lunes, 23 de junio de 2014

Cous-cous integral con verduras

La última vez que pasé por la tienda natural que una amiga tiene en La Laguna, Manzano Verde, adquirí un paquete de cous-cous integral. Ya había usado esta sémola de trigo en otras ocasiones pero nunca en su variedad integral. La verdad es que no se nota mucho la diferencia de sabor al condimentarlo y mezclarlo con los demás componentes que requiera el plato. Sin embargo, sí que requiere un pelín más de agua que el cous-cous tradicional y un reposo algo mayor para estar en su punto.

La preparación suele venir pormenorizada en cada paquete, pero por lo general, por cada taza de cous-cous necesitaremos la misma cantidad de agua llevada a ebullición con un poquito de sal y aceite de oliva. Yo utilicé unos 100 gramos de esta sémola de trigo y unos 150 ml. de agua, por lo que comenté en el párrafo anterior. El cous-cous se añade al agua, retirada del fuego tras hervir, y se remueve bien durante unos minutos. Se le incorpora una cucharada de mantequilla (yo le puse en su lugar un chorrito de aceite de oliva) y se cocina de nuevo durante un par de minutos hasta que la sémola haya absorbido toda el agua y quede más o menos suelta.

Yo decidí acompañarlo con verduras, aunque son muy típicas también las recetas de cous-cous con cordero o con pollo, debido al origen magrebí del plato. En mi caso utilicé una cebolla, un calabacín, una berenjena, dos zanahorias, pimiento rojo y verde, todos de tamaño pequeño. Estas cantidades se pueden ajustar según el gusto personal y la despensa de cada uno. Corté todo en trocitos pequeños y lo salteé en una olla baja con el fondo ligeramente cubierto de aceite de oliva. Salpimenté y añadí un poco de tomillo y una pizca de comino. 

Cuando las verduras están hechas se incorpora el cous-cous ya listo, mezclando todo bien. También se puede servir por separado, pero a mí me gusta juntarlo todo para que coja sabor. Se sirve caliente y queda realmente delicioso.

5 comentarios:

  1. Mi santo y yo hacemos un plato muy parecido, pero con cous-cous normal, sin calabacín ni berengena, básicamente porque no se nos había ocurrido, así que me apunto las diferencias y lo pondremos en práctica. Ya te contaré ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre del amor hermoso que he escrito "berengena" en vez de "berenjena"... estoy para volver al colegio.

      Eliminar
    2. Chechu, yo he hecho la misma receta con cous-cous normal y queda igual de rica :) Y lo del calabacín y la berenjena lo enriquece bastante para mi gusto. Ya me dirás ;)

      Hay tanta gente que escribe "berengena" que a veces llegas a dudar de si es realmente incorrecto XDD

      saluditos!

      Eliminar
  2. Yo uso también muchas veces la variedad integral, es que además me gusta casi siempre todo mejor en su versión integral! :)
    Aunque hay que tener cuidado pues he visto en herbolarios y tiendas ecológicas algunas marcas que traen el couscous sin precocer, pero por lo general viene ya precocido y se cocina como muy bien has explicado.
    A mí me encanta con verduras y con calabaza especialmente, cómo no D

    Muy rico y sano!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, pues la verdad es que no me había planteado eso de que pudiera venir sin precocer! Hubiera tenido serios problemas a la hora de cocinarlo en ese caso, jaja.

      saluditos!

      Eliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails