sábado, 30 de enero de 2021

El macarrón Napoleón

El macarrón Napoleón

Desde siempre me recuerdo escribiendo cosas. De pequeña escribía historias inventadas, cartas a amigas; después diarios, listas de actividades que quería hacer, más cartas; luego reflexiones, retazos alegóricos de mis vivencias; más tarde noticias, notas y textos para mi trabajo; y mucho después llegó este blog. Tengo dos novelas que posiblemente jamás verán la luz, una porque tardé más de 8 años en terminarla y perdió toda vigencia, y otra que permanece inacabada desde hace ya bastantes años, en espera de ese final inspirado que nunca llega. Cada vez que las reviso les cambio cosas y soy absolutamente incapaz de cerrarlas definitivamente y darlas por buenas. 

A lo largo de mi vida he compartido poco mis textos, sobre todo por vergüenza y porque he estado rodeada de escritores mucho mejores que yo al lado de los cuales me siento pequeñita. Los privilegiados que han leído algo escrito por mí son mis parejas, amigos íntimos o personas que en su momento consideré de confianza para abrirles ese trocito de mi intimidad literaria.

Y hoy vengo a romper esa línea. ¿Por qué? Pues quizás porque me doy cuenta cada vez más de la fugacidad de la vida, de nuestra existencia finita y de que, sea bueno o malo, tenga o no calidad, todo lo que creamos y no compartimos o mostramos al mundo acaba por morir. Sigo a algunos escritores aficionados en redes sociales y los admiro por ser capaces de ofrecer sus trabajos sin el pudor que a mí me da abrir esa vertiente de mi creación. Que oye, igual también lo sufren, pero seguro que lo manejan mucho mejor que yo.

El caso es que hoy quiero sacar a la luz la breve historia del macarrón Napoleón, una inocente pieza de pasta que creyó haber encontrado la razón de su existir pero se equivocaba. Tiene moraleja, como las fábulas clásicas, así que leedlo con cariño, empatía y la benevolencia que da saber que fue escrito hace ya un buen montón de años y posiblemente contenga más errores que aciertos dentro del género literario en que se ubica. Y sobre todo tened en cuenta que posiblemente todos hemos sido el macarrón Napoleón en algún momento de nuestras vidas.

Hoy en Lillusion, en absoluta primicia digital, 

 

"El macarrón Napoleón"

Esta es la historia de un macarrón que quería dominar el mundo. No era un macarrón común; era un hermoso tiburón rayado de sémola de trigo duro, redondeado, de primera calidad y totalmente original, nada de novedades al huevo o con espinacas. Él era un ejemplar de pasta tiburón de los de toda la vida.

Su idea de dominar el mundo surgió un día dentro del tarro de la pasta, mientras esperaba su turno para la cocción, la ingestión, la degustación, la deglución, la digestión y la desintegración. Se preguntó: ¿y si mi destino no es el de todos mis congéneres? ¿Y si yo he sido creado para ser algo más, para hacer algo grande y ser recordado como el mejor macarrón de la historia? Ahí comenzó a urdir su plan.

La estrategia era sencilla. Lo primero era huir del paso inevitable para todo macarrón: la cocción en agua hirviendo ligeramente salada. Dicho y hecho. Dos días después, mientras el bote de cristal se inclinaba hacia la olla al fuego, él se escurrió fuera del recipiente y saltó al suelo. “¡Vaya!”. Lo recogieron y lo echaron en un cubo de basura casi repleto. No fue agradable, pero nadie dijo que aquello sería fácil.

A última hora de la tarde alguien cogió la bolsa negra de basura, la cerró y la depositó en un contenedor comunitario de desechos. El macarrón se encontró solo dentro de la bolsa, rodeado de cientos de productos extraños, la mayoría en muy mal estado. Pero enseguida comprendió que todo héroe tiene que pagar su precio por alcanzar la inmortalidad y él estaba dispuesto a hacer lo que fuera para lograr su objetivo. De hecho, su plan avanzaba con paso firme y estaba seguro de no haber dejado nada al azar.

Durante las dos o tres horas siguientes trabajó mentalmente en su estrategia, endulzando sus harinas con las mieles de un triunfo que no dudaba en conseguir. Después, alguien vació todas las bolsas del contenedor en un enorme camión. Se acercaba el segundo paso de su plan, para el que tenía que estar preparado. Se alisó las rayas y se aclaró su voz gruesa de tiburón.

Cuando el camión volvió a ponerse en marcha, se deslizó hacia un agujero de la bolsa y salió de ella, para encontrarse en medio de un paraíso de basura grasienta y maloliente. Aguzó la vista, buscando lo que le interesaba y, en la distancia, divisó una espiral de zanahoria, un par de fideos de sopa escuálidos, dos tiburones rayados, aunque de otra marca peor que la suya, una estrellita de sopa integral y unos cuantos spaghetti lisiados. Se acercó al grupo hinchando la barriga.

-        ¡Hola, hermanos macarrones!

-        Qué hay, tiburón – contestó una voz de entre aquella chusma de pasta.

-        ¿Qué hacéis por aquí?

-        Pues yo estoy planeando dominar el mundo – dijo la espiral naranja.

-        Yo también, - añadió presto uno de los fideos – pero aquel spaghetti nº2 de allí ya tiene a una docena de seguidores.

-        Y yo soy el macarrón pluma que dominará el mundo – dijo otro que acababa de incorporarse al grupo.

-        ¿Y tú qué haces por aquí, tiburón? – le preguntó con desinterés la estrellita.

-        ¿Yo?... Yo… yo nada, me caí de la olla donde me iban a cocer.

-        Vaya, qué putada, tío.

El macarrón se alejó cabizbajo avergonzándose de su soberbia y deseando ser aplastado por la siguiente vuelta del triturador del camión de la basura.

 

(c) By Lillu

sábado, 2 de enero de 2021

Reto de lectura 2020

Como prometí hace unos días, aquí regreso para confirmar que no he podido alcanzar mi reto de GoodReads del 2020. Lo tenía difícil y se me echaba el tiempo encima a pesar de que el número de lecturas que me propuse era más bien modesto: sólo 25 libros. Al final conseguí llegar a los 23, que tampoco está tan mal teniendo en cuenta que no es la única actividad de mis ratos de ocio.

Para el año que viene he vuelto a situar el reto en 25, a ver si con un poco de perseverancia consigo alcanzarlo e incluso (ojo que me vengo arriba) superarlo.

Casi todas las lecturas de este año maldito para muchos (para mí no tanto, más bien al contrario) han sido satisfactorias y me han abstraído del mundo de una forma muy agradable. He leído poco pero cuando me metía en un libro lo hacía a tope, sintiendo todo lo que allí se contaba y saboreando cada párrafo. Quizás haya sido suerte, pero en este año pasado he abandonado sólo un par de libros con los que no llegué a empatizar desde el principio. El resto me han gustado bastante en general y unos cuantos me han encantado. Procedo a detallar los 5 libros leídos en 2020 que más me han llenado, a ver si coincidís conmigo en alguno:

Me propuse seguir con Paul Auster y ha sido una buena elección. "Tombuctú" es la tierna y sobrecogedora historia de un vagabundo y su perro, dos almas que se entregan la una a la otra para alejarse de la crueldad diaria del mundo en el que viven. Una obra dramática y esperanzadora a partes iguales que no nos puede dejar indiferentes.

Azuquahe Pérez es un médico neurólogo canario que actualmente trabaja en Las Palmas. Este libro relata cómo afectan los déficits cognitivos de pacientes con Alzhéimer u otras demencias a través de la prueba del dibujo de un reloj de agujas. Con explicaciones sencillas y adaptadas para todos los públicos, los ejemplos nos acercan a cómo puede funcionar la mente de una persona con una enfermedad neurológica degenerativa. Un libro escrito con un cariño infinito y que supone una revisión necesaria para ir avanzando poco a poco en la comprensión de las demencias no sólo por parte de los profesionales sino también de los familiares y el entorno.

Una obra opresiva, donde el peso de la nieve cubre no solo lo material. Un joven accidentado se ve obligado a permanecer en un pueblo aislado durante el invierno, sin electricidad y con pocos víveres, al cuidado de un anciano cascarrabias que tampoco desea estar allí. Enfrentamientos, reproches y frustraciones plagan esta novela que con cada página nos hunde más en su nieve literaria.

Uno de mis cómics favoritos fue este relato gráfico del encuentro entre el político Eduardo Madina y Fermín Muguruza en 2016. Una víctima de ETA y un activista abertzale dialogando sobre el conflicto vasco, sus posiciones antagónicas y sus puntos de encuentro. Una novela gráfica bonita, muy documentada, equilibrada y coherente.
Mark Oliver Everett es el alma de Eels, una banda unipersonal cuya música me encanta. La historia de Mr. E es un relato intimista en primera persona, doloroso a ratos, revelador, esperanzado a veces y muy sincero, revisando las letras de sus canciones tocadas por la depresión y la tragedia. Es el libro que más intensamente he disfrutado en 2020, leyendo mientras escuchaba la música de Eels.

Me doy cuenta de que la mayoría de mis lecturas han sido muy dramáticas, relacionadas con las partes más oscuras del ser humano, con los que he sufrido mucho pero que al mismo tiempo me han transmitido muchísima felicidad lectora.

Related Posts with Thumbnails