miércoles, 23 de septiembre de 2009

Por fin crecen mis pimientitos!

Echaba de menos mi planta de pimiento, que se quedó en mi antiguo piso, así que me agencié unas macetas, tierra y me dispuse a plantar de nuevo en mi vivienda actual. Estaba ya un poco desconsolada porque había plantado hacía unas dos semanas unas semillas y allí no crecía nada. El principal problema es que este piso no dispone de terraza ni balcón y la luz natural no es demasiado directa, así que pensé que nada crecería ya en mis macetas.

El caso es que hace un par de días removí la tierra para plantar una segunda tanda (las semillas son del propio pimiento con el que cocino, no es nada profesional XD) y descubrí que había un par de brotes que luchaban por salir de la oscuridad. Les retiré un poco la tierra que los cubría y esperé a ver si realmente levantaban las hojas al vuelo. Y en efecto, al día siguiente comenzaron a crecer!

No creo que de ahí salga más que una plantita con hojas verdes; lo de comer pimientos caseros me da a mí que tendrá que esperar todavía. Pero aún así, me siento genial viendo otra vez crecer día a día mis pimientitos. Os mantendré informados de la evolución, por supuesto.

*** Música ***

Como indiqué el pasado miércoles, esta semana sonará también "La distancia adecuada", de Christina Rosenvinge, aunque confío en poder cambiarla la semana que viene.

11 comentarios:

  1. Qué monos los brotes cuando empiezan a emerger de la tierra ^^ Los que nos gustan mucho las plantas sabemos la emoción que da ^^
    Pues les deseo una próspera vida a tus pimientitos, espero ver futuras fotos con plantas bien frondosas :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué bien, que ya brotan.
    A tí se te dan bien las plantas, verdad? ¡Qué suerte!

    Yo antes tenía, pero un día decidí no volver a ello, para evitar más muertes innecesarias.

    ResponderEliminar
  3. Desde que leí el título estaba leyendo y pensando en cómo te decía que te olvidaras de comer tus propios pimientos.. qué apuro :) veo que ya lo tienes asumido. ¿Pero cómo abandonaste la otra? Ella nunca lo haría. Sniff...

    ResponderEliminar
  4. Akane, ojalá crezcan sanas y fuertes!! jeje. Lo que daría por tener un huertito urbano, ayss.

    Loquemeahorro, pues si te soy sincera mis experiencias con las plantas se reducen a las lentejas y las pepitas de manzana que plantaba de pequeña en los botes de yogur y a la primera planta de pimiento, que se quedó en la otra casa. No entiendo demasiado de flores ni de plantas, pero me maravilla verlas crecer :D Espero que las mías aguanten!!

    Abisal, mi otra planta se quedó en casa de mi ex pareja, porque lo necesitaba emocionalmente. Y no te preocupes, sé que no comeré pimientos caseros, jaja, pero me hace mucha ilusión ver crecer la plantita!! :)

    saluditos

    ResponderEliminar
  5. Bueno, oye, algo es algo. Aunque sea en una macetilla y en pequeño, ya tienes tu plantita de pimientos :)

    ResponderEliminar
  6. Pues si y eso me recuerda un huertito urbano que intenté tener una vez y que.. en fin, esa es otra historia, como la de los pollitos, pero nada.. felicidades por las plantitas, alegran muchísimo...

    ResponderEliminar
  7. Jose, en mi mini-piso no puedo aspirar a mucho más tampoco XDD

    Estodevivir, yo desconozco la esperanza de vida de estas plantas, pero con que me alegren unos cuantos meses me basta :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena. Es uiy amocionante cuando te brotan las plantas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. La Naturaleza no entiende de cambios de piso. Ella obra el milagro esté donde esté. Mantennos informados cuando te den sus frutos ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Hola

    Enhorabuena :-).

    Uno de los deberes del colegio que recuerdo con más cariño fue cuando nos hicieron plantar una judía. Primero entre algodones, para que fuéramos viendo como le iba saliendo la raíz, y después, en la tierra. Llegué a tener una planta casi tan alta como yo en aquella época (no era muy alto que digamos).

    Desde entonces, les he tenido un cariño especial a las plantas :-)

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  11. Joselop44, sí! es una sensación muy agradable, la verdad :)

    JuanRa, lo malo es que sí entienden de cambio de luz, sobre todo cuando la necesitan para crecer y no les llega mucha :/ Pero bueno, he subido la maceta para que le dé el solito más tiempo, a ver si consigo que aguante :)

    Juan, yo tenía también esos buenos recuerdos de pequeñita! Creo que de plantaba todo lo que caía en mis manos: lentejas, judías, pepitas de manzana, huesos de melocotón... de todo! He querido recuperar eso con mi plantación casera de pimiento, jaja. A ver qué sale de aquí :D

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails