martes, 3 de noviembre de 2009

Al sur de la frontera, al oeste del sol

Sigo enganchada irremediablemente a la literatura de Haruki Murakami. Aunque “Al sur de la frontera, al oeste del sol” me ha parecido un poquito más soso que “Tokio Blues”, me ha gustado también muchísimo. Eso me ha llevado a confirmar que la forma de narrar de este escritor japonés tiene por ahora mis elecciones literarias totalmente controladas.

Debido a eso, he tenido que obligarme a leer otro estilo de libros durante unos días, para no correr el riesgo de cansarme de Murakami o acabar mezclando unas obras con otras por su similitud de detalles e ingredientes literarios.

*** Spoilers! ***

Hajime es un niño de 11 años, de clase media, que traba amistad con su nueva compañera de clase, Shimamoto. Ella, que cojea levemente debido a una enfermedad infantil, le ofrece música y compañía, gracias a lo que van fraguando una relación especial que se rompe abruptamente cuando él se cambia de colegio. En la adolescencia elige a otras chicas, vive experiencias nuevas con otras y, claro está, acaba acostándose con otras mujeres, pero sueña a menudo con Shimamoto y piensa en qué será de ella.

Convencido de que esos pensamientos no le harán ningún bien, decide olvidarla y construir un futuro normal al lado de Yukiko, la joven hija de un empresario que le ofrece estabilidad, una familia y una vida diferente a los años vacíos que había vivido hasta entonces. Todo parece ir bien hasta que, de pronto, un día reaparece Shimamoto.

La reentrada de Shimamoto en su vida hace que todo se tambalee. Vuelven los sentimientos primarios, los recuerdos de aquella infancia dulce y sosegada y las pasiones dormidas que con los años Hajime pensaba que habían desaparecido. Pero no, Shimamoto controla ahora su vida y la enigmática mujer, que se ha convertido en una adulta extraña e impredecible, pone en peligro todo lo que con tanto esfuerzo él había conseguido construir al margen de ella.

*** Fin de Spoilers! ***

“Al sur de la frontera, al oeste del sol” vuelve a tomar como referencia una canción para su título, en este caso el tema “South of the border” de Nat King Cole. Publicada en 1992, la novela continúa la línea sentimental de “Tokio Blues”, pero con una historia algo menos novedosa que su predecesora. Su protagonista es, de nuevo, un joven que analiza sus años de adolescencia, sus amores y finalmente su estabilidad como adulto. Yo creo que en todos estos libros se ven sin duda tintes autobiográficos del propio Murakami.

En general es un libro que me ha gustado mucho también, que se lee con soltura y ofrece muchas reflexiones sobre la vida y lo que hacemos de ella. Dentro de unos días continuaré con las obras de este autor, del que todavía faltan más de media docena por traducir al castellano.


8 comentarios:

  1. Voy a tener que buscar algo del autor. me has puesto los dientes largos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, ¿faltan tantos por traducir? ¡¡yupiiii!! jejeje, yo el próximo que tengo pendiente de él es "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", así que el que has reseñado tendrá que esperar un poquito... Pero no lo descarto!

    ResponderEliminar
  3. Creo que haces muy bien en intercalar con otras las lecturas de Murakami, que ya dicen que lo poc gusta pero lo mucho cansa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya!, éste me falta, ya me lo pasarás, jeje. Tampoco me gusta leer dos obras seguidas del mismo autor, o estilo, alterno lecturas tipo best seller después de leer un clásico, por ejemplo. Es común que cuando descubrimos un autor lo primero que leamos nos parezca lo mejor. Así guardo un grato recuerdo de Kafka en la orilla. Y si has de leer más de Murakami te recomiendo que prosigas con Kafka an la orilla (me encanta su toque de humor) o, como comenta Isis, con Crónica del pájaro que da vuelta al mundo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. bueno el pájaro en cuestión da CUERDA (y no vuelta) al mundo

    ResponderEliminar
  6. Pues el de Sputnik, mi amor, me dejó un sabor de boca agridulce al final. Me perdí cual guión de David Lynch y no me enteré de un carajo, pero sin embargo engancha. De hecho estaba pensando sacarlo en verano y releerlo con calma...

    ResponderEliminar
  7. Joselop44, jaja, espero que te guste :)

    Isi, pues por ahora lo que leo depende un poco de lo que haya disponible en la biblioteca, pero apuntaré el que dices por si está. Dentro de un tiempito volveré con Murakami :D

    Perséfone, es que todo en exceso acaba cansando, así que antes de que eso ocurra, mejor espaciarlo :)

    Sese, es cierto que muchas veces lo primero que leemos de alguien es lo que más nos gusta, qué curioso. El de "Kafka en la orilla" también me llama la atención, así que apuntado queda.

    Zorrocloco, lo malo de algunos escritores (no sé si es el caso, eh) es que un día deciden hacerse más "complejos" pensando que así ganarán prestigio... y normalmente es todo lo contrario :D Con lo "fácil" que es escribir algo que llegue sin rodeos al lector! jeje.

    Saluditos!

    ResponderEliminar
  8. Hola

    Pues... no recuerdo si ya te lo he dicho, pero creo que no he leído nada de literatura japonesa. Pero ninguna de las reseñas que haces tienen mala pinta. A ver si me animo :-).

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails