viernes, 7 de marzo de 2008

Tiburón

Aprovechando que todavía no es verano y no aflorará a nuestra mente esta pesadilla náutica al darnos un chapuzón, me apetecía comentar un clásico del cine de terror: "Tiburón" (Jaws). Precisamente uno de los protagonistas, Roy Scheider, falleció hace algunos días, dejando para siempre en nuestra memoria y nuestras videotecas su papel de jefe de policía Martin Brody en esta escalofriante película.

Un joven Steven Spielberg fue el director en 1975 de esta genial obra del cine, basada en una novela de Peter Benchley. Una de sus principales preocupaciones era crear un tiburón lo más realista posible, para lo que trabajó de cerca en todos los detalles técnicos de la película. Ante la imposibilidad de rodar escenas cercanas con tiburones reales decidieron crear un animal mecánico que simulara los movimientos del depredador, al que llamaron Bruce. Para otras tomas se hizo uso de profesionales que grabaron a tiburones reales en Neptune Islands.

Los extras de la película, que eran en realidad ciudadanos de la zona de rodaje, cobraron 64 dólares por chapotear y gritar en el agua en las escenas de pánico. Los tres protagonistas principales estuvieron magníficos y fueron grandes elecciones para la cinta, aunque no fueron los primeros candidatos ni para el director ni para los productores. Robert Redford, Paul Newman y Steve McQueen eran los preferidos por el autor de la novela, actores que por entonces estaban muy de moda. En su lugar, los contratados fueron Roy Scheider, Robert Shaw como el duro superviviente de la guerra y capitán del barco cazador de tiburones "Orca", y Richard Dreyfuss en el papel de estudioso del instituto oceanográfico. Precisamente Dreyfuss repetiría con Spielberg en el siguiente éxito del director, "Encuentros en la tercera fase".

El último ingrediente de la cinta fue sin duda la banda sonora de John Williams, colaborador habitual de Steven Spielberg desde entonces y que compuso una música tensa y contundente para acompañar a las sorprendentes escenas del film. Su trabajo fue merecedor de un Oscar aquel año, así como lo fue el montaje de Verna Fields y el impactante sonido. Aunque no venció como mejor película, también fue nominada en esa categoría esta historia del sanguinario tiburón blanco que ataca a inocentes bañistas en la tranquila isla de veraneo de Amity.

La cinta tuvo un gran éxito, recuperando casi las tres cuartas partes de su presupuesto en su primer fin de semana de exhibición en las salas estadounidenses y convirtiéndose en la más taquillera del momento. El público sufría en las playas las bromas de las aletas y posiblemente la mitad de los que sufren miedo al mar hayan visto agravadas sus fobias tras ver la película. De hecho, la película fue acusada de promover un terror ilógico a los tiburones, aunque el libro de Benchley se basara en ataques reales ocurridos en New Jersey en 1916. El horror de "Tiburón" se vio potenciado por las secuelas que no tardaron mucho en aparecer, todas desvinculadas de Spielberg y su productora, y a cada cual peor. También se realizaron en los años siguientes multitud de películas de serie B que aprovechaban el filón de los escualos asesinos, como "Tintorera", "Orca" o "Ciclón", todas de pésima calidad.

Sin embargo, la "Tiburón" original sigue manteniendo a pesar de los años transcurridos un toque de frescura y de corrección que no eran tan habituales por entonces. Sin duda el director Steven Spielberg apuntaba maneras y el resultado de este trabajo fue increíblemente bueno, aunque el rodaje fue una auténtica tortura para todo el equipo, hasta el punto de que Spielberg ha odiado desde entonces rodar tomas acuáticas. La película se sitúa hoy en el puesto 91 del Top #250 de las cintas más valoradas por los usuarios del IMDB y en el lugar 48 de la lista de las mejores películas de todos los tiempos elaborada por los miembros del American Film Institute.

6 comentarios:

  1. Todavía recuerdo hoy la mítica frase del final de la película "sonríe hijo de puta". Me veo sentado en el cine presa del pánico que transmitía la escena. A propósito de Spilberg ya esperamos ansiosos The Pacific, serie que sería la continuación de Hermanos de Sangre (inmensa serie vilipendiada por Tele5) que empezará a rodarse en agosto. la serie contará con 10 capítulos y tendrá un presupuesto de 200 millones de dólares; bastante más de lo que costó Hermanos de Sangre en 2001: 125 millones de dólares.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Esta película es un gran clásico, y la banda sonora es fundamental. Que buen post, me enteré de varias cosas que no sabía.

    Ah, y lástima que se cerró la encuesta, pero mi voto es por John Lennon.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me impactó durante muchos años esta película... cuando era niña nunca conseguí meterme donde no me cubriera, siempre pensaba que iba a venir el tiburón.... y ahora aunque me da risa, cuando me meto en el mar, no puedo evitar que ese pensamiento pase por mi mente.... y si viniera un tiburón... Joé, que loca estoy.. Un beso. Bea

    ResponderEliminar
  4. Es una película que vi en el pueblo. Recuerdo, como anécdota, que cuando se retrasaban comenzábamos a golpear el suelo de madera con los pies. Cuando había una escena emocionante más de uno gritamos en medio de la tensión "¡Cuidadooo!" o "¡Detrás tuya!". Lo mejor era en las situaciones románticas, de entre el público alguien gritaba "¡Bésalaaa!". ¡Qué recuerdos! Luego venía con la linterna Esmeralda o Mary, que eran las revisoras, y nos llamaban la atención.

    La verdad que desde que cerró ese cine el pueblo perdió cierto encanto. Las situaciones se parecen a lo de "Cinema paradiso" y más si muchas veces he entrado al cuarto desde donde proyectaban la película. Me pasaba tiempo observando los fotogramas y la publicidad que venía con cada una junto con el cartel.

    Tanto la de Tiburón como la de Tarzán con aquella Bo Derek o las de Conan me costaba bastante convencer a mis padres para que me dejasen ir a verla.
    Con las de Bud Spencer, Cantinflas,... o mismo las de Star Trek no había problemas, sin embargo aquellas, evidentemente las de despelote del Esteso y Pajares de ninguna manera. Jejeje!

    Estoy de acuerdo con BEA. ¡Quién no fue a la playa a bañarse y pensaba que venía un tiburón!
    Lo último que vi al respecto de Tiburón, fue que el cartel es uno de los mejores de la historia del cine.

    Gracias por el artículo, Lillu.

    ResponderEliminar
  5. Sese, olvidé poner al final del post la otra frase fantástica de la peli: "vas a necesitar un barco más grande" XDDD. No he visto la serie de Spielberg que comentas, pero últimamente tampoco me ha llamado mucho la atención su trabajo. Me quedo con el Spielberg de los primeros tiempos, más comprometido con las buenas películas en sí mismas que con la causas sociales aplicadas al cine. Supongo que para él es una evolución natural de todos modos, o quizás para todos los cineastas.

    Meli, la banda sonora de "Tiburón" da a veces casi tanto miedo como el bicho XD. Ya no puedo contabilizar tu voto, pero gracias por el aporte, así hubieran empatado Lennon y McCartney, cachis! La próxima vez espero que llegues a tiempo! :)

    Bea, jaja todo un clásico lo de meterse en el agua y mirar en todas direcciones por si acaso :P Un tiburón no, pero a veces hay especies que te pueden aguar un chapuzón como las medusas o las fanecas. Yo hace tiempo que prefiero las piscinas :D

    NimRi, me acabas de recordar a la canción de Sabina "Una de romanos", contando las batallitas del cine de pueblo :D Yo recuerdo que vi precisamente "Ciclón", una mala copia de "Tiburón", en un cine montado en un club de vecinos donde la pantalla era una sábana colgada. Claro que hablo del año 86, cuando los sitios pequeños no tenían cine e ir a la gran ciudad al cine no era una opción habitual.

    Gracias por vuestros comentarios :)

    Saluditos!

    ResponderEliminar
  6. Anda mira, no había visto que tenías un post sobre tiburón, pues me ha gustado, admás nos cumplimentamos en aspectos diferentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails