miércoles, 1 de abril de 2015

Londres (X): Comer, beber y degustar

Empezando la mañana con un café para llevar
Una de las quejas más comunes de los españoles que visitan Londres es que comer resulta caro. No diré que es del todo falso pero personalmente tampoco me pareció algo tan excesivo como esperaba. Lo que sí resulta exageradamente caro en comparación con las costumbres españolas es fumar y beber alcohol, pero para comer en sí dispones de muchas opciones, algunas incluso dentro del limitado presupuesto de un españolito de a pie (servidora) que se deja caer por la ciudad del Big Ben.

Yo, como sabéis, no fumo desde hace años, pero mi pareja sí es fumador y se llevó tabaco en la maleta en vista de las previsiones. Un paquete de cigarrillos puede costar allí entre 6 y 10 libras, dependiendo de la marca. Sí, he dicho un paquete, no un cartón (al cambio, una cajetilla cuesta como mínimo 8-9 euros). Con el alcohol ocurre algo parecido. El precio habitual de una cerveza en un pub típico británico es de unas 4 libras (algo más de 5 euros), salvo que pilles la "Happy Hour" de algunos locales donde quizás la puedas encontrar por 2 libras. Una copa de vino en un restaurante normalito se sitúa en torno a las 5 libras (casi 7 euros). Estos precios se pueden reducir un poco en las cadenas de "fast food" que abundan en Londres. En general, y si la idea es no gastar demasiado durante el viaje, la mejor opción es beber agua (en algunos restaurantes te sirven sin costo una jarra de agua "del grifo" a la hora de comer) y dejar el consumo alcohólico británico para ocasiones especiales

The Plough, un pub cerca del British Museum abarrotado en la happy hour
Como nosotros no teníamos incluido el desayuno en el hotel, desayunamos algunos días en cafeterías de la zona. Habíamos llevado un básico de galletas y zumos de frutas en la maleta, así que en algunas ocasiones sólo necesitábamos complementar el desayuno con un café para llevar. La mayoría de las cafeterías de la ciudad te preparan el café en cómodos vasitos de cartón con tapa. El precio es ligeramente superior al de los cafés en España pero los tamaños también son superiores. Como dato informativo, en ninguna ocasión conseguí terminarme los "café latte" que pedía, que eran auténticos barreños y estaban normalmente deliciosos. Lo más barato es el café "expresso", que equivale a un café solo español y suele costar algo más de una libra. Los cafés con leche o especiales tienen su precio a partir de las 2,5 libras, aunque insisto, los tamaños son el doble de lo que podemos encontrar en España y en general son de buena calidad.  

English breakfast en Garfunkel's
El desayuno clásico inglés o "english breakfast" lo pedimos sólo el último día antes de regresar, más que nada por la curiosidad. Aunque lo ofrecen en varios sitios, a mí me llamaba la atención una cadena llamada Garfunkel's, sobre todo por el nombre y la estética de los cincuenta. Pues bueno, no lo recomiendo en absoluto. El desayuno fue caro para lo que ofrece y la comida no estaba más que pasable. Había varias opciones con los típicos huevos fritos, bacon, judías (de lata), tostadas (que cobraron aparte, algo fuera de lugar en mi opinión), salchichas, tomate asado y un par de cosillas más. Pagamos algo más de 8 libras por cada desayuno (11-12 euros), un precio exorbitante para la satisfacción que obtuvimos con su degustación. 

Bocata al gusto (pollo, lechugas, tomate) de Scott's Café, Covent Garden
A la hora de comer hay cientos de opciones donde elegir. Muchísimos locales tienen comida preparada para llevar, que te colocan en cómodos tuppers con sus correspondientes cubiertos. Suelen preparar además bocadillos al gusto con decenas de ingredientes, como el que nos prepararon en Scott's Café, un sitio al lado de Covent Garden, donde pudimos elegir el tipo de pan y los ingredientes por menos de 5 libras. El londinense típico cocina poco y suele comer fuera de casa cuando trabaja así que la hostelería se lo facilita al máximo. Los supermercados también tienen muchísimos platos preparados, pastas frías, sándwiches, ensaladas y combinados de frutas lavadas y troceadas. Todos los envases suelen venir con su tenedor de plástico incluido. Nosotros recurrimos a estas opciones algunas noches, haciendo la compra normalmente en un Tesco abierto las 24 horas al regresar al hotel o en un Marks & Spencer que también nos cogía de camino. 

En estos supermercados puedes encontrar sándwiches desde 2 libras los más básicos. Las frutas y verduras frescas suelen ser más escasas en estas grandes superficies y bastante más caras en general. Se venden por pieza, no por kilo, y por ejemplo un plátano (banana más bien) nos costó 18 peniques (unos 25 céntimos de euro cada plátano) y una manzana subía hasta los 40 ó 50 peniques. En Londres hay bastantes mercados con más variedad de productos naturales y mejores precios, aunque obviamente no era nuestro principal objetivo visitarlos. Sí es cierto que también se puede comer muy bien en los puestos de esos mercados, muchos de ellos preparados al efecto con algunas mesas en su exterior. En otros mercadillos al estilo de los de Camden la oferta de puestos de comida internacional es también enorme y a muy buen precio, para comer algo rápido mientras se va caminando y revisando las tiendas.


Puestos de comida en el Stable Market de Camden
Dentro de las instalaciones de los museos hay varios restaurantes y cafeterías con bocadillos y platos preparados, pertenecientes a varias cadenas como Benugo. Nos decantamos también por estas opciones alguno de nuestros días de visita intensiva, pagando entre 3 y 5 libras por cada bocadillo o plato envasado. El resto de los almuerzos-cenas probamos chino, mexicano, italiano, portugués, hindú, típico británico y, cómo no, un tradicional fish & chips bastante bueno en un local normalito de la zona donde nos alojábamos. El fish & chips es un clásico de la comida rápida inglesa por el que yo tenía especial curiosidad. No deja de ser un filete de pescado frito con patatas fritas, pero el que comimos estaba realmente bueno, sin ninguna espina y nada aceitoso. Pagamos 9 libras por cada ración, bebida incluida.


Fish & Chips en Sussex Fish Bar
La oferta de restaurantes internacionales en Londres es apabullante, como corresponde a una capital multicultural donde viven más de 8 millones de personas. Según la zona puedes encontrar locales asiáticos especializados, muchísimos hindúes, pakistaníes, árabes, chinos, japoneses, tailandeses, mexicanos, italianos, y también vimos unos cuantos españoles. Las opciones de comida típica británica son menores, aunque nosotros encontramos un pequeño comedor cerca del Shakespeare's Globe Theatre, el Theo's Cafe, instalado en los bajos de una escuela de actores, donde se pueden comer platos caseros del día, agua incluida, por 5,5 libras. Nosotros degustamos un típico pastel de carne y una ensalada de patatas realmente deliciosos.

Entrada al Globe Education Center, donde está el Theo's Café
Pastel de carne, ensalada de patatas y verduras salteadas en Theo's Café
El hindú que elegimos por la zona de nuestro hotel no fue la mejor opción. La comida no estaba mal pero tampoco era nada del otro mundo y no nos sirvieron exactamente lo que habíamos pedido. Pagamos casi 19 libras por tres platos para compartir, uno de ellos un arroz aromatizado bastante insulso y el resto nada espectacular. Los demás días nos decantamos por una cadena de "fast food" mexicana por la zona de Camden, donde un burrito de tamaño grande relleno al gusto nos costó 6 libras, y un chino en el que la cajita de cartón con tres variedades de comida (tallarines, pollo con sésamo y cerdo elegí yo) nos costó unas 5 libras. Ambos, a pesar de ser comida considerada "rápida", estaban bastante ricos.

Burrito y Coronita en el mexicano Tortilla
Comida china en la zona de Kensington
En otras dos ocasiones cenamos con unos amigos pizza en un italiano bastante coqueto del centro de Londres y portugués en el nuevo mercado de Brixton, muy ricos ambos pero un poco más caros al tratarse de restaurantes de más nivel. En todas las ocasiones los locales estaban llenos hasta arriba. Los londinenses, como ya dije antes, comen y cenan mucho fuera de casa y a partir de las siete de la tarde, hora típica de cena para ellos, los restaurantes y bares de copas suelen estar abarrotados casi todos los días de la semana entre los locales y los turistas. Las opciones son casi infinitas y hay precios para todos los gustos, teniendo siempre en cuenta que los precios en libras parecen bajos y pueden despistar. Aún así, nosotros comimos bien, variado y no tan caro como esperábamos.

Arroz con verduras a la plancha en un portugués de Brixton Village
*** Haz click en las imágenes para ampliar.
*** (Continuará...)

Related Posts with Thumbnails