viernes, 28 de diciembre de 2012

Post post-vacacional

Pues como indica el propio título de este post, ya he vuelto de mi semana de vacaciones en Santiago de Compostela, que este año me esperaba con menos frío e incluso menos lluvia que en años anteriores. Es un signo inequívoco de que el fin del mundo se acerca, independientemente de que los mayas erraran en sus predicciones.

Ha sido una semana ajetreada, con demasiada comida y más estrés del deseable, pero con los objetivos cumplidos de ver a casi todas las personas que he echado de menos durante este año de distancia física. Con otras no ha podido ser, pero seguro que en algún momento acabaremos coincidiendo.

Por lo demás, este último mes del año está resultando agotador laboralmente hablando aunque también razonablemente satisfactorio. Tengo a alguien a mi lado que me apoya, me abraza cuando lo necesito y además me hace reír, y eso lo hace todo mucho más llevadero. 

Con respecto a Lillusion, me quedan todavía pendientes algunas reseñas del ocio consumido durante estas últimas semanas, pero como no tendré demasiado tiempo es posible que las vaya postergando y las publique a principios del 2013. No echo de menos estar en paro, con todo el tiempo libre que eso conllevaba, pero sigo exigiendo días de 36 horas ya!

Espero que vuestras Navidades estén siendo agradables (mi espíritu navideño fue desintegrado por fuerzas desconocidas años ha) y que las disfrutéis todo lo posible, no vaya a ser que se acabe el mundo y os pille haciendo planes para el futuro.

*** Foto: Praza do Toural, Santiago de Compostela.

viernes, 14 de diciembre de 2012

El caballero oscuro: La leyenda renace

Tengo un montón de reseñas pendientes y poco tiempo para ponerme a escribir con calma, pero no quería dejar pasar el año sin dar un apunte sobre una de las pocas películas que vi en el cine en los últimos meses. Se trata de “El caballero oscuro: La leyenda renace”, la tercera y hasta ahora última entrega de la nueva saga de Batman interpretada por Christian Bale y dirigida por uno de los grandes realizadores de este siglo, Christopher Nolan.

Vamos a dejar aparte una crítica abierta hacia el doblaje, que cada vez me incomoda más a la hora de ver determinadas películas. Me resulta soso y poco natural en las voces y en muchos casos incluso desacertado en cuanto a traducción. En este caso, el doblaje del villano es de juzgado de guardia. Obviando ese detalle, la película está muy bien aunque a ratos va perdiendo fuerza y se torna previsible. Para mí el interés de estas nuevas revisiones del superhéroe han ido decayendo a medida que avanzaba el número de la secuela.

*** Spoilers! ***

En esta entrega, la ciudad de Gotham vive una temporada de calma y el millonario Bruce Wayne permanece recluido en su mansión, ensimismado en su dolor físico y emocional tras la pérdida de su amor. Pero alguien está muy interesado en perturbar esa paz. Usurpan su identidad y sitúan sus empresas casi al borde de la quiebra, obligándolo a vender sus acciones y a pedir ayuda a otros inversores, en los que Wayne no sabe hasta qué punto puede confiar. Los productos desarrollados por sus compañías son demasiado peligrosos para caer en las manos equivocadas.

Al frente de todo este plan parece estar Bane, un vengativo terrorista que le obligará a ponerse de nuevo el traje para salvaguardar el bien y el orden en la ciudad y el suyo propio. En la hazaña contará con el apoyo de sus aliados de siempre y alguno nuevo, como una joven y guapa ladrona de guante blanco que primero intentará robarle pero luego se dejará caer en sus brazos y le sacará de algún que otro apuro. Sin embargo, los contratiempos se acumularán y el renacido Wayne deberá eludir también a todos aquellos que sólo ven en él a un elemento desestabilizador de la sociedad.

*** Fin de Spoilers! ***

Nada demasiado novedoso en el argumento, la verdad. Se trata de una peli bastante lineal que se adapta muy bien a lo que pide el público hoy por hoy, sin ahondar en cuestiones más complejas. El film reúne a un elenco de actores muy conocidos que por sí solos ya venden perfectamente el producto, colocándole al final la etiqueta “Batman”. Al margen de que yo soporto poco a uno de los principales reclamos de esta película (Anne Hathaway), el resto del reparto me parece que está muy correcto y el film está bien contado y resuelto, como no podía ser de otro modo en algo realizado por Christopher Nolan.

Sin embargo, "El caballero oscuro: La leyenda renace" me pareció a ratos demasiado previsible. Para mí es la más floja de esta trilogía basada en los cómics de Batman (la primera fue "Batman begins" en 2005 y la segunda "El caballero oscuro" en 2008) y la más convencional, por así decirlo, la que menos me ha aportado tanto a nivel argumental como visual. Es entretenida y no puedo decir que no me gustara, porque sí me gustó y disfruté viéndola, pero creo que deberían dejar de tirar ya del hilo del murciélago. De hecho, creo haber leído en algún sitio que Bale y Nolan han renunciado a seguir formando parte de los sucesivos proyectos de Batman, decisiones que me parecen muy acertadas, desde luego.

Puntuación: 7 sobre 10.

martes, 11 de diciembre de 2012

Son, 80 días son, 80 nada más...

How Long Could You Survive Trapped In Your Own Home?

Hace ya algún tiempo (bastante, pongamos... 5 años :P ) publiqué los resultados de una serie de tests divertidos que alguien ideó para que perdiéramos algo de nuestro preciado tiempo de ocio. Revisando cosillas del blog me he encontrado con aquel post y me he echado unas cuantas risas, la verdad.

El caso es que últimamente estoy bastante ocupada y apenas tengo tiempo para mi actividad bloguera, así que he decidido emplear el poco que me queda libre en contestar alguno más de estos estrafalarios tests. Sí, cosas sin sentido, mejor no preguntéis.  

Y el primero que me ha llamado la atención es el de cuánto tiempo podría sobrevivir encerrada en mi propia casa. A ver, yo soy de por sí un ser con un alto nivel de autismo social, por lo que no me sería complicado no salir de casa en un tiempo más allá de lo considerado prudencial. Otra historia sería en qué condiciones aguantaría esa situación antes de morir de inanición, por ejemplo. Y dice el test que estaría sin electricidad... Interneeeeeeeet!!!

Pues en fin, duda despejada: nada menos que 80 días! Sí, casi 3 meses podría aguantar aquí metida con la comida y bebida de la que dispongo ahora mismo y mi modesto kit de supervivencia. Creo que para cocinar tendría que quemar mis libros y esa idea no me gusta, pero bueno, peor sería morirme de hambre... hmmm.


Y hablando de morir de hambre, en caso de quedarme sin comida y tener que salir al exterior, podéis estar tranquilos ya que mi nivel de canibalismo parece ser bajo. Tengo un 28% de posibilidades de comerme a mis amigos en caso de quedar atrapada en una ventisca, así que podéis viajar conmigo tranquilamente que no estoy por la labor de revivir la tragedia del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en Los Andes.

Eso sí, según otros dos tests que no he podido linkear con éxito, en caso de que mis amigos (cabrones!) sí decidan alimentarse con mi atlético y escultural cuerpo, éste daría para saciar a un total de 10 caníbales y mi sabor se acercaría al del tofu tostado. Oye, pues no soy mal menú, visto así :P

Si os apetece probar más tests de este estilo, seguid los enlaces de las imágenes y, por favor, compartid con nosotros vuestros resultados!!

martes, 4 de diciembre de 2012

Habibi

Por mi último cumpleaños (hace ya algunos meses) recibí este precioso regalo por parte de J., un cómic escrito, dibujado y encuadernado como una auténtica obra de arte. Anteriormente había leído del mismo autor, Craig Thompson, “Blankets” y me había gustado mucho, por lo que “Habibi” despertaba en mí bastante expectación. Cuando por fin le tocó el turno de lectura, ante mí se abrió la puerta a un paraíso atemporal repleto de simbología islámica, ancestrales leyendas religiosas y aires místicos envueltos en retazos de modernidad y cruda realidad contemporánea.

*** Spoilers! ***

Esta novela gráfica cuenta la historia de Dodola y Zam, dos esclavos que unen sus vidas por azar cuando apenas son todavía unos críos. Condenados a sobrevivir, Dodola vende su cuerpo a los comerciantes de las caravanas a cambio de algo de comida, mientras el pequeño Zam busca agua, un bien escaso en el desierto donde han convertido un viejo barco varado en su hogar. Pero los niños crecen y sus sentimientos dejan de ser fraternales para convertirse en algo tan incómodo como inevitable, que al mismo tiempo los une y los separa.

Dodola acaba en un harén, siendo la preferida del sultán pero amargada por su soledad y por la ausencia de Zam. Adormilada por el opio ve pasar los días, las semanas y los meses, mientras el pequeño esclavo negro, ya adolescente, se deja caer en la marginal filosofía de la familia de eunucos de la ciudad. Hasta que un día el azar hace que se reencuentren y, aunque como fugitivos, inicien una nueva vida juntos, imperfecta y quebrada, pero donde el amor estará por encima de cualquier otra cosa.

*** Fin de Spoilers! ***

Los protagonistas viven un gran amor que, cuanto más grande es, más dificulta el poder avanzar. El autor analiza los entresijos del cuerpo y el alma, las decisiones que van a condicionar su futuro de por vida y sus dudas a la hora de tomarlas. Y cada uno de los caminos que escogen Dodola y Zam ya fue elegido antes por alguien más, que dejó escritas sus impresiones en el Corán, libro que Thompson toma como referencia para muchos pasajes del cómic y que lo convierte en una profunda reflexión espiritual.
A caballo entre las tradiciones religiosas cristianas y musulmanas, entre lo ancestral y la modernidad, entre lo onírico y lo real, “Habibi” nos muestra además una cruel visión de una sociedad donde unos dan órdenes y otros las acatan sin condiciones. Nuestra impresión es la de que el mundo se ha quedado anclado varios siglos atrás en un lujurioso jardín donde nos cuentan fragmentos de “Las mil yuna noches”, obra con gran influencia en esta novela gráfica. Sin embargo, la historia transcurre en la actualidad, en un lugar inconcreto con aires árabes donde las diferencias de clase son tan palpables como en cualquier otro país que conozcamos del denominado tercer mundo.
 
CraigThompson publicó “Habibi” en 2011, tras 7 años de intenso trabajo. El cómic tiene unos delicados dibujos en blanco y negro y una cuidadísima presentación en sus más de 600 páginas. La historia y los personajes principales despiertan una ternura infinita y el lector acaba sintiendo cómo su sufrimiento traspasa el papel.

“Habibi” es una preciosidad de principio a fin, una novela gráfica maravillosa de esas que se saborean, se palpan, se ríen y se lloran. En definitiva, se viven.

Puntuación: 10 sobre 10.

Related Posts with Thumbnails