domingo, 24 de noviembre de 2019

Granada (III): La Alhambra - Palacio de Carlos V y Alcazaba

Fachada Palacio de Carlos V, La Alhambra - Granada
El Palacio de Carlos V es un edificio renacentista que nada tiene que ver con el conjunto general de La Alhambra. Su construcción se inició en el S.XVI por orden del emperador Carlos V, pero tras múltiples parones y conflictos, no llegó a terminarse hasta el siglo pasado. De hecho, el emperador nunca llegó a vivir en ese palacio, que en la actualidad alberga el Museo de Bellas Artes de Granada y el Museo de La Alhambra.

Escaleras interior Palacio Carlos V, La Alhambra
Si tenéis intención de visitar el Museo de La Alhambra, tened en cuenta que cierra los lunes todo el día y los martes por la tarde. Nosotros tuvimos la mala fortuna de no poder entrar y nos quedamos con las ganas de contemplar una de las mejores muestras de arte nazarí que existen, con piezas rescatadas de las excavaciones de La Alhambra. El acceso al museo es gratuito para ciudadanos de la Unión Europea y cuesta sólo 1,50 € para los demás visitantes, así que si vais a estar varios días en Granada podéis entrar cualquier otro día de la semana, independientemente de que tengáis entrada o no para el resto de localizaciones.

Patio interior Palacio Carlos V, La Alhambra - Granada
Detalle columnas patio interior del palacio
El palacio en sí no tiene demasiado interés, la verdad, aunque tiene un patio interior circular bastante impresionante, bordeado por columnas jónicas, diseñado por Pedro Machuca. Sus estancias están ocupadas por las salas de exposición de los museos, pero aparte de eso no tiene enseres de la época ni nada característico digno de mencionar. 

El Museo de Bellas Artes, en la primera planta del palacio, es pequeñito y tiene unas cuantas piezas de pintura y escultura granadinas desde el S.XV hasta el S.XX. Su interés dentro del conjunto, desde mi punto de vista, es más bien moderado salvo que te guste mucho ese tipo de arte, pero se recorre rápido y complementa la calidad de la visita.

Palacio de Carlos V y más desde la Plaza de Los Aljibes, La Alhambra
Vista del Sacromonte desde Plaza de Los Aljibes, La Alhambra - Granada
Antes de dirigirnos hacia la Alcazaba, nos detuvimos un rato en la Plaza de Los Aljibes para reponer fuerzas. Desde este lugar se tienen unas vistas maravillosas del entorno y del Albaicín y el Sacromonte, dos de los barrios más populares de Granada. La entrada a esta parte de La Alhambra es libre, por lo que muchas personas, no sólo turistas sino también locales granadinos, suben hasta allí algunas tardes solamente para sentarse tranquilamente en los bancos o en el espacio que ofrecen los muros y pasar un rato agradable. En el centro de la plaza hay un pequeño kiosko-bar donde se pueden comprar bebidas y algo de comer, a precios de turista, eso sí.

Barrio Castrense de la Alcazaba, La Alhambra - Granada
La Alcazaba es la fortaleza defensiva de La Alhambra, coronada por varias torres y punto más alto de la zona. Desde allí, haciendo honor a su labor de vigilancia, se obtiene una panorámica espectacular de la ciudad de Granada, los alrededores y, si vais en una época propicia (en esto sí tuvimos suerte), al fondo se pueden apreciar las cumbres blancas de Sierra Nevada. La vista desde ahí arriba es realmente preciosa.

Cumbres de Sierra Nevada desde la Alcazaba, La Alhambra - Granada
Como base militar de La Alhambra, la Alcazaba acoge los restos del Barrio Castrense, una zona de barracones que servía de almacén y viviendas de soldados, quienes desarrollaban allí su día a día mientras protegían al sultán. Tenían baños, hornos, aljibe, armerías y todo lo necesario para soportar largas estancias de vigilancia. Esa zona está hoy poblada por algunos gatos que se pasean a sus anchas resguardándose del sol tras los muros. La Torre del Cubo, situada hacia el Norte, ofrece una amplia vista del tradicional barrio del Albaicín granadino. 

Vista de la Alcazaba desde Torre de las Armas, La Alhambra
En el extremo contrario se alza la Torre del Homenaje, la más alta del recinto con 26 metros y con marcado carácter defensivo. En su base había mazmorras que en un principio se utilizaban como almacenes de grano pero que con la ocupación cristiana pasaron a servir como celdas de prisioneros. 

Avanzando hacia el Oeste nos encontramos con el otro bastión defensivo, la Torre de la Vela, con una enorme campana en lo alto colocada por los cristianos con el objetivo de avisar a los agricultores de la Vega granadina ante cualquier riesgo de invasión.

Torre de La Vela, Alcazaba, La Alhambra
La campana en la Torre de La Vela, Alcazaba
Ya en la puerta de la Alcazaba pasamos al Jardín de los Adarves, conectado por una muralla con todo el conjunto defensivo. Aquí aparecen las Torres Bermejas, tres construcciones de distintas alturas que tienen una vista privilegiada de la Vega granadina y posiblemente fueran usadas para vigilancia. En estos jardines, en uno de los muros de la Torre de la Pólvora, podemos contemplar tallado en la piedra el popular dicho granadino de Francisco de Icaza

Dale limosna, mujer,
Que no hay en la vida nada
Como la pena de ser,
Ciego en Granada


El Jardín de los Adarves se encuentra bajo la fortaleza y fue construido en el S.XVI cuando La Alhambra perdió su carácter defensivo por el alejamiento de los conflictos armados. Tiene como principal aliciente unas bonitas vistas de la ciudad y unas fuentes, lo que supone un lugar de descanso ideal en la visita a La Alhambra.

Inicio del Partal, La Alhambra - Granada
Tras el paseo por la Alcazaba continuamos nuestra visita hacia el Partal, donde nos esperaba otra experiencia inigualable de jardines, elaboradas construcciones musulmanas y preciosas fotos de postal antes de entrar a los Palacios Nazaríes en nuestra cita horaria.

*** Haz click en las imágenes para ampliar.

*** (continuará...)

Related Posts with Thumbnails