viernes, 28 de septiembre de 2012

El año del conejo


J. me regaló por el Día del Libro esta novela gráfica, escrita por el camboyano Tian y proyectada como una trilogía. Su autor nació apenas unos días después de que los Jemeres Rojos tomaran el poder en Phnom Penh, mientras su familia huía de la capital. Desde 1980 vivió exiliado en Francia y sólo volvió a su Camboya natal para documentarse sobre aquellos terribles días y realizar esta obra.

El cómic narra hechos de la historia reciente de Camboya casi totalmente desconocidos para mí hasta ahora. Los Jemeres Rojos, una organización guerrillera camboyana liderada por Pol Pot, alcanzaron el poder en el país en 1975 tras la ocupación estadounidense, instaurando un estado totalitario que ellos autodenominaron “Kampuchea Democrática”. Impusieron una economía radicalmente agraria, alejada del consumismo, y evacuaron las ciudades intentando borrar todo signo burgués. Todos los titulados universitarios y los funcionarios se convirtieron de un día para otro en enemigos del nuevo régimen, ya que poseían referencias culturales y sociales afines al colonialismo norteamericano que se pretendía enterrar. Incluso vestir con un estilo occidental era considerado como una ofensa al comunismo puro que se pretendía estandarizar como base para la nueva sociedad. Esta ideología maoísta y marxista-leninista causó un genocidio que hoy está siendo juzgado por un Tribunal Internacional por considerarse un crimen contra la humanidad.

Bajo el título de "Adiós, Phnom Penh", el autor cuenta en este primer tomo de “El año del conejo” aquellos primeros días de confusión, cuando la familia y los conocidos de Tian acataban las órdenes de los revolucionarios pensando que nada podía ser peor que la dictadura del general Lon Nol. Pero poco a poco vieron que las matanzas y la falta de libertad no encajaban con su ideal de democracia y buscaron la manera de huir de la violencia jemer.

Aunque el dibujo no es nada del otro mundo, la historia es de lo más interesante y la forma de plantearla nos acerca muchísimo a las sensaciones de los protagonistas. Se palpa la inocencia y la ilusión iniciales por el cambio, la esperanza de que algo bueno le espera a Camboya, hasta que los hechos van confirmando que el nacionalismo extremo de los Jemeres Rojos no traerá nada positivo a los habitantes del país.

La narración se completa con mapas dibujados por el autor donde explica la situación de Camboya durante el cambio político, la situación de las ciudades más asediadas por los radicales jemeres, las vías de escape de los camboyanos contrarios al nuevo régimen y el camino que los protagonistas de su libro siguieron mientras huían de una muerte segura.

Aún no hay fecha para los dos siguientes tomos que Tian prevé publicar como continuación a “El año del conejo”, pero espero hacerme con ellos para completar esta interesante novela gráfica.

Puntuación: 7 sobre 10.

7 comentarios:

  1. Suena interesante, a ver si lo pillo.

    Salud y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exseminarista ye-ye, cuando quieras te lo presto :)

      bsito

      Eliminar
  2. Hola

    El dibujo es curiosamente infantil, lo que constrasta mucho con el tema que trata, que es durísimo. Parece interesante.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no soy mucho de novela gráfica, pero me has dado una gran idea para un regalo que tengo que hacer pronto a una persona a la que sé que le va a encantar este libro. Así que gracias! Y a J. por regalártelo!! besillos!

    ResponderEliminar
  4. Juan, sí! Parece de alguien que está aprendiendo a dibujar, cuando realmente este autor estudió Arte en la Universidad :P El tema es, en efecto, muy duro.

    Ismael pues espero que le guste a quien se lo regales :) Gracias a ti por pasarte!

    saluditos!

    ResponderEliminar
  5. Pol Pot murió hace no mucho, creo recordar que a la espera de juicio. Yo le vi en una entrevista en la que decía muy sonriente (pero mucho-mucho) que en su gobierno cometieron algunos errores porque eran muy inexpertos.

    Y tan contento que se fue al otro mundo, pensando que en vez de un genocidio, es que se les había quemado una tortilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loque, sí, yo recuerdo también noticias sobre Pot en la tele. Si es que es típico: "cometimos algunos errores en este gobierno totalitario que impusimos, pero ya en el próximo lo haremos mejor, con más seriedad...". Y pa' que se mueran así, anda que... :/

      saluditos!

      Eliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails