domingo, 15 de abril de 2007

Del amor y otros demonios

Aunque ya había leído algo de Gabriel García Márquez hacía años, hace tan sólo unos meses descubrí que su literatura me apasionaba más de lo que recordaba y que su forma de tratar el amor me transmitía unas sensaciones vivas que me removían por dentro mientras leía. Como suelo hacer con todo lo que de repente se destapa como objeto de felicidad me volqué en sus obras y ahora trato de leer todo lo que publica.

Esta vez le ha tocado el turno a "Del amor y otros demonios", una novela de 1994 que desgrana la vida de unos cuantos personajes tocados por el demonio del amor allá por mediados del s. XVIII en la Colombia natal del escritor (spoilers!).

García Márquez cuenta la historia de una niña de 12 años, de fuerte carácter y rudas maneras, de tierna inocencia a la vez que retorcida inteligencia, de largas melenas debido a una promesa que debe mantener hasta el matrimonio y que es recluida en un convento por sospechas de posesión demoníaca. En plena época de Inquisición y exorcismos, libros prohibidos y temor de Dios, Cayetano Delaura es un clérigo español, ordenado y estudioso, que triplica la edad a la niña y al que se le encomienda la investigación previa a la expulsión de los demonios del cuerpo de Sierva María. El contacto con la niña produce en él una sensación desconocida, a la que teme ponerle nombre, que termina por desviarle de su recto camino eclesiástico y ocasionarle el rechazo de su congregación.

A ello precede la turbulenta existencia de los padres de la chica, condenados a odiarse por pura costumbre, abandonando a su hija a su suerte en el patio de esclavos negros que se ocupan de cuidarla y encaminarla en un mundo en el que todos sus conocimientos africanos son considerados peligrosas muestras de posesión demoníaca. Con la sospecha creciente de que la niña puede haber contraído la rabia por la mordedura de un perro su padre decide impotente encomendar su cuerpo y su alma a las manos de Dios, por orden del obispo representante de una Iglesia hegemónica.

Surgen voces en algunos rincones que afirman que Sierva María no alberga ningún ser devoto de Satanás en su cuerpo, pero ninguna se alza lo suficiente como para evitar que la barbarie de los exorcismos, la reclusión, la soledad y la incomprensión terminen con las esperanzas de vida de la niña. Condenado a no verla, Cayetano Delaura sufre en vida su castigo entregado al cuidado de los leprosos en un hospital, habiendo incumplido su voto religioso, acosado por multitud de dudas morales y cargando la culpa de no haber podido salvar a su niña amada.

Alegóricamente el amor es un perverso demonio, que posee y enloquece sin distinguir su rabia de cualquier otro engendro del mal. La novela va creciendo en intensidad a medida que se revelan los sentimientos hacia Sierva María que poco a poco envuelven al sacerdote. Se ahonda en las relaciones humanas, las razones de ciertas uniones abocadas desde sus inicios al fracaso, la diferencia entre el amor, la posesión, la necesidad y el placer. Si es que tal diferencia existe en realidad.

Sin ser la novela que más me ha gustado de su autor, "Del amor y otros demonios" trata temas y escenarios recurrentes en la bibliografía de Gabriel García Márquez, lo que sin duda crea un ambiente de cercanía para mí muy acertado a la hora de empatizar con la historia. No es un libro sorprendente pero sí cuenta con los ingredientes suficientes para revalidar la confianza en el escritor y anhelar la lectura de otros relatos suyos. La máxima de que el amor todo lo puede tiene su uso (y abuso) en la obra de este premio Nobel colombiano que es capaz de generar el desasosiego más oprimente y la revelación más liberadora en párrafos contiguos.

Según cuentan en esta página, se está preparando también una película basada en el libro, que será dirigida por la costarricense Hilda Hidalgo y que todavía está en proceso de producción. Parece ser que Gabriel García Márquez, gran admirador del universo cinematográfico, se encuentra muy involucrado en el proyecto, lo que quizás constituya cierta garantía de una correcta adaptación de su obra.

Le dijo que el amor era un sentimiento contra natura, que condenaba a dos desconocidos a una dependencia mezquina e insalubre, tanto más efímera cuanto más intensa.

6 comentarios:

  1. Pocos autores tienen esa extrana capacidad de envolverte en la lectura como lo logra Garcìa Màrquez, quien desde la elecciòn de los tìtulos de sus obras dà muestra de su ingenio.

    "Del amor y otros demonios" es sin duda una de sus obras màs notables, sin embargo, no deben dejar de leerse "Historia de mis putas tristes" y "Doce cuentos peregrinos", de èste ùltimo los cuentos de "La Santa" y "El rastro de tu sangre en la nieve" son mis favoritos.

    Saludos! :-)

    ResponderEliminar
  2. Isabel, "Memoria de mis putas tristes" es uno de mis favoritos también, junto con "Crónica de una muerte anunciada" y "El amor en los tiempos del cólera". Aunque en realidad me ha gustado casi todo lo que he leído de García Márquez, me gusta mucho su manera de narrar y su sensibilidad y naturalidad para tratar los asuntos más mundanos.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  3. Yo leí el libro hace mucho tiempo, y recuerdo que me atrapó tanto que me quedaba leyendo en la noche hasta muy tarde. No soy tan fan de García Márquez, pero algunas de sus obras me parecen muy buenas, especialmente sus cuentos.

    ResponderEliminar
  4. Meli, eso es lo bueno de un libro! Cuando te engancha y no puedes dejar de leer significa que esa lectura dejará marca en ti :)

    ResponderEliminar
  5. só cen anos de soidade;)

    ResponderEliminar
  6. Brandelia, ése será el próximo suyo que intentaré leer, aunque ahora me toca respiro de Gabo por un tiempo :) Me han prestado uno de Paul Auster y creo que lo empezaré pronto, a ver qué tal.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails