martes, 30 de julio de 2013

Contra la acumulación compulsiva... mudanza!

Pues sí. Lo mejor para verte obligado a seleccionar pertenencias, tirar unas cuantas o regalar parte de tus valiosas posesiones es una mudanza. La mayoría de los seres humanos tendemos a acumular objetos que, a la larga, demuestran tener un escaso uso o valor real. Dejando aparte el consabido valor sentimental de muchos de ellos (la camiseta que me puse en aquella primera cita, el papelito donde apunté su teléfono, el peluche que me regaló tal persona en tal día especial...), muchos de nosotros tendemos a almacenar en cajas, cajones o montones sin más cosas que tarde o temprano tendremos que tirar. Más que Síndrome de Diógenes como tal, yo encajaría quizás más en el Síndrome del acaparador compulsivo, que tal y como relata la wikipedia también puede tener puntos en común con el primero aunque no es exactamente igual.

Ahora que estoy de mudanza y me veo en la obligación de seleccionar lo que quiero trasladar a mi nueva casa y lo que no, se me ocurre una curiosa lista de cosas que la gente (o al menos yo y alguno de mis allegados) suele acumular de forma compulsiva e irracional:

- Entradas de cine: Un gran clásico. Quién no ha guardado alguna vez ese pase para una película por la que llevaba tiempo esperando o a la que fue con una persona especial? O simplemente por coleccionismo. Pues bien, señores, una mala noticia: con el tiempo las letras de esas entradas se van borrando y ya no sabes ni qué película fue ni cuándo fue. La mejor opción será a partir de ahora hacerse una foto en la entrada con el cartel de la película y la persona o personas con las que acudamos a verla. Seguro que durará más. 

- Revistas: Otro clásico de la acumulación. Durante muchos años, fui compradora semanal de Gigantes del Basket y ya en la universidad decidí hacer lo propio con Fotogramas. Estoy hablando de que tengo todos los números de la primera de unos 4-5 años, de finales de los 80 (así a ojo serán unos 200 ejemplares), todavía guardados en algún trastero en la socorrida casa de mis padres. Los Fotogramas no se pudieron salvar todos y en mis últimas vacaciones hice una limpieza grande y tiré la mayoría, conservando sólo los más antiguos que datan de 1992. Cuando dejé de comprar esa revista de cine ya la influencia de Internet era tan notable que se hacía un poco ridículo guardar todo ese papel.

- Ropa: Ay, queridos lectores, un gran clásico de los "por si". Esto lo guardo "por si" algún día tengo una boda; esto otro "por si" un día voy a la playa; esta camiseta "por si" algún día vuelvo a engordar esos 15 kilos que tanto me costó perder; este pantalón "por si" un día acudo a clases de equitación... En fin, que tendemos a acumular ropa usada o incluso sin estrenar bajo el epígrafe mental de que a lo mejor algún día nos hace falta. Olvidamos que hay una corriente de tendencias que hace que, si algún día se nos presenta la ocasión de volver a ponernos esa prenda en cuestión, posiblemente las hombreras ya hayan pasado de moda (o todavía no hayan vuelto), los pantalones pescador ya llamen la atención por su condición hortera y las camisetas de colores chillones se relacionen con una clase de usuarios con los que no queremos vernos directamente relacionados así de primeras. Pues no, en caso de necesitar ropa, en el 95% de las ocasiones decidiremos adquirir algo nuevo a un módico precio y esas prendas usadas y celosamente guardadas en bolsas al vacío y cajas con naftalina seguirán ahí acumulando olor a cerrado y amarilleando.

- Películas en VHS y cintas de cassette: Como bien ilustra la foto de arriba, todavía tengo películas en formato VHS, y lo que es peor, un vídeo para reproducirlas. Lo que ocurre es que la calidad del visionado es ya deficiente en comparación con la de un DVD, ocupan bastante más espacio y la tendencia es, lógicamente, a que se conviertan en una reliquia de coleccionista con íntima relación con el colega Diógenes. Yo estoy deshaciéndome de las que ya tengo en formato DVD, aunque reconozco que las demás aún seguirán conmigo por tiempo indefinido. Vale, y "Jungla de Cristal" la mantengo en ambos soportes, qué pasa :P Con las cintas musicales en cassette ocurre prácticamente lo mismo, qué os voy a contar. Por suerte, las mías están en el santuario paterno, donde todavía hay hueco para guardar esas cosas y la acumulación familiar es mucho más acusada que la mía así que tampoco peligran. Sí, incluso las de carátula fotocopiada están allí...

Y ahora que yo me he confesado os toca a vosotros. Cuáles son esas cosas a las que estáis apegados y de las que os cuesta desprenderos? Necesitáis también una mudanza para deshaceros de los objetos inservibles que vais acumulando sin querer?

18 comentarios:

  1. Uy! Las entradas de cine! Yo incluso llegué a guardar una que de por sí, no tenía el nombre de la película jajajaj Como también sé que guardaba la entrada de la momia y que seguramente tiré porque habré sido incapaz de reconocerla.(Memoriiieesss, nananino ninonaaa....) Yo tengo un problema con unas fichas coleccionables de animales, que ni siquiera eran mías, y que heredé de mi tío.(creo) Y es que son tantas que me da una pena tremenda tirar toda esa colección. Algún día las convertiré en un juego de mesa, como esos que hay por ahí de adivinar características :D
    Me encanta el post, y a mis libros del cole del armario de mi madre también! XD

    ResponderEliminar
  2. Uf, yo no tengo claro si lo mío es Diógenes o simplemente pereza. Coincido contigo en que las mudanzas ayudan, pero las odio profundamente y siempre siempre acabo llevándome más de lo que debo. Ains, sí, también estoy en mitad de una; lo bien que quedaría contratar a alguien, decirle "todo esto en la nueva casa y colocadito" y olvidarte, para que luego digan que el dinero no sirve para nada, hombreyá :P

    Venga, salud y tal.

    ResponderEliminar
  3. Libros, libros y libros y cómics, cuando trabajé en el carrefour la sección se mantenía gracias a mi y a mi sueldo.
    Me siento muy identificado con lo de la ropa, el "y si..." el "por si..." son muy malos.
    Solo me quedan 4 películas en VHS y las utilizo para evitar que los dvd's se caigan de la estantería, así que les he encontrado una función útil pese a que ya no tengo reproductor para ellas.

    ResponderEliminar
  4. Yo he pasado esta semana pasada por algo parecido... no me he mudado, pero hemos pintado en casa y ha habido que meter en cajas muchas cosas, para luego volverlo a poner en su sitio de nuevo!

    De cosas de estas que dices, me apunto a los libros y comics, sobre todo aquellos que tengo de tematica mas infantil-juvenil y que seguramente ya no volver a leer.

    Otra cosa que hemos encontrado y ha acabado guardado, han sido diskettes del ordenador, con algun programa y juegos de de hace años... que fijatete tu ahora, que los ordenadores vienen hasta sin CD! Pero es que, no podia tirarlos...

    ResponderEliminar
  5. Marta, he de confesar que yo también guardo entradas de cine, pese a que sé que se les va el color y todo eso. Llevo guardándolas desde que alcanza mi memoria y no voy a cambiar ahora.Por otra parte, lo otro que acumulo de forma compulsiva son dvd y bluray (los VHS los tiré hace tiempo, cuando mi vídeo decidió dejar de funcionar) y libros. Tengo millones de libros (mi madre dice que me van a sacar del cuarto), pero no puedo dejar de comprar más. Temo el día que me mude, y tenga que meterlos todos en cajas para sacarlos de aquí y llevarlos a mi nuevo hogar.

    ResponderEliminar
  6. Nukacola, qué haríamos sin los armarios de las casas de nuestras padres para guardar todas esas cosas de la infancia que no queremos tirar pero tampoco queremos llevar con nosotros a nuestras nuevas viviendas! ;) Yo antes coleccionaba también las entradas de cine, pero ahora, a no ser que se vea bien el título de la peli, ya no :P

    Exseminarista ye-ye, ya, y lo del teletransporte también molaría, pero como la humanidad aún no ha avanzado tanto no queda otra que preparar cajas y acarretarlas :P

    Nocivo, ves?! Si al final todo sirve, incluso lo viejo y en desuso XDD Como mi vídeo sigue funcionando me cuesta más aún deshacerme de las cintas :/ Lo de los libros en mi caso espero que empiece a cambiar ahora que ya tengo por fin mi e-reader :D

    Jose, uy, hablamos de cosas que aún están también en casa de mis padres (diskettes, cassettes, incluso programas de Spectrum que venían en cinta y que jamás usamos porque nunca tuvimos un Spectrum!! XDD). Cuando termine la mudanza podré respirar, porque mientras... ufff!

    Amixam yo también hacía eso hasta que me di cuenta de que seguir acumulando en casa de los padres está muy bien porque siempre hay hueco, pero cuando hagas una mudanza te darás cuenta de lo que es realmente imprescindible, jeje.

    Ah, y no sé quién es Marta, yo soy Lillu... :P

    saluditos!

    ResponderEliminar
  7. Yo siempre digo que las mudanzas deberían ser obligatorias cada cinco o diez años, y así poder todas las cosas inservibles que se nos olvida que tenemos. El otro día buscando el puk del móvil saqué del cajón veinte puks de tarjetas que no sabía ni que tenía. Y las cajas de todos los aparatos electrónicos que he comprado en mi vida.

    ResponderEliminar
  8. Estaba leyendo la entrada y reconociéndome en algunas cosas! jajaja
    Yo en casa de mi madre también tengo un montón de cosas. Le digo que tire muchas de ellas pero se resiste. Como tiene sitio... xD
    Y me pasa igual con libros (no tiene remedio), ropa (de vez en cuando hago limpieza), y trastos varios. Una cosa añadida son los papeles (facturas, nóminas, papeles de la renta) que tengo pendientes de ordenar/filtrar/tirar desde ni se sabe, y van aumentando.
    Así que sí, creo que muchos por aquí tenemos graves problemas de acumulación. Ánimo con la mudanza! ;D

    ResponderEliminar
  9. Ni se te ocurra tirar los Gigantes del basket, me los pido!!!! y además la época dorada del Barça de Epi, Solozábal, Norris...

    Y es que cuando haces limpieza o cambias de casa salen a la luz todas esas tonterías que guardas y al revisarlas las vuelves a revivir un poquito. Muchas las tiras después de un montñon de años y después es cuando te arrepientes de alguna de ellas (una entre mil)

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Confieso, confieso, confieso!!! Yo hago exactamente lo mismo, y como tú, al estar a punto de mudarme de casa, he hecho una limpia previa de todo tipo de cosas obsoletas, inservibles, absurdas e inútiles, que hasta a mí me ha sorprendido.

    Eso sí, no consigo tirar la colección del Dirigido Por, la tengo pegada a los dedos y no puedo, no de verdad, no me obliguen noooooo

    ResponderEliminar
  11. Therwis, yo también guardo las cajas de los aparatos... Ays.

    Sonia, ya me parecía a mí que esto no podía pasarme sólo a mí! :D Yo he eliminado el problema de las facturas haciendo electrónicas todas las que he podido y así las almaceno sólo en el ordenador, pero antes guardaba hasta los comprobantes de los cajeros cuando sacaba dinero. Sí, un claro ejemplo de acumulación inútil y sin sentido XDD

    Sese, jaja, ni siquiera sé en qué estado estarán esos Gigantes a estas alturas, ya que los trasteros suelen estar llenos de humedad y amigos del papel (como Firmin, pero de carne y hueso :P ). Pero quizás algún día valgan millones para los coleccionistas, quién sabe ;)

    Loque, yo todavía estoy en lo de la limpieza, sobre todo de papeles y objetos inservibles que me resisto a abandonar "por si acaso". Podría montar un buen mercadillo con todo, jaja.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  12. Yo normalmente no soy muy apegado a nada salvo a los libros que me han gustado/marcado de alguna manera...

    ResponderEliminar
  13. Las cintas de vídeo y las de cassette andan en cajas en el pueblo y he decidido reciclarlas (a ver si encuentro un punto verde por allí cerca). Hace ya mucho tiempo que no compro revistas y las antiguas fueron reduciéndose hasta sólo guardar hojas sueltas y alguna que otra porque era buena entera, pero tampoco es un problema. Con la ropa hago limpieza todos los años y cuando encuentro algo en el armario que lleva allí más de tres años sin tocarse, es hora de darlo.
    Mi problema en las mudanzas son sobre todo los libros: pesan y tengo unos cuantos :) Tengo algunos que quiero dar, a veces no tengo la suerte de encasquetarlos (me niego a tirarlos a la basura), pero el resto permanecen conmigo, son mis joyitas, una bonita colección de la que estoy orgullosa.
    Aunque lo más jodido de mover son las lavadoras y las neveras (!!!). Espero que todo haya ido bien y te encuentres a gusto en tu nuevo hogar :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mr Blogger, yo tengo más apegos materiales, la verdad, aunque esta mudanza me ha ayudado a desprenderme de cosas que realmente tampoco tenían mucha utilidad pero que iba guardando por inercia.

    Noemí, yo ahora que tengo e-reader seguramente compraré menos libros en papel, porque también tengo un serio problema con ellos cada vez que me traslado. Tengo muchos que se quedaron también en casa de mis padres pero la distancia hace que dejarlos allí sea ahora más complicado, jeje.

    saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. ¡Nada como el papel! :) A pesar de que tengo un ebook, sólo lo uso para trabajar.

      Eliminar
  15. Jejeje, ha sido divertido ir leyéndote e identificándome con todo lo que has dicho. Habiendo trabajado en un video club familiar, imagina la de pelis en VHS que me quedé cuando lo cerramos. Y desde los primeros años 90 no las he vuelto a revisar, así que ¿por qué no me deshago de ellas?

    "Fotogramas" también tengo como para parar un tren, y son también de aquellos 80. Tener trastero en el campo ha ayudado mucho a que sobrevivan. Tiene que ser divertido revisarlas un día y comprobar qué viejunos se han hecho los artistas, jajaja

    En lo de la ropa siempre han tirado "otras" por mi. Luego he buscado algo ... "¿Y aquella camisa a rayas rojas que tenía yo?" "La tiré hace años" "Pero por qué!" "Estaba birriosa y pasada de moda"
    En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JuanRa, yo a mi madre le tengo expresamente prohibido que tire cualquier cosa mía, ya sea ropa o papeles para ella "inservibles" que para mí pueden tener un incalculable valor sentimental. De todos modos, con los años y los traslados he ido deshaciéndome ya de muchas cosas que guardaba y que con el tiempo han perdido ese punto sentimental y/o necesario que tenían.

      saluditos!

      PD: Las pelis VHS siguen en una bolsa detrás de la puerta de entrada a espera de destino... Es que no soy capaz de tirarlas a la basura sin más!! :(

      Eliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails