sábado, 26 de febrero de 2011

La fuente de la vida (The fountain)

Teniendo en cuenta que las dos primeras películas de Darren Aronofsky no me habían llenado del todo, no esperaba gran cosa de “La fuente de la vida (The fountain)”, de la que además todos los comentarios apuntaban a una nueva ida de bola de su director. Sin embargo, lo que son las cosas, me ha fascinado. Sin tener ningún dato previo sobre la película, desde el primer minuto me cautivó la historia, la perfecta música de Clint Mansell y las interpretaciones, cargadas de sentimiento.

Incluso los efectos visuales, tan típicos de las cintas de Aronofsky, en este caso no me molestaron sino que se integraron perfectamente en una acción a caballo entre lo real y lo onírico, entre el pasado y el futuro.

*** Spoilers! ***

Tom Creo es un médico que busca incansablemente una cura para el tumor cerebral que padece su esposa, Izzi. El remedio parece estar relacionado con la savia de un extraño árbol, que ha conseguido resultados espectaculares en monos. El amor que siente por su mujer hace al médico sumirse en verdaderas ensoñaciones en las que descubrir el secreto de ese árbol de la vida y alejar Izzi de un fin cada vez más inevitable es su única preocupación. Tiene la sensación de llevar toda su vida luchando por ese amor y, en efecto, durante mil años ha intentado encontrarle el sentido a la vida y a la muerte.

La búsqueda de esa fuente vital, denominada Xibalbá en la mitología maya y representada en la forma de un extraño árbol, comienza en la España del s.XVI. Allí, el secreto de la inmortalidad enfrentará a los conquistadores leales a la reina Isabel con los inquisidores ávidos de poder. Tom se erige en el protagonista principal de ese viaje a Nueva España, en una metáfora de la vida y la muerte y un intento desesperado por mantener con vida a su amada. Pero en la visión del futuro, en el año 2500, el hombre ha llegado en efecto a alcanzar la inmortalidad alimentándose del árbol, pero Izzi ya no está y él sólo desea reunirse con ella. A pesar de poder vivir eternamente, comprende que la vida sólo tiene sentido con la muerte.

*** Fin de Spoilers! ***

La maravillosa Rachel Weisz llena la pantalla con su presencia, aunque en este caso la interpretación que me ha dejado más boquiabierta es la de Hugh Jackman, actor que no se contaba entre mis favoritos. Su trabajo está lleno de fuerza y emoción, haciendo creíble su lugar en una historia que por momentos está llena de magia y filosofía zen.

Pero “The fountain” tiene todos los ingredientes para que muchos la consideren un rollo incomprensible. Requiere un esfuerzo importante para desentrañar los conceptos metafóricos sobre la vida y la muerte y centrarse en la historia de amor que se plantea. El argumento entrecruza tres líneas temporales diferentes y puede que las alegorías y estos continuos saltos en el tiempo interno de la narración despisten un poco al espectador. Quizás las imágenes cósmicas lleguen a saturar el visionado. En mi caso y, por qué no decirlo, sorprendentemente, no ocurrió nada de eso. La cinta me encandiló de principio a fin, me emocionó intensamente y me despertó un montón de sensaciones. Viví la película y eso me encantó.

El primer proyecto de esta película se estancó cuando el protagonista principal era Brad Pitt, así que Darren Aronofsky decidió plasmar todo el argumento en un cómic por si finalmente la producción cinematográfica no podía continuar. Mañana publicaré unos pequeños apuntes sobre ese cómic.

Puntuación: 9 sobre 10.

jueves, 24 de febrero de 2011

100 seguidores y Sorteo!

Hace un par de días Lillusion alcanzó los 100 seguidores en Blogger. Es una cifra increíble que debo agradecer a todos los que me visitáis y disfrutáis con mis publicaciones. En Facebook hace ya unas semanas que también sois más de un centenar. Todo esto me ha hecho tomar una decisión…

CELEBRAR UN SORTEO!

Y para ello qué mejor que un amigurumi! Como sé que muchos echáis de menos a Fallecidín os he traído a un primo suyo que se irá a casa de quien gane el sorteo. Creo que su nombre es Muertín, pero vamos, me parece que está dispuesto a ser rebautizado con otro nombre menos tétrico si se os ocurre.

Para participar sólo es necesario dejar un comentario en esta entrada diciendo que estáis locos por participar en este maravilloso sorteo (bueno, podéis anunciar vuestra participación sin tanto énfasis también, jijiji). Las normas para optar a este amigurumi son las siguientes:

1) Los comentarios deberán publicarse en esta entrada del blog, no en Facebook, para que pueda hacer un buen recuento. Cada persona tendrá una única participación, asignada por orden de publicación de su comentario. Obviamente, no se aceptarán comentarios anónimos a efectos del sorteo, aunque estén permitidos en el blog.

2) La participación en el sorteo se cerrará a las 00:00 horas del próximo jueves, 3 de marzo. Una vez cerrado el plazo publicaré la lista de participantes y utilizaré alguno de los programas disponibles en internet para seleccionar un número aleatorio. Anunciaré el ganador en los días posteriores, así que estad atentos! Si el afortunado tiene blog o correo electrónico visible también se lo comunicaré de ese modo.

3) Debéis ser residentes en España para poder recibir a Muertín. El envío se hará por correo ordinario, no certificado. Si tenéis blog y luego os apetece enseñarnos al ratoncito en su nuevo hogar sería fantástico :D

4) Si todavía no sois seguidores de Lillusion y os apetece podéis hacerlo, pero no es necesario para entrar en el sorteo. También podéis promocionarlo si queréis, aunque tampoco es una condición para participar.

Gracias a todos por vuestra fidelidad y suerte en el sorteo!

miércoles, 23 de febrero de 2011

Ben Harper

Conocí a Ben Harper a través de un amigo hará unos 12 años. Por entonces yo no escuchaba demasiado ese tipo de música tan cercana al jazz, con toques étnicos, de blues, reggae y otros estilos, pero me compré el disco "Welcome to the cruel world" y me quedé encandilada con él. Harper ya tenía varios trabajos publicados en esa época y continuó con una prolífica carrera, variando su formación de músicos y explorando continuamente nuevos sonidos.

Este músico estadounidense ha realizado además interesantes colaboraciones con otros artistas como Jack Johnson o Eddie Vedder (Pearl Jam) y discos especiales con Bonnie Raitt, John Lee Hooker, y otros muchos. Es conocido además por su talante reivindicativo y está muy implicado en el activismo social, apoyando diversas causas humanitarias. En 2005 recibió dos premios Grammy por su trabajo de gospel con un grupo de músicos ciegos denominado The Blind Boys of Alabama.

Durante todos estos años lo he seguido de forma intermitente, descubriendo verdaderas joyas entre sus canciones. No sabría decir cuál es su tema más conocido (quizás el más escuchado sea su versión del "Sexual healing" de Marvin Gaye), pero yo he escogido para que suene esta semana en el blog "Having wings", una canción que está incluida en el disco titulado "Lifeline" que Ben Harper publicó junto con The Innocent Criminals en el año 2007.

Esta semana en Lillusion nos ganamos las alas con "Having wings", de Ben Harper.



Did you go back from where you came?
If I get there, will they have my name?
If they don't, I'll only have myself to blame
For all these things, true happiness is having wings

sábado, 19 de febrero de 2011

Delicioso suicidio en grupo

Después de verlo en el blog de mi-lata, el título de este libro me obligó sin remedio a leerlo. Sin saber muy bien con lo que me iba a encontrar, la lectura comenzó de forma sorprendente, con unas dosis de humor negro considerables teniendo en cuenta la complejidad del tema a tratar. Dicho sea de paso, precisamente por su temática y la forma de enfocarla, no es un libro apto para personas sensibles con el asunto del suicidio, aunque está lejos de ser una apología del mismo.

El autor de “Delicioso suicidio en grupo” es Arto Paasilinna, un escritor finlandés de reconocida fama en su país que tiene en su haber más de una treintena de novelas. Es muy valorado además por normalizar situaciones de lo más surrealista con ese peculiar humor que comentaba antes, algo que se aprecia perfectamente en “Delicioso suicidio en grupo”.

*** Spoilers! ***

Un empresario arruinado y con problemas familiares decide acabar con su vida en un granero de la campiña finlandesa. No es la primera vez que lo intenta; la bancarrota le ha visitado en más de una ocasión y su esposa hace tiempo que le da la espalda, así que nada le retiene en este mundo. Pero cuando entra, armado con su revólver, en el lugar elegido cuidadosamente para suicidarse descubre que otra persona está intentando lo mismo, tratando de colgarse de una viga. El futuro ahorcado es un coronel retirado y viudo, que ya no ve ningún aliciente a continuar viviendo.

Ambos hombres se consuelan mutuamente y deciden pasar sus últimos días juntos. Es más, deciden poner un anuncio en el periódico para ayudar a pasar esos momentos finales a los aspirantes a suicida, que se ven solos e incomprendidos. Finlandia es uno de los países del mundo con mayor índice de suicidios así que su reclamo enseguida surte efecto y decenas de deprimidos y solitarios se unen a ellos para preparar un suicidio grupal que les garantice una muerte digna.

Los más valientes inician un viaje en autobús que los llevará por media Europa, buscando el lugar más adecuado para poner fin a sus vidas, todo ello rodeado de anécdotas un tanto macabras dado el objetivo de semejante excursión. Pero el lazo entre los suicidas se va haciendo más profundo a medida que comparten experiencias y se liberan de cargas ya inútiles, con lo que la idea de la muerte también se va alejando de sus necesidades más inmediatas.

*** Fin de Spoilers! ***

La lectura me enganchó muchísimo en las primeras páginas, aunque a mitad del libro la cosa decae y se hace algo más pesada. El ritmo responde un poco al de una road movie, que en este caso podría denominarse road book, con mucha aventura en la carretera y muchos personajes secundarios incorporándose progresivamente a la historia. Quizás sea esta continua descripción de nuevos personajes y su detallada procedencia geográfica lo que haga el desarrollo de la obra más confuso y falto de interés para los lectores de origen no finés.

El desenlace del libro tampoco me convenció del todo, ya que yo habría llevado la trama hasta sus últimas consecuencias sin suavizar ningún aspecto. Aún así, se trata de un libro bastante entretenido, diferente y con muchas virtudes, así que posiblemente vuelva a leer algo de este autor en el futuro.

Puntuación: 7 sobre 10.

jueves, 17 de febrero de 2011

Running Time (y IV)

A mediados de noviembre de 2010, cuando más emocionada estaba yo con mis salidas a correr, un molesto dolor en la rodilla izquierda me obligó a abandonar durante unos días el entrenamiento. Hace un par de años empecé a tener molestias en esa articulación y una radiografía reveló que tengo la rótula izquierda un centímetro más arriba de lo que debería estar. Según mi traumatólogo eso es un defecto de nacimiento y no debería causarme más problema que algunos dolores ocasionales en caso de sobreesfuerzo.

El caso es que este dolor era diferente, no en la rótula, y como no mejoraba fui al médico, que me diagnosticó una sobrecarga y me recetó Voltarén e ibuprofeno, además de reposo. Estuve unos 15 días sin poder correr, untándome gel relajante a voluntad, sufriendo dolor intermitente y con mucho mono de running, la verdad. A diferencia de correr sobre tierra, hacerlo sobre asfalto (como hago yo, porque no me queda más remedio) hace que las articulaciones sufran mucho más el impacto, por lo que las lesiones y sobrecargas son también más frecuentes. En este punto es importantísimo el calzado y realizar un estudio de la pisada (algo que yo aún tengo pendiente) para ver qué partes del pie y la pierna sufren más y así poder corregir con plantillas.

A mediados de diciembre retomé mis carreras ya sin atisbo de dolor, hasta que la gripe navideña me cortó de nuevo la progresión. Así no hay manera de prepararse para ninguna Olimpiada :P Durante los primeros días de enero volví poco a poco a mis sesiones de lo que he dado en llamar “Running Time”. Además, hace unos días me compré un pulsómetro para poder gestionar mejor mi esfuerzo. Con el pulsómetro pude comprobar que mis pulsaciones se disparaban, como le suele ocurrir a todos los corredores novatos, así que todavía no puedo decir si su uso me beneficia o me perjudica porque termino estresada de tanto pitido, jaja.

Mi objetivo para este año es superar poco a poco el tiempo que corro (mi récord está por ahora en 52 minutos) y terminar haciendo quizás 10 km., en cada salida, aunque hasta el momento me muevo entre los 5-6 km. Pero todo eso con calma, ya que mi preparación física al margen del running es más bien nula y en muchas ocasiones me es imposible dedicar más de una hora a esta actividad, sumando calentamiento, carrera, estiramientos y regreso. Otro de mis objetivos a medio plazo es poder tomar parte en alguna carrera popular cortita, que permita la participación amateur y que esté dentro de mis posibilidades. No tengo ningún tipo de experiencia en esos eventos y me hace bastante ilusión iniciarme en ello.

Si alguno de vosotros está pensando en empezar a correr, que sepa que es algo más satisfactorio de lo que parece, sobre todo a nivel personal, y que produce unas sensaciones maravillosas al liberar muchísimas endorfinas. Además es una actividad barata y se puede practicar en solitario, en cualquier ciudad simplemente localizando el sitio apropiado y a cualquier edad, siempre que un chequeo médico lo confirme. Recordad que muchos runners amateurs de larga distancia empiezan a correr bien entrada la treintena (el escritor Haruki Murakami empezó con 33 y yo tengo 36, de lleno ya en la categoría de veteranas, jaja), así que la edad no puede ser una excusa; nunca es tarde para correr un primer kilómetro!

*** La primera foto corresponde a las esculturas de David Govedare en el parque Riverfront de Spokane, en Washington. El conjunto se titula "The joy of running together" y supone un homenaje a la carrera que todos los años se celebra allí con motivo del Bloomsday.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Jump

Esta semana un clásico! Un clásico ochentero, por supuesto, un tema que todos conoceréis al menos por esos acordes iniciales. Se trata del famoso "Jump" de Van Halen, una banda californiana formada por melenudos de esos que llenaban las paredes con sus pósters en la época dorada del heavy metal.

El grupo, fundado en 1978 por los hermanos Eddie y Alex Van Halen, contaba en la voz con el carismático David Lee Roth. El cantante sería clave en el éxito inicial de la banda, aunque muy pronto comenzarían también las desavenencias con el virtuoso guitarrista Eddie Van Halen, que quería experimentar con otro tipo de composiciones menos comerciales. Roth abandonaría el grupo en 1985 e iniciaría nuevos proyectos en solitario, mientras que Van Halen incorporaba como nuevo vocalista a Sammy Hagar. Tras años de idas y venidas, Roth regresaría a la formación en 2007.

La canción "Jump" se publicó en 1984, pocos meses antes de la crisis definitiva de los hermanos Van Halen con el cantante. Curiosamente, es el único tema del grupo que ha conseguido alcanzar un número uno en la Billboard estadounidense. El vídeo musical es una pieza imprescindible de aquella época y aquel estilo heavy con toques glam, donde los modelitos de leopardo estaban a la orden del día y llevar los pantalones ajustadísimos en la entrepierna era ineludible, un verdadero signo de identidad del momento. Además ojo con la flexibilidad del bueno de Roth y esos saltos que se marcaba.

Mi experiencia personal con la música de Van Halen es muy limitada, así que os invito a visitar los enlaces si queréis conocer más datos sobre su historia y su música.


Esta semana saltamos en Lillusion con "Jump", de Van Halen.




*** El reproductor de mp3 lateral sigue dando problemas así que lo he eliminado hasta que encuentre una solución. Podéis escuchar la canción en el reproductor de GoEar, como siempre, y en el enlace a YouTube del cuerpo de la entrada.

martes, 15 de febrero de 2011

Running Time (III)

El Google Earth ofrece una herramienta perfecta para contabilizar las distancias. Aunque muchos corredores utilizan ya los teléfonos o pulsómetros con GPS para registrar sus entrenamientos, para los que no disponen de ellos el programa de Google permite medir la distancia exacta recorrida en millas, metros o kilómetros, trazar y guardar rutas, etc.

Como yo no tengo un móvil moderno, ni un GPS ni nada que se le parezca, registré mi trayectoria en el Google Earth y descubrí con gran sorpresa que corría más de lo que pensaba. En concreto unos 4.200 metros la mayoría de las veces, o lo que es lo mismo, algo más de cuatro kilómetros. A esa distancia hay que añadirle el trayecto que hago caminando a buen paso desde mi casa al punto donde empiezo a correr, que es alrededor de un kilómetro, y que yo considero de calentamiento.

El caso es que entre una cosa y otra recorro unos 6 kilómetros al día. Hago esos 4 kilómetros y pico en 30 minutos, lo que supone una velocidad media aproximada de 8 km/hora. Vale, no es que me despeine precisamente, pero para mí es un registro fantástico; tampoco tengo pensado llegar todavía al Marathon de Nueva York.

Y por si la satisfacción que produce en sí el hecho de correr no fuera suficiente (que para mí sí lo es) me he encontrado de rebote con un beneficio añadido que no esperaba: la pérdida de peso. En los primeros seis meses que dediqué a esta actividad física adelgacé unos 10 kg. Me marqué además un ligero cambio de hábitos que consistía en reducir la cantidad de hidratos de carbono ingeridos por las noches (más fruta y verdura, platos más ligeros y menos pan en las cenas). No siempre lo respeto, porque me encanta el pan, pero intento mantenerme lo más cerca posible de mis propósitos. Con eso mi IMC se sitúa ahora en 22,03, una cifra totalmente adecuada a mi edad y complexión, y mi peso se ha mantenido totalmente estable desde el último kilo perdido, hace aproximadamente tres meses.

Esta reducción de peso me ha traído muchos beneficios aunque también el inconveniente de que he tenido que renovar de urgencia mi armario, ya que he bajado dos tallas y hacía muchos años que toda mi ropa se adaptaba, lógicamente, a esos kilos de más. Por otro lado, ese cambio también ha repercutido positivamente en mis articulaciones y en mi capacidad pulmonar y cardíaca. Los estiramientos musculares también han mejorado mi elasticidad y flexibilidad; ahora apenas sufro los famosos tirones nocturnos (antes bastante habituales en mí) que terminan con el gemelo montado y ahogando gritos de dolor.


Pero todo tiene siempre su parte negativa, verdad? Pues sí, esto también la tuvo en forma de lesión.

(continuará…)

sábado, 12 de febrero de 2011

Running Time (II)

Tras dos o tres días caminando decidí aventurarme a correr un poco. El primer día troté seguido 3 minutos. Todo un logro, eh? :D Tras ese tiempo mis pulmones ya no daban para más, me empezó a doler todo y pensé que sufriría un ataque al corazón allí mismo, pero no fue así; me recuperé y pude seguir caminando normalmente (más o menos…). Eso sí, con todos los miembros de mi cuerpo hinchados y rojos como tomates. Se me veían a través de mi piel blanca venas y arterias que desconocía tener.

El 29 de junio corrí 6 minutos y poco a poco fui ampliando el tiempo, dejando constancia de mis progresos en mi cuenta de Facebook, un poco para compartir con el mundo mi emoción y otro poco para buscar algo de apoyo moral, más que necesario para continuar con mis carreras matutinas.

Tardé casi un mes en alcanzar los 10 minutos de trote continuo. Cierto es que me adelantaban hasta los viejitos que iban paseando con bastón, pero para mí era toda una proeza poder correr todo ese tiempo seguido aunque fuera a paso de tortuga. Mi Facebook personal continuó siendo testigo de mis avances y gracias a eso recuerdo mis marcas: el 27 de julio alcancé los 15 minutos y el 9 de agosto los 20 minutos, que me costaron lo que no está escrito. Por un momento me sentí identificada con esos maratonistas que llegan casi a cuatro patas a la línea de meta, desencajados por el esfuerzo y el cansancio.

Iba a correr tres o cuatro días por semana, a veces incluso cinco, intentando descansar cada dos o tres días. Me mantenía alrededor de esos 20 minutos y lo que no podía hacer corriendo lo hacía caminando. Empecé a leer algo sobre el tema, ya que mis conocimientos sobre el arte de correr eran absolutamente nulos antes de empezar. Me informé sobre estiramientos, velocidades, equipamiento… Y decidí que debía jubilar mis pobres tenis multiusos y profesionalizar mis pies de corredora, más que nada para evitar futuras lesiones. El 24 de agosto estrené mis primeras zapatillas de correr, unas Nike básicas que estaban de oferta y súper rebajadas (algo bueno tenía que tener gastar un 35-36 de pie :P).

Con mis nuevas zapatillas a mis pies les salieron alas y el 30 de agosto alcancé mi objetivo: 30 minutos de carrera continuada. Ya por entonces había rebuscado en mi armario ropa específica para salir a correr, lo típico: camisetas cómodas, calcetines deportivos que antes no usaba y un par de pantalones cortos de lycra que dejaron en mis piernas un perfecto moreno obrero a la altura del muslo.

Pero tan importante como la ropa era la comodidad de otros accesorios a la hora de correr, así que también me compré un porta-mp3 deportivo. Se trata de una funda negra, con cremallera, que se ajusta con dos correas al brazo, de la marca Mizuno. En ella cabe justito un DNI, unas llaves, el reproductor de mp3 y algunos otros objetos ocasionales que se quieran llevar como un kleenex, unas monedas o un teléfono móvil tradicional (creo que los nuevos iPhone son demasiado anchos para este modelo de funda). Es muy cómoda, evita tener que cargar con una aparatosa riñonera o que las cosas vayan bailando en los bolsillos.

Mi ritmo de running se mantuvo durante los meses de septiembre y octubre, en los que salí a correr una media de cuatro veces por semana en sesiones de 30 minutos. Fue entonces cuando me empezó a entrar la curiosidad sobre mi velocidad y la distancia exacta que recorría.

(continuará…)

viernes, 11 de febrero de 2011

Running Time (I)

Ha llegado el momento de dedicar una entrada (o varias) a algo que me ha hecho enormemente feliz en los últimos meses, aunque muchos considerarán que exagero. Se trata de correr. Hace poco dediqué una reseña al libro de Haruki Murakami “De qué hablo cuando hablo de correr”, que me encantó. Ahora me toca hacer mía su frase y explicar por qué ha sido para mí toda una revelación esto de correr.

Como muchos de vosotros sabéis, tengo un problema de hipercolesterolemia que me obliga a hacer ejercicio regularmente. Bueno, realmente no es una obligación pero sí una recomendación si quiero vivir muchos años sin sufrir aterosclerosis y otras complicaciones. Como mi dolencia tiene carácter hereditario, no hay ninguna manera de erradicarla, aunque sí de controlarla mediante la dieta, el ejercicio, los buenos hábitos y, en último caso, la medicación. Yo estuve medicándome para bajar el colesterol y los triglicéridos durante casi cinco años, hasta que un día pensé que era demasiado joven para maltratar mi hígado de ese modo con pastillas y preferí probar qué ocurría si cambiaba un par de cosas en mi vida sin recurrir a la química.

Los médicos son escépticos en estos casos: no apoyan el abandono de la medicación puesto que lo consideran una prevención más que un remedio, pero como la decisión por ahora es mía prefiero vivir con ese 1% más de riesgo cardiovascular que tengo en comparación con una persona totalmente sana. He de señalar que no fumo ni bebo desde hace varios años y sigo una dieta baja en grasas aunque no tan reducida en carbohidratos como debería, ciertamente, lo que en último caso afecta más a mis triglicéridos y a mi peso que a mi colesterol en sí.

Durante algo más de un año estuve yendo a un gimnasio, donde utilizaba la cinta andadora combinada con bicicleta estática tres veces por semana. El recorrido de la cinta lo hacía siempre caminando rápido y lo máximo que llegué a correr antes de asfixiarme fueron un par de minutos. Hace algo más de cuatro años me compré mi propia bici estática así que dejé el gimnasio y seguí mi entrenamiento en casa.

En estos últimos meses probé también varios tipos de aerobic, siguiendo vídeos y cursos de internet. Podéis pensar en esas películas en las que las mujeres entradas en años y con algunos kilos de más se enfundan en una malla, se colocan una cinta en el pelo y realizan torpemente los ejercicios que sugieren los vídeos de las famosas al ritmo de la música. Pues sí, algo así era yo.

El caso es que allá por el mes de junio del año pasado me dije que a lo mejor debería cambiar de ejercicio y probar eso que me decía todo el mundo: caminar. Hasta ese momento sólo pensar en “andar” por la calle sin objetivos claros me producía un aburrimiento profundo. Pero pensé que tampoco perdía nada por intentarlo y, si no me gustaba, no tenía por qué volver. Con mi índice de masa corporal rozando el sobrepeso leve (mi IMC estaba entre 25 y 26), me calcé mis viejos tenis, cargué mi mp3 con la música más motivadora que encontré y me lancé a la calle a caminar a buen paso durante algo más de 45 minutos.

Sorprendentemente, me encontré bien. Caminé a ritmo de marcha y sudé bastante, pero no me sentí cansada en exceso ni me aburrí. Al día siguiente sólo noté algo forzados los músculos de la zona de la pelvis y las caderas, así que decidí repetir, subiendo la intensidad y utilizando un contador para medir la distancia. El cuenta-pasos no fue demasiado fiable porque variaba los kilómetros de un día para otro realizando el mismo recorrido, pero sí me dio una primera orientación sobre mis posibilidades.

(continuará…)

miércoles, 9 de febrero de 2011

Midnight Oil

Hace casi 20 años, cuando la piratería era un concepto aplicado sólo en los Mares del Sur para referirse a marineros buscavidas con parche en el ojo, pendientes de aro y/o pata de palo (o al Monkey Island), yo tenía una cinta de cassette con una grabación de Midnight Oil. Alguien me había prestado la cinta original y yo lo había pasado a mi colección aprovechando la doble pletina de mi cadena musical (hace tiempo que ya no se llaman así…) y, por supuesto, fotocopiando la carátula. No recuerdo ahora mismo qué disco era, pero su música despertó en mí el suficiente interés como para escucharlos a menudo y grabar alguna otra canción suya en los recopilatorios que todos hacíamos de la radio.

Midnight Oil fue una banda australiana que inició su carrera en la década de los setenta, muy marcada por el activismo político de sus miembros. De hecho, su vocalista el calvo Peter Garrett abandonó el grupo en 2002 para dedicarse a la política en su país, llegando a ser Ministro de Medio Ambiente por el Partido Laborista Australiano. La formación se disolvió entonces aunque el resto de componentes de Midnight Oil permanecieron ligados a la música con otros proyectos.

Como banda vivieron sus mejores momentos a finales de los ochenta y principios de los noventa. A esa época pertenece uno de sus mayores éxitos, “Blue sky mine” y la canción que yo he elegido para esta semana, también una de las más conocidas: “Beds are burning”. Posteriormente su estilo fue perdiendo vigencia, aunque siguieron participando en conciertos benéficos y actos reivindicativos bajo el nombre de Midnight Oil.

Esta semana el rock australiano irrumpe en Lillusion con “Beds are burning”, de Midnight Oil.




*** Estos días el reproductor lateral está dando problemas. Intentaré solucionarlo, pero mientras tanto podréis escuchar la canción como siempre a través del enlace a GoEar de esta entrada.

martes, 8 de febrero de 2011

Cortos de animación Goya 2011

Este año apenas me ha dado tiempo a ver casi ninguna de las películas nominadas a los Goya ni a los Oscar. El año pasado disfruté bastante con los cortometrajes de animación que optaban a los premios de cine nacionales, así que he buscado también los que participan en la edición de este año. La verdad es que, en general, me han parecido más flojos que los del año pasado, pero os dejaré los enlaces por si queréis echarle un vistazo a alguno:

La Bruxa: Es mi favorito. Me parece el más divertido y entretenido de todos. Su director, Pedro Solís, ya había participado también en otro exitoso corto español, "Tadeo Jones". El argumento de "La bruxa" nos lleva a una especie de cuento en el que una romántica bruja aspira a enamorarse de su príncipe azul. Para ello emprende un accidentado viaje acompañada del sapo al que pretende transformar.

The Tower of Time (La Torre del Tiempo): Rodado en inglés, me ha recordado a una cinemática de cualquier juego online estilo World of Warcraft. De hecho, el diseño de los personajes y el montaje responde a cualquier trabajo de ese estilo. Es bonito si te gustan ese tipo de animaciones por ordenador, pero tampoco me ha parecido espectacular. La productora es Quirós Animation.

Vicenta: El más castizo, con doblaje de Santiago Segura a lo Torrente y animación de plastilina. No me ha gustado demasiado tampoco y sus 22 minutos se me han hecho largos. Nos cuenta la triste existencia de Vicenta, a la que su marido Alfredo engaña con la vecina de enfrente. Ésta última sólo aspira a robarle el dinero que el matrimonio ganó en la lotería hace años y que Alfredo esconde celosamente en su casa, a espaldas de su mujer. Está producido por Conflictivos Productions y parece el que más promoción ha tenido.

Exlibris: No he conseguido ver más que un tráiler, que tampoco me ha dicho gran cosa a pesar de que me ilusionó saber que el corto habla de libros y lecturas. Parece ser que va de la existencia de un libro de Don Quijote y la interpretación que de él hacen cuatro lectores distintos en cuatro épocas distintas. Está dirigido por María Trénor y parece que no ha tenido mucho movimiento en internet.

Cuál es vuestro favorito?

domingo, 6 de febrero de 2011

Próximas lecturas

Como mi familia y mis amigos me conocen bien, suelen regalarme libros en las ocasiones señaladas. Entre los que aún tengo sin leer desde mi cumpleaños del año pasado y los de estas Navidades ya he reunido un buen montón de "pendientes", entre los que sin duda se irán colando todos esos que voy descubriendo a través de otros blogs.

Ahora mismo estoy leyendo "El cebo", de José Carlos Somoza, uno de los que se me había quedado en el tintero desde el año pasado junto con el de Paul Auster "El Palacio de la Luna". Además, tengo en la lista otro más de Somoza, "La ventana pintada", y "La estrategia del agua" de Lorenzo Silva, ambos autores que me encantan. Todos ellos son regalitos de gente que me quiere, entre los que está también "El tiempo mientras tanto", de Carmen Amoraga y el conocidísimo "La elegancia del erizo" de Muriel Barbery, al que le tenía muchas ganas.

Completan la lista otros volúmenes adquiridos por mí en colecciones y ofertas, aunque no todos aparecen en esa imagen que tomé a principios de enero. Algunos no creo que ocupen su lugar tampoco este año entre mis lecturas, porque en mi nueva agenda de libros pendientes ya está incluida otra media docena de obras que intentaré coger prestadas de la biblioteca. Y, desgraciadamente, los días de 36 horas todavía no se han inventado.

También quería mostrar mis nuevas adquisiciones sobre amigurumi, parte de ellas obsequio de GeekDraz que seguro que me pedirá algún amigurumi a cambio :P Entre los robots y los monstruíllos voy a ganchillar todo un ejército de bichejos frikis de lana, jaja.

viernes, 4 de febrero de 2011

Palabras clave: las famosas búsquedas!

Hace ya algunos años, y siguiendo la estela de otros blogs amigos, dediqué varias entradas a las palabras clave con las que algunos visitantes llegaban a Lillusion. Titulé aquella serie "Búsquedas de..." señalando el mes en cuestión, pero un tiempo después dejé de publicarlas. Sé que muchos blogs que visito ahora también tienen secciones parecidas, muy divertidas, y me ha picado de nuevo el gusanillo de mostrar la perversión de mis visitas. Ahí va un pequeño resumen de las búsquedas de los últimos meses, como siempre, de forma literal:

- caperucita en manhatahan --> Esto suena a una versión de Bollywood de la tradicional Caperucita, donde la niña vestida con su mejor sari bailaría en su boda secreta con el lobo, al que su familia no acepta como marido. Mientras, la abuelita agonizaría tras comerse el pollo al curry con arroz basmati que venía en la cestita envenenada por una vecina envidiosa. Luego todos llorarían mucho mientras seguían bailando y cantando hasta altas horas de la madrugada.

- de que planta sale el pimenton --> De un pimiento muy grande, de un pimentón!

- pelicula que transcurre en un horno --> "Bollitos 3"? También pueden ser los Altos Hornos de Vizcaya... En ese caso posiblemente dirija Montxo Armendáriz.

- hay alguien en mallorca que haga el carrto cake? --> El carrto cake no sé, pero el carrot cake estoy segura de que sí, que allí tienen que hacer algo más que ensaimadas, digo yo. Si algún mallorquín nos lo puede confirmar, se agradece :P

- fundas nordicas significado --> Si estás pensando en algún tipo de película sueca para adultos, te diré que la cosa no va por ahí... Las perversiones sólo las tienen los que siguen llegando a mi blog buscando "películas de incesto" y "sofía nieto en bragas".

- seres extraños encontrados --> Extraño lo serás tú. Bueno, tú y el que pregunta lo de las fundas nórdicas.

- morfi psicoanalisis --> Hombre, el pobre Morfi salió un poco deforme, pero yo creo que lo está llevando bien, no creo que necesite psicoanalizarse por ahora.

- el pene del dr manhattan en watchmen es realmente del acto --> Impresiona, eh? Porque es azul, digo :P Puedes preguntarle a Billy Crudup y luego me lo cuentas, que esas cosas son de cultura general y hay que saberlas.

- lillu montando el pollo --> Bah, tampoco ha sido para tanto :D

Aquí os dejo los enlaces a las otras búsquedas publicadas en el blog en 2007, por si quereis reíros un rato:

- Búsquedas de Enero
- Búsquedas de Enero (Segunda parte)
- Búsquedas de Febrero
- Búsquedas de Marzo
- Búsquedas de Abril
- Búsquedas de Mayo
- Búsquedas de Junio
- Búsquedas de Julio

miércoles, 2 de febrero de 2011

You really got me

Parece que este año en Operación Triunfo se están tomando en serio la selección de temas para las galas. Unidos a los hits del momento ya ha sonado algún que otro clásico, como el “I love Rock N Roll”, de Joan Jett, o “It’s a man’s world” de James Brown. El caso es que muchas veces fastidian los originales con pésimas traducciones al español (“Hey, Jude” de los Beatles traducido es infumable) o con versiones de difícil escucha, como ocurrió con “The look”, un temazo de Roxette que versionaron al estilo de los cincuenta The baseballs y quedó francamente horroroso. Su interpretación por parte de los concursantes de OT no hizo sino empeorar la ya de por sí insalvable versión.

Pero a veces (muy de vez en cuando) también hay actuaciones decentes en el programa. La semana pasada, mientras Joan Jett estaba intentando suicidarse tras ver el cover de su tema más emblemático a cargo de Nirah, el barcelonés Naxxo interpretó “You really got me”, un tema que hicieron famoso The Kinks a mediados de los sesenta. El nombre del grupo no les decía nada a los triunfitos, pero al menos les sonaba la canción. Ya es algo.

Naxxo, el concursante más rockero de OT desde la participación de Víctor en la quinta edición, aprovechó su poderoso físico para deslumbrar al personal: echó la melena al viento, se levantó la camiseta, se tocó el paquete así como quien no quiere la cosa y además cantó razonablemente bien. Hacer todo eso a la vez en Operación Triunfo sin parecer ridículo ni desafinar tiene su mérito, no os creáis.

La canción original de “You really got me” a cargo de los Kinks fue número uno en Gran Bretaña cuando se publicó en 1964 y llevó a la banda a la primera plana de la prensa musical. Por supuesto, ésa es la versión que va a sonar esta semana en el blog, por mucho que me hayan emocionado la melena y los tocamientos de Naxxo. Os dejo el enlace a su actuación en el programa por si queréis recrearos la vista y un pelín el oído también :P

Y sin más, “You really got me”, The Kinks, en Lillusion.


martes, 1 de febrero de 2011

Pequeños milagros

Will Eisner es un guionista y dibujante de cómics del que ya he publicado alguna que otra reseña por aquí. Está considerado como el inventor del formato de la novela gráfica, con su obra de 1978 “Contrato con Dios”. Nacido y criado en Nueva York, su condición de judío quedó plasmada en algunos de sus trabajos más destacados, donde mostraba el día a día de los barrios judíos de la ciudad en los años treinta y cuarenta.

Su cómic “Pequeños milagros” (2000) recoge cuatro relatos con historias acaecidas en uno de esos barrios judíos de la Gran Manzana, a caballo entre la realidad y lo mágico. Está escrito muy en la línea de “Contrato con Dios”, mostrando las aventuras y desventuras callejeras de unos protagonistas que posiblemente tengan mucho de autobiografía en las manos de Eisner. Estas cuatro historias incluso parecen una continuación de cualquier otro trabajo del autor en la misma línea, con los moradores de la Avenida Dropsie como protagonistas.

Para mí lo más destacable de esta obra es el dibujo en blanco y negro, increíblemente expresivo, junto con el entintado en tonos sepia. Las historias no dejan de ser un tanto típicas, con moraleja final: un pícaro que se aprovecha de la bondad de su propia familia para sacarles dinero; un joven que gana por inteligencia a los matones del barrio; un muchacho vagabundo que aparece un día de la nada, ocasionando con su presencia lo que muchos consideran actos milagrosos; una bella mujer muda cuya única opción de matrimonio es con un hombre lisiado.
Nada novedoso, como digo, ni en lo referente a las temáticas ni en los personajes, ambas cosas muy en la línea de Eisner. Aún así se trata de una lectura entretenida, muy correcta y con un buen nivel tanto de guión como de dibujo.

Es difícil defender la existencia de los milagros, creas en ellos o no.
Yo creo en ellos.


Puntuación: 7 sobre 10

Related Posts with Thumbnails