domingo, 13 de mayo de 2012

Pulpo a la gallega

No se me dan demasiado bien las recetas tradicionales así que siempre me da miedo meterme con los grandes clásicos de la cocina. Pero hace unos días vi en la pescadería del supermercado unos pulpos medianos y se me ocurrió que quizás podía intentar preparar pulpo a la gallega, con todas las consecuencias.

El pulpo que compré había sido ya congelado previamente, con lo que no era necesario realizar de nuevo ese proceso. Cuando el pulpo es fresco sí es conveniente congelarlo antes para que se rompan las fibras y no quede duro al cocerlo. Sobre la cocción y preparación del pulpo hay cientos de páginas mucho más específicas, así que me limitaré a explicar cómo lo hice yo.

Después de lavarlo y limpiarlo, lo más importante del pulpo es “asustarlo” antes de cocerlo. Eso consiste en introducir el pulpo en agua caliente, sacarlo y repetir el proceso al menos tres veces. Con eso veremos que las patas del pulpo se contraen y conseguiremos que quede más tierno. Yo asusté a mi pulpo las tres veces de rigor (le dije que se parecía mucho a Cthulhu y no veas el susto que le di) y luego lo dejé cocer en agua con media cebolla cortada grande, una hoja de laurel y un pelín de sal durante unos 15 minutos. Para ello utilicé la olla rápida y, a pesar de que en internet vi algunos consejos para cocer el pulpo sin nada de agua en sólo 7 minutos, preferí no arriesgarme y añadí agua al modo tradicional.

Finalizada la cocción y tras comprobar con un tenedor que está suficientemente tierno, es conveniente dejarlo en el agua un rato para que no se le desprenda la piel. Con parte de ese agua puse a cocer también unas patatas troceadas grandes. Finalmente se extrae el pulpo de la olla, se corta en trozos al gusto con unas tijeras y se sirve con aceite de oliva, pimentón dulce y/o picante y sal gorda. Las patatas, que habrán adquirido un tono rosado debido al agua de la cocción, se aliñan del mismo modo.

He de decir que estos pulpos pequeños típicos de esta zona de Canarias casi no llegan al medio quilo por pieza, así que es recomendable preparar, al menos, uno por persona. Mi pulpito apenas dio para una tapa pero el resultado culinario en sí fue bastante aceptable, sobre todo dada mi inexperiencia con este cefalópodo.

9 comentarios:

  1. Tapa típica de garito de playa, no hay día de playa en que falte el occtopus galician y la paellita (jajaj, a lo guiri)

    Ainsss, "me se" hace la boca agua y más a esta hora

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el pulpo a la gallega!! Pero cuando veo los precios del pulpo se me quitan las ganas de intentar recrearlo en casa xD.
    Normalmente lo encuentro ya cocido, me da un poco de cosa tener que asustarlo al pobre :P. En Murcia es muy típico el pulpo al horno, y está riquísimo también, pero un buen pulpo a la gallega... uf, no sabría decidirme.

    Nunca los había vistos tan pequeños, pero tienen muy buena pinta! Deberías probar a hacer más platos típicos, no creo que se te den tan mal ;).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mmmmmm!
    Nunca entendí lo de asustar al pulpo :-/
    Ya sabes que en Galicia, curiosamente donde mejor lo preparan, eso se dice por aquí, es en la zona del interior, en Orense, por Carballiño.

    Un saludo, Lillu. Y que aproveche -D

    ResponderEliminar
  4. Que rico el pulpo a la gallega!!

    ResponderEliminar
  5. Pues apuntado queda y a ver si lo hago como tapa en alguna cena de amigos.

    ResponderEliminar
  6. Sese, yo de pequeña recuerdo tomarlo siempre cuando íbamos al mercado de Padrón los domingos :) Todo un clásico, sin duda!

    Akane, yo lo compré porque lo vi barato, pero normalmente tampoco me lo puedo permitir. Aquí son típicos estos pulpitos más pequeños porque los sirven cocidos enteros, a la vinagreta. He de decir que puestos así no me llaman mucho, la verdad, que prefiero mil veces la receta a la gallega.

    Alguna que otra receta típica he probado a hacer, pero con mis limitaciones a la hora de los ingredientes siempre tengo que modificar algo y en muchos platos eso es un sacrilegio, jaja.

    Javi, supongo que el término se lo daría la primera persona que lo hizo, porque recuerdo lo de "asustar" el pulpo como algo muy tradicional :) Y sí, curioso lo de Carballiño!

    Jose buenísimo! Y el mío tampoco estaba malo, la verdad, jaja.

    Nocivo pues ánimo, que últimamente estás que te sales en la cocina! :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  7. Anda, que aquí se te ha visto claramente la morriña gallega, Lillu. :)
    Siendo muy pequeño recuerdo que mi padre logró capturar un pulpo bastante grande que había entre unas rocas y se me quedó grabado la de golpes que le dió porque le dijeron que había que hacerlo así para ablandarlo. Creo que no se lo pudieron comer de lo duro que salió. Y era tan fácil como darle un susto xD

    Uff, la foto es pro salivante :P :P

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. JuanRa, pues a mí también me suena lo de los golpes, pero no sabría decirte si funciona o no. Desde luego, más fácil parece lo de asustarlo :P

    Y un poquito de morriña siempre hay, jiji.

    saluditos

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails