viernes, 28 de agosto de 2009

Malas calles

Todos coinciden en que “Malas calles” es buena por lo que significa, por constituir el inicio de una larga historia de amor cinematográfico entre Martin Scorsese y Robert De Niro, por sentar las bases de las películas de mafiosos italo-americanos que tanto caracterizaron a este director en una época, por retratar con maestría los bajos fondos neoyorkinos y por abrir una línea de cine donde las canciones de la banda sonora empezaban a tomar un significado más allá de adornar con música un metraje.

Estamos ante un clásico que promete lo que será Scorsese en un futuro pero que flojea a la hora de contar la historia. Se trata de una película interesante, con un buen trabajo de cámara, unas interpretaciones destacables y un final sorprendente, pero para mi gusto un poco hueca en el medio.

*** Spoilers! ***

Los protagonistas de “Malas calles” son pequeños mafiosos italo-americanos que luchan por hacerse un hueco en el negocio familiar, ganándose el respeto de sus superiores. Charlie (
Harvey Keitel) divide su tiempo entre su relación con Teresa, de la que nadie debe enterarse si quiere ascender en la escala de la “empresa”, y su protección al primo de ella, Johnny Boy (Robert De Niro) un granujilla irresponsable y mentiroso que no hace más que buscarse problemas.

Aunque a los personajes les falta un poco de profundidad, se pueden observar los estrechos vínculos que unen a los jóvenes aprendices de mafiosos, que llevan la extorsión y el contrabando como un juego más que como un trabajo y pasan los días gastándose el dinero a la misma velocidad que lo ganan. Como luego se verá en sus otros films de este tipo, aparecen aquí ya las típicas características del mafioso “made in Scorsese”: religioso, pendenciero y perdonavidas pero buena gente a su modo, puesto que jamás se duda de la entereza moral de los miembros de la gran “familia”.

*** Fin de Spoilers! ***

La trama no está del todo clara y la línea argumental es un poco vaga. Eso hace que la película tenga una temática dispersa y no ahonde en ningún problema de fondo de los protagonistas. Después de dar bandazos, de repente la cinta se acaba y todo encaja en ella, pero siendo un poco exigentes hay demasiados espacios vacíos o diálogos que sobran entre el inicio y el desenlace. Cierto es que la manera de rodar de Scorsese compensa un poco todo lo demás, con esos movimientos de cámara tan novedosos para la época, pero lo más importante de una película debe ser la historia y “Malas calles” patina un poco por ese lado.

Eso sí, da gusto ver a futuras estrellas como De Niro o Keitel en sus inicios. Los dos repetirían con Scorsese en varias ocasiones y, en el caso de De Niro, la relación entre actor y director se convertiría en una fructífera unión cinematográfica que propició algunas de las mejores obras para ambos, como “Taxi driver” o “Toro salvaje”. Se ve además la poderosa influencia que ésta y otras películas de Scorsese han tenido sobre el cine de Quentin Tarantino, porque cambiando década y personajes esta película bien podría haber sido hermana de un "Pulp fiction", por ejemplo.


En definitiva, “Malas calles”, dirigida por Martin Scorsese en 1973, está bien pero todavía no alcanza la maestría que sí convertiría en clásicos imprescindibles a sus siguientes películas.

8 comentarios:

  1. Coincido contigo. A mi no me parece tan buena como dicen. Se nota la buena mano de Scorsese y las buenas interpretaciones de los actores, pero tiene un nosequé un poco amateur o experimental que no me convence.

    ResponderEliminar
  2. Pues no la ví nunca,niña hay que ver cómo sabes de cine..

    ResponderEliminar
  3. Angus, es que yo creo que Scorsese estaba todavía buscando su estilo en aquella época, porque apenas había dirigido unos cuantos cortos y un par de largometrajes sin repercusión.

    Estodevivir, hay tantas películas que es imposible verlas todas :) Ahora mismo estoy intentando revisar clásicos que en su momento se me pasaron o que nunca he visto con demasiada atención. Pronto le tocará a "El graduado"! :D

    saluditos

    ResponderEliminar
  4. La ví ahce ya hace unos años, y ni chicha ni limoná. Me dejó un buen gusto, pero creo que en realiadad era todo ambiente y le faltaba historia.

    ResponderEliminar
  5. Coincido plentamente contigo; a mí tampoco me llena mucho la película de la que hablas.

    Quizás tenga que ver el hecho de que yo misma tengo la impresión de no haberle cogido el punto (aún) a ese crack que es Scorsese.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Discrepo en lo del vacío, la veo bien rellena, pero claro no es el Scorsese excepcional y más maduro, pero aun así, ya sabes. En fin, de todas formas, ¡clásico absoluto!

    ResponderEliminar
  7. Yo no la he visto a pesar de tener tantísima fama y que siempre, siempre se menciona cuando se habla de Scorsese, en plan "prometedora obra" o algo así... sospechaba lo que más o menos dices, que me iba a decepcionar un poco, porque quizá tiene demasiada fama, para lo que es.

    ResponderEliminar
  8. Deprisa, pues sí, la sensación es parecida a esa. Hay que tener en cuenta que Scorsese estaba empezando en el noble oficio del cine :)

    Perséfone para mí lo mejor de Scorsese es "Taxi Driver" y "Toro Salvaje", seguidas por "Casino" y la verdad que "Infiltrados" también me gustó mucho. Sus películas más "románticas" no me dicen nada.

    Möbius, yo creo que le falta un poco de cohesión, de trabajo de personajes, porque todo sucede como un poco precipitado desde mi punto de vista. Lo de clásico eso no te lo discuto :D

    Loquemeahorro es importante dentro de la filmografía de Scorsese porque representa la base de lo que será su cine en los siguientes años. Nadie como él ha sabido retratar la "Pequeña Italia" y sus pequeños mafiosos :)

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails