domingo, 2 de octubre de 2011

Los viajeros de la noche

Antes de ganar el Oscar por “En tierra hostil”, Kathryn Bigelow ya había demostrado ser una directora cuando menos interesante. Su filmografía puede presumir de ser bastante coherente en una industria en la que lo más fácil es venderse al mercado sin cuidar demasiado el producto que ofreces. A pesar de inclinarse hacia el denostado cine de acción, la directora estadounidense ha tocado también otros géneros como la ciencia ficción (“Días extraños”, una obra digna de mención) y el drama bélico, y casi todo lo que ha hecho tiene una honestidad muy de agradecer.

En 1987 se estrenó su segundo film, “Los viajeros de la noche”, una película de vampiros que todavía hoy mantiene su etiqueta de clásico del género. Los chupasangres ochenteros, como ya comenté en mi post sobre “Jóvenes ocultos”, son unos seres oscuros y salvajes que viven al margen de la ley y de la sociedad. Tienen un alto grado de lealtad y fuertes vínculos entre ellos, pero poca tendencia al sentimentalismo hacia sus víctimas, inevitablemente necesarias para su subsistencia. En ese sentido el argumento de esta película sigue una línea bastante similar a la del clásico de Schumacher, que se estrenó apenas un par de meses antes que la cinta de Bigelow.

*** Spoilers! ***

En “Los viajeros de la noche (Near Dark)” una extraña familia vampírica recorre las polvorientas carreteras de Estados Unidos intentando pasar inadvertidos. Se alimentan en bares de mala muerte, hacen desaparecer sus huellas y se esfuman en la noche, para iniciar de nuevo el ciclo unos cientos de kilometros más lejos. Pero un día la joven Mae conoce a Caleb, un ingenuo cowboy, y se enamora, convirtiéndolo en vampiro. El muchacho debe alimentarse para sobrevivir y demostrar con ello que es digno de pertenecer al grupo que le acoge. Pero no resultará tan sencillo.

Algunos clichés vampíricos como la alergia al sol, que acaba destrozándolos y haciéndolos explotar (esto es una licencia un tanto excesiva, pero en fin) o los ritos de matar para alimentarse, sitúan a la película en la época en la que fue rodada. Posiblemente hoy por hoy el enfoque sería otro bien distinto, pero ese toque de road movie despiadada, ese sanguinario periplo de excesos y divertimento, es precisamente lo que llena de encanto retro a estos films.

Además, la idea de limpiar la sangre “contaminada” a través de una transfusión no es del todo desacertada y nos recuerda a ese otro vampiro más reciente que lucha por mantenerse entre los dos mundos, el de los humanos y el de las criaturas de la noche (“Blade”, claro está). Hubiera preferido otro final menos romántico, pero vamos, en realidad tampoco desentona tanto con el resto de la historia.

*** Fin de Spoilers! ***

A mí la película me gustó bastante y me parece que está resuelta con bastante coherencia, dentro de la fantasía obvia del mito vampírico. La ambientación es buenísima y la música de Tangerine Dream acompaña muy bien la acción nocturna y polvorienta de los vampiros. La violenta actitud de esos chupasangres, unido a algunas escenas de acción bien rodadas, le da el contrapunto genial al trasfondo romanticón, algo que hace que “Los viajeros de la noche” mantenga un equilibrio fílmico muy interesante.

En definitiva es una apuesta arriesgada y novedosa, que mezcla el cine de terror con el western y nos reconcilia con los vampiros tal y como se entendían antes de que surgieran otras vertientes cinematográficas sobre el tema. Además, los años no la han tratado mal y supone un entretenimiento muy aceptable para los amantes del género.

Puntuación: 7 sobre 10.


7 comentarios:

  1. Bueno, a ver si la damos una oportunidad un día de estos.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues otra que me apunto. No sé qué tiene el tema "vampiros" que me atrae mucho. Y no pienses mal, que a mi el ajo me gusta xD

    La última peli que he visto (re-visto) en internet ha sido la de Jovenes ocultos, ya que gracias a "tu campaña" terminé sucumbiendo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Lillu. Es una peli con su punto de interés. La tengo algo olvidada, pero no tengo mal recuerdo de ella. Creo recordar que tenía un toque algo así como sofisticado, elegante, bastante visual, con algo de imagen videoclipera, pero aguantable ;-P … no sé si estaré equivocado…y que había una historia romántica, no en plan Crepúsculo, por supuesto, sino con un intimismo que le daba bastante atractivo. Creo recordar también que trabajaba el que hacía de robot en Alien y en Aliens, era uno de los vampiros, ¿no?

    Muy buena la entrada. Hasta otra, Lillu

    ResponderEliminar
  4. JuanRa pero no me has dicho si te gustó o no "Jóvenes ocultos"! A ver si es mi mirada nostálgica la que le pone nota a estas pelis :P

    Javi, pues no sabría decirte lo del actor de Alien, la verdad. Y bueno, es ochentera total, eso sí, aunque tiene su cosilla. Hay mucha gente a la que no le gustó la resolución de la historia, diciendo que era demasiado pastelosa y tal. En fin, para gustos, supongo, pero para mí tiene su encanto la peli :)

    saluditos!

    PD: Möbius recibo tus comentarios en el correo pero no se publican aquí, no sé el motivo :/

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo haber visto Jovenes Ocultos... pero no esta. Tras tu recomendación tendré que verla.

    ResponderEliminar
  6. Sí, claro que me gustó, con esa estética ochentera pululando a rabiar por toda ella, jajaja, qué tiempos.
    ¿A que a ti te hubiera gustado trabajar como esos chavales, en la tienda de cómics?

    ResponderEliminar
  7. Nocivo, pues la de "Los viajeros de la noche" está más o menos en la misma línea.

    JuanRa iba a decirte que no me gustaría currar allí porque los clientes eran muy raros, pero tengo una amiga que trabaja aquí en una tienda de cómics y sus clientes son bastante más raros que esos XDDDD

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails