sábado, 1 de noviembre de 2008

Beverly Hills 90210: Sensación de Vivir

Pues como prometí hace unos días, llega a este blog “Beverly Hills 90210. Sensación de Vivir”. Esta serie marcó la infancia y adolescencia de muchos de nosotros, mal que nos pese. Interpretada por actores con cinco e incluso diez años más de lo que representaban, nadie en su sano juicio se creería las cosas que les pasaban, pero en el momento en que la serie llegó a España nos tragábamos cada capítulo con una emoción insólita.

“Beverly Hills 90210” comenzó a emitirse en Estados Unidos en 1990 y se alargó hasta 2000, aunque yo no recuerdo que durara tanto. Posiblemente dejé de verla antes de que finalizara, aunque Telecinco la emitió íntegra desde 1991. Los protagonistas eran un grupo de estudiantes de una exclusiva zona de Los Ángeles, concretamente de Beverly Hills, procedentes de familias acaudaladas y con problemas tan serios como operarse la nariz, elegir el modelo de su primer coche deportivo o ir de compras a Rodeo Drive.

También abordaban, cierto es, asuntos concernientes a cualquier adolescente de clase media: primeros novios, inicio al sexo, alcohol, discusiones generacionales, dificultades escolares… Algunos temas más de refilón que otros. Siempre recordaré que a uno de los personajes lo obligaban a someterse a un programa de desintoxicación por tomar una copa de champán en una fiesta. En Estados Unidos son así, ya se sabe.

Los protagonistas principales eran los gemelos con nombre de cachondeo Brandon y Brenda Walsh. Ambos procedían de una familia “normal” recién trasladada desde
Minneapolis al entorno de ricachones de Beverly Hills, algo que les traía no pocos problemas. Allí formaban un grupito de amigos con los que vivirían todas esas sensaciones de las que habla el título español de la serie.

A pesar de las situaciones ridículas que se planteaban, yo, como otras muchas miles de adolescentes, me enganché sin remedio al drama y esperaba ansiosa una nueva entrega cada semana, para observar de cerca esos comportamientos que tan lejanos estaban de nuestra común vida de estudiantes. Puede que hoy en día no sea nada extraño esa libertad que se respiraba en “Sensación de vivir”, pero los noventa fueron para muchos como yo años de recesión paterna tras los libertinajes sin control de los ochenta.

Los intérpretes de “Sensación de vivir” marcaron también una época. Su estilo fue imitado por muchos jóvenes y los protagonistas masculinos eran portada de revistas para quinceañeras. La serie tuvo que adaptarse a marchas forzadas al crecimiento inevitable de los actores, que tenían barbas pobladas y facciones adultas mientras representaban a adolescentes de 16 años. Esta telenovela juvenil abarcó, durante diez años de emisión, su temporada de instituto, la universidad posterior e incluso algunas aventuras post-estudiantiles para acercar a los jóvenes al duro entorno laboral.

(continuará…)

4 comentarios:

  1. La recuerdo, recuerdo algun personaje... pero la verdad es que no la seguia demasiado.

    Sobre todo por que recuerdo que solia ser los domingos por la tarde, y en esa epoca ibamos siempre a ver a mis abuelos al pueblo. Y las tardes eran mas para aprovechar la tranquilidad reinante alli y salir a jugar a la calle...

    Bueno, aunque no sean de la serie, son mis recuerdos. ¿Valen no? :p

    ResponderEliminar
  2. Las chicas de mi clase estaban todas locas con tal o cual tipo. ¡Era realmente agobiante!
    Nunca seguí la serie, pero desde luego era inevitable no encontrársela o que alguien te hablara de ella.

    Cuando Tiffani Amber-Thiessen entró en las últimas temporadas aquello se puso más interesante.

    Jojo lo de la copa de champán es antológico

    ResponderEliminar
  3. Jose, claro que tus recuerdos son perfectamente válidos para el caso que nos ocupa! Y además está bien saber que "Sensación de vivir" te recuerda a las tardes en el pueblo, la antítesis al lujo y los descapotables de Beverly Hills, no?... interesante :D En mi pueblo tampoco había Brendas ni Dylans... cachis XD

    saluditos!

    ResponderEliminar
  4. Möbius, yo reconozco que Dylan me traía de cabeza, con su mirada torcida y su pose de malote XDD Cuando entro la Thiessen es que ya la serie se tornaba en un conglomerado de tejemanejes extraños, con más presencia de sexo, perversidades y esas cosas más adultas :D Hoy haré repaso de personajes, en un ratito :)

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails