viernes, 9 de enero de 2009

Contrato con Dios

La realidad suele ser la mejor fuente de inspiración para muchos artistas, tanto pintores como músicos o escritores. El dibujante y guionista Will Eisner toma precisamente pinceladas de la vida diaria para retratar los bajos fondos neoyorkinos y dar luz a unas cuantas historias crudas en “Contrato con Dios” (la edición que yo he leído lleva el título de “Contrato con Dios y otras historias de Nueva York”, publicada en 2002).

Eisner está considerado un pionero en el mundo del cómic y una eminencia a nivel de narración gráfica, que innovó notablemente en la forma de crear y contar historias a través de texto y dibujo. Su obra “Contrato con Dios”, publicada en 1978, está considerada como la primera
novela gráfica, formato que posteriormente adoptaron muchos profesionales del cómic como Frank Miller, Alan Moore, Bryan Talbot o Jiro Taniguchi.

Aunque yo no suelo fijarme mucho en el dibujo, el conjunto de este libro resulta muy coherente y el texto está perfectamente adaptado a las desgarradoras imágenes. La técnica en blanco y negro enfatiza la seriedad de estas historietas que, hasta entonces, estaban enfocadas casi exclusivamente al público infantil y adolescente. Las novelas gráficas hacen que el cómic se convierta en un entretenimiento más adulto y con ello llegan temas más orientados hacia ese nuevo público: sexo, política, economía…

En “Contrato con Dios” el autor publica cuatro historias que suceden en el barrio del Bronx en los años treinta, consecuencias reales de la soledad, desesperación, crueldad, egoísmo y otros tantos sentimientos potenciados por la penuria económica de aquel entonces.

*** Spoilers! ***

La primera historia del cómic, la titulada originalmente “Contrato con Dios”, narra las desventuras de un empresario judío que lleva una vida ejemplar hasta que su joven hija fallece inesperadamente. El hombre decide entonces romper el contrato que creía haber firmado con Dios y se dedica a enriquecer su fortuna sin importarle si hace bien o no, ya que si Dios no ha cumplido su parte del acuerdo, él tampoco tiene por qué cumplirlo. Las siguientes tres partes narran la ambición de un cantante callejero alcohólico y maltratador; la depravación sexual del encargado de un pobre edificio de viviendas unido a la maldad de una retorcida niña; y las vacaciones de unos cuantos trepas de clase media-baja que sólo aspiran a encontrar un buen partido a cualquier precio, que les propicie el lujo con el que sueñan.

Teniendo en cuenta que esta obra se publicó en 1978, considero que tiene mucha más libertad expresiva que cualquier novela actual. Eisner afirma que gran parte de las cosas que cuenta en sus libros se basan en hechos reales que él conoció cuando vivía en uno de esos edificios de la zona obrera de Nueva York. Hoy en día no se puede hablar abiertamente de determinados temas sin que lluevan las críticas o te denuncien por apologías varias, como por ejemplo el sexo con menores o la violencia familiar. Mostrar ahora ese tipo de situaciones sin reprobación directa podría tener un precio muy alto para un artista, lo que constituye sin duda un arma de doble filo.

*** Fin de Spoilers! ***

Nos encontramos pues ante una novela gráfica dura que nos deja una amarga sensación de satisfacción. Advierto que no es un cómic adecuado para mentes sensibles, pero a mí personalmente me ha gustado mucho (me apasionan las historias de perdedores, qué le voy a hacer) y me ha dado ganas de leer más material de este autor. Recordemos que Eisner se ha puesto ahora de moda gracias a la adaptación cinematográfica de su cómic
“The Spirit”, que se estrenó en España el pasado 25 de diciembre.

6 comentarios:

  1. Anda, pues pensaba que The Spirit era de Frank Miller, como ha dirigido la peli...
    La verdad es que nunca he leido una novela gráfica, pero ando detrás de Watchmen, que también se estrenará en cine dentro de poco.

    ResponderEliminar
  2. Angus->la película de Spirit ya se podía haber llamado el "Enmascarado de la corbata roja" ya que no se parece en nada al cómic, de hecho para mí lo único que toma del cómic es el nombre.

    Lillu-> he oído hablar mucho de "Contrato con Dios" y nunca he podido tener en mis manos un ejemplar, a ver si Ingrid se lo apunta para mi cumple... ;-)

    ResponderEliminar
  3. Angus yo todavía no he visto la peli, pero me da que Frank Miller ha querido repetir el éxito que tuvo con "Sin City" utilizando las mismas armas. Y me da a mí que un cómic no tiene nada que ver con el otro.

    Sobre "Watchmen", te lo recomiendo encarecidamente. Hay un post sobre ello en mi blog, por si quieres buscarlo. Además, te diría que lo leyeras antes de ver la película, porque vale la pena y porque tengo dudas de la atrocidad que pueden cometer con la adaptación al cine :D

    Fab si Ingrid no se acuerda pásate por aquí, que nosotros tenemos uno en casa y seguro que GeekDraz te lo presta :D (por cierto, cuándo es tu cumple? :P)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  4. Mi cumple es dentro de 3 años que quiero ser eternamente joven... :D

    Saludos al Geek de mi parte ;)

    P.S. Entérate sigilosamente los títulos de los libros del brujo que tiene, yo aquí tengo "La Espada del Destino" que me presto. ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo, como Angus, tampoco he leído nunca una novela gráfica, pero desde luego la has sabido vender muy bien. No se te daría nada mal trabajar como crítica literaria.

    ResponderEliminar
  6. JuanRa, pues te recomiendo igualmente "Watchmen", que es una pequeña joya. Hay un comentario sobre ella en el blog, por si quieres echarle un vistazo.

    Y gracias de nuevo por los piropos, así da gusto escribir :D

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails