domingo, 6 de marzo de 2011

Hombres de jengibre

El año pasado una amiga me regaló unos preciosos cortadores con forma de hombre de jengibre. Aunque yo no puedo hacer la receta tradicional de estas galletas (suelen llevar mantequilla) ni tengo la habilidad suficiente para decorarlas con los glaseados de colores, hice unas cuantas pruebas de masas para acercarme lo máximo posible a la esencia de estos hombrecillos tan festivos.

Los ingredientes que utilicé en la receta definitiva, tras varios intentos con resultado mediocre, fueron los siguientes: 3 vasos de harina blanca normal, 1 vaso de azúcar moreno, medio vaso de aceite de girasol, medio vaso de leche desnatada, una cucharada de jengibre molido, una cucharadita de azúcar avainillado, un chorrito de miel, una cucharadita de bicarbonato y ralladura de limón.

En un bol coloqué la harina con el bicarbonato y la mezclé con el azúcar, el jengibre y la ralladura de limón. Después añadí la leche templada, el aceite, la miel y amasé hasta formar una pasta. Una variante es añadir una pastilla de chocolate negro al vaso de leche cuando se calienta (yo lo hice en el microondas), lo que le dará a las galletas un toque riquísimo sin perder el aroma de jengibre. También se puede incorporar una cucharadita de canela molida.

La masa debe quedar consistente, no líquida, para poder trabajarla posteriormente con el rodillo. Si queda demasiado floja se puede poner más harina hasta que adquiera la consistencia deseada. Es conveniente refrigerarla durante al menos una hora, pero si no se tiene tiempo se puede estirar directamente cuando esté bien mezclada e ir cortando las galletas. Se colocan los hombrecillos sobre un papel sulfurizado, un poco separados y se hornean a 180º durante unos 10-15 minutos a media altura, dependiendo de cada tipo de horno. A mí me gustan las galletas tostaditas así que siempre las dejo unos minutos más de lo normal.

El resultado son unos hombrecillos de jengibre (gingerbread man) crujientes que aguantan varios días en una cajita de lata y harán las delicias de cualquier desayuno o tentempié.


16 comentarios:

  1. qué ricos!!
    Me hace gracia ese medio comido!! no me imaginaba que el molde era así!!

    ResponderEliminar
  2. Los moldes son chulísimos!!!
    Y las galletas deben estar buenísimas.

    ¡qué hambre!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Que buena pinta!! y me encantan los moldes, sobretodo ese que tiene la forma del mordisco.

    ResponderEliminar
  4. Buena receta Lillu. El gengibre es revitalizante, creo haber oído. La forma de hombrecillo hace que cuando le metes un bocado en la cabeza y se queda sin ella parezca un poco cruel... ver ahí el pobre hombrecillo de galleta guillotinado por tus dientes ;-) . Probaría uno, y más también…

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que tienen buena pinta!! Estan para igualarlo a todos dandoles un bocado :p

    Pero ten cuidado! No se te vayan a revelar!!

    ResponderEliminar
  6. Ay, gingerbread men en marzo, no me hagas esto! :P
    Me encanta que hayas dado con una receta mucho más sana para disfrutar de estas delicias aromáticas. Me tientas mucho para probarla! Oh, no, me dejé los moldes en Murcia... jo!

    Qué bonitos y qué ricos, los huelo desde aquí :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Los moldes son chulísimos, pero estoy segura de que sin tener tu habilidad el resultado no quedaría tan bien. ;)
    Tienen una pinta buenísima!!

    ResponderEliminar
  8. Isi, el molde es una monada! Yo sí que había visto antes ese molde, pero cortar las galletas con esa forma ha sido divertidísimo, jeje.

    CreatiBea, es una receta facilísima, anímate a hacerla! :D

    Sr. Nocivo, la amiga que me los regaló pensó en mí en cuanto los vio, jeje.

    Javi, haz peña junto con JuanRa para el desarrollo de la degustación virtual! :D

    Jose, no, si ya los tenía a todos revolucionados saliendo de la caja... No me quedó más remedio que comérmelos! XD

    Akane, si es que a mí me gusta ir contracorriente, jajaja. La receta ya sabes que tiene que ser muy adaptada a lo mío, así que no tienen el sabor exacto de los originales pero llevé unos cuantos al trabajo y no hubo queja :D

    Sonix, nada mujer, que para cortar galletas sólo hace falta un poquito de paciencia, que el resto sale solo :)

    saluditos!

    ResponderEliminar
  9. Me encanto la creatividad de tus letras, tu blog.. es muy interesante. te sigo y te enlazo en mi blog de poemas, para poder acercarme con mas frecuencia..

    Un abrazo
    Saludos fraternos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Guárdame uno...! (Ojos de Gato con Botas XD)

    ResponderEliminar
  11. Adolfo Payés gracias, bienvenido.

    Zorrocloco, va a ser que ya se acabaron... ups! XD

    saluditos

    ResponderEliminar
  12. eyyyy, gracias por tu visita, esta receta me la apunto, aunque... no hay mujeres de jengibre?

    ResponderEliminar
  13. Yo ha sido verlos y acordarme de los que salen en Shrek.
    Creo que no he probado uno jamás ¿cómo es posible? Será que no es producto typical Spanish, digo yo.

    Lo malo de uno de esos moldes es que siempre se dejarán para el final "los mordidos" :P

    Un saludo, Lillu de las barricadas anticarnaval XDD

    ResponderEliminar
  14. Andrew, jaja siempre puedes ponerle unas tetas de glasa y dibujarle una faldita, no sé XDD

    JuanRa, fíjate que yo no me había acordado de "Shrek" hasta que la has nombrado!

    saluditos!

    ResponderEliminar
  15. Puedo certificar y certifico que los hombres de jengibre son ambrosía pura.

    [Zorrocloco seal of approval] XD

    ResponderEliminar
  16. Zorro, a los próximos les pondré la "marca del Zorro" en el pecho... siempre y cuando no venga Antonio Banderas a reclamarme el copyright! :D

    +saluditos (ayer horneé el resto, jijiji).

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails