miércoles, 10 de octubre de 2012

Una de setas


No, no voy a hablar de ningún tipo de droga alucinógena (lo siento, sé que lo estabais deseando) sino de las comunes y vulgares setas que se utilizan en la cocina. Tengo que reconocer que no me gustan las setas, ninguna variedad, ni los apreciados boletus, ni los deliciosos níscalos, ni siquiera los insípidos champiñones. Como en todo lo relacionado con la comida, creo que puede deberse a una falta de tradición fúngica en mi familia, puesto que rara vez se cocinaba este alimento en mi casa. 

Cuando ya de mayor he intentado cogerle el gusto me ha resultado bastante difícil, quizás porque no tengo el paladar acostumbrado y su sabor me resulta, cuando menos, extraño. Puedo comerlas, obviamente, en determinadas ocasiones y básicamente por respeto hacia el cocinero o los demás comensales, pero la experiencia no será un incomparable momento de placer gastronómico para mí. Sé que no es justo generalizar porque no todas las setas son iguales ni saben igual, pero es que todavía no he encontrado ninguna que me resulte agradable al paladar.


Muchos de vosotros estaréis llevándoos las manos a la cabeza diciendo "pero si son un auténtico manjar!", a lo que yo podría responderos que también lo son para mí la coliflor o la remolacha, productos que me encantan y que sin embargo tienen muy pocos fans en la cocina. Mi actual pareja adora las setas, por lo que estoy haciendo un esfuerzo por incluirlas en mi dieta. Y eso ya sin tener en cuenta los beneficios que tienen estas especies campestres para nuestra salud, que tal y como andan los colesteroles hay que mirar mucho lo que se come.

Este asunto me ha generado una duda existencial que pretendo resolver (... aproximadamente) con una encuesta: cuál es el alimento más odiado, menos soportado, peor tolerado por la gente? En este caso la muestra seréis vosotros, mis lectores, grupo heterogéneo donde los haya, y que confesaréis sin pudor cuál es ese vegetal que os da verdadero asco o ese marisco que os cuesta tragar. Porque he de decir que mi alimento más odiado no son las setas, en absoluto, puesto que soy capaz de comerlas aunque no las disfrute. Mi talón de Aquiles culinario se llama mejillón y soy absolutamente incapaz de olerlo sin sentir arcadas. Da igual cómo esté preparado, en escabeche, al vapor, empanado o formando parte de una paella, mi organismo lo detecta y lo aleja instantáneamente del radio de recogida del tenedor.


La explicación de esta fobia a los mitílidos está en mi infancia, cuando me obligaban a comer estos moluscos por su cantidad de yodo (sufría un principio de bocio). Os ahorraré los detalles menos agradables del proceso de dilatada ingesta/expulsión automática del bicho en cuestión. Es por ello que para mí el alimento más odiado son los mejillones. Cierto es que los moluscos bivalvos en general no están entre mi top-ten de orgasmos gastronómicos y que las ostras siguen muy de cerca a los mejillones en mi lista de productos poco soportables.

Voy a colocar en el margen derecho del blog una encuesta sobre este asunto. Incluiré como alimentos más odiados, aparte de los mejillones, algunos otros que considero que tienen poco éxito entre los paladares de mi entorno, como la coliflor, la remolacha, los espárragos, los guisantes, la cebolla o el hígado. Se podrá votar más de una opción y si no encuentras tu alimento más odiado en esa lista siempre puedes dejar un comentario y compartir con nosotros esa fobia culinaria. La encuesta estará activa durante al menos diez días y luego intentaremos llegar a alguna conclusión. 

Gracias a todos por participar!

*** Todas las fotos de este post son de la Wikipedia.

22 comentarios:

  1. El higado de ternera. No puedo con su sabor. Es superior a mis fuerzas.

    ResponderEliminar
  2. El marisco. NO. Alejalo. Lo peor que puedes hacerme es invitarme a una mariscada... AGH!

    Contrariamente a ti, lo unico que pruebo (remarquese el "pruebo") son los mejillones... y las setas me encantan!! A la planchita! Que ricas!!! :D

    ResponderEliminar
  3. Kano, pues ya sabes, a votarlo en la encuesta :D Yo tampoco soporto el hígado, pero el de ningún animal, me da igual ternera, cerdo o pato.

    Jose, no puse ninguna opción para marisco en general, pero igual la de los mejillones se adapta a tus gustos XD Conmigo invitarme a una mariscada tampoco sería un éxito, triunfarían más con unos huevos fritos con patatas XDDD

    saluditos!

    ResponderEliminar
  4. Ya he votado!
    Yo no puedo con el hígado (de ternera y cerdo) y la casquería en general. Es lo único con lo que no puedo.

    Espero con interés el resultado de esta encuesta.

    ResponderEliminar
  5. Tanto las setas como los mejillones son alimentos muy proclives a generar intoxicaciones. A lo mejor el cuerpo es más sabio de lo que pensamos.

    Te sigo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. CreatiBea por ahora parece que el hígado tiene bastantes detractores, jeje.

    Jaal, pues mira, no lo había pensado así pero es un buen motivo para no tolerarlos bien :) Gracias por comentar!

    saluditos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, he puesto el hígado por el trauma infantil que tuve con él, que si era muy saludablle, que si tal y cual y ahí estaba el hígado presto a ser ingerido por mí.

    No sé si lo sigo odiando, no creo, aunque tampoco lo he vuelto a catar.

    Quizá también pudiera incluir en la lista de odiados los dátiles.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. A mí me gustan, pero prefiero otros productos. Yo también comencé a comerlas tarde, pero no fue ningún trauma su deglución :-P La coliflor está que te mueres, y con bacalao aún más. Creo que hay más gente de la que parece a la que le gusta esta verdura. Joer, Lillu, el mejillón qué rico está! No sé como no te gusta. Creo que no hay ningún marisco que no me guste. El hígado también me gusta lo suyo. Encebollado está de vicio. La verdad es que no sé como puedo estar tan flaco, carallo! :-D
    Si tuviera que elegir alimentos que a penas me gustan diría el aguacate, la faneca (QUE NO SABE A NÁ) o el pavo, sobre todo en lonchas, en fiambre. Me da un poco igual, tirando a qué mal sabe…
    Un bico.

    ResponderEliminar
  9. Se me olvidó decirte, y al seguir leyéndote, que ya sé por qué no te gusta el mejillón. Pobre Lillu. Lo que te hicieron pasar tus padres de pequeña...bueno, supongo que lo harían por tu bien y seguro que no pensaban que lo pasabas tan mal al comerlos.
    Ciao

    ResponderEliminar
  10. Sese jaja, en mi familia pasaba lo mismo con el hígado. Mi madre llegó a picarlo y mezclarlo con la salsa de tomate de los spaghettis para que nos lo comiéramos, diciendo que olía así de fuerte porque era solomillo de ternera XDDDD

    Javi mi primera experiencia con el aguacate tampoco fue demasiado buena, más que nada porque me esperaba una hortaliza crujiente en vez de lo que me encontré XD

    Voten, voten!! Que aún están a tiempo :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  11. En mi familia, mi madre y yo somos los que mejor comer tenemos. Nos gusta todo, todo lo encontramos bueno. El resto nos critican diciendo que lo que pasa es que no tenemos paladar xDD

    Yo he votado que mi alimento más odiado no está en la lista, aunque realmente no tengo un alimento odiado: puedo comer una ostra cruda pero no más de una, por ejemplo. No encuentro agradable el apio, pero sí mezclado con otras cosas y no me gustaban los callos hasta que los probé con mucho pan.
    Las setas, un manjar, pero también influye la forma en que estén cocinadas.

    En fin, Lillu, que soy un tragaldabas y que está güeno tó. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JuanRa, en mi casa yo era la peor siempre para comer, y además de pequeña reconozco que me costaban casi todas las verduras, el pescado, la fruta... Con los años me acostumbré a muchos de los alimentos que antes no podía ni ver, y algunos incluso pasaron a ser de mis favoritos.

      El hecho de que te guste de todo hace mucho más fácil el invitarte a comer, jaja, sin duda! Cuando conocí a mi primer novio el plato especial que me cocinó para deslumbrarme fueron champiñones rellenos. No veas el esfuerzo que tuve que hacer para probarlos, jajaja.

      saluditos!

      Eliminar
    2. Alcachofas........PUAJ.


      Fdo venti

      Eliminar
    3. Venti, mira, otra de las verduras más odiadas que conozco! Olvidé ponerla sola en la encuesta, cachis!

      saluditos!

      Eliminar
  12. ¡Ya está! Sólo he votado lo más odiado (3 opciones). Luego hay otras que tampoco me gustan como la remolacha, las sardinas, gambas... y otras que tolero, pero no me entusiasman. En cuanto a la carne, no como de pato, conejo, caballo y si puedo evitarlo, tampoco cordero ni ciervo.

    ResponderEliminar
  13. El plátano. El simple olor me revuelve las tripas y lamentablemente puedo detectarlo en un amplio radio de acción. Por cierto, que por lo que he hablado con bastante gente creo que es un alimento que o adoras o odias. No me encontrado con muchas personas que lo sitúen en un punto intermedio.
    No querría quedar de intolerante, pero tampoco soporto la casquería ni la leche en crudo. Yogures, quesos y derivados me gustan, pero la leche ni verla ni olerla, puajj!

    ResponderEliminar
  14. Noemí, pues entonces contigo pasa al contrario que con JuanRa; tendrían muchos más problemas para invitarte a comer! jeje. Yo sólo odio unas cuantas cosas en realidad, pero sí que luego hay bastantes que como si no me queda más remedio pero no me entusiasman en absoluto.

    César a mí me encanta el plátano XDD Y la leche, si es sola, mejor muy fría, pero en general no me disgusta ningún lácteo.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  15. Hace ya años que reduje considerablemente la ingesta de leche; no me va (sin embargo, el queso me chifla). Al brócoli le veo muy poca gracia, pero me lo como. Ahora bien, con lo que ya no puedo es con los higadillos o los sesos. Y mira que yo siempre fui de muy buen comer... ¡Ea, ya está! Acabo de votar por la casquería ;-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Ah, se me olvidaba: las setas me las como aunque con recelo, no me fío mucho. Y ya de la comida elaborada con lo que no puedo es con los kebabs. Por ahí sí que no paso. Por cierto, ¿acaba en 'b' o en 'p' esta palabra?...

    Más saludos.

    ResponderEliminar
  17. Kinezoe, pues creo que tu elección va bastante destacada en la encuesta, jaja. A mí el queso me encanta, pero debo limitarlo por el colesterol, pero como ya dije, no tengo ningún problema con la leche, a no ser que sea sola y tibia o caliente, que entonces me la puedo tomar pero no me gusta especialmente, aunque no me siente mal ni nada.

    Y kebab creo que sí se escribe así y a mí en general no me disgustan, aunque puedo contar con los dedos de una mano las veces que los he comido. La carne de cordero tampoco está entre mis favoritas.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  18. ¿champiñones insípidos? nooorl xD

    Pues a mí me gustna mucho las setas. Las alucinógenas aun no las he probado así que no sé jeje

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Möbius, a mí no me motivan ni unas ni otras, jajaja, qué quieres que te diga :P De todos modos, está visto que cada paladar es un mundo :D

      saluditos

      Eliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails