viernes, 14 de enero de 2011

El disputado voto del señor Cayo

Sé que tenía que haber leído este libro hace unos 20 años, pero creo que entonces no lo hubiera entendido. La importancia de las primeras elecciones democráticas en un país recién salido de cuatro décadas de dictadura no es algo que una adolescente de convicciones endebles pueda captar de buenas a primeras. Pero como nunca es tarde (si la dicha es buena, y en este caso lo es) acabo de leerlo ahora y me ha gustado bastante.

Sin ser de mis favoritos de Miguel Delibes, el libro me ha resultado interesante, sobre todo a partir de la mitad más o menos, cuando los protagonistas conocen al señor Cayo, su ritmo de vida y su sabiduría rural.

*** Spoilers! ***

A finales de la década de los setenta, los partidos políticos se dedican a reclutar votantes para su causa en las primeras elecciones democráticas de la historia de España. Un candidato, acompañado de dos colaboradores, aprovecha los últimos días de campaña para visitar los pueblos perdidos de la sierra con el objetivo de arañar los últimos apoyos.

En uno de esos núcleos, formados apenas por cuatro casas desvencijadas, conocen al señor Cayo, un anciano que siente tan ajenos los nuevos tiempos como antes sentía los viejos. A esos primeros políticos de la democracia, excitados por un futuro revolucionario y el novedoso disfrute de la libertad, la posición reaccionaria, casi impasible del octogenario, les extraña y maravilla a partes iguales.

El señor Cayo sabe de lo que le importa, de esas actividades que le darán de comer y cuidarán de él y de los suyos: las cosechas, las plagas invasoras, los tiempos del cultivo, la cría de animales. Quien gobierne le tiene sin cuidado y así se lo hace saber a los recién llegados, que primero intentan convencerlo de los beneficios implícitos del progreso político y más adelante terminan por sucumbir a la verdad aplastante del hombre. Para él, lo único que importa es lo que le rodea en su pueblo, aislado del vaivén social y político de las urbes.

*** Fin de Spoilers! ***

Delibes retrata una vez más de forma magistral el ambiente campesino y los conocimientos del medio rural de los que hizo gala en gran parte de sus obras. El libro transmite muy bien esa sensación de cambio, esa ruptura generacional entre el campo y la ciudad, casi tan abismal como la de la forma de gobierno en plena Transición. La ambición se enfrenta con el conformismo y la ilusión con la realidad, hasta conformar una obra teñida de cierta desesperanza, que deja un regusto un tanto amargo.

Sin ser, como digo, de mis favoritos de Delibes, me parece un libro interesantísimo y digno de revisión. En 1986 “El disputado voto del señor Cayo” fue también adaptada al cine por Antonio Giménez Rico, en un drama más bien flojillo con el conocido Francisco Rabal en el papel del Señor Cayo.

Puntuación: 7 sobre 10

12 comentarios:

  1. Delibes es uno de mis escritores predilectos y uno de los autores que más he leído.
    Creo que mi favorita hasta hoy es La sombra del ciprés es alargada. Me impactó mucho.

    Me he saltado el spoiler porque éste no lo conozco aún y sé que lo leeré algún día.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me olvidaba. Los patitos ya nadan por el Museo. ;)

    http://albumdiablo.blogspot.com/2011/01/el-museo-del-diablo-vitrina-34.html

    ResponderEliminar
  3. Soy de la misma opinión que JuanRa. "La sombra del ciprés es alargada" también es mi favorita de Delibes. Aunque El Camino es divina y... ¡Bueno! No sigo. ¡Jaja!

    Como tú y como él no he leído esta pero tomaré tu crítica como una recomendación y acabaré leyéndola antes o después. Esperemos que sea antes xD

    Salu2 maja y gracias.

    ResponderEliminar
  4. JuanRa, pues yo aún no he leído "La sombra del ciprés...", pero ya lo tengo apuntado en mi libreta de "pendientes" :D

    Me alegro de que te gustaran los patitos! :)

    Hannamary, es que a veces los clásicos se nos van quedando rezagados en las listas pero tarde o temprano hay que leerlos, que sino es como si nos faltara un miembro o algo! :) Yo haré lo propio con el del ciprés, como le digo arriba a JuanRa.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  5. Creo que no he leído a nadie que sepa captar el tempo de un pueblo y de sus habitantes como Delibes. No es tanto lo que cuenta, si no el ritmo que toma, lento, circular, pausado, prolijo. Una forma de vida que ha desaparecido y que no nos hemos dado cuenta.

    Saludos.
    Jaal

    ResponderEliminar
  6. Jaal, totalmente de acuerdo; Delibes describe como nadie la vida rural, el lento transcurrir del tiempo en el campo, una forma de vivir que ya casi hemos olvidado.

    saluditos

    ResponderEliminar
  7. ¡Yo me leí ese libro en esa misma edición! Pero no hace 20 años, sino como 25.

    No sé lo que pensaría ahora del libro, pero en su momento me pareció muy bien escrito (es obvio, en caso de Delibes), pero reaccionario, me da vergüenza decirlo, pero tengo que ser sincera, no me gustó porque me pareció que había un cierto tufillo a "que gobiernen los que saben".

    Tú lo has leído ahora y seguro que me dices que no tiene nada que ver, lo sé.

    ResponderEliminar
  8. Me sumo a la loa de La sombra del Ciprés es alargado, y de todo Delibes en general, cariño le tengo a las primera obras de él que leí: Mi idolatrado hijo Sisí y EL Camino (ambas en el cole). Coincido con tu opinión del Disputado voto... Delibes retrata el retraso de un mundo rural que en esa época (y supongo yo que en determinados lugares ) llevaba medio siglo de retraso respecto a la otra España. Me supo, no obstante, a poco, quizá por sus pocas páginas (cosa que me pasa mucho)

    Un saludo (y la peli la salva el papel de Francisco Rabal)

    ResponderEliminar
  9. Loque, pues si te soy sincera yo no le vi ese sentido que tú le diste. Quizás leído ahora tantos años después sea más difícil verlo con esa perspectiva. Por lo demás, sobre lo bien que escribe Delibes estoy segura de que no puede haber ninguna duda :)

    Sese sé que tú también eres admirador de Delibes, así que tengo apuntadas tus sugerencias sobre su obra, jeje. La peli yo no la he visto pero la valoración de los usuarios de las páginas del IMDB y FilmAffinity es bastante baja.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  10. Por tu estupendo comentario se ve que al señor Cayo ni le interesa ni le gusta la clase política. Tal vez Aristóteles le hubiera podido convencer si leyera algo de lo que dice de lo que consideraba una especie de ciencia:- La política-, muy noble y que hace una gran labor para que la vida de los ciudadanos sea mejor, incluso de alguien como el señor Cayo y las cosechas que le dan de comer, a no ser que el anciano viviera de espaldas al resto de las sociedad, como un ermitaño

    Nunca llegué a ver esta peli por dos motivos: una porque es española, y a mí el cine español me gusta más bien poco, desgraciadamente, qué más quisiera yo! Conmigo se deben dar prácticamente todas las condiciones para que un director español me pueda decir eso de exiliado en su propia patria con gente como tu (que en este caso sería yo :), y el otro motivo es que nunca me tiró la literatura de Miguel Delibes, pero tal vez eso sea un prejuicio mío y debiera leer algo de él. Después de todo es como un clásico español, aunque si es como los cineastas del país más bien me voy a abstener… joer como vine hoy por tu blog… perdona si he molestado mucho, Lillu. Hasta otra

    ResponderEliminar
  11. Javi, pues sí que has venido guerrero hoy! jaja. Pero en absoluto molestan tus consideraciones, al contrario, abren un interesante debate.

    Sobre Miguel Delibes, yo no puedo hacer otra cosa que recomendarte su lectura, porque realmente es uno de los mejores escritores en lengua castellana. Quizás no te recomendaría este libro primero, pero "El camino" o "Los santos inocentes" son auténticas joyas, repletas de ternura. Es cierto que estamos hablando de una literatura rural, muchas veces un poco antigua vista desde hoy, pero que para mí nunca pasará de moda. No tiene por qué gustarte, pero creo que todo el mundo debería darle una oportunidad :)

    Sobre el cine español podríamos hablar largo y tendido. No voy a negar que existe un prejuicio hacia él, y yo misma lo sufro muchas veces casi sin querer. Yo soy amante del cine en general, del que me gusta, independientemente de que sea considerado bueno o malo, pero me tiene que llegar, transmitir sensaciones, y la mayoría de las películas españolas que veo no lo hacen. Bien es cierto que en los últimos años ha cambiado bastante la tendencia y el cine patrio está enfocándose hacia una universalización que le hace quitarse esa etiqueta nacional para convertirse simplemente en buenas o malas películas. La idiosincrasia de este país obligaba antes a hacer películas de temas trillados y mal tratados, como la consabida postguerra, dramas aburridos y lentos o, en el otro extremo, cine desatado de yonkis, putas y travestis en la línea de Almodóvar. Por suerte, eso también ha cambiado y ahora esos temas ya son tratados desde otros puntos de vista y los argumentos son mucho más concretos pero universales aunque tengan origen español. Yo soy de las que cree que la política de subvenciones al cine español es lo que realmente hace daño a la creatividad y a la posibilidad de ofrecer ideas nuevas y diferentes. Pero eso sería tema para otro post XD

    Sobre la película de "El disputado voto del señor Cayo", como ya he dicho no la vi, pero no porque fuera española, sino porque su valoración en las páginas de cine es muy floja y me da la sensación de que su visionado no me va a aportar nada realmente imprescindible. Y con la lista de pendientes que tengo, pues como para ponerme con algo que no me convence, vamos :D Pero después de tanto debate igual termino viéndola y todo! jaja.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  12. De acuerdo con lo que comentas de algunos aspectos del cine español. A mí tampoco me llega. De todas formas comentar que hay cine español de antes que es muy bueno. A mí los clásicos sí que me gustan (Buñuel es un genio), Berlanga, Barden, Vajda (aunque vi poco de él, pero lo que vi me gustó mucho) e incluso algunos de los más antiguos hicieron cosas muy interesantes, como Edgar Neville, Rafael Gil (aunque muchas de las de este tenían un toque bastante pasadillo en cuanto a los temas, aunque era cine de gran calidad), lo mismo Juan de Orduña, etc.

    Ahora hay directores interesantes, ahí están los Medem, Amenábar, León de Aranoa, y poco más interesante conozco. Todo lo que veo del cine español actual que ponen medianamente bien me parece pedante, de un engreimiento descarado. Para mí en el cine español actual hay poca humildad, no sé, así lo veo. Sólo me gusta 1 película de cada 10 que veo, y ese promedio tarda en cumplirse mucho porque ahora apenas lo veo, y más el cine actual. Pero también hay que tener en cuenta una cosa: soy muy raro en cuanto a gustos a veces y hay pelis que no tienen muy buena acogida (españolas me refiero) y a mí me gustan. Por ejemplo: a mí After me gustó mucho, pero por lo que tengo oído a la gente le pareció una tontería en general. Me gusta el tipo de historia tipo Azul oscuro casi negro en el cine español, con buen guión, bien contada, original, pero sin salirse de madre haciendo lo que sea para destacar. En pelis así hay humildad y buen hacer... vamos, así lo veo yo.

    En cuanto a Delibes, sí, es cierto, tengo que leer algo de él ya. Cuando me ponga lo haré con El camino seguramente. Los santos inocentes la vi en el cine y prefiero ponerme con otra. Por cierto: Los santos inocentes, otra buena peli. Un saludo, Lillu.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails