sábado, 21 de agosto de 2021

Amigurumi Baby Yoda

Baby Yoda

Aunque en este post dije que últimamente no estaba ganchillando, en realidad esa entrada era una tapadera para que Exseminarista ye-ye no sospechara que estaba preparando uno de sus regalos de cumpleaños. El resultado de ese misterio lo podéis ver en la foto: el amigurumi de Grogu, el Baby Yoda protagonista de la serie "The Mandalorian".

Lo de que no estaba ganchillando tampoco es ninguna mentira, puesto que este es el primer amigurumi que hago tras muchos meses de sequía. Me costó bastante ponerme de nuevo con las agujas, pero aprovechando unos ratos libres en el mes de junio me aventuré a elaborar este tierno personaje que ha levantado pasiones entre los fans mandalorianos. Yo no he prestado mucha atención a este western espacial del universo Star Wars, la verdad, pero sí he visto capítulos a ratitos cuando él la ponía en casa por la noche.

Como base para este amigurumi seguí un vídeo de YouTube que podéis encontrar en el enlace, aunque yo hice algunos cambios en el cuello de la toga y modifiqué algún otro detalle. El patrón en general es muy bueno y explica paso a paso cómo ganchillar y coser todas las partes del baby Yoda, algo que me vino genial para mis oxidadas habilidades y os será de gran ayuda si decidís lanzaros con este amigurumi.

El resultado, como podéis ver, es un bichejo súper mono que se une a la colección que tiene mi pareja de Amigurumi Lillu Creations. En la foto de abajo está Grogu con otro de los regalos que le hice por su cumple, el cómic de "Matadero Cinco", basado en el libro de Kurt Vonnegut y que le voy a robar estos días para leerlo yo también.

Grogu y Matadero Cinco, súper combo :P

lunes, 19 de julio de 2021

Marillenknödel

Marillenknödel
Hace muchos años vi en el blog de una chica austríaca un plato que se llamaba Marillenknödel, una especie de empanadillas redondas de albaricoque, rebozadas en pan rallado tostado con azúcar. Desde aquel momento se me creó una necesidad y guardé la receta, junto con las fotos de la elaboración. Aquel blog hace tiempo que dejó de existir pero hace unos días, revisando documentos guardados en el ordenador, encontré la receta y aprovechando que la temporada de fruta acompañaba me dispuse a prepararla.

La receta original que yo tenía estaba en inglés así que busqué algunas opciones en castellano para no confundirme con los ingredientes. Me sorprendió la cantidad de gente que ha preparado alguna vez estos pasteles típicos veraniegos, originarios de las regiones austríacas cercanas a Viena donde más se cultivan estas frutas de hueso (marillen significa albaricoques en alemán). Se trata de un plato dulce, que igual sirve como postre que para una merienda o una cena, dada su contundencia. Tened en cuenta que el albaricoque va envuelto en una masa de patata y harina, por lo que con una sola bola suele ser suficiente para quedar satisfecho, sobre todo si los albaricoques no son muy pequeños.

Para preparar esta exquisita receta mis ingredientes fueron: 6 albaricoques maduros, 500 gr. de patatas, 75 gr. de harina de trigo normal, 50 gr. de harina de maíz (no Maizena; en algunas recetas he visto que la sustituyen por sémola), 1 huevo y 50 gr. de mantequilla con sal. Para el rebozado harán falta también 75 gr. de pan rallado, 30 gr. de mantequilla sin sal, 30 gr. de azúcar y después un poco de azúcar glas.

El primer paso es pelar y cocer las patatas troceadas en agua con un poco de sal, durante unos 15 minutos. Una vez cocidas y escurridas haremos con ellas un puré grueso, machacándolas con un tenedor y mezclando al mismo tiempo con la harina de trigo. A esta primera mezcla se le añade después el huevo (se puede poner sólo la yema, pero yo añadí el huevo completo), la mantequilla con sal derretida y la harina de maíz. No es necesario amasar demasiado, solamente lo suficiente para que todos los ingredientes se integren y la masa no se rompa. Se deja reposar unos minutos mientras continuamos con la preparación.

Después se lavan los albaricoques. Se pueden pelar también, pero si están bien maduros y dulces la piel no amargará y es perfectamente comestible. Se cortan a la mitad y se les quitan los huesos. Se estira la masa en una capa gruesa y se cortan tantas porciones como frutas tengamos. Los albaricoques irán completamente envueltos en la masa, formando una bola bien sellada. En la mayoría de las recetas de Marillenknödel se les pone un terrón de azúcar dentro, en sustitución de cada hueso, al unir de nuevo las mitades de albaricoque. Yo no lo hice por miedo a que quedaran demasiado dulces.

Mis seis albaricoques ya rebozados

Una vez preparadas las bolas de masa se cuecen en una olla con agua durante unos 10-12 minutos. Cuando las bolas floten significará que ya están listas. Se sacan y se dejan escurrir un poco. Mientras, se derrite en una sartén la mantequilla sin sal y en ella se tuesta ligeramente el pan rallado, agregando también el azúcar y mezclando todo bien. La mezcla deberá adquirir un ligero toque marrón, sin llegar a quemarse. Con estas migas se rebozarán finalmente las bolas cocidas de los Marillenknödel. Al presentarlo se añade por encima un poco de azúcar glas para decorar.

Este plato se puede servir frío, aunque para mi gusto es mejor comerlo recién hecho o darle un golpe de calor para que el albaricoque se caliente un poco. El contraste entre la masa de patata, el albaricoque y el toque dulce del rebozado es maravilloso. 

Aunque lleva un ratito prepararlo, es una receta sencilla con la que puedes sorprender a tus invitados en cualquier ocasión especial.

Marillenknödel con azúcar glas

viernes, 18 de junio de 2021

15 años de Lillusion

Tal día como hoy hace 15 años nacía Lillusion. Este blog apareció en mi vida con el objetivo de compartir aquellas cosas que iban sucediendo a mi alrededor, intentando que mis opiniones, gustos y actividades perduraran en el tiempo. Comenzó como una memoria escrita de mis ratos de ocio, donde reseñaba las películas que veía o los libros que leía. Entonces, igual que ahora, me olvidaba rápidamente de lo que me habían transmitido esos momentos, así que dejar constancia en el blog me ayudaba a mantener vivos los recuerdos. A medida que el blog se iba enriqueciendo con mis contenidos fui volcando en él más experiencias personales, viajes, cosas que iba aprendiendo, lo que sentía en determinados momentos importantes. Este espacio se convirtió en un reflejo imperfecto e incompleto de la vida de mi yo virtual.

Tras años de mucha intensidad y de publicaciones casi diarias, Lillusion pasó poco a poco a un segundo plano, repasando sólo mis aventuras viajeras, las fechas señaladas o alguna actividad puntual. La blogosfera sufría por entonces un decaimiento general en beneficio de las redes sociales, mucho más directas, inmediatas y fáciles de utilizar. Sin embargo, y aunque el número de posts descendió hasta cotas casi inexistentes, decidí mantener el blog abierto y seguir escribiendo de vez en cuando. 

Para mí escribir aquí se convirtió en una terapia y también en un recurso imprescindible para recuperar datos que mi memoria iba perdiendo con el paso del tiempo. Intenté también que mis seguidores tuvieran en el blog un lugar al que volver y donde leer fragmentos de mi vida, cosas divertidas, reflexiones interesantes, revisiones útiles o, simplemente, que supieran cómo me estaba yendo y compartieran sus impresiones en los comentarios. Sin ese grupo de extraordinarios lectores y esa maravillosa conexión con ellos es obvio que Lillusion nunca se hubiera convertido en la increíble experiencia que ha sido y es para mí. Muchos de esos lectores forman parte de mis redes y se han convertido en compañeros virtuales que me han aportado muchísimo, algo que jamás hubiera ocurrido sin este blog.

Hoy, 15 años después de aquel primer post tímido y más de 1.270 entradas, han cambiado muchas cosas pero Lillusion sigue aquí y por ahora seguirá, para ser testigo de lo vivido y reflejarlo en estas páginas.

¡Gracias por leerme!

jueves, 3 de junio de 2021

La importancia de la salud mental

En los últimos días el tema de la salud mental está saliendo del ocultismo al que nos tenía acostumbrados. La pandemia, las consecuencias de los confinamientos, los cambios laborales, las obligadas modificaciones en las relaciones sociales y otras cuestiones nos han hecho meditar largo y tendido sobre lo que ocurre a veces en nuestra cabecita y nuestro comportamiento al respecto.

Por desgracia, todavía hay mucha gente que no entiende el proceso de una enfermedad mental, las limitaciones que puede suponer sufrir un trastorno de estas características, el fantasma de la ansiedad o la depresión. Lo primero (y casi único) que hay que entender es que no todos somos iguales y no todos vamos a reaccionar o comportarnos igual ante la misma situación. La mayoría de la gente no está mal porque quiera estarlo, sino porque no lo puede controlar. Una vez entendido eso, podremos empatizar muchísimo más con nuestros semejantes y, por lo tanto, comprender que no todos somos capaces de todo y que querer no siempre es poder, por muy positivos que seamos. Esto también nos ayudará a ser más indulgentes con nosotros mismos, dejando de maltratarnos por no poder cumplir las expectativas de los demás o lo que creemos que esperan de nosotros.

En este sentido, estos días el ex entrenador del tenista Rafa Nadal, su tío Toni Nadal, publicó una columna de opinión en el periódico El País comentando la retirada de la japonesa Naomi Osaka del torneo de Roland Garros. La tenista había anunciado que no interactuaría con los medios de comunicación en las ruedas de prensa obligatorias del torneo, ya que las preguntas que le formulaban eran repetitivas, le hacían dudar de sus capacidades y la situación le producía mucha ansiedad. La jugadora de 23 años, que ha manifestado arrastrar una depresión desde hace tiempo, no se presentó al primer encuentro con los periodistas y decidió retirarse de la competición francesa tras ser sancionada por la organización por incumplimiento de contrato. En su artículo Toni Nadal dudaba de que los problemas de Osaka le impidieran cumplir con sus obligaciones con la prensa y criticaba su actitud, minimizando las dolencias que pudiera sufrir la tenista.

Aparte de una falta de empatía notable, Toni Nadal peca también de ignorancia sobre la evolución de un problema mental. Aunque está ejerciendo su libertad para opinar sobre lo que quiera, cuando eres un personaje público relevante y tus declaraciones tienen cierta repercusión es importante valorar las consecuencias de lo que vas a decir. ¿Qué ocurriría si su antiguo pupilo decidiera retirarse del torneo por un esguince, por ejemplo? ¿Alguien cuestionaría su incapacidad para afrontar la competición aún sufriendo dolores o riesgo de empeorar la lesión? Pues eso es lo que ha hecho él con Naomi Osaka, juzgar que su actitud no era la correcta, que debería haber continuado en el torneo afrontando las ruedas de prensa que le causaban ansiedad, estrés y dolor porque son su trabajo como deportista de élite. 

En otro párrafo de la columna señala que si Osaka hubiera avisado con antelación a la organización sobre sus padecimientos, todos habrían sido más comprensivos. Como si todos supiéramos en qué momento exacto nos va a incapacitar un episodio de ansiedad o estrés, ¿verdad? Despreciar el dolor ajeno de esta forma no suele generar muy buenas vibraciones así que multitud de voces se han alzado defendiendo a la tenista nipona, alabando su valentía por dar visibilidad a la salud mental al desvelar sus problemas y deseándole una pronta recuperación.

Naomi Osaka

Es muy difícil reconocer en público que necesitas ayuda. Lo normal es que disimules, consciente o inconscientemente, que estás sufriendo y cumplas como puedas con las tareas laborales o sociales que tengas que realizar, que te impongas la "normalidad". Nosotras mismas nos ponemos siempre en último lugar para no mostrar debilidad, incapacidad o sufrimiento, de ahí las dificultades para diagnosticar a tiempo determinadas dolencias o recurrir al apoyo profesional. El "traumatólogo" de la salud mental sigue siendo una figura difusa y malinterpretada que en muchas ocasiones ni siquiera es considerado como profesional sanitario. Muchas personas, sobre todo ya con cierta edad, siguen pensando en el estigma de la locura al acudir a un psicólogo o un psiquiatra y se pierden cosas maravillosas de la vida por no saber o poder afrontarlas con garantías. 

En otros casos son los directivos de las empresas los que no comprenden que sus empleados tengan que dejar de trabajar por problemas psicológicos, muchas veces causados incluso por el propio entorno laboral. Situaciones de estrés o acoso mantenidas en el tiempo acaban rompiendo el equilibrio de algunos trabajadores que posiblemente también luchen con otras situaciones desfavorables en el ámbito personal o familiar. La necesidad económica hace que en más ocasiones de las razonables deban continuar desempeñando sus tareas profesionales sin atender como se merece a su salud mental. 

Para completar este caldo de cultivo para los trastornos emocionales, la sanidad pública española ofrece unas posibilidadades muy limitadas de diagnóstico y seguimiento de los pacientes, con una ratio de psicólogos de 6 por cada 100.000 habitantes cuando la media europea se sitúa en unos 18. Igual que es muy difícil curar un cáncer con una sesión de quimio cada 3 meses, tampoco puedes mejorar el pronóstico de una enfermedad mental con esa periodicidad en la terapia.

Este post sólo pretende ser una pequeña llamada de atención, como otras muchas que están surgiendo, sobre la salud mental y sus consecuencias a corto plazo. Si no ponemos ya el foco sobre este asunto nos encontraremos en muy poco tiempo con una población abandonada a su suerte que no podrá trabajar ni desarrollar una vida satisfactoria debido a su sufrimiento, incrementándose las situaciones de violencia y desamparo por falta de diagnósticos precoces y el número de suicidios. Cada día se quitan la vida en España 10 personas que ya no ven otra salida para paliar su dolor, personas que con un tratamiento y una terapia adecuados quizás podrían recuperar su camino para volver a disfrutar de la vida.

sábado, 22 de mayo de 2021

Amigurumi Minion

Hola, soy Kevin

No. Aunque pudiera parecerlo y este post así lo sugiera, no, no estoy ganchillando de nuevo. Siento desilusionaros. Hace un par de años retomé las lanas durante algunas semanas pero enseguida decayó mi ímpetu y ahora me cuesta cada vez más volver a la labor. Cuando veo un bicho que me gustaría ganchillar me emociono un poco y a veces incluso busco patrones, pero luego me encuentro con que mi agilidad con los puntos ya no es la misma y que mi soltura con la aguja está demasiado oxidada como para permitirme realizar un trabajo digno. Y ya si tiene muchas partes que luego hay que coser no necesito más para convencerme de que mejor me dejo de amigurumis y me pongo a hacer un bizcocho 1-2-3 que seguro me da más satisfacciones.

Pero en una de mis últimas incursiones en el mundo de Amigurumi Lillu Creations me dio por ganchillar un minion. Como mi capacidad para crear mis propios patrones estaba ya al mismo nivel que mi pericia lanera (o sea, por los subsuelos) busqué un patrón que me convenciera y no resultara demasiado complicado. El que más me gustó fue el que encontré en La Vaquita de Lanita, muy bien explicado y relativamente sencillo.

Tardé unos cuantos días en completar el amigurumi, a mi ritmo, pero al final el resultado creo que fue bastante bueno. No soy una entendida en minions y sólo los he visto en la primera película de "Gru, mi villano favorito", pero me hacen bastante gracia y me hacía ilusión tener uno en mi colección. Creo que este especimen en concreto que ganchillé responde al nombre de Kevin.

Aviso que por ahora no tengo pensado retomar la posesión amigurumi, pero quién sabe si próximamente me animo a tejer alguna otra cosilla, más que nada para recordar tiempos pasados que, además de ser anteriores, a veces incluso se constata que fueron también mejores.

Los minions a su rollo en la vitrina de casa

sábado, 10 de abril de 2021

Los Viajes de Googliver

Como yo no aprendo y de vez en cuando sigo teniendo la necesidad de escribir cosas sin ningún objetivo concreto en este blog, pues hoy inicio una nueva sección en Lillusion que se llama tal y como veis arriba "Los Viajes de Googliver", denominación que posiblemente ya haya sido utilizada en alguna otra bitácora y que sin lenguaje metafórico es algo así como "Viajando con Google Maps". Os comento brevemente cómo surge este sinsentido y por qué va a durar sólo hasta que me aburra o hasta que salte a la palestra la siguiente idea peregrina de entre todas las que bullen habitualmente en mi cabeza.

Pues resulta que, como casi todos sabéis aunque muchos queréis ignorar, o ignoráis deliberadamente, vivimos en una pandemia global con restricciones de movilidad, medidas de protección extremas y otras normas de seguridad sanitaria. Eso nos obliga a viajar más bien poco o nada en mi caso, ya que no me siento demasiado segura viendo el comportamiento de algunos de mis semejantes. Sé que aspiramos a la inmunidad de rebaño pero para mí la idea de ir dejando cadáveres a nuestro paso para alcanzarla me recuerda más a una cruzada religiosa que a una estrategia de salud pública. 

Dicho esto y quedando clara mi actual visión sobre los desplazamientos no imprescindibles, he pasado la Semana Santa en casa, autoconfinada voluntariamente, tal y como requiere la situación desde mi perspectiva, aprovechando para disfrutar de mis pequeños placeres de ocio. Después de más de un mes trabajando entre 10-12 horas diarias, ya que teníamos un evento online que requería mucho esfuerzo, este oasis de descanso para poder leer, ver películas o hablar tranquilamente por teléfono con amigos y familia ha supuesto una recarga importante de energía.

Y entre las cosas que se me ha ocurrido hacer están los viajes virtuales con Google Maps. La herramienta de Street View siempre ha llamado poderosamente mi atención y no es la primera vez que me entretengo buscando lugares o zonas concretas para ver cómo son. Como ni siquiera para esto soy rara, hace unos meses descubrí una página que se llama Ramdom Street View y que, como su propio nombre indica, te ofrece una imagen aleatoria de Street View cada vez que la cargas o le das a "siguiente". Advierto que es profundamente adictiva y que después de una decena de clicks ya no podrás parar. Tendrás la necesidad de recurrir a ella frecuentemente para comprobar qué destino te toca en suerte en la próxima imagen y así una tras otra hasta que lo cierres con sudores y taquicardias. Bueno, quizás esta última frase sea un poco exagerada, pero por lo demás es tal cual. Probadlo bajo vuestra responsabilidad.

El caso es que siguiendo esas premisas, con portátil en mano y gata colindante en el sofá, se me ocurrió realizar algunos viajes virtuales con el Street View del Google Maps. El resultado fueron varios destinos aleatorios, pinchados al azar en el mapa o derivados directamente de una referencia geográfica anterior, como iré explicando. Algunos son simplemente cosas curiosas con las que me encontré y que me instaron a completar la información en internet. Si te interesa comprobar cuán dañado está mi juicio a estas alturas de la reclusión voluntaria, continúa leyendo y te mostraré cinco de estos destinos:

1. Azores (Portugal)

Decidí comenzar mi viaje relativamente cerca de donde resido, ampliando sólo un poquito el mapa, más que nada para no sentirme muy ridícula si la idea perdía fuerza pronto (os digo ya que no fue el caso y me pasé horas de feliz navegación virtual). Este archipiélago portugués está en pleno Océano Atlántico a unos 1.400 km. de Portugal y también de Canarias, con la que comparte la consideración de región ultraperiférica además de pertenencia común a la Macaronesia. Mi click aleatorio fue en la isla más grande de las nueve que componen el archipiélago, São Miguel, en una carretera que me llevó al Mirador de Ponta do Sossego, donde capté la primera imagen (arriba abriendo este post). 

Avanzando un poco por las carreteras streetviewficadas (perdón por el palabro; juro que no morirá ningún gatito por esto)
constaté que las Azores son unas islas muy verdes, con más vegetación de la esperada y un rico ecosistema, además de muchas vacas. Es como Galicia en formato isla. Y como en casi todas las islas que conozco, existen varios miradores también en São Miguel que muestran el vasto océano y un horizonte a veces marcado por los relieves de otros islotes cercanos.

Esta isla azoriana cuenta también con varios lagos, que dejan bonitas estampas para los visitantes, como las que capté en pantalla en Cerrado das Freiras, al lado de la Lagoa Azul. Otra imagen que me gustó para ilustrar este viaje virtual fue la que ofrece el Miradouro de Castelo Branco, una vista de Lagoa das Furnas y el pueblo de Vila Franca do Campo. Este edificio es una pequeña torre fortificada del S.XII aproximadamente, que servía a los señores de la época para controlar sus tierras. Según los datos que he encontrado, suele estar abierta y se puede subir hasta la cima para obtener mejores vistas aún si cabe. 

He de decir que, así de principio, las Azores me parecen un destino más que satisfactorio para darse una pequeña escapada de relax. 

2. Terranova (Canadá)

Desde las Azores crucé el Atlántico Norte y caí directamente en la isla de Terranova, parte de la provincia más oriental de Canadá formada por Terranova y Labrador. En un paisaje un poco anodino destacan las casas típicamente canadienses, de colores sobrios y estructuras lineales de madera. Hay mucho espacio por todas partes. No estoy acostumbrada a ver avenidas tan anchas y abiertas como las de la capital San Juan de Terranova pero, en general, me resultó un poco difícil encontrar algo de interés en esa zona. 

Eso sí, captaron mi atención los grandes buzones octogonales o cilíndricos de madera que están en los caminos de las casas de las afueras y algunos otros detalles como los extraños enanos de jardín de esta familia canadiense:

 
Los enanos de jardín de un barrio canadiense

Con la idea de completar un poco esta sosa visita a Canadá, salté más al Oeste, a otra de sus provincias pesqueras por excelencia, Nueva Escocia. Allí, tras recorrer unos clicks de carreteras me llamó la atención otro detalle al margen de la carretera, otra estatua que parece un marino inspirado en el Capitán Haddock de Tintín:

 
Marino en Nueva Escocia

Puede que el mayor interés de esta zona de Canadá resida en su gastronomía, con abundancia de pescado y especialidades de langosta, pero como eso no se puede testear demasiado bien en Google Maps por ahora creo que no aparecerá entre mis preferencias de próximos viajes reales.

3. Jeju (Corea del Sur)

Jeju está aquí

Al sur de Corea del Sur se encuentra Jeju, una isla volcánica que parece ser un destino turístico muy interesante para los locales y foráneos. He de decir que tampoco me esforcé mucho por buscar puesto que, al estar mapeado en coreano, se me complica localizar posibles sitios de interés en el país. Mi primer click fue a caer en una especie de granja-escuela cerca de Seogwipo, con la decoración de una fachada súper tierna con Totoro incluido, algo que no puedo dejar de mostrar aquí. 

Pero esta isla tiene unos contrastes extraños, que quizás sean el común denominador del país. Justo al salir se encuentra una cosa llamada Jumbo Village, una especie de espectáculo cutre con elefantes que parece recién salido de la oferta de atracciones de los ochenta, pero que sigue en activo y cuya entrada se anuncia, cómo no, con unas descriptivas estatuas de paquidermos.

Si seguimos avanzando por las carreteras coreanas, el paisaje tampoco es demasiado sugerente, aunque Seogwipo cuenta con varios parques y atractivos naturales de cierto interés, como las Cascadas de Cheonjiyeon, atestadas de visitantes al menos en octubre de 2014, fecha de las capturas del Street View, o el Seongsan Ichulbong, un cono volcánico de casi 200 m. de altitud y unos 600 m. de diámetro. Desde lo alto del cráter, al que se sube por un inacabable sendero de escaleras de madera, se captan unas bonitas vistas de esa parte de la isla.

Y para terminar con los contrastes coreanos, en otra de las carreteras nos encontramos de repente con el Museum of Sex and Health, uno de los muchos museos que tiene esta isla y que muestra más de 25.000 metros cuadrados de material (esculturas, instalaciones, vídeos, figuras,...) dedicado a la cultura sexual para adultos. La reproducción y el sexo en general es algo que los orientales tienen mucho más asumido en sus tradiciones y costumbres que los europeos occidentales, por lo que no es extraño encontrar símbolos relacionados en muchos monumentos, templos o museos. Este en particular dicen que sólo tiene información en coreano, así que tampoco parece ser un imprescindible en caso de que vayamos a visitar la isla de Jeju.

4. Transilvania (Rumanía)

Aunque mi primer click aleatorio en Rumanía fue en los alrededores de Catalina, donde capté una imagen un tanto estremecedora de la estación de tren abandonada, continuando por el mapa me fijé que viajando unos escasos 70 km. hacia el suroeste se llega a la región de Transilvania, una de las más famosas del país. El rural rumano, fuera de las grandes ciudades, es un compendio de animales de granja diseminados por los caminos y clásicas señoras rumanas con pañuelos en la cabeza, mandiles y cestas, todo salpicado de grupos de casas, algunas con pinta de estar deshabitadas. No diré que no me dieron un par de escalofríos al ir repasando esa geografía con cierto toque fantasmal.

Los pueblos de los Cárpatos están ligados inevitablemente a la leyenda de Drácula y son destino de miles de visitantes cada año. Ahí se pierde totalmente el espíritu del campo abandonado y se concentran restaurantes, hoteles y tiendas de souvenirs. No pude resistirme a buscar el Castillo de Bran en el mapa, aunque el acceso desde el Street View está limitado y la vegetación dificulta la vista desde la carretera. El entorno eminentemente preparado para el turismo no fascina demasiado, la verdad, aunque ya resulta muy difícil encontrar puntos de interés cultural no masificados casi en cualquier lugar del mundo.

Navegando un poco más por la zona me gustó también la imagen del Castillo Peles, que hoy es un museo pero a principios del S.XX fue residencia de verano de los Reyes de Rumanía. La construcción neorrenacentista fue el primer palacio de Europa en tener electricidad y actualmente es el segundo castillo más visitado del país después del de Bran. También visité virtualmente la fortaleza de Fagaras, rodeada por un foso de agua, todo muy medieval, como debe ser.

Creo que Rumanía puede ser un destino culturalmente muy interesante, sobre todo en determinadas regiones, y geográficamente bastante llamativo. 

5. Svalbard (Noruega)

Esto está por aquí arriba
Los señores/as que streetviewfican estos mundos de Dios con sus cámaras 360 lo hacían inicialmente en coche, pero ahora, y según la dificultad de acceso a la zona en cuestión, hay ya muchas partes de mapas cuyas imágenes se han tomado desde una moto o incluso yendo a pie. Uno de esos ejemplos fue el que encontré casualmente en Pyramiden, en el archipiélago noruego de Svalbard, ya en pleno Océano Glacial Ártico.

Pyramiden fue un asentamiento minero fundado por Suecia en 1910 y vendido a la Unión Soviética en 1927. A mediados de siglo fue una ciudad próspera cuyos habitantes, casi todos mineros ucranianos, cultivaban en invernaderos, tenían establos con animales y otras construcciones que les permitían ser casi autosuficientes. Con el declive del carbón como combustible y la disminución de los beneficios, la compañía minera que lo gestionaba decidió su cierre en 1998 y Pyramiden quedó abandonado. 


En la actualidad, una media docena de personas viven allí para tareas de mantenimiento o como guías turísticos, ya que la ciudad fantasma de Pyramiden sigue siendo un atractivo importante para los visitantes que llegan a la isla de Spitsbergen. Allí se conserva casi todo tal y como se quedó. La ciudad más grande de esta isla es
Longyearbyen, de apenas 2.500 habitantes, que se dedican principalmente a la minería, el turismo y la investigación. 

El paisaje de este archipiélago está, obviamente, poco mapeado ya que no hay apenas carreteras y muchos desplazamientos deben hacerse en barco o en helicóptero. Estas islas noruegas son un importante centro de investigación para proyectos de muchos países y allí se ubica desde 2006 el Banco Mundial de Semillas. Su bóveda resguarda en la actualidad más de 500.000 muestras de semillas con el objetivo de proteger la biodiversidad ante la posibilidad de una catástrofe.

La historia de Svalbard me parece súper interesante. Además, allí se pueden ver especies animales como osos polares, zorros árticos o morsas, aunque en los últimos años el cambio climático amenaza peligrosamente su ecosistema. Posiblemente es uno de esos viajes especiales que a muchos nos gustaría hacer alguna vez en la vida.

Creo que me he extendido más de lo que era mi intención, pero es que esto del Street View es un no parar y un destino me lleva a otro casi sin querer. Tengo otro montón de puntos geográficos anotados ya para la próxima edición de Los Viajes de Googliver, así que estad atentos y no dejéis de comentarme si habéis estado físicamente en alguno de estos lugares para confirmar si merece o no la pena desvirtualizar el viaje.

*** Haz click en las imágenes para ampliarlas.

domingo, 7 de marzo de 2021

Olla de cocción lenta - Slow cooker

Mi olla de cocción lenta Silvercrest
En diciembre Lidl puso a la venta su olla de cocción lenta, un pequeño electrodoméstico que desde hace ya algunos años ha revolucionado la forma de cocinar en muchos hogares. Seguro que os suena la marca Crockpot, pionera en el lanzamiento de este tipo de ollas eléctricas hace ya más de 40 años en Estados Unidos. Estas ollas se caracterizan por cocer a baja temperatura, sin llegar casi nunca al punto de ebullición, con muy poca agua y concentrando muchísimo los sabores de los ingredientes. Como ventaja añadida, son aparatos que apenas consumen electricidad, algo lógico teniendo en cuenta que pueden estar hasta 10 horas o más funcionando de forma ininterrumpida para conseguir resultados óptimos.

La compra de esta olla en mi caso fue un arrebato. No había leído mucho sobre ella pero sí había comido alguna carne cocinada de esta forma, de textura y gusto exquisito, por lo que teniendo en cuenta que estaba a un precio más que ajustado (creo recordar que unos 26 euros) la metí en el carro sin pensarlo demasiado. Durante los primeros días me leí un poco desorientada el manual de instrucciones y las recetas recomendadas, dudando de si había sido una buena compra o debería devolverla.

Parte de mis dudas venían de que en casa somos solo dos y no comemos demasiada carne. La mayoría de los usuarios de las ollas lentas son expertos en cocinar recetas como cocido, manitas de cerdo, carrilleras, costillas o rabo de toro, platos que a nosotros no nos entusiasman por sus sabores fuertes y su textura gelatinosa. Sin embargo, vi que con ella también se podía preparar pollo, magro de cerdo y sobre todo legumbres, por lo que decidí darle una oportunidad.

La estrené en Navidad con un lomo de cerdo entero con manzana (la olla es grande, de 6 l.), y aunque la carne se rompió un poco al cortarla, el resultado fue espectacular. Lo único que hice previamente fue salpimentar la pieza de lomo entera y sellarla en una sartén antes de introducirla en la olla, sobre una cama de patatas, cebollas, zanahorias y manzanas, todo cortado en gajos grandes. No le puse agua, puesto que la carne suelta mucho jugo, pero sí un chorro generoso de aceite de oliva y unas cuantas especias. Todo estuvo unas 5 horas en la olla, las primeras 4 en potencia alta y la última hora en baja, sin destaparla en ningún momento. Me sorprendió especialmente que nada se deshizo en la olla, ni siquiera la manzana, y todos los ingredientes tenían una textura suave pero consistente. 

Lomo con manzana

Después de ese maravilloso resultado seguí haciendo pruebas, con pollo troceado, donde la carne se separaba del hueso tan fácil que daba gusto comerlo. También cociné pechugas de pavo enteras y solomillos de pollo con verduras, ambos riquísimos. Volví a probar la carne con cinta de lomo en rodajas y experimenté también con legumbres preparando unas alubias blancas con chorizo. Lo único que no me convenció fue un potaje de verduras, cuyos sabores estaban en efecto muy concentrados pero que creo que seguiré haciéndolo en olla normal o en olla express.

Lo importante de esta olla es que los ingredientes se cocinan a muy baja temperatura (menos de 100 ºC) por lo que se guardan todos los aromas y la olla puede estar desatendida durante todo el proceso. Normalmente se cocina sin agua o con muy poca, ya que la olla utiliza los jugos que van soltando los ingredientes y todo el vapor generado se une a esos jugos al no destaparse nunca el recipiente. Es raro que algo se queme ahí dentro puesto que no alcanza la temperatura necesaria para ello. La olla interior es de cerámica y hay que tener especial cuidado de dejarla enfriar del todo antes de lavarla para evitar cambios bruscos de temperatura que pudieran provocar grietas en el revestimiento.

Sobre lo que podemos cocinar con las slow cookers hay que tener en cuenta algunos detalles: no se pueden cocinar directamente en ella algunos productos, como alubias rojas, que requieren llegar a ebullición para eliminar la toxina natural que llevan. En ese caso es necesario darles un hervor previo a las alubias en otro recipiente y luego introducirlas en la olla. Otra cosa es que las salsas suelen quedar líquidas (el agua no se evapora al estar la olla siempre tapada) así que es importante no añadir mucha agua a la olla o espesar los líquidos de alguna forma al finalizar el proceso. Además, si no nos gusta la grasa de la carne es recomendable eliminarla de la pieza antes de introducirla en la olla, ya que sino se quedará visible al cocerse y con una textura no muy agradable para algunas personas. Esto también se puede solucionar dorando la carne en una sartén, por ejemplo, antes de meterla en la olla lenta para que la grasa se tueste un poco.

Alubias con chorizo
Por lo demás, hay ollas lentas programables cuyos usuarios ponen en funcionamiento por la noche, ya que son totalmente silenciosas, durante 7 u 8 horas dependiendo de la receta, teniendo así la comida lista al día siguiente. Yo nunca la he dejado funcionando por la noche sin atención  (creo que no podría dormir con la ansiedad), pero es cierto que el riesgo de accidente con esta forma de cocción es mínimo. 

Este post está ilustrado con algunas de las recetas que yo he probado y que para nuestro gusto han quedado muy bien (las fotos son malas porque sólo las iba a compartir con mi familia, no tenía pensado publicarlas), pero hay cientos de opciones en foros y páginas de internet. Aunque la gente prueba a hacer mil cosas en estas ollas, para mí por ejemplo no tiene mucho sentido hacer un bizcocho con cocción lenta, o un plato de pasta que requiere cocer la pasta aparte y saltear la carne y verduras antes de ponerlas en la olla. No me parece operativo dar tantos pasos, pero está claro que como utensilio de cocina cada uno lo puede adaptar a sus necesidades y aprovechar toda su funcionalidad. 

Las ventajas principales para las familias grandes es que hay ollas como la mía de hasta 6 litros donde puedes cocinar un pollo entero perfectamente, piezas grandes de carne como de 2-3 kilos o lentejas para muchas raciones. También he visto que hay ollitas de otras marcas con menos capacidad, pero como tanto Exseminarista ye-ye como yo comemos de tupper toda la semana laboral no nos viene mal una olla grande para cocinar una vez y tener comidas en nevera para varios días o para congelar. En los próximos días probaré a hacer la receta del pulled pork, que aparece en todos los foros de slowcookers y ya me ha despertado curiosidad. Aunque nunca he sido fan de ese tipo de carne mechada a lo mejor me sorprende el resultado y me hago adicta, quién sabe!

* He de decir que ni Lidl, ni Silvercrest, ni Crockpot, ni ninguna otra marca me paga por hablar de su olla lenta y que si lo hago es porque el blog es mío y ya sabéis que aquí hablo de lo que quiero.

Pechuga de pollo entera con verduras

sábado, 20 de febrero de 2021

Día Internacional de la dominación... digo del Gato

¿Hoy es mi día, dices? ¿Y mi regalo?

En este blog nos gusta celebrar el Día Internacional del Gato. Bueno, le gusta celebrarlo a River, que siempre nos recuerda que en este día hay que tratarla con más deferencia aún de la habitual y si es posible premiarla con alguna pastillita de malta, atún o juguetes específicos para su especie. Los gatos tienen no uno, ni dos, sino ¡3 días del gato! Más días de fiesta que un funcionario con diez trienios, vamos.

Como nuestra felina ya está entrada en años... ("ouch, no me muerdas! Vale, vale... rectifico"). Decía que como River está en su mejor edad y se mantiene ágil, esbelta y joven ("¿así mejor?") pero el lunes va a someterse a una pequeña cirugía ("un retoque estético" me obliga a decir mientras clava en mí su pupila elíptica y amenaza con clavarme más cosas... - en realidad es una biopsia intestinal, que no me oiga -), pues este año no habrá mucha golosina para celebrar este día. 

Sin embargo, no la íbamos a dejar sin su regalito (tememos por nuestras vidas si no lo hacemos). En este caso es una fuente de agua que hará que se hidrate más y con la que está empezando a familiarizarse. En casa estamos contentos porque todavía no ha descubierto la de maldades que podría hacer con tanta agua, pero nos mantendremos alerta.

También le hemos regalado un transportín nuevo para poder ir al veterinario más cómoda, aunque por ahora su mayor interés sobre este objeto ha recaído, como era de esperar, en la caja que lo contenía. 

Si tenéis gatos celebrad este día con ellos y disfrutad de esa mezcla de paz mental y resignación que nos dan sus aires de superioridad y de esa sensación de que os dominan sin que podáis hacer nada por evitarlo 💕

Related Posts with Thumbnails