jueves, 20 de enero de 2022

Cambia todo

Pues entrado ya el 2022 es un momento muy apropiado para cambiar la música del blog. Y nada mejor que este tema que precisamente se titula "Cambia todo" y nos sumerge de lleno en la multitud de posibilidades que nos ofrece el nuevo año. Tengo una lista de propósitos para mi MMORPG personal v.022 que ya empieza a cumplirse (sí lillusianos, no he esperado ni a que se enfriara el cadáver de 2021) y que os iré dando a conocer si se tercia en próximas entradas.

Esta canción es una colaboración del artista murciano Muerdo con el trío gallego Tanxugueiras, un tema de fusión que nos avanza el futuro de la música desde ya mismo, un cruce de tendencias y una mezcla de sonidos destinados a renovar los gustos de los oyentes. A pesar de lo poco que les gusta a algunos el término "fusión" aplicado a la música, es inevitable que los nuevos artistas creen temas influenciados por estilos diferentes y a veces muy dispares. Ya lo hizo en su momento Rosalía con su extraña combinación de flamenco, trap, pop y otros estilos que para muchos es un sacrilegio y para otros una genialidad.

Tanxugueiras es un grupo de pandereteiras que opta a representar a España en el próximo festival de Eurovisión con otra canción que aúna tradición y modernidad, "Terra". Personalmente me gusta bastante su trabajo y creo que la colaboración que han hecho con Muerdo es una preciosidad, así que ahí os dejo este tema para empezar el año con esos cambios importantes que deben, siempre, mejorar nuestras vidas.

martes, 4 de enero de 2022

Reto de lectura 2021

Como ya hiciera el año pasado por estas fechas, os comento hoy mi Reto de Lectura 2021, recogido en la comunidad de GoodReads. Para mi sorpresa, he superado el reto, ya que he leído un total de 30 libros, 5 más de los 25 que me había propuesto y que no alcancé en 2020. Aunque no hay obras demasiado largas, he leído casi 2.000 páginas más que el año anterior y he de decir que me siento bastante orgullosa.

Este año he dedicado más tiempo a la lectura y lo he hecho de forma más relajada. Me encanta la sensación de verme atrapada por un libro y leer sin parar durante un buen rato. De esas lecturas, ocho han sido novelas gráficas y, aunque he vuelto a abandonar un par de libros este año, en general he disfrutado mucho de mis elecciones. Vuelvo a insistir con las historias tristes y las tragedias, que son los libros que precisamente más me enganchan, qué le voy a hacer. Allá van mis favoritos de 2021:

La tregua (Mario Benedetti)

Este libro fue un bonito regalo que me hicieron y lo disfruté muchísimo. Aunque todavía hay demasiados autores clásicos pendientes en mi repertorio, voy poco a poco intentando darles cabida en mi universo literario. La verdad es que no sé cómo había tardado tanto tiempo en leer a Benedetti, porque esta obra me ha parecido dolorosamente maravillosa. Seguro que repetiré con él.

Regreso al Edén (Paco Roca) 

Uno de los cómics que más me ha gustado este año. Paco Roca es un habitual en mis estanterías físicas, ya que el resto de lo que leo lo hago prácticamente todo en digital. En esta novela gráfica vuelve a ahondar en la familia, las historias oscuras del pasado, los secretos que planean sobre cualquier grupo y las complicadas relaciones de aquellos con los que estamos unidos por sangre.

Open (Andre Agassi) 

No acostumbro a leer biografías, pero con este libro del tenista Andre Agassi hice una excepción ya que lo seguí mucho durante su carrera deportiva y me despertaba curiosidad su historia personal, que había conocido a retazos. Es un libro interesante y, sobre todo, muy honesto al contar su infancia, su relación con el tenis y sus sentimientos hacia las personas que lo rodean en cada época de su vida.

El país de las últimas cosas (Paul Auster)

Otra vez Paul Auster me cautiva. Es cierto que no puede fallar conmigo con una historia postapocalíptica, dramática hasta la extenuación y cargada de aristas, pero de nuevo consigue que no pueda parar de leer, que me emocione y que viva todo lo que me cuenta como si estuviera allí. Cuando necesito reconciliarme con la literatura siempre vuelvo a él.

Esperando a Mister Bojangles (Olivier Bourdeaut)

Una sorpresa, cuyo inicio me descolocó un poco pero que a medida que avanzaba me fue enamorando. Es una fábula muy tierna con toques de realismo mágico, una historia de penas y alegrías, de amor y locura, contada a través de los ojos de un niño. Lo leí gracias a la actriz Maribel Verdú, ávida lectora que suele compartir en Instagram los libros que lee y que me ha descubierto verdaderas joyas literarias.

Los asquerosos (Santiago Lorenzo)

A pesar de que he visto opiniones muy negativas de esta novela, sobre todo por su vocabulario rebuscado, he de admitir que yo la leí con una avidez de lo más satisfactoria. La historia me parecía tan real y tan cercana que obvié todo lo demás. Mezcla de una manera sublime la crítica social con la supervivencia rural, aderezado con toques de humor que a veces rozan el absurdo.

Canciones de amor a quemarropa (Nickolas Butler)

Una novela intensa que me enganchó casi desde el principio, con retazos de la vida rural de un grupo de jóvenes en la América profunda. Me gustó especialmente el perfilado de unos personajes que nos van contando la misma historia común desde sus puntos de vista personales, cómo poco a poco se han convertido en adultos que arrastran consigo todos los errores y aciertos de su trayectoria vital.

Agnes (Javier Peña)

Otro regalo bonito que me hizo una gran amiga, obra que quizás nunca habría descubierto de otro modo. Es un libro muy intrigante, como un clásico de novela negra, con un fuerte componente de juego psicológico y un plus añadido de escenarios conocidos (parte de la historia transcurre en Santiago). Me mantuvo en vilo durante los días de lectura y me inquietó más de lo que me esperaba. 

Todos estos libros tienen en común que me despertaron multitud de sentimientos: dolor, miedo, alegría, excitación, angustia, tristeza, rabia, ternura,... Leer significa para mí absorber historias, sentir que de repente las vives desde dentro, como si estuvieras en una esquina del lugar donde transcurre la acción. No son libros para todo el mundo, está claro, pero para mí son los mejores de los leídos en 2021.

Y como me he crecido un poco con lo del reto, este año 2022 me propongo alcanzar de nuevo los 30 títulos. Además, estoy más predispuesta a salir de mi zona de confort, añadiendo más autores clásicos y géneros diferentes. Ya os iré comentando mis progresos.

jueves, 23 de diciembre de 2021

Mi vida es como un MMORPG

Instagram 2021. Poco pero escogido :P

Pues como dudo mucho que vaya a escribir más por aquí antes de que termine el 2021 voy a aprovechar esta entrada para hacer un pequeño balance. Ha sido un año variopinto, con situaciones difíciles que he superado como mejor he podido y también momentos agradables que me han reconciliado con el mundo y conmigo misma. Como últimamente tiendo al optimismo quiero creer que todos los contratiempos me han ayudado a ganar experiencia y a disfrutar más de los buenos ratos y las personas bonitas que han querido estar a mi lado en el proceso.

Ahora mismo veo mi vida como un personaje de cualquier MMORPG (Massive Multiplayer Online Role Playing Game) pero en plan costumbrista. En este juego de rol real y completamente online la elfa del bosque Lillu avanza enfrentándose a distinto enemigos, superando pruebas, ganando monedas, subiendo de nivel mientras acumula experiencia, mejorando habilidades y relacionándose con los distintos NPC (Non Player Character o Personajes No Jugadores) que se va encontrando en su camino. Hay mapas que tardan en cargar y otros que se pasan en un abrir y cerrar de ojos. La trayectoria de Lillu en este juego durante la temporada de 2021 ha sido más o menos así:

En mi área de juego llovía bastante

Lillu comenzó el año 2021 como arquera en un clan del gremio de clérigos, en cuyo lugar de reunión solía llover bastante. La organización era un tanto deficiente y, a pesar de los esfuerzos del personaje de Lillu (legal-bueno) por mejorar el rendimiento general del clan, varios personajes de alineamiento caótico dificultaban la labor. Para los no iniciados las características ético-morales de los personajes pueden verse aquí si nos basamos en el universo clásico de Dungeons & Dragons, por ejemplo. Entre la honestidad, la legalidad y la falta de escrúpulos, como ya intuiréis, existe una amplia variedad de comportamientos y en este juego cada jugador tiene su actitud personal y casi siempre inamovible ante los acontecimientos.

Castillo del Camino Largo, al estilo de GoT, que no se diga

Era obvio que Lillu no podía durar en ese clan plagado de inclinaciones malignas, pero había búsquedas que no podía completar en solitario, por lo que mantuvo su relación hasta que el clan la sustituyó por otro personaje neutral puro que encajaba mejor en las aspiraciones del grupo. Aunque al principio duele que prescindan de tus aportaciones y tu buena puntería como arquera, al final casi acaba resultando una liberación. Hay clanes cuyas normas chocan frontalmente con los criterios de tu personaje y que limitan el disfrute del juego, por lo que a la larga lo mejor es desligarse. 

Lillu es buena jugando sola así que adaptó sus capacidades a la nueva situación y se centró en las pruebas que podía completar sin el apoyo de un clan. Pasó a inscribirse por libre en el gremio de los druidas, realizando tareas de campo y mejorando habilidades personales, algunas muy útiles para su desarrollo élfico como Erudición Opositora y Escritura Creativa Celta y otras francamente prescindibles aunque enriquecedoras, como Degustación Avanzada de Chocolates.

La vida fluye, con Teide al fondo

La suerte quiso que apenas un mes después contactaran con ella de nuevo desde el gremio de clérigos, pero en esta ocasión desde un clan mucho más potente y alineado con sus intereses generales. Lillu pasó a desempeñar tareas de arquera similares a las que desarrollaba en el clan anterior pero con mejor equipo y una organización mucho más profesional y eficiente. Como colofón, el reparto de botín era también más justo y las condiciones de pertenencia al clan más ventajosas. Ahí conoció a nuevos personajes con los que desempeñó búsquedas inéditas, obteniendo mucha más experiencia y satisfacción personal y, sobre todo, se sintió mucho más integrada y apreciada que en su anterior clan. Cuando dedicas tantas horas a un juego es importante sentirte querido y respetado además de útil.

Vuelven los amaneceres bonitos

A mediados de año Lillu subió a nivel 47. Su equipamiento, a pesar de estar aún en buen estado, tiene ya tiempo y hay partes de la armadura que habrá que mejorar próximamente para poder enfrentarse con garantías a enemigos potentes que sólo atacan a jugadores veteranos, como Artritis Reumatoide o Condromalacia Rotuliana. Entrenando un poco más las características físicas, sobre todo la fuerza, y aumentando la adaptación al medio creo que podrá seguir avanzando sin problema durante la próxima temporada. Para completar las estadísticas su personaje continúa trabajando la destreza y realizando las tareas que periódicamente le encomienda la gran sacerdotisa de la aldea, con lo que va aumentando el nivel de maná a medida que completa objetivos. Recordemos que el maná es imprescindible en este juego para que el cerebro pueda hacer magia neuronal y acometer con éxito algunas de las quests más complejas que se presentan.

Nivel 47 con hechizo de inmunización activado

A nivel personal, Lillu ha seguido jugando con su compañero Exseminarista ye-ye, con el que ha realizado interesantes búsquedas en conjunto este año. Ambos se han enfrentado a la adversidad con sus mejores armas: el Arco Único de Nom Ehodas y la Espada Mágica K'tedén, armas obtenidas como premio especial de epic quest al rebasar el nivel 10 de relación. La serenidad, la resiliencia, la comprensión y la empatía son algunas de las habilidades que más han trabajado en esta campaña para poder jugar bien en equipo, ya que no dejan de ser personajes de alineamiento y gremio diferentes y eso precisa un esfuerzo extra de acoplamiento. Una buena dosis de humor y el amor compartido por su companion ha equilibrado la conexión de forma bastante satisfactoria un año más.

Precisamente con respecto a su companion, Lillu ha mantenido en 2021 a su pet River, que ya tiene nivel 11 y hasta ahora le ha dado muy buen resultado como bestia inmovilizadora de enemigos. A principios de año la sometieron a una actualización para que tuviera mejores capacidades de ronroneo y aumentara sus beneficios como manta felina. River también subió por su cuenta la skill de maullido tempranero y la de vómito explosivo, que a Lillu no le ayudan realmente en nada, más bien al contrario, pero que acepta con resignación porque venían en el kit original de companion adoptado y es lo que hay. 

River campeando un perenquén en Patio Supremo
River probando la skill de dominio con un saltamontes

El mapa de juego en 2021 ha sido casi siempre el mismo. Debido a la pandemia mundial que asola el RPG en esta campaña se restringió la carga de pantallas nuevas durante varios meses. Lillu sólo ha cambiado de localización a finales de año para darse un salto al plano de La Palma Island, donde le esperaba la quest especial Observación del Volcán, y al de Compostela Town, donde interactuó con miembros de clanes afines y familiares. En esos mapas obtuvo muchos puntos de experiencia además de algo de botín y bastantes ingredientes autóctonos para mejorar su habilidad de cocina, como calabazas gigantes, aguacates palmeros, chorizos galegos y quesos al pimentón. 

Quest de Observación del Volcán, zona de La Palma Island
River con nuestro botín del volcán, 18 kg. de calabaza

La temporada 2021 de este juego vino cargada además de eventos sorpresa con extraordinarios retos. En la campaña de 2020 tenía que haber finalizado el evento del Covid19, que los desarrolladores del juego instauraron en el mes de marzo con gran expectación de todos los participantes. Sin embargo, debido a su enorme éxito y gran jugabilidad el evento se alargó un año más, poniendo a prueba los nervios de todos los gamers del MMORPG. 

El personaje de Lillu consiguió la doble inmunización y hasta ahora ha logrado esquivar los ataques del virus, utilizando el equipamiento especial que da +1 a la protección y que se puede adquirir en cualquier tienda de la aldea por unas pocas monedas. Preparar cada salida del campamento base es un poco tedioso pero teniendo en cuenta que el boss Covid19 puede aparecer casi en cualquier parte y es capaz de matar a los personajes sólo con estornudarles... pues casi preferimos tedio.

En la zona de Cañadas del Teide hay menos spawn de Covid19

Aparte de ese macroevento, los cambios de clan y de gremio han sido lo más engorroso del año. Aunque ahora Lillu vuelve a pertenecer al gremio de druidas, mantiene buenas relaciones con su anterior clan de clérigos y hay muchas posibilidades de que cuenten con ella para próximos eventos. Mientras, el personaje se dedica a aumentar sus niveles de experiencia con pequeñas tareas y a implementar habilidades básicas como conseguir ir de compras a la ciudad en Navidad evitando aglomeraciones o elaborar la receta definitiva del bizcocho sin azúcar.

Desde el MMORPG de su vida Lillu os desea que sigáis subiendo niveles, pasando pantallas en vuestro propio RPG y alcanzando las cotas máximas de felicidad en todo lo que acometáis. Creo que no puede haber mejor deseo. Yo en breve me descargo la campaña de 2022 de mi juego, a ver qué novedades trae.

Los eventos especiales de Navidad antes molaban...

miércoles, 27 de octubre de 2021

En terapia

Reaching out for love, by kjherstin (DeviantArt)

Hace unas semanas escribí un post sobre la importancia de la salud mental. He reflexionado bastante sobre ese asunto en estos últimos meses, no tanto por la situación creada por el Covid19 sino por muchos otros temas personales que me han afectado a lo largo de mi vida. Hoy me gustaría compartir con vosotros algunas de esas reflexiones. 

Llevo en terapia casi dos años y es lo mejor que he hecho en mi vida. En mi caso no es nada grave, pero llegó un momento en el que ya me costaba manejar determinadas situaciones que se estaban dando en mi entorno familiar y, sobre todo, laboral. Como mi problema no tenía nada que ver con las limitaciones de la pandemia, a mí el confinamiento me ayudó muchísimo a sobrellevar otras cuestiones. Soy una muchacha introvertida que suele disfrutar de la soledad y los pequeños círculos, qué le vamos a hacer, así que para mí el hecho de socializar menos y no ver a gente diariamente fue como una bocanada de aire fresco en el enrarecido ambiente en el que me desenvolvía. A pesar de haberlo vivido así, puedo entender perfectamente que para muchas otras personas el confinamiento o las restricciones de contacto fueran todo lo contrario y supusieran un verdadero sufrimiento.

El incremento de los problemas mentales o, simplemente el desasosiego asociado a una situación desconocida y no deseada, como fue todo lo derivado de la pandemia de Covid19, ha provocado en los últimos meses el auge de la preocupación por el equilibrio y la salud emocional. Los humanos no estamos programados para continuar sin más cuando algo nos bloquea, por lo que debemos readaptarnos, recalibrar nuestras capacidades y reacciones. Como no todos disponemos de las mismas herramientas se hace inevitable que muchos necesitemos ayuda para realizar algunos de esos ajustes personales. La catástrofe que está ocasionando el volcán en la isla de La Palma es otro ejemplo de la necesidad de esta ayuda psicológica, puesto que las personas que están perdiendo su vivienda y sus recuerdos van a precisar de mucho apoyo para recuperar la normalidad en sus vidas.

Algunas personas cercanas han sufrido a lo largo de su vida momentos complicados: depresión, ansiedad, TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria), TEA (Trastornos del Espectro Autista), estrés, etc. Yo también he tenido mis achaques emocionales y no es la primera vez que busco ayuda psicológica para solucionar algún conflicto interno. Hace años una depresión leve que no se trató adecuadamente desembocó en problemas de ansiedad social y múltiples TOCs, con los que he convivido durante mucho tiempo. En los últimos años también he vivido muchas situaciones estresantes relacionadas con el entorno laboral. Esto me ha causado más de un disgusto, pero he conseguido sobrellevarlo gracias en parte a mi resiliencia, esa palabra que está tan de moda ahora mismo, pero sobre todo gracias a mi psicóloga, que me ayudó a tomar distancia y a manejarme en situaciones de continua tensión que no podía evitar. 

Lamentablemente, la precariedad laboral y las malas condiciones económicas van inexorablemente ligadas a muchos de los problemas que tenemos hoy los (no tan) jóvenes para gestionar nuestra existencia. Abandonar un trabajo fijo que te produce un terrible daño psíquico sin tener otra opción laboral es una decisión que a veces es imposible de tomar haciendo números y mirando hacia las obligaciones de gasto mensual, por lo que tendemos a aguantar hasta cotas casi insostenibles para nuestra salud mental.

Los Colores Olvidados

A pesar de tener una sanidad pública excepcional, nuestro sistema sanitario adolece de falta de personal y recursos. Los profesionales hacen todo lo posible por mejorar la vida de sus pacientes, pero una terapia de 30-40 minutos cada mes y medio o dos meses es a todas luces insuficiente para tratar a una persona desorientada y confusa que no puede manejar la situación que le causa angustia o sufrimiento. Algunos de ellos ni siquiera son conscientes de lo mucho que les está afectando lo que les ocurre, por lo que requieren más atención si cabe y no es posible obtenerla con esa estructura de atención sanitaria que en muchas comunidades están abandonando a su suerte al mismo tiempo que se fomenta la asistencia privada. La medicación sin un apoyo terapéutico puede funcionar pero la mayoría de casos necesitarán también terapia para salir de su bucle de dificultades. Una consulta psicológica privada oscila entre los 40-80 euros por sesión y, dependiendo de la gravedad de cada caso, se puede necesitar una periodicidad quincenal o incluso semanal. No todos los presupuestos familiares pueden hacer frente a estos gastos extra y la brecha social se hace inevitablemente más patente.

Aunque en mi caso concreto no ha sido nunca necesaria una valoración psiquiátrica, en otros casos que conozco sí ha sido imprescindible un seguimiento médico de dolencias más graves. No debe ser ningún estigma ni vergüenza tener que medicarnos para controlar determinados síntomas, igual que no lo es ponernos una escayola en un miembro con un hueso roto o tomarnos un ibuprofeno si nos duele la cabeza. Eso sí, que España esté en el top ten mundial de consumo de antidepresivos y ansiolíticos quizás nos indica que hay un problema social de base al que no se está atendiendo adecuadamente.

Por desgracia, la salud mental continúa siendo un tabú en muchos ámbitos. Una baja laboral por depresión no se valora igual que otra por un golpe físico, por ejemplo. Las heridas mentales no se ven la mayoría de las veces a simple vista y, como todos sabemos desde siempre, lo que no se ve, no existe. En otras ocasiones, no es viable tomarse ese tiempo de baja para recuperarse, bien debido a motivos económicos o a presiones laborales.

Dicho todo esto, desde este humilde espacio sólo quiero seguir visibilizando lo que no se ve, porque muchas de esas dolencias invisibles pueden ser plenamente recuperables sólo dedicando un poquito más de atención y esfuerzo desde las instituciones, identificando qué las provoca, diagnosticando de forma precoz, modificando entornos y corrigiendo conductas. Luego podemos seguir hablando de recursos económicos, absolutamente imprescindibles para ofrecer una correcta atención, y de contextos sociales, porque definitivamente no todos tenemos las mismas oportunidades en la vida. Aun así, en algunas ocasiones la empatía, la comprensión y la solidaridad pueden hacer mucho más de lo que imaginamos para dar la vuelta a una situación negativa.

No soy psicóloga ni sanitaria y quiero dejar claro que aquí sólo hablo de mis experiencias personales y de lo que me afecta. No tengo ni idea de por qué funcionan algunas estrategias y otras no o por qué funcionan en unas personas y no en otras, pero lo que sí sé es que a todos nos paraliza el miedo en algún momento. A veces podremos salir adelante casi sin despeinarnos, elegir el camino que más nos convenga y ejecutar las tareas obvias para mejorar nuestra situación, pero otras veces no lo tendremos tan claro y se nos hará un mundo tomar una sola decisión. Si notamos que no nos sentimos bien pero no somos capaces de dar el paso para sentirnos mejor, quizás sólo necesitemos la fuerza suficiente para pedir ayuda profesional. Aprendamos a cuidarnos, a invertir en nosotros mismos y a querernos más, porque merece mucho la pena sentir que todo encaja.

Tetris

jueves, 30 de septiembre de 2021

El volcán de La Palma

Volcán de Cumbre Vieja, La Palma, Canarias
Hace algo más de una semana entró en erupción un nuevo volcán en la isla de La Palma, a unos 200 km. de la isla en la que yo vivo, Tenerife. Después de los primeros momentos de fascinación, de vivir embelesada la cercanía y la fuerza visual de este fenómeno de la naturaleza, esa sensación dio paso a una tristeza sorda al ver cómo la lava iba devorando las casas a medida que avanzaba por la ladera de la montaña.

Mantengo desde entonces una dualidad de sentimientos, que creo que es lo inevitable en una situación como esta. Por un lado no deja de maravillarme esta erupción volcánica, que acontece en un lugar que yo visité hace precisamente 10 años por estas fechas (podéis ver la reseña de aquel precioso viaje en este post), pero por otro lado no puedo evitar sentir el dolor de los palmeros que ven cómo sus viviendas o formas de vida desaparecen bajo las coladas en cuestión de minutos. Más de 900 construcciones se han visto total o parcialmente afectadas hasta ahora por los efectos de la erupción y, aunque la lava ya ha creado un camino por el que ha llegado al mar, no se puede descartar que el volcán continúe causando daños.

La Palma es una isla mágica, con fuertes contrastes entre las zonas boscosas de laurisilva, las playas de arena negra, las montañas y los acantilados de la costa. Toda la isla fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2002 y no en vano es conocida como "la isla bonita". Pero para que ésta y las demás Islas Canarias surgieran en todo su esplendor actual han tenido que pasar cientos de años de actividad volcánica y erosiva. 

Yo no soy la más indicada para hablar de historia o geografía canaria ni para desmentir la gran cantidad de informaciones inexactas o alarmistas que han surgido estos últimos días en relación con el fenómeno natural acaecido en La Palma. No soy originaria de estas tierras ni geóloga, por lo que aquí sólo me limito a exponer mi punto de vista formado a partir de lo que me comentan algunos colegas nativos y de la información científica que he leído últimamente. Dicho esto, hay algunos detalles que quizás no estén muy claros para los lectores que vivan esto desde lejos y que me gustaría destacar hoy en este post:

1. Todo el archipiélago canario tiene origen volcánico y su paisaje característico es un gran reclamo turístico. Hay algunos puntos con más actividad sísmica o islas con más erupciones históricas, como precisamente La Palma o Tenerife, pero el riesgo de que se manifiesten volcanes sigue siendo extraordinariamente bajo en comparación con otros cambios producidos por la naturaleza como los climatológicos (tormentas, huracanes, gotas frías...) que tienen lugar varias veces al año. El último fenómeno volcánico tuvo lugar hace 10 años y de forma submarina frente a La Restinga, en la isla de El Hierro. El anterior volcán cronológicamente hablando, el Teneguía, se originó en 1971 en La Palma, unos 50 km. al sur de la actual erupción en Cumbre Vieja. Para encontrar la siguiente erupción ya nos tenemos que remontar a 1949, cuando el volcán de San Juan, también en La Palma despertó después de más de 200 años de inactividad, o a 1909 cuando el Chinyero se manifestó en Tenerife.

2. Para los que se preguntan por qué se permite construir en esa zona, tengan en cuenta que todo el territorio de la isla es susceptible de sufrir una erupción volcánica y, ya que se trata de una actividad de carácter fisural, no se sabe nunca el punto exacto por el que puede romper el terreno y comenzar a expulsar la lava. Donde está la actual erupción de La Palma, por ejemplo, antes no había ningún cráter. Otro factor a tener en cuenta es la periodicidad de los fenómenos de este tipo, que resultan muy esporádicos tal y como comenté más arriba y que no justifican dejar terrenos de cientos de hectáreas sin ninguna utilidad. Además, esas tierras volcánicas son muy fértiles y ayudan al sustento de los lugareños, además de mejorar enormemente los ecosistemas.

3. El drama palmero es grande a nivel económico, pero sobre todo emocional. Piensen por un momento en salir de su casa con una mochila y cuatro cosas más y que ya no puedan volver nunca más. Muchos canarios han perdido sus viviendas, sus cultivos, sus animales o su medio de vida. Ahora mismo ya no necesitan comida ni ropa, porque desde el primer día han estado arropados por la solidaridad de sus vecinos y familiares de los pueblos cercanos, pero el duelo por la pérdida de sus bienes, heredados en muchos casos de varias generaciones, tardará en superarse. La reconstrucción de la isla necesitará además una gran inversión económica para infraestructuras y viviendas que faciliten el nuevo comienzo de las familias afectadas. La Palma tiene apenas 700 km2 de superficie y unos 85.000 habitantes en total, muchos de los cuales viven de la industria platanera o del turismo, ambos modelos seriamente dañados por el volcán. 

4. La opción de evacuar toda la isla, como he oído por ahí, no es viable a corto plazo y ni siquiera es recomendable según los datos que manejan las autoridades científicas, que monitorean constantemente la actividad sísmica y vulcanológica de La Palma. Paralizar el resto del territorio no ofrece ninguna ventaja a la población palmera, sobre todo teniendo el cuenta que la zona de peligro está muy acotada. Salvo que surja una nueva boca de expulsión de lava en otro punto, el riesgo para la vida humana en la situación que allí se vive es prácticamente inexistente y se limita a los posibles daños causados por la inhalación de partículas de ceniza o de gases tóxicos producidos por el volcán. Ante esto sólo se puede pedir a la población mucha prudencia y un acatamiento serio de las órdenes de las autoridades. 

5. A pesar de los destrozos y las pérdidas causadas por las coladas de lava del volcán, esta erupción era absolutamente previsible y todo se está desarrollando según lo estipulado para un fenómeno de estas características. El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) realizó durante los días previos un exhaustivo trabajo en La Palma que permitió situar la zona de la erupción en Cumbre Vieja con poco margen de error y el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias funcionó correctamente desde el principio del suceso, realizando la evacuación de las personas con movilidad reducida en la mañana del domingo 19 de septiembre, unas horas antes de la explosión del volcán. Nada pues que objetar a la gestión de este evento natural en el que participan cientos de empleados públicos, científicos, sanitarios y también muchos voluntarios que trabajan para mantener en todo momento la seguridad y minimizar en lo posible las pérdidas de los afectados.

6. Desde el primer momento, la cobertura mediática de este volcán ha sido salvaje. La Radio Televisión Canaria (RTVC) retransmitió en directo desde La Palma la primera explosión en Cumbre Vieja y muchos residentes en Canarias nos quedamos dormidos varias noches con el rugido del volcán de fondo y las espectaculares imágenes nocturnas de la lava incandescente, algo que nunca pensamos que pudiera tocarnos tan de cerca. La cobertura de la cadena autonómica está siendo impecable, muy profesional y respetuosa con el entorno y con la población, como no podía ser de otra forma. Además, han ofrecido permanentemente su señal a medios de todo el mundo para que puedan mostrar lo que está ocurriendo en La Palma, algo de un interés científico incalculable. Pero al mismo tiempo que nos ganaba a todos la curiosidad por este fenómeno y su gran magnitud, el ansia por ofrecer las conexiones más arriesgadas, la noticia más sensacionalista y la peor cara de la tragedia también trajo a la isla una horda de oportunistas, alarmistas y desubicados en general que sólo han servido para molestar y poner en riesgo en más ocasiones de las necesarias el plan de emergencia. Eso quizás debería hacernos recapacitar un poco sobre el papel actual de los medios de comunicación y el tipo de información que consumimos.

6. Por último, señalar sólo tres cosas que me parecen bastante importantes para entender todo esto: en primer lugar, NO, un volcán no se puede apagar ni parar de ninguna forma; se apaga cuando quiere y como quiere. En segundo lugar, NO, no se puede corregir ni modificar la trayectoria de las coladas de lava, que el volcán expulsa hacia donde le da la gana y en las cantidades que considera oportunas en cada momento de su erupción. Según las estimaciones de Involcan, basadas en las erupciones históricas de la isla, el cono de La Palma puede estar activo entre 24 y 84 días, con emisión de material magmático de forma variable que a día de hoy ya supera los 60 millones de metros cúbicos. Y en tercer lugar, NO, el hecho de que te maraville ver la actividad del volcán no significa que no sientas los daños que ha causado a los afectados. Ambos sentimientos son válidos, cada uno en su momento y contexto particular, y la belleza natural de una erupción volcánica, como la de un tornado o una nevada, no implica que no se lamenten las pérdidas humanas o materiales que puedan ocasionar. Aprendamos a contextualizar adecuadamente.

Hasta aquí mis reflexiones sobre el volcán de La Palma, que por ahora no parece que tenga intención de cesar su actividad eruptiva y se propone enseñarnos vulcanología al mismo nivel que nos ocurrió con la virólogía en la pandemia de Covid19. Al menos no se podrá decir que estos fenómenos no enriquecen nuestro vocabulario. ¿O acaso tú sabías que las erupciones volcánicas podían ser estrombolianas o hawaianas y que la colada podía ser algo más que la ropa que pones a secar?

 
*** Las fotos del volcán pertenecen a Europa Press y Efe.
*** Si eres científico o vulcanólogo y hay algún dato erróneo en esta entrada no dudes en comunicármelo!

sábado, 21 de agosto de 2021

Amigurumi Baby Yoda

Baby Yoda

Aunque en este post dije que últimamente no estaba ganchillando, en realidad esa entrada era una tapadera para que Exseminarista ye-ye no sospechara que estaba preparando uno de sus regalos de cumpleaños. El resultado de ese misterio lo podéis ver en la foto: el amigurumi de Grogu, el Baby Yoda protagonista de la serie "The Mandalorian".

Lo de que no estaba ganchillando tampoco es ninguna mentira, puesto que este es el primer amigurumi que hago tras muchos meses de sequía. Me costó bastante ponerme de nuevo con las agujas, pero aprovechando unos ratos libres en el mes de junio me aventuré a elaborar este tierno personaje que ha levantado pasiones entre los fans mandalorianos. Yo no he prestado mucha atención a este western espacial del universo Star Wars, la verdad, pero sí he visto capítulos a ratitos cuando él la ponía en casa por la noche.

Como base para este amigurumi seguí un vídeo de YouTube que podéis encontrar en el enlace, aunque yo hice algunos cambios en el cuello de la toga y modifiqué algún otro detalle. El patrón en general es muy bueno y explica paso a paso cómo ganchillar y coser todas las partes del baby Yoda, algo que me vino genial para mis oxidadas habilidades y os será de gran ayuda si decidís lanzaros con este amigurumi.

El resultado, como podéis ver, es un bichejo súper mono que se une a la colección que tiene mi pareja de Amigurumi Lillu Creations. En la foto de abajo está Grogu con otro de los regalos que le hice por su cumple, el cómic de "Matadero Cinco", basado en el libro de Kurt Vonnegut y que le voy a robar estos días para leerlo yo también.

Grogu y Matadero Cinco, súper combo :P

lunes, 19 de julio de 2021

Marillenknödel

Marillenknödel
Hace muchos años vi en el blog de una chica austríaca un plato que se llamaba Marillenknödel, una especie de empanadillas redondas de albaricoque, rebozadas en pan rallado tostado con azúcar. Desde aquel momento se me creó una necesidad y guardé la receta, junto con las fotos de la elaboración. Aquel blog hace tiempo que dejó de existir pero hace unos días, revisando documentos guardados en el ordenador, encontré la receta y aprovechando que la temporada de fruta acompañaba me dispuse a prepararla.

La receta original que yo tenía estaba en inglés así que busqué algunas opciones en castellano para no confundirme con los ingredientes. Me sorprendió la cantidad de gente que ha preparado alguna vez estos pasteles típicos veraniegos, originarios de las regiones austríacas cercanas a Viena donde más se cultivan estas frutas de hueso (marillen significa albaricoques en alemán). Se trata de un plato dulce, que igual sirve como postre que para una merienda o una cena, dada su contundencia. Tened en cuenta que el albaricoque va envuelto en una masa de patata y harina, por lo que con una sola bola suele ser suficiente para quedar satisfecho, sobre todo si los albaricoques no son muy pequeños.

Para preparar esta exquisita receta mis ingredientes fueron: 6 albaricoques maduros, 500 gr. de patatas, 75 gr. de harina de trigo normal, 50 gr. de harina de maíz (no Maizena; en algunas recetas he visto que la sustituyen por sémola), 1 huevo y 50 gr. de mantequilla con sal. Para el rebozado harán falta también 75 gr. de pan rallado, 30 gr. de mantequilla sin sal, 30 gr. de azúcar y después un poco de azúcar glas.

El primer paso es pelar y cocer las patatas troceadas en agua con un poco de sal, durante unos 15 minutos. Una vez cocidas y escurridas haremos con ellas un puré grueso, machacándolas con un tenedor y mezclando al mismo tiempo con la harina de trigo. A esta primera mezcla se le añade después el huevo (se puede poner sólo la yema, pero yo añadí el huevo completo), la mantequilla con sal derretida y la harina de maíz. No es necesario amasar demasiado, solamente lo suficiente para que todos los ingredientes se integren y la masa no se rompa. Se deja reposar unos minutos mientras continuamos con la preparación.

Después se lavan los albaricoques. Se pueden pelar también, pero si están bien maduros y dulces la piel no amargará y es perfectamente comestible. Se cortan a la mitad y se les quitan los huesos. Se estira la masa en una capa gruesa y se cortan tantas porciones como frutas tengamos. Los albaricoques irán completamente envueltos en la masa, formando una bola bien sellada. En la mayoría de las recetas de Marillenknödel se les pone un terrón de azúcar dentro, en sustitución de cada hueso, al unir de nuevo las mitades de albaricoque. Yo no lo hice por miedo a que quedaran demasiado dulces.

Mis seis albaricoques ya rebozados

Una vez preparadas las bolas de masa se cuecen en una olla con agua durante unos 10-12 minutos. Cuando las bolas floten significará que ya están listas. Se sacan y se dejan escurrir un poco. Mientras, se derrite en una sartén la mantequilla sin sal y en ella se tuesta ligeramente el pan rallado, agregando también el azúcar y mezclando todo bien. La mezcla deberá adquirir un ligero toque marrón, sin llegar a quemarse. Con estas migas se rebozarán finalmente las bolas cocidas de los Marillenknödel. Al presentarlo se añade por encima un poco de azúcar glas para decorar.

Este plato se puede servir frío, aunque para mi gusto es mejor comerlo recién hecho o darle un golpe de calor para que el albaricoque se caliente un poco. El contraste entre la masa de patata, el albaricoque y el toque dulce del rebozado es maravilloso. 

Aunque lleva un ratito prepararlo, es una receta sencilla con la que puedes sorprender a tus invitados en cualquier ocasión especial.

Marillenknödel con azúcar glas

viernes, 18 de junio de 2021

15 años de Lillusion

Tal día como hoy hace 15 años nacía Lillusion. Este blog apareció en mi vida con el objetivo de compartir aquellas cosas que iban sucediendo a mi alrededor, intentando que mis opiniones, gustos y actividades perduraran en el tiempo. Comenzó como una memoria escrita de mis ratos de ocio, donde reseñaba las películas que veía o los libros que leía. Entonces, igual que ahora, me olvidaba rápidamente de lo que me habían transmitido esos momentos, así que dejar constancia en el blog me ayudaba a mantener vivos los recuerdos. A medida que el blog se iba enriqueciendo con mis contenidos fui volcando en él más experiencias personales, viajes, cosas que iba aprendiendo, lo que sentía en determinados momentos importantes. Este espacio se convirtió en un reflejo imperfecto e incompleto de la vida de mi yo virtual.

Tras años de mucha intensidad y de publicaciones casi diarias, Lillusion pasó poco a poco a un segundo plano, repasando sólo mis aventuras viajeras, las fechas señaladas o alguna actividad puntual. La blogosfera sufría por entonces un decaimiento general en beneficio de las redes sociales, mucho más directas, inmediatas y fáciles de utilizar. Sin embargo, y aunque el número de posts descendió hasta cotas casi inexistentes, decidí mantener el blog abierto y seguir escribiendo de vez en cuando. 

Para mí escribir aquí se convirtió en una terapia y también en un recurso imprescindible para recuperar datos que mi memoria iba perdiendo con el paso del tiempo. Intenté también que mis seguidores tuvieran en el blog un lugar al que volver y donde leer fragmentos de mi vida, cosas divertidas, reflexiones interesantes, revisiones útiles o, simplemente, que supieran cómo me estaba yendo y compartieran sus impresiones en los comentarios. Sin ese grupo de extraordinarios lectores y esa maravillosa conexión con ellos es obvio que Lillusion nunca se hubiera convertido en la increíble experiencia que ha sido y es para mí. Muchos de esos lectores forman parte de mis redes y se han convertido en compañeros virtuales que me han aportado muchísimo, algo que jamás hubiera ocurrido sin este blog.

Hoy, 15 años después de aquel primer post tímido y más de 1.270 entradas, han cambiado muchas cosas pero Lillusion sigue aquí y por ahora seguirá, para ser testigo de lo vivido y reflejarlo en estas páginas.

¡Gracias por leerme!