martes, 28 de noviembre de 2017

Berlín (IV) Primera Parte

Museo de Pérgamo
El madrugón del cuarto día en Berlín tenía como objeto llegar pronto a nuestro primer museo de ese día, el de Pérgamo, para evitar aglomeraciones. El Pergamonmuseum está también situado en la Isla de los Museos, a orillas del Spree, y tiene como principal atracción la reconstrucción de la Puerta de Ishtar, en la antigua Babilonia, y el Altar de Pérgamo, sala esta última que no pudimos visitar ya que se encuentra cerrada por reformas hasta 2019. 

Puerta de Ishtar de Babilonia, Pergamonmuseum
MuseumPass en mano accedimos directamente a un enorme hall donde, sin anestesia, apareció ante nosotros la maravillosa Puerta de Ishtar, con sus increíbles mosaicos azulados y sus figuras florales y animales. Al tratarse de un museo sobre todo arquitectónico, la mayoría de las estructuras del edificio componen en sí las obras de arte. La entrada incluye una audioguía que va explicando el origen de las piezas, los mosaicos y su significado.

Puerta de Ishtar de Babilonia, Pergamonmuseum
Por el pasillo de esta sección se exhibe también una recreación del camino procesional de Babilonia, que desemboca en la gran portada. En las habitaciones más pequeñas se muestran restos arqueológicos encontrados durante excavaciones en la actual Irán o Turquía, pertenecientes a dinastías asirias y sumerias. Todas estas exposiciones se incluyen en el área del museo destinada al Antiguo Oriente Próximo.

Camino Procesional de Ishtar, Babilonia
En una gran sala contigua se puede contemplar la reconstrucción de la Puerta del Mercado de Mileto, otra belleza arquitectónica cuidada con esmero. Se trata de una imponente puerta romana de 29 metros de ancho y 17 de alto que se construyó en tiempos del Emperador Adriano y quedó enterrada bajo los escombros por culpa de un terremoto en el siglo XII. A principios del s.XX fue descubierta por un equipo de arqueólogos alemanes y trasladada a Berlín, siendo considerada la pieza mejor conservada del museo.

Puerta del Mercado de Mileto, Pergamonmuseum
Puerta del Mercado de Mileto, Pergamonmuseum
En la parte dedicada al Arte Islámico está la Fachada del Palacio de Mshatta, original de Jordania, el salón de Aleppo (una estancia entera de madera pintada), alfombras españolas y otras piezas menores procedentes de La Alhambra, todas ellas de minucioso trabajo y extraordinaria belleza.

Fachada del Palacio de Mshatta, Pergamonmuseum
Salón de Aleppo, Pergamonmuseum
Arte islámico, Pergamonmuseum
A pesar de que nosotros nos tomamos la visita con bastante calma, en unas dos horas vimos todas las zonas abiertas al público y nos dirigimos a la Alte Nationalgalerie, la Antigua Galería Nacional de Berlín, situada a unos pocos metros del Museo de Pérgamo. 

Alte Nationalgalerie Berlín
Esta pinacoteca tiene una modesta colección de obras del s.XIX y una pequeña selección de esculturas clásicas, entre ellas un "Pensador" de Auguste Rodin. Los cuadros pertenecen sobre todo al romanticismo e impresionismo, con un especial seguimiento a los artistas alemanes de la época como Friedrich. Se exhiben varios Monet, un Van Gogh, un Zuloaga y algunos cuadros menores de otros pintores.

Alte Nationalgalerie Berlín
Pensador, Auguste Rodin - Alte Nationalgalerie
En la época en la que fuimos también había en el museo una curiosa exposición monográfica sobre la Gruta Azul de la isla de Capri, en Italia. El artista de origen polaco August Kopisch la descubrió en 1826 y, a partir de entonces, el lugar fue un atractivo imparable para turistas en general y pintores en particular, que trasladaban a lienzo sus incomparables luces, colores y reflejos sobre el agua.
 
Abbey among oak trees, Friedrich - Alte Nationalgalerie
Por falta de tiempo no visitamos el quinto museo de la Museumsinsel, el Altes, pero su exterior de enormes proporciones y con una portada de columnas jónicas llama poderosamente la atención. Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura neoclásica de la ciudad, con una fachada que se abre al amplio parque de Lustgarten.

En general, una de las cosas más agradables de Berlín para los amantes del arte y la historia es pasear por sus amplias avenidas y contemplar la majestuosidad de sus edificios. En cualquier rincón coexisten ejemplos de esta grandiosidad arquitectónica de épocas pasadas y la modernidad de una capital reconvertida en un símbolo de adaptación y tolerancia.  

Altes Museum
*** (Haz click en las imágenes para ampliar)

*** (Continuará...)

4 comentarios:

  1. ¡Fascinante! Quñe bien se aprecia la grandiosidad de los lugares mirando las fotos. Me ha llamado especialmente la atención la Puerta del Mercado de Mileto. Sí que está bien conservada, sí.

    Más Berlín, más. Nondejessdeskribiren!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JuanRa, la verdad es que todo en el Museo de Pérgamo impresiona mucho! Son los monumentos reconstruidos pieza a pieza y resulta increíble estar en el medio de la sala y sentirte como si estuvieras en aquella época al pie de esa puerta :)

      Muchas gracias por poner tanto interés en mis reseñas tardías, jajaja! En breve, la segunda parte de ese día.

      saluditos!

      Eliminar
  2. Para tenerlo en cuenta.. una cosa curiosa.. en Alemania tienen por costumbre tener museos en las islas de los ríos?? porque en Munich donde estuve con Nata, fuimos a uno que estaba así!!!

    ResponderEliminar
  3. Javi pues debe ser algo típico en Alemania, por lo que dices. Me estaban sugiriendo por aquí que a lo mejor es que las islas fluviales son terreno público y aprovechan para poner en ellas museos y esas cosas.

    Y, qué casualidad, tenemos un amigo viviendo en Munich así que a lo mejor algún día abusamos de su hospitalidad y nos damos un salto para conocer ese museo que comentas ;)

    Saluditos y gracias por pasarte!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails