martes, 20 de octubre de 2009

Ágora


No entiendo muy bien las agresivas críticas que está recibiendo la última película de Alejandro Amenábar, “Ágora”, una incursión histórica en la ciudad de Alejandría y los estudios sobre astronomía de la conocida filósofa de la época, Hipatia. A mí me ha parecido una película muy hermosa, bien documentada y con un importante trabajo de recreación. Por descontado, la interpretación de Rachel Weisz es realmente fascinante.

Del argumento hay poco que desvelar, puesto que casi todo el mundo conoce los trágicos sucesos que supusieron la destrucción de la gran
Biblioteca de Alejandría, cuna del saber pagano. La nueva religión cristiana se imponía por entonces a los cultos politeístas dominantes, prohibiendo con su irrupción el avance de la ciencia y limitando el conocimiento a la palabra de Dios. Hipatia, una mujer fuerte que vive al margen de lo que la sociedad espera de una señora de su clase, se niega a abandonar sus investigaciones científicas, abocando así su propia existencia a un final dramático.

Aparece ante el espectador una época de total coexistencia de razas, puesto que conviven europeos y africanos sin ningún tipo de problema, pero con el clasismo social que diferencia esclavos de libres y, sobre todo, la distancia que marca el hecho de ser cristiano, pagano o judío. El cristianismo arrasa con todas las demás creencias, sin ser por ello la película ningún tipo de alegato contra la religión, como se ha dicho, sino solamente una revisión de la historia y de los despropósitos que puede causar el fanatismo de cualquier índole.

Los convulsos años de la decadencia del Imperio Romano y la entrada en la oscuridad de la Edad Media, marcan la desilusión de los librepensadores, que son tachados de herejes y pronto se verán aniquilados acusados de negar a Dios con sus brujerías. El largometraje capta a la perfección, desde mi punto de vista, todos estos hechos cruciales, sin olvidar en ningún momento que la pasión de Hipatia es su trabajo, la astronomía, el verdadero amor de su vida al que se entrega con desvelo.

A este respecto, he leído que los estudios y las productoras de la película pretendían imponer a Amenábar una relación amorosa de Hipatia con alguno de sus pretendientes. Según los datos históricos, Hipatia mantenía una vida totalmente ascética y posiblemente no se llegó a casar nunca, por lo que hubiera sido ridículo cambiar sus preferencias en la película solamente por una cuestión morbosa y comercial. La tensión entre ella y sus más directos admiradores, su esclavo Davo (
Max Minghella) y su discípulo Orestes (Oscar Isaac), está descrita de un modo totalmente coherente con el carácter que se le supone a la filósofa, y no según los cánones “made in Hollywood”, algo que agradezco de veras (y sé que no soy la única!).

Dicen que “Ágora” no llegará a recuperar los 50 millones de euros que se invirtieron para realizarla, pero por lo de pronto ya se ha convertido en la película más taquillera del año en España, con más de 7 millones de euros recaudados en su primera semana de exhibición. Hay mucha gente que opina que es como ver un documental, pero está claro que si no te gusta el cine histórico, o esperas una obra liviana para pasar el rato, no debes elegir esta película. Aunque al principio cuesta un poco meterse en la historia, porque son muchos los temas que aborda, a mí consiguió engancharme y emocionarme.

“Ágora” es una aventura personal sobre el saber y la defensa de las ideas, es un espectáculo visual pocas veces visto en el cine patrio y una película, en definitiva, que vale para mí los seis euros que pagué por verla. También he de decir que hasta ahora
Alejandro Amenábar nunca me ha decepcionado y me parece uno de los directores españoles más serios e inteligentes.

13 comentarios:

  1. No, no eres la única, yo también estoy cansada de que el único papel de las mujeres en muchas películas solo sea hacer de "chica del prota".
    O que en cada peli, vaya de lo que vaya, se coloque una historieta de amor aunque no pegue ni con cola.

    ResponderEliminar
  2. Lillu, la razón es bien fácil; siempre, ante cualquier tipo de crítica (objetiva o no), y entendiéndose en este caso como una relfexión sobre lo malos que son los fundamentalismos, hay algún grupo de gilipollas que se ofende. Si hablamos de religión los gilipollas se multiplican por mil, y además se tapan los odíos para arremeter contra el director sin pararse a pensar. Es curioso; actúan del mismo modo en que se han visto reflejados y ofendidos...

    ResponderEliminar
  3. Vi la película el domingo y he de decuir que me gustó bastamnte. Tal vez le falte profundizar y explotar algo más a los personajes, pero imagino que tal vez haya sido una cuestión de falta de tiempo. No me pareció una crítica al cristianismo, opino que eos lo puede decir quien no la haya visto o quien no haya sabido verla. Pues queda claro que entre los cristianos, los más criticados son el grupo de los Parabolanos, lo mas fundamentalistas. Por otra parte está el que fue alumno de Hipatia, del que por cierto hay libros muy buenos en el mercado sobre los sueños, que es un obispo cristiano y no es tan cerrado.
    Me ha gustado tu crítica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Vaya, Lillu, me alegra encontrar a alguien a quien le haya gustado pues ya empiezo a ver por algunos blogs que arremeten contra ella de forma despectiva y no alcanzo a entender por qué.
    La verdad es que a mí me daba bastante pereza ir a verla. Ni los anuncios en la tele sobre ella me atrapaban. El cine histórico de muchos extras, de grandes decorados y tanta fastuosidad no me resulta apetecible de entrada, pero siendo obra de Amenabar de quien todo lo que he visto (que ha sido todo, por cierto) me ha parecido notable y de gran sensibilidad, tenía que entrar a verla.
    ¿Mi opinión? Sencillamente maravillosa. No encuentro esa crítica al cristianismo como dicen algunos por ninguna parte. Veo simplemente que intenta mostrar que el raciocinio y el diálogo es siempre preferible a la obcecación que se produce cuando las religiones se llevan a rajatabla y de forma extrema. Que por mucho que hemos evolucionado continuamos con el tremendo retraso que supone el seguir condenando e incluso matando en nombre de un Dios al que llamamos misericordioso. El que no quiera ver la incongruencia que se encierra en algo tan cierto es porque es otro extremista.

    La actriz me encantó (parece mentira que sea la misma que hizo La momia) y Amenabar es un genio.

    Y que nos lapiden si quieren ;)

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, aquí cuesta 7 euros. Lo de la hora menos en Canarias se aplica también al cine?

    ResponderEliminar
  6. Loquemeahorro, exacto! Parece que si la chica está un poco buena ya tiene que tener escena de sexo, venga al caso o no, y a mí eso francamente me aburre. Hay muchas historias que no necesitan ninguno de los estándares del cine y siguen siendo películas maravillosas. A mí me gusta que haya sexo cuando tiene que haberlo, violencia cuando tenga que haberla, y lágrimas cuando haya que llorar, pero no metidas con calzador.

    Peibol, pero los que atacan la película desde ese punto de vista demuestran ser muy poco inteligentes (o haberse perdido el principio de la peli...), porque son los propios paganos los que atacan primero a los cristianos. Y luego, los judíos responden con la misma crueldad a los ataques cristianos, así que no hay ninguna ofensa con nombre y apellidos en la película. Lo que pasa que la historia está ahí y no se puede cambiar. En algún momento tendrán que asumir sus errores igual que sus aciertos, digo yo.

    Joselop44, es que lo de que es una crítica al cristianismo se lo han sacado de la manga algunos críticos, porque en la película se trata igual cualquier tipo de fundamentalismo religioso, como bien comentas.

    JuanRa, pues lo mismo digo, aunque veo que por aquí estamos más o menos todos de acuerdo en que es una gran película :) Hay gente que critica a Amenábar sólo porque hace buen cine, o eso parece, porque no llama la atención, no hace espectáculo de su vida privada y trata temas que interesan a los espectadores. Y además, los vende bien y hace buen marketing, que tampoco tenemos que ser tontos y pensar que los productos se venden solos.

    Aquí también cuesta 7 euros (7,10 para ser exactos), pero es que yo fui el día del espectador :D Además, me saqué una tarjeta de los cines Yelmo con la que de lunes a jueves cuesta 5,70 €, y tal y como están las cosas hay que aprovechar.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  7. pues tendré presente tus comentarios e iré a verla en cuanto tenga oportunidad (aunque debo decir que por estos lares no he visto ni siquiera carteles promocionales así que a saber cuándo llegará al cine)

    ahhh, te leo siempre, pero a veces paso muchas dificultades para dejar comentarios.
    Abrazos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  8. Bibliobulímica hay gente que la está poniendo fatal, así que lee de todo no vaya a ser que no te guste...

    Vaya, el problema con los comentarios es por algún permiso del blog? Creo que tengo todo tipo de identificaciones permitidas, pero si es algo que yo pueda modificar dímelo para que lo cambie!

    saluditos

    ResponderEliminar
  9. Todas las críticas que he leido y escuchado hasta el momento son bastante buenas, por eso las evito xD

    Puede parecerte una tontería, pero no me gusta ir a ver una peli con ideas preconcebidas ni con el listón demasiado alto, porque luego yo misma me decepciono.

    Esta en particular estoy deseando verla. Ya te contaré lo que me parece ¿Vale?

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Perséfone, no me parece una tontería lo de no querer saber de una peli antes de verla y, de hecho, me parece la mejor postura, que yo misma practico. De hecho estás hablando con la que se niega a ver tráilers o a leer de cualquier película antes de verla para que no le destripen nada :D

    Ya me contarás cuando la veas :)

    saluditos

    ResponderEliminar
  11. "Lo que pasa que la historia está ahí y no se puede cambiar."


    Pues Amenábar la ha cambiado él solito y con un par (bueno, contando también con los 50 millones de euros de Berlusconi, claro).
    Y vosotros habéis picado cual chinos.

    -Porque no hay ni una sola prueba en las fuentes contemporáneas de que Cirilo urdiera o estuviera detrás del asesinato de Hipatia; y menos utilizando palabras tramposamente descontextualizadas de San Pablo por el cineasta.

    -Porque nunca masacró mujeres ni niños judíos, ni tampoco los cristianos apedrearon a los hebreos en ningún teatro.

    -Porque Sinesio de Cirene era un ser dulce, de fino humor, vitalista y enamorado de la ciencia (sus cartas las podéis leer en español en Gredos). Murió prematuramente (unos antes que Hipatia) recordando con veneración a su maestra. Y ahora Amenábar lo convierte indignamente en su traidor y verdugo. Y la generación LOGSE va y se lo cree todo...

    El camino de combatir "el fanatismo" no pasa por dirigir otro montón del viejo odio de siempre contra los cristianos o, por aquello de disimular, contra "las religiones" (¿Qué religión profesaba la Revolución Francesa y sus más 25.000 cabezas cortadas, su genocidio de La Vendée... Qué religión el nazismo y sus 25 millones de muertos, qué religión el "socialismo real" y sus 100 millones de muertos en sólo 70 años...?).
    Pero, en fin, a falta de judíos, hace falta por lo visto un nuevo chivo expiatorio sobre el que las masas descarguen su frustración consumista y burguesa, y sus demagogos puedan seguir viviendo como príncipes (Amenábar acaba de comprarse un piso de 420 m2 y 4 millones de euros en la mejor zona de Madrid...).

    ResponderEliminar
  12. Anónimo, antes de nada, yo no pertenezco a la generación LOGSE; hice EGB y BUP, a lo mejor igual que tú, pero eso no cambia mi opinión sobre la película.

    Si Berlusconi le ha dado 50 millones a Amenábar es porque confiaba en su película, porque digo yo que no se los dará a cualquiera, no? Eso apoya, además, mi teoría de que el cine español ganaría mucho con la financiación privada en vez de las subvenciones, como ya ocurre en muchos países. Lo de que Amenábar se haya comprado un piso de 420 m2 pues mira, es que cada uno hace con su dinero lo que quiere, o a ti alguien va a decirte en qué gastas el tuyo? Si se lo puede permitir gracias a su trabajo, me parece fantástico, y yo posiblemente también lo haría si pudiera. No sé, yo no tengo envidia ni rabia por eso; cada uno se busca su vida como quiere y puede.

    Y sobre la película en concreto, resulta que la ficción histórica no es un documental, sino una película, basada en hechos reales pero a partir de ahí cada director puede (y a veces incluso debe) hacer lo que le dé la gana. Insisto en que para mí la película es una defensa de las ideas y del saber, dentro de un contexto histórico convulso, no el ejercicio de odio que tú ves. Yo entendí las actitudes de todos y cada uno de los personajes, y no salí del cine pensando "qué cabrones estos cristianos" (tú sí?). De hecho mi post en ningún momento tiene ese sentido, no sé qué es lo que habrás entendido tú.

    un saludo

    ResponderEliminar
  13. Hola

    Ya he visto Agora. Me ha parecido una película preciosa, aunque es más "anticristiana" de lo que suponía (los cristianos son siempre los que provocan los tumultos con su intolerancia, y son los más brutales de todos, aunque ninguno de los bandos salga bien parado). Ya hablaré en profundidad en mi bitácora.

    Ciertamente hay que verla como lo que es, una obra de ficción. Aunque tiene buenos detalles históricos, en otras cosas hay "patones" considerables. De esos patones y omisiones (justificadas o no... es cosa de gustos) hablaré.

    Pero es una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. Y Rachel Weisz está que se sale.

    Un saludo.

    Juan

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails