sábado, 10 de abril de 2010

Memorias de una geisha (2)

Como la novela me había gustado muchísimo, decidí ver también la película adaptada en 2005 de “Memorias de una geisha”. A pesar de contar con los medios suficientes como para que fuera un éxito de calidad (recordemos que produce Spielberg y dirige el experto en musicales Rob Marshall, responsable de “Chicago” y “Nine”), la película se queda en una muestra visual interesante pero con una historia llena de agujeros.

Mi primer desencanto son sus protagonistas femeninas. Cierto que realizan una buena labor interpretativa, pero es que son todas… chinas! Ah, perdón, que hay una de Malasia… por favor! Para mí ese casting resulta ofensivo, no quiero ni pensar para los japoneses que hayan visto la película. Es que físicamente los rasgos son muy diferentes! Para hacernos una idea podemos hacer un casting de mexicanos o de peruanos para una película que pretende mostrar la Guerra Civil española. Creíble, no? Total, todos somos latinos y ellos son todos orientales, qué más da chinos, japoneses o coreanos. Pues sí da, al menos si el producto pretende convencer. El caso es que los protagonistas masculinos sí que son casi todos japoneses (con esa genial presencia de Ken Watanabe), de lo que deducimos que las actrices niponas deben ser pésimas o inexistentes.

La historia intenta abarcar gran parte de lo narrado en el libro pero sin mucho acierto, ocasionando una serie de saltos en el tiempo que entorpecen bastante el visionado. La voz en off es magnífica, eso sí, y acompaña perfectamente a unas imágenes muy cuidadas. La parte artística de la película es realmente lo mejor que nos ofrece, con mucho colorido y trasladándonos con bastante esmero al Kioto de principios de siglo. Esto, teniendo en cuenta que gran parte del rodaje de exteriores se realizó en jardines de estilo oriental localizados en Estados Unidos, supone un gran mérito. Gracias a ello ganó tres Oscar en los apartados de Dirección Artística, Fotografía y Diseño de Vestuario, pienso que los tres muy merecidos.

Por lo demás, y salvando que Gong Li está maravillosa haga lo que haga, incluso haciendo de japonesa (y aprendiendo a hablar inglés sobre la marcha, porque cuando empezó el rodaje sólo hablaba chino), la cinta es francamente olvidable y no emociona ni la mitad de lo que lo consigue el libro. De Rob Marshall no he visto ninguna otra película, pero tras esta experiencia creo que tampoco me daré mucha prisa en hacerlo.

8 comentarios:

  1. Reconozco mi ignorancia. Creo que yo no me habría percatado de que las actrices son chinas y no japonesas. No me he fijado nunca en los matices que las diferencian. :(

    ResponderEliminar
  2. A mí me resultó entretenida y poco más. A mi novia le encanta y fue por ella que la vi. No es mala película, pero tampoco llega a ser una gran historia. Si no fuera por su cuidada ambientación, su mayor mérito, se quedaría en muy poca cosa.

    En cuanto a las actrices niponas debe ser que le tenían mucho respeto al tema; saben el calado que tiene el mundo geisha en su sociedad y no querrían arriesgarse con una peli que, en principio, no sabían cómo iba a ser recibida. O eso, o que son muy tímidas y pudorosas, jeje...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pues no he leido el libro ni visto la peli... pero no me extraña que te quedes con el primero. Raramente se puede plasmar en una pelicula lo que te da un libro (y mira que dicen eso de que una imagen vale mas que mil palabras!!!)

    Lo que si oi es que hubo polemica con lo de que las atrices fueran chinas, pero no se si porque no encontraron ninguna dispuesta a hacerlo o algo asi...

    ResponderEliminar
  4. Pues como te decía con el libro a mí no me disgustó ni mucho menos la película, la buena ambientación de que hablas le da credibilidad a una historia que se basa en el amor de la geisha a su futuro protector. No sé, quizá entre que leí el libro y vi la peli pasaron al menos 8 años y no recuerdo con tanta exactitud como tú el libro y juzgo más la peli sin relacionarla tanto con el libro, o quizá me pilló en un buen momento, o qué se yo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Creo que sí, que se montó un escándalo porque las actrices fueran chinas, yo pensé lo mismo, que me sentaría a cuerno que apareciera una "latina" con su acento y todo, haciendo de segoviana, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  7. JuanRa, no es que sean diferencias abismales pero los chinos tienen rasgos mongoles más marcados, la tez más amarilla, los ojos son distintos, la complexión... son cosas que en otras películas daría igual, pero precisamente en una que habla de geishas resulta un poco ofensivo desde mi punto de vista. Sé que hubo conflicto por eso cuando se estrenó la película, además de que en China todavía recuerdan la ocupación japonesa y no veían con buenos ojos que actrices locales interpretaran a prostitutas niponas, por mucho que allá las llamaran geishas.

    Kinezoe, me pareció leer en algún lado que no se presentaron muchas actrices japonesas que valieran la pena al casting que se hizo, y para garantizar el éxito de la película se optó por otras intérpretes orientales de fama internacional. No sé, personalmente me parece un error, aunque no sea la interpretación precisamente lo que falla en la cinta.

    Jose, dicen que no se debe comparar nunca libro con película porque son dos soportes distintos y tienen lenguajes diferentes, pero yo no puedo evitarlo. Además me gusta siempre leer los libros antes de las películas que se basan en ellos y, rara es la ocasión en la que una película supera a un texto escrito. Hay casos en los que ambos están a la par, eso sí, pero de un buen libro hacer una buena adaptación cinematográfica es más que complicado.

    Sese, visualmente la película es muy bonita, es cierto, y por esa parte es un auténtico disfrute verla. Yo es que leí el libro justo antes de ver la película, claro, entonces lo tenía también mucho más fresco y pude captar mejor las diferencias. Quizás hubiera disfrutado más de la peli si no recordara tanto el libro, jaja.

    Loquemeahorro, pues sí, vale que la globalización está a la orden del día, pero hay formas y formas de mostrar las cosas y a veces los detalles importan más de lo que parece.

    saluditos a todos!

    ResponderEliminar
  8. Siento discrepar, pero el libro me parece buenísimo y la película, también. Supongo que al haber leído primero el libro, no soy consciente de que la película deja lagunas, pero me parece que para ser una película de dos horas, hace una buena síntesis del libro. Si es cierto que no estoy de acuerdo en el final. El del libro es mucho mas creíble y acorde con la vida.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails