JuanRa, por desgracia ya estudian perfectamente qué es lo que debe fallar en un tiempo concreto y lo que no. A veces es mejor ni pensarlo para no cabrearse, ciertamente.

    saluditos

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails