viernes, 30 de noviembre de 2012

Change my World

Bueno, digamos más bien que los cambios se limitan a mi parcelita del mundo, que comprende mi situación personal y este blog. La semana pasada estuve actualizando las páginas de Lillusion (los cuatro enlaces que tenéis debajo de la cabecera) para que se pueda acceder más fácilmente a la información. Tanto películas como libros y canciones están totalmente actualizadas hasta los últimos posts.

Para qué sirven esas páginas? Pues por ejemplo, si quieres buscar alguna película en concreto para ver si la he visto y reseñado en el blog, puedes ir a la página de Cine en Lillusion y buscar el título. Están ordenadas por orden alfabético. Con la página de Libros en Lillusion ocurre igual, sólo que en este caso aparecen por orden de lectura, desde el más antiguo hasta el más reciente. Las canciones de Música en Lillusion aparecen por años y con la fecha de publicación de su entrada correspondiente.

En lo que respecta a la sección de amigurumi, también he realizado unos pequeños cambios en la página de Amigurumi Lillu Creations, eliminando en este caso los links a las entradas y dejando solamente las fotos de los amigurumis en tamaño pequeño. Espero que así quede más claro de cuál se trata y su nombre, sobre todo en caso de que alguien quiera hacer un pedido. Los encargos para Navidades ya los tengo al límite, pero a partir del 25 de diciembre aceptaré nuevas peticiones. Aún así, si quieres algún amigurumi para regalar estas fiestas, consúltame sin compromiso en mi cuenta de correo y veré qué se puede hacer ;)

Pero el cambio más importante que anunciaré en este post es que, si todo sale bien, la semana que viene dejaré de ser una parada que ganchilla! Si se tercia contaré algún detalle más pero, por ahora, sólo puedo dar las gracias a todos los que me animaron en su momento para no desesperar y me repetían aquello de “tú vales mucho” aunque fuera mentira :P 

Se trata de un trabajo que nunca he desempeñado antes y en un sector totalmente desconocido para mí, por lo que estoy un poquito asustada pero con muchas ganas. Y mi banco se va a llevar un alegrón, que ya casi no recuerda la última vez que mi cuenta recibió una nómina. Pues eso, que espero que todo salga bien en esta nueva etapa laboral.

Si os apetece echadle un vistazo a los cambios y las actualizaciones de las páginas y recordad que siempre sigue abierto el concurso de las cabeceras en el lateral derecho, por si algún nuevo lector se atreve con ello. Venga, a ver si cambiamos la imagen de Lillusion también, que ya le va tocando!

miércoles, 28 de noviembre de 2012

El Hobbit

Hasta ahora no había leído esta novela, de la que la mayoría de la gente habla maravillas. Tenía un poco de miedo por la fama de espesa que tiene la obra mayor de J.R.R. Tolkien, “El señor de los anillos”, pero me convencieron de que “El Hobbit” era como un cuento y se leía mucho más fácil. Y la verdad es que tenían razón, ya que me enganché desde las primeras páginas y en ningún momento me atasqué ni bajó mi interés por el libro.

Era necesario leerlo porque el próximo mes se estrenará la primera parte de su esperada adaptación cinematográfica a manos de Peter Jackson, director también de la saga de “El señor de los Anillos”. Esta vez podré juzgar si los personajes y criaturas del cine se ajustan a lo que me he imaginado mientras leía el libro que, para eliminar suspenses, diré que me ha gustado mucho.

Aunque sé que casi todo el mundo conoce ya la historia de “El Hobbit” y posiblemente muchos de vosotros ya lo hayáis leído, advierto que este post puede contener algún que otro spoiler!.

Bilbo Bolsón es un hobbit que vive en la Comarca. Allí disfruta de una vida tranquila con los demás hobbits, dándose a placeres mundanos como la comida, la bebida, la hierba de fumar, el baile y el cante. Como si estuvieran en un tablao flamenco, vamos. Hasta que un día aparece Gandalf, un colega mago, que trae con él a una docena de enanos capitaneados por Thorin y lo embarca sin saber muy bien cómo ni por qué en una aventura que será de todo menos tranquila.

El curioso grupo se abre paso por territorios hostiles y se enfrenta a toda clase de adversidades con el objetivo de llegar a la Montaña donde el dragón Smaug custodia un importante tesoro. Los enanos pretenden recuperar los territorios de Erebor, que poseyeron siglos atrás, y su derecho a reinar de nuevo sobre ellos. En el camino, como era de esperar, se encuentran aliados de la causa pero también detractores, que harán lo posible para alejarlos y mantener la oscuridad y el caos en sus dominios. El famoso anillo mágico que otorga invisibilidad también hace aparición aquí por primera vez, en manos del orgulloso hobbit ávido de reconocimientos.

Trolls, elfos, dragones y otros muchos seres fantásticos paridos por la fértil mente de Tolkien pueblan esta narración que, en un principio, tenía un tono infantil del que con los años se fue renegando. Desde mi punto de vista no es en absoluto un cuento para niños, sino una revisión adulta sobre los horrores de la guerra, la codicia, la ira y la venganza, aunque está claro que la obra satisface a todo tipo de lectores por igual.

“El Hobbit”, escrito en 1932, bebe directamente del universo de “El Silmarillion”, libro de relatos fantásticos y cuentos de hadas que J.R.R. Tolkien estaba escribiendo al mismo tiempo que “El Hobbit”, pero que nunca publicó en vida. Además, la novela está directamente relacionada con los personajes y situaciones que aparecerán en la saga de “El Señor de los Anillos”, escrito como una secuela y que quizás algún día me atreva a leer. Por lo de pronto, “El Hobbit” es una delicia, un libro ameno, fácil de leer y muy entretenido, absolutamente recomendable por no decir imprescindible.

Puntuación: 9 sobre 10.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Berenjenas rellenas

Hacía ya mucho tiempo (demasiado) que no ponía una receta en el blog. Estoy cocinando y comiendo, no os creáis, lo que pasa es que normalmente no me acuerdo de hacer las fotos a tiempo. Eso en el caso de que sea un plato nuevo o diferente a lo que ya he presentado por aquí y que haya quedado lo suficientemente bueno como para ser digno de aparecer en esta sección.

El caso es que el otro día tuve un antojo culinario de berenjenas rellenas, algo que no había preparado nunca aunque sí había hecho algo parecido con calabacines. Como cenaba en compañía decidí rellenarlas con carne, que además creo que es la forma más tradicional de esta receta. Casi todas las indicaciones que encontré por internet eran similares, así que cogí la que más sencilla me pareció (que resultó ser ésta) y me puse a ello.

Mis ingredientes fueron: dos berenjenas medianas, unos 250 gr. de carne picada (mezcla ternera y cerdo), una cebolla mediana, un ajo picado, un pimiento verde pequeño, un par de lonchas de jamón serrano, (la receta original utiliza bacon, bastante más venenoso para mí, jeje), tomate triturado (de lata), dos lonchas de queso, aceite de oliva, sal y pimienta. Aparte, para la bechamel necesitamos dos cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de harina y leche desnatada a voluntad según el espesor que queramos.

Aunque en el enlace a la receta original está todo muy bien explicado, os cuento por encima lo que yo hice: lavé muy bien las berenjenas, las partí por la mitad a lo largo y les hice unos cuantos cortes en la carne. Las metí al horno rociadas con un chorrito de aceite y sal durante unos 25 minutos a 180º. Mientras, puse aceite en una sartén para sofreír la cebolla, el pimiento, el ajo, cortados muy pequeñitos y por ese orden. Finalmente añadí la carne, desmenuzándola bien. La carne necesitará unos 10 minutos, hasta que pierda su tono crudo. Cuando ya casi esté se añade el jamón serrano troceado. Se salpimenta, se deja un par de minutos más y se reserva.

En este momento ya deberían estar listas las berenjenas, así que las sacamos del horno y les quitamos la carne con cuidado de no romper la piel. Troceamos muy bien esa pulpa y la añadimos a la sartén con la carne, mezclando todo y dejando que se cocine unos 5 minutos. Añadimos el tomate triturado y lo dejamos otros 3 ó 4 minutos al fuego. Yo quizás lo tuve más tiempo, porque me gusta que la carne esté bastante hecha.

Después, en una sartén pequeña preparamos la bechamel. Cuando el aceite esté caliente se echa la harina y se revuelve, dejando cocer hasta que coja un color tostado (unos 2-3 minutos). Después se le va añadiendo la leche sin dejar de remover, hasta que la bechamel coja el espesor deseado. Esto hay que hacerlo al final para que la bechamel no se seque antes de usarla. Rellenamos las berenjenas con la mezcla de carne, las cubrimos con una loncha de queso (yo utilicé sólo unas tiras, no lonchas enteras) y regamos todo con la bechamel. Metemos de nuevo al horno durante unos 10 minutos o un poco más (en opción gratinar si queremos) hasta que el queso esté derretido o a nuestro gusto.

La verdad es que el plato quedó delicioso, aunque da bastante trabajo y no todos sus ingredientes me van bien, así que lo dejaré para ocasiones especiales. Tened en cuenta que la misma preparación se puede utilizar para rellenar calabacines e incluso patatas, y que la carne de ternera/cerdo se puede sustituir por pollo o atún.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Serenity

Cuando la serie “Firefly” se canceló en 2003, se hacía imprescindible una explicación a determinadas situaciones que habían quedado abiertas. Las ventas en DVD superaron todas las expectativas y los fans se unieron para exigir que la serie continuara, a pesar de la escasa audiencia que había tenido en sus inicios. Como el regreso de “Firefly” ya no era posible, su creador, Joss Whedon decidió rodar una película con los mismos protagonistas y misma trama principal. 

Se llamó “Serenity”, como el nombre de la nave donde viajan los protagonistas, y se estrenó en 2005.

Curiosamente, muchas personas descubrieron la serie después de ver la película, que no tuvo una taquilla espectacular pero casi llegó a cubrir los gastos de producción. Aunque los efectos especiales no están mal, las mejores bazas de “Serenity” son una historia interesante y unos personajes bien perfilados. Obviamente, parte del trabajo de guión y personajes ya venía hecho desde la época de la serie. Sin embargo, para los fans de “Firefly” la cosa seguía a medias y otros espectadores nuevos no acabaron de hilar bien lo que ocurría en la película al faltarle, claro está, información de la que sí disponían los que habían visto el programa de TV.

*** Spoilers! ***

“Serenity” cierra unas cuantas líneas argumentales pero se centra básicamente en River (interpretada por Summer Glau) y sus extraordinarias capacidades sensitivas. Se nos muestra cómo se llevó a cabo el rescate de la muchacha por parte de su hermano Simon y qué es lo que tanto temen de ella los responsables de la Alianza. De igual modo, conocemos así el origen de los Reavers y el porqué de su comportamiento. Por esa parte, la película plantea una historia original de ciencia ficción con muchos puntos a favor.

Pero en mi caso, tras haber visto los 14 capítulos de “Firefly”, echo de menos profundizar en algunas otras temáticas, como la misteriosa vida del pastor Book, un personaje que creo que habría dado mucho juego de haber continuado las emisiones televisivas. Lo mismo ocurre con la historia de amor platónico entre Mal e Inara, del que la película sólo deja ver destellos aunque ya llevan mucho tiempo de tensión sexual no resuelta. Algunas de estas historias fueron tratadas posteriormente en unos cómics editados por Dark Horse.

Me gusta, por otro lado, que cierren algunas historias cargándose a personajes principales sin ningún temblor de mano a la hora de escribirlo en el guión. Aunque dichos personajes habrían necesitado más desarrollo y protagonismo para que el espectador llegara a sufrir de verdad esas pérdidas, la actitud valiente de Joss Whedon me parece muy acertada para aportar cierto dramatismo realista al film. De ese modo se evita además la horrible previsibilidad de casi todas las películas de los últimos tiempos, en las que parece que un bueno va a morir pero al final no.

*** Fin de Spoilers! ***

Si viste “Serenity” y te gustó te recomiendo encarecidamente el visionado de “Firefly”. Son sólo 14 capítulos y en ellos podrás descubrir algunos detalles importantes sobre los protagonistas. Ambos productos se complementan y aunque, como dije, la película fue hecha con la intención de cerrar con propiedad la serie, cancelada abruptamente en 2003, se puede ver de forma independiente y no pierde un ápice de sentido.

Para ser una película de ciencia ficción resulta coherente y no abusa del recurso de las persecuciones y las explosiones para mantener la emoción. Tampoco se recrea en complicadas nomenclaturas científicas que no harían más que aportar confusión. Además, la cariñosa dirección de JossWhedon sobre su propia idea y su propio grupo de mercenarios de ficción se nota sin duda en “Serenity”. El resultado es un film entretenido, divertido y con la suficiente intensidad como para disfrutarlo de principio a fin.

Puntuación: 7 sobre 10.


martes, 20 de noviembre de 2012

Estaba poseído! (... o había comido mucho?)


Cerrada ya la encuesta sobre las películas de terror, han votado 27 personas que han repartido un total de 55 votos en las distintas opciones que os había propuesto. Muchas gracias a todos por participar, incluso (o sobre todo) a los que no soportáis las películas de miedo pero habéis querido dejar constancia de ello.

Según vuestras opiniones hay una clara vencedora: las películas de actividad paranormal, poltergeist, espíritus y similares. Se llevan la palma en causar miedito o, cuando menos cierto desasosiego, y son las preferidas por un 44% de los votantes. Les siguen de cerca las posesiones infernales, demoníacas y los exorcismos, con 9 votos (un 33%). Un poco más atrás, con 8 votos, se han quedado las inquietantes muñecas de porcelana, los payasos y otros objetos inertes que cobran vida de manera improvisada y con 7 votos los locos, los psiquiátricos, las agujas y otros entresijos del sistema sanitario y mental.


Curiosamente, hay un empate entre aquellos que reconocen que no ven películas de terror porque les dan mucho miedo y lo pasan fatal, y aquellos que aseguran que ninguna película de terror ha conseguido causarle otra sensación que no fuera sueño o risa. Cada una de esas opciones ha recibido cuatro votos.

Y por la cola, el cine gore, que no ha conseguido despertar ni un solo grito de pánico entre los lectores y se ha quedado a cero en las votaciones. Cierto es que la mayoría de esas películas están hechas en clave de humor o tienen otros ingredientes terroríficos para causar miedo independientemente del número y estado de las vísceras que se muestren. Yo sigo con curiosidad por ver “Ovejas asesinas”… vosotros no? :D

De entre las películas que más habéis nombrado, “El exorcista”, “El resplandor” y “La profecía”-“La maldición de Damien” parecen ser las que más acojonan. Una opción de cine de terror con niños quizás habría dado juego también en la encuesta, lo que pasa es que se me ocurrió tarde. La opción de “niños asiáticos” tendría fijo algunos votantes entre mi círculo de amigos cercano, jaja.


Y teniendo en cuenta que regalar una muñeca de porcelana NO es buena idea, os dejo hasta la próxima encuesta, que ya está bullendo en mi cabeza! Gracias a todos por haber ahondado en vuestros miedos cinéfilos y compartirlos con nosotros.

*** El título del post es un pequeño guiño a la pieza de Les Luthiers “El sendero de Warren Sánchez”.

*** El amigurumi no es mío (ya me gustaría!). Se titula “Exorcist playset” y está realizado por Croshame.

domingo, 18 de noviembre de 2012

The Ballad of Serenity


El tema “The Ballad of Serenity” está compuesto por el propio creador de la serie “Firefly”, Joss Whedon, e interpretado por el veterano cantante americano de blues Sonny Rhodes. La canción es una perfecta seña de identidad para este western de ciencia ficción ambientado en el espacio del futuro. Como tema de cabecera acaba siendo, además, muy pegadizo.

Whedon compuso la canción antes de rodar la serie y pregrabó el mismo una versión, que se puede escuchar en los extras del DVD. El resto de la banda sonora de “Firefly” corre a cargo de Greg Edmonson, una música muy adecuada también para el estilo de la serie

Esta semana digamos bien alto que todavía somos libres y que no nos arrancarán el cielo mientras cantamos “The Ballad of Serenity”.

 

Take my love, take my land  
Take me where I cannot stand
I don't care, I'm still free
You can't take the sky from me.

*** No he encontrado ninguna versión original del tema en Spotify, pero si no podéis escucharla en GoEar aquí tenéis un enlace a un vídeo con la canción en YouTube.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Firefly

“Firefly” es una de esas series de culto que hay que ver. Aunque pudiera parecer más antigua, se rodó a principios de este siglo y se emitió una única temporada entre 2002 y 2003, bajo la forma de un western espacial. La serie fue cancelada tras emitirse 14 episodios debido a los escasos índices de audiencia, cuando apenas se habían desarrollado las tramas principales de un grupo protagonista absolutamente genial y cargado de carisma.


La acción nos sitúa en un nuevo sistema solar dentro de 500 años, cuando una nave llamada Serenity, de la clase Firefly, surca la galaxia en busca de negocios de dudosa legalidad. La ecléctica tripulación de Serenity está capitaneada por el excombatiente de la guerra civil Malcolm Reynolds. A su mando, su fiel compañera de batallas Zoe; el marido de ésta y piloto de la nave, Wash; el pendenciero Jayne; la inocente mecánica Kaylee; la acompañante (que no prostituta) Inara; y los viajeros accidentales, el Pastor Book y los hermanos Simon y River Tam.

*** Spoilers! ***

El grupo, que se dedica a realizar pequeños robos por encargo para subsistir, se mantiene alejado del interés de la todopoderosa Alianza gracias al prestigio que les aporta Inara, una acompañante de alto standing muy bien relacionada. Sin embargo, la presencia a bordo de un par de pasajeros imprevistos les convertirá en objetivo de todos los cazarrecompensas de la galaxia. Simon y su hermana adolescente River, con extraordinarios poderes psíquicos debido a los experimentos que el Gobierno desarrolló con ella, harán que no puedan pasar desapercibidos tan fácilmente como antes.

La temporada apenas da para iniciar unas cuantas líneas argumentales. En la que más se profundiza es en el estado mental de River y sus extrañas actitudes, que su hermano, un brillante médico, intenta desentrañar. Sin embargo, también tenemos al Pastor Book, un religioso entrado en años que intuimos posee una doble identidad que no llegamos a conocer en la serie, y la tensión sexual no resuelta entre el capitán Mal Reynolds e Inara, otro de los frentes que seguro habría merecido más espacio en “Firefly” de haber continuado las emisiones.

*** Fin de Spoilers! ***

La serie combina perfectamente la ciencia ficción de un futuro avanzado en tecnología pero vuelto a sus inicios en otros muchos aspectos. No se han conseguido superar las diferencias económicas o sociales a pesar del paso del tiempo y los progresos científicos. El entorno western, con aires steampunk ocasionales y leves (o no tan leves) inspiraciones en sagas como la de “Star Wars”, le da a “Firefly” un toque muy especial. El aderezo de humor negro no podría estar mejor encajado y los personajes están muy bien pincelados. Todos se dejan querer, incluso aquellos que pudieran parecer más mezquinos como Jayne. Vale, tenía que nombrarlo porque es mi favorito: tan primario, tan inconsciente, tan manipulable y, oye, tan atractivo para mi gusto! Esa perilla... :P


Casi todo el éxito de “Firefly” sobrevino tras la cancelación de la serie, durante su distribución en DVD. Los fieles seguidores de los personajes escritos por JossWhedon (creador también de otra serie de culto, “Buffy, cazavampiros”) hicieron fuerza para que la serie continuara y, aunque no lo consiguieron, el director sí que realizó un par de años después una película cortando algunos de los flecos que la serie había dejado, sobre todo en lo referente a River y el origen de su comportamiento. Aunque la película puede verse de forma independiente, los protagonistas son los mismos y la mayoría de las historias continúan casi en el mismo punto donde las dejó el programa televisivo.

En definitiva, una serie muy recomendable, con capítulos de alrededor de una hora cada uno, muy bien ambientados y entretenidos, con tramas autoconclusivas en cada uno dentro de la línea argumental general. Y por supuesto, mejor en versión original.


Puntuación: 10 sobre 10.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Qué miedo da esta encuesta!



Hace poco fue Halloween, noche en la que muchos disfrutan disfrazándose de criaturas terroríficas o revisando clásicos del cine de miedo. Como a mí lo de los disfraces no me va mucho, sí me gusta ver películas de terror. Y cuanto más me acojonan, más me gustan. Me encanta sufrir en el sofá mientras mantengo la respiración y que los hechos me sorprendan, que la situación se produzca de una manera inesperada y que el desenlace me deje con la boca abierta. No, no soy masoca, pero si la película es de terror se supone que eso es lo que debe transmitir, creo yo, al igual que una comedia debe hacer reír para cumplir su propósito. Sin embargo, ha habido pocas películas que hayan ejercido sobre mí ese efecto y, en los últimos años, apenas un par me han transmitido esa sensación de desasosiego tan placentera, porque ver escenas previsibles y sustos provocados por la música sí que no merece la pena.

Y en estas horas de divagación mental que me deja libre mi situación de inactividad laboral remunerada (estar en el paro, que se dice), me ha dado por pensar en lo que más miedo nos produce. Pero como el tema de los miedos, así en general, daría para una serie razonablemente larga de entradas en este blog (sí, la situación actual de nuestro país también da auténtico pavor, pero eso es otra historia), he decidido concretar un poco y ceñirme a lo que nos da miedo ver en el cine. Y, cómo no, con ello no se me ha ocurrido cosa más original que plantear una nueva encuesta en la que espero contar con vuestra más que demostrada entusiasta colaboración.


El caso es que a mí en el cine me da bastante miedo la locura. Es un filón bastante utilizado en las películas (recordemos unos pocos casos como “El resplandor”, “En la boca del miedo”, “Esfera”…) y plantean situaciones en las que, independientemente de la presencia de otros factores más o menos paranormales, nuestra mente es la principal protagonista. Creemos volvernos locos o nos volvemos locos en realidad? Nos consideran insanos cuando en realidad no lo estamos y, quizás al final, acabamos por creer que lo estamos realmente? Manipulan nuestras mentes con algún objetivo maligno? Los psiquiátricos y los trastornos de la personalidad siempre han dado mucho juego en el cine de terror y he de decir que a mí ese ingrediente me parece inquietante.


Otro de los elementos más utilizados en el género es el mundo de lo paranormal: médiums, espíritus, energías (renovables o no, jiji) y todo lo que conllevan. Los ejemplos más típicos serían “Poltergeist”, “Carrie”, “The ring” o de las más recientes la saga “Paranormal Activity”. Yo no metería en el mismo saco a las posesiones demoníacas y cualquier otro aspecto relacionado con sectas y religiones, aunque es cierto que en muchas películas ambos conceptos tienen bastante cercanía. Hablaríamos ahora de “El exorcista”, “Stigmata”, “Poseídos” y similares.


Luego están los bichos: tiburones, pirañas, arañas, avispas, monos, perros, serpientes… cualquier animalito susceptible de convertirse en un voraz asesino, en muchas ocasiones abocado a ello por un gen mutante o una sustancia tóxica manipulada por humanos de forma claramente incompetente desde los primeros cinco minutos de película. Aquí suele entrar en juego nuestra fobia personal a cualquiera de estos especímenes; a ver quién es el valiente que reconoce que no entraba sin cierto recelo al mar en la playa tras ver “Tiburón”. No tengo muy claro si las películas de objetos que cobran vida cuando no deberían hacerlo encajarían también en la sección de "bichos" (consideramos al Chucky de "Muñeco diabólico" un bicho, un serial killer o un suceso paranormal?)


Íntimamente ligadas a las anteriores están las de criaturas. Pueden ser mayormente humanas como zombies, vampiros, licántropos y cualquier otra especie a medio camino entre la racionalidad humana y el instinto animal (películas como "[REC]") o extraterrestres, de aspecto humanoide o no, procedentes del espacio exterior y de comportamiento imprevisible. No pensemos en “E.T”, que el pobre más que miedo daba penica, sino en cosas como “Alien” o “Están vivos”.


Mención aparte merecen las películas denominadas gore, conocidas por su ingente presencia de sangre y vísceras (éstas últimas no siempre dentro de las cavidades correspondientes). A mí más que miedo me dan asco (y muchas veces risa), pero oye, eso también entra en la definición de películas de terror según los cánones de la cinematografía. Recordemos que Peter Jackson, antes de obnubilarnos con sus adaptaciones de “El señor de los anillos” y próximamente de “El hobbit”, se dedicó a recrearnos la vista con repugnante casquería en “Mal gusto” y “Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro”, dos grandes clásicos del género. La saga de Sam Raimi “The Evil Dead” también dio grandes momentos al cine gore


Por último señalaría las películas de asesinos en serie, muy relacionadas en parte con la categoría de locura. Unas veces debido a traumas infantiles y otras a problemas de adaptación social, los malos en estas películas suelen tener una manifiesta falta de piedad y se echan alegremente a las espaldas una cantidad ingente de muertos en apenas hora y media de metraje. Aquí estarían más clásicos imprescindibles como “La noche de Halloween” o la saga de “Viernes 13”, además de la ristra de "Saw", entre otras muchas películas de temática similar.


Como siempre la encuesta está situada en el lateral derecho del blog y para que se diversifique un poco he activado la posibilidad de elegir varias opciones y he añadido algunas respuestas un poco más concretas. También, por supuesto, están disponibles opciones para aquellos a los que ninguna película de miedo ha conseguido asustar y para esos otros que no se atreven a ver cine de terror porque, en efecto, les da demasiado miedo. Si no he nombrado vuestra peli de terror favorita no dudéis en compartirlo con nosotros en los comentarios!

Gracias por participar!

martes, 6 de noviembre de 2012

A la deriva


En Santa Cruz de Tenerife hay una librería que siempre tiene cómics de oferta, del estilo de tres por 10 euros. Aunque la mayoría son cómics desconocidos, la mayoría fallidos o números sueltos de series incompletas, a veces descubres pequeñas joyas literarias entre esos montones de obras que nunca funcionaron. “A la deriva” corresponde a una de estas compras.

Con una portada atrayente para mi gusto, su autor, el francés Michel-Yves Schmitt nos cuenta la situación de Luc, un joven actor fracasado que no encuentra su sitio. La relación con su padre, muy complicada desde siempre, le llevó a huir a Estados Unidos y cortar los lazos familiares. Durante esa temporada, su madre falleció sin que él pudiera enterarse y desde entonces no se lo ha perdonado, ni a su padre ni a sí mismo. Ahora, de regreso en su país y desengañado de la vida, volver a empezar se le hace cada vez más cuesta arriba sin ninguna motivación que le facilite la tarea.


Paralelamente, su situación sentimental tampoco es mucho mejor. Una tortuosa aventura con la nueva novia de su padre le ha terminado de llenar de rencor. No consigue afianzar ninguna relación y su tendencia destructiva se ceba en todos los que le rodean. Por eso, cuando conoce a Florianne en casa de unos amigos no se decide a acercarse a ella y prefiere recrearse en su amarga soledad, con la esperanza velada sin embargo de que algún día le rescaten.


A pesar de que el final es un tanto “convencional”, la historia me gustó mucho y el dibujo a color me pareció muy bueno y expresivo. El cómic supone una intensa reflexión sobre diversos aspectos de la condición humana, nuestro miedo a enfrentarnos con determinadas realidades y la inevitable sensación de vacío que nos invade cuando somos conscientes de no haber hecho lo correcto, aunque le echemos la culpa de ello a los demás. Las viñetas son muy directas y adultas y en general me parece una obra muy lograda.


“A la deriva” es la primera novela gráfica de Michel-Yves Schmitt, conocido previamente por sus tiras cómicas en varios fanzines. Cambiando radicalmente su estilo, este cómic intimista fue publicado por la revista francesa Patate Douce.


Puntuación: 8 sobre 10.


Related Posts with Thumbnails