domingo, 21 de marzo de 2010

Sam Peckinpah, el excesivo

No puedo decir abiertamente que no me gusta Sam Peckinpah por dos razones principales: la primera es que medio mundo cinéfilo se me echaría encima, y la segunda porque tampoco sería del todo cierto. En realidad pienso que sólo es un director un poco “excesivo”, que se excede básicamente en el metraje de sus películas y en las dosis de violencia gratuita que, aunque normalmente no me molesta, en sus películas ha llegado casi a desquiciarme.

Hablo concretamente de las dos películas suyas que he visto estos días, dos de las consideradas joyas del cine en general y de la filmografía de este director en particular. Se trata de “Grupo salvaje”, un western de 1969 y “Perros de paja”, una oda a la violencia rural estrenada en 1971. He de añadir que esta última tiene el aliciente negativo de la presencia de Dustin Hoffman, el actor con el que siempre acertarán conmigo: no lo soporto nunca XD. Aviso que a lo mejor hay algún spoiler en este post, por si alguien no conoce estas películas y quiere disfrutar del agresivo estilo Peckinpah en carnes propias.

Ya había visto “Grupo salvaje” hace muchísimos años, pero sin prestarle demasiada atención por entonces. Es un exponente del denominado western crepuscular, cine que habla de un Oeste en crisis con la llegada de la modernización, el ferrocarril, los automóviles y el orden. Los forajidos comienzan a decaer y a perder su lugar prominente en ese mundo polvoriento. En ese contexto, Sam Peckinpah elabora una historia de amistad que le valió una nominación al Oscar al Mejor Guión Original. El reparto es extraordinario y entre las principales caras podemos ver a William Holden o Ernest Borgnine.

El director estadounidense es ampliamente conocido por sus retratos de la violencia más extrema sin ningún pudor. No hay muertes románticas en sus películas, sólo muertes poco naturales y largas escenas de acción rodeadas de bastante crueldad. En su descargo, hay que decir que fue uno de los pioneros en la utilización de la cámara lenta en ese tipo de secuencias, lo que añade cierto lirismo a sus películas y reduce un poco el impacto violento de esas escenas. La parte final de “Grupo salvaje” es un tiroteo sin fin en el que muere hasta el apuntador, algo que llega a resultar agotador y un poco cansino. Desde mi punto de vista no hace falta un ruidoso tiroteo de cinco minutos de reloj para saber que allí no quedó títere con cabeza.

La historia está bien contada y retrata con bastante acierto el carácter de unos bandidos que, viéndose humillados, perseguidos y cansados, deciden morir matando. No sin razón “Grupo salvaje” (en el original “The Wild Bunch”) fue considerada como una de las películas más violentas de la historia. Con los años, el film se ha granjeado un nutrido grupo de fans que la valoran tanto por su brusquedad como por sus grandes dosis de innovación cinematográfica y su lugar de honor en el género western. Para mí le sobran metraje y balas, por lo que me resultó a ratos algo irregular e incluso aburrida.

En el caso de “Perros de paja” ("Straw dogs"), la película sigue prácticamente la misma senda que su predecesora: mucho metraje, momentos en los que pasa poco o nada, que podemos interpretar a nuestro libre albedrío y una traca final con violencia y destrucción que personalmente considero excesiva. El guión es bastante más flojo que en su predecesora "Grupo Salvaje", para mi gusto, y tengo muchísimas preguntas en relación a la actitud de todos los protagonistas y lo que los rodea: un pueblo en el que sólo viven idiotas o locos; un Dustin Hoffman con dos tipos de semblante: inexpresivo o inexpresivo cabreado; una mujer (Susan George) que no se sabe si se lo está pasando bomba o está sufriendo lo indecible con determinadas situaciones (como la de la violación); y una serie de catastróficas desdichas que hacen que la película parezca a ratos un gran despropósito.

Y es que “Perros de paja” tiene momentos casi absurdos, en los que yo no me podía creer que todos los personajes parecieran bipolares, que ninguno de los agresores tuviera dos dedos de frente o que estuvieran sobrios y en cuestión de segundos pasaran a las típicas cantinelas de borrachos inestables. Eso por no decir las innumerables ventanas que se rompen en ese último asedio, que aquello parece una cristalería en vez de una casa de campo. En general la historia tiene más problemas para sostenerse y sólo el gusto por la violencia y la locura puede salvar a sus espectadores de caer en la desesperación. Es muy comparable en ese sentido a otra película que no soporto, “La naranja mecánica” de Kubrick, casualmente del mismo año (con esto ya me estoy consagrando, lo sé... :P).

Técnicamente el director vuelve a sacar sus recursos de cámara lenta para las escenas de furia y juega mucho con la oscuridad y la neblina para transmitir sensación de intranquilidad. Por ese lado puede que lo consiga, pero la película en sí es como un enorme castillo de naipes que se aguanta a duras penas mientras le embiste la cordura.

Sam Peckinpah, apodado Bloody Sam (Sam Sangriento) tuvo bastantes problemas con las productoras para mantener ese nivel de violencia en sus películas, muy criticado por una parte del sector, y también fue acusado de misógino por el papel que otorgaba a las mujeres en sus films. Sus excesos con el alcohol y las drogas hicieron que su carrera cayera tan en picado como su salud a mediados de los setenta, sin volver a recuperarse, hasta su muerte en 1984.

El mito de Peckinpah, que dirigió poco más de una docena de largometrajes, se forjó en gran parte tras su desaparición, ya que en vida no consiguió demasiadas distinciones para su cine. Le otorgo sin duda el mérito que significaron sus innovaciones cinematográficas y su valentía para mostrar la impiedad sin paños calientes, sirviendo de inspiración para miles de cineastas posteriores, pero como la contención no está entre sus virtudes recomiendo no ver sus películas en momentos de estrés.

10 comentarios:

  1. Coincido bastante con tu opinión sobre Grupo salvaje. Perros de paja no la he visto. Quiza me hayan gustado más La huida, la balada de cable houg (o algo así) y sobretodo Pat Garrret y Billy de Kid, una visión "distinta" del western con la música de Bob Dylan (y el mismo) como perfecta banda sonora.

    A dustin Hoffman no le tengo la "manía" que comentas pero no comprendo su Oscar por Rain Man, cuya exigencia como actor era la "inexpresabilidad" del personaje

    ResponderEliminar
  2. Hola Lillu..
    no puedo opinar porque no las he visto...
    para mí las mejores del género son las de Sergio Leone...
    un saludo feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Rebatirte punto por punto me llevaría mucho, así que lo dejaré en un obvio no estoy de acuerdo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Quizá el metraje si pueda ser un poco excesivo, acostumbrados a los ritmos trepidantes que la era videoclip nos impuso hace ya muchos años. La violencia no me parece excesiva, creo que se superó con creces con rambos etc.
    Te recomiendo, si no la has visto ya, La balada de Cable Hogue, un delicioso western crepuscular que Peckinpah hizo justo entre Grupo Salvaje y Perros de Paja.

    ResponderEliminar
  5. Es decir que Peckinpah es al metraje lo que JuanRa a los posts: ¡unos longaniceros! :D

    Ví en su día Perros de paja y no debió dejarme mucha huella pues casi la he olvidado.

    Discrepo un tanto en algunos puntos: Hoffman no es nada del otro mundo, pero a mí me divirtió enormemente en Tootsie, me convenció en Kramer contra Kramer y me lo hizo pasar muy mal en Marathon man.

    Por otro lado La naranja mecánica consigue su propósito: crear una atmósfera desagradable en torno a la violencia. A mí sí me gustó en este sentido aunque el paso de los años creo que ha desvirtuado ese impacto que causó en su época.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Yo aquí echo de menos la de "Pat Garrison vs Billy The Kid". Gran historia.

    ResponderEliminar
  7. Sese, yo a Dustin Hoffman lo "soporto" en algunas películas, pero por lo general su presencia me molesta bastante la mayoría de las veces, sobre todo en las películas más antiguas. Creo que es porque hace de joven y para mí siempre ha tenido aspecto de viejo amargado, así que no me lo creo casi nunca.

    Lázaro, próximamente tendré que comentar también alguna obra de Leone :)

    Möbius, por suerte la diversidad de opiniones suele ser muy enriquecedora :)

    Angus, no la he visto, de hecho sólo he visto conscientemente las dos que comento (pillar alguna peli empezada en la tele para mí no es "ver", y de esas he pillado unas cuantas XD). La tendré en cuenta.

    JuanRa, yo me reí mucho con "Tootsie", pero creo que fue porque ahí Hoffman no hace de sí mismo inexpresivo XD "Perros de paja" es, para mi gusto, una peli más bien flojilla. "Grupo salvaje" creo que tiene más calidad en general, aunque tengan puntos de conexión en su forma de contar la historia. Estoy de acuerdo contigo en que el impacto de determinadas películas en aquellos años es imposible trasladarlo a la actualidad, y quizás por eso hay que hacer un esfuerzo por situarse en el contexto de la época, porque sino pierden el 90% de su significado.

    Radmains, tampoco la he visto, le echaré un ojo a ver si me llama la atención :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  8. Vi Perros de Paja hace mil años, y solo recuerdo que pensaba "Qué mal rollito tienen en ese pueblo ¿no?" Lo de la cristalería me ha encantado.

    Y sí, la chica era lela perdida, o lo parecía, claro que se ve que la endogamia no le había sentado bien a esa población.

    Grupo Salvaje no la he visto, y aunque la ponen mucho en la TV nunca tengo cuerpo para verla.

    Tanto La balada de Cable Hogue, como Duelo en Alta Sierra y la de Pata Garret... son harina de otro costal. Aunque está última creo que la vi en el año 83.

    Dustin Hoffman en general me parece un actor totalmente sobrevalorado, sobre todo cuánto más intenta lucirse en papeles más extremos, en los que hace de persona normal (que alguna hay) no dan ganas de matarle.

    ResponderEliminar
  9. Coincido en casi todo con respecto al cine de Peckinpah: excesivo, en ocasiones bastante efectista por la utilización de ciertos recursos como la cámara lenta, muy amigo de la violencia gratuita, etc.

    En lo tocante a tu aversión hacia el amigo Hoffman, lo siento, no puedo solidarizarme (aunque probablemente tengas razón en lo que comentas en referencia a "Perros de Paja"). Ahora, eso sí, NO SOPORTO "LA NARANJA MECÁNICA"!! Jeje...

    Interesante entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Loquemeahorro, pues de acuerdo en casi todo lo que dices. Tendré en cuenta esas pelis que no he visto, para un futuro espero que cercano, porque mi lista de "pendientes" engorda a pasos agigantados y ya no tengo horas para ver todo lo que quiero XD

    Kinezoe, esto del cine es una pura cuestión de gustos, así que yo evito hablar de películas o actores buenas y malas, sino de algo que me gusta o me disgusta. No niego que Hoffman pueda ser un buen actor, claro está, pero personalmente me cuesta verlo XD

    Ah, y por fin encuentro a alguien que tampoco soporte "La naranja mecánica"!! Gracias! :D

    saluditos

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails