miércoles, 2 de mayo de 2007

Cómplices

El grupo Cómplices lo formó Teo Cardalda en 1987 junto a su pareja María Monsonís, acompañados en aquellos primeros pasos por dos músicos de reconocido prestigio: Billy Villegas y Tino DiGeraldo. Teo había estado anteriormente con Germán Copinni en Golpes Bajos, exitoso dúo puntero de la movida viguesa que dio grandes clásicos a la música de los 80 como “Malos tiempos para la lírica” o “Fiesta de los maniquíes”.

En 1988 Cómplices publicó su primer disco, “Manzanas”, logrando hacerse un hueco en el panorama musical de nuestro país ante un público ávido de nuevos sonidos e historias más románticas. Teo Cardalda y María Monsonís continuaron también su proyecto fuera de la música, consolidándose como pareja y teniendo cinco hijos en común, por lo que María decidió abandonar su actividad en el grupo en 2001 y centrarse en el cuidado de su numerosa familia.

Hace mucho tiempo que no sigo sus trabajos pero en sus inicios significaron muchas cosas importantes en mi vida. Fue el segundo concierto al que asistí, con 14 años, y su canción “Sonrisa plateada” se convirtió en un tema especial en mi primera relación sentimental. Superada la nostalgia de aquella etapa guardo buenos recuerdos de la música de Cómplices y de algunas letras realmente bonitas.

Después más de diez discos, un razonable éxito comercial, la vuelta a sus orígenes gallegos y un par de rodeos místicos por la India, Teo Cardalda continuó en solitario con Cómplices haciendo de vez en cuando grandes canciones, mientras que la pareja decidió dedicar también parte de sus esfuerzos a una iniciativa solidaria denominada Fundación Cómplices.

La canción que he elegido para ilustrar este comentario es “Los tejados”, que pertenece a su tercer disco “La danza de la ciudad”, de 1990 y me parece una historia de amor preciosa.

6 comentarios:

  1. a min gustábame esa canzón...
    daquela era moi nova...
    ai...
    hoxe voltou o sol e eu non paro de ter sono...
    durmo fatal...
    a ver se voltan bos tempos:)
    bicos e ánimos!

    ResponderEliminar
  2. Brandelia, son canciones que marcaron una época :)

    Intenta tomarte una infusión antes de dormir, o un colacao y acostarte temprano a ver si consigues dormir mejor. Y los tiempos no son tan malos mujer, un poco de aquí y un poco de allá, aunque siempre pueden ser mejores (pero también peores). Ánimo :) muacks

    ResponderEliminar
  3. Hola

    La canción es preciosa, y me llega envuelta en decenas de recuerdos de unos tiempos que no van a volver.

    He cambiado tantísimo desde que se oía en la radio esa canción, y tanto han cambiado las personas que me rodean...

    Eso sí, te parecera raro, pero nunca me pareció romántica :-).

    Un saludo.


    Juan.

    ResponderEliminar
  4. Juan, pues yo sí que le veo romanticismo, al menos por lo que cuenta. Se supone que es un enamoramiento a la antigua usanza :D

    Te pareces un poco a mí en la nostalgia de años pasados, pero recuerda que debemos tener en cuenta que nuestro presente es lo más bonito que tenemos y es lo que debemos esforzarnos por vivir a tope.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Pues... Me cuesta trabajillo centrarme en el presente. No estoy muy contento con ciertas cosas de mi presente, y me encantaría poder retroceder a unos años en los que las cosas me resultaban más fáciles. Había más libertad (me refiero a las leyes), se vivía con menos miedo, todo era más barato... Menos tecnología, pero mejores personas y ambientes más sanos.

    Pero es verdad que no vale la pena preocuparse por cosas que no van a volver nunca. Sólo aislarte de esta realidad pensando en lo feliz que fuiste hace varios años.

    También sucede que hice la carrera que me gustaba, así que, a pesar de los suspensos, me gustaba estudiar. Y ahora llevo muchísimos meses sin poder hacer nada relacionado con la física, sólo programar, rellenar formularios, hacer la contabilidad...

    Lo único que es igual, antes que ahora, es que no hay futuro profesional :-).

    Un saludo.


    Juan.

    ResponderEliminar
  6. Juan, no seas tan pesimista, hombre. Antes como ahora había cosas buenas y malas. No estoy de acuerdo en que antes las personas fueran mejores, o que la tecnología lo haya empeorado todo. Personalmente creo que cada uno debe buscar las personas que le hagan sentir bien y rodearse de ellas, y si tú eres buena persona, te rodearás siempre de buenas personas, antes, ahora y cuando sea.

    En lo que dices de las leyes no creo que sean tan represivas. Creo que responden a la ética social y aunque algunas podían adecuarse más a la realidad, creo firmemente que están hechas para protegernos y no para jodernos.

    A mí no me gustaría vivir en el pasado, aunque es cierto que a veces echo de menos algunas cosas de otras épocas. Había mejores ambientes, en eso sí que estoy de acuerdo contigo, y era más seguro salir y disfrutar de la calle, pero con los años también he cambiado las ganas de salir por las reuniones en casa con amigos, y lo prefiero mil veces al jaleo de los locales. Pienso que aquello fue una etapa que todos debemos vivir pero que ya pasó, y ahora estoy en otra que no por ser diferente tiene que ser peor.

    Si hay algo en tu vida con lo que no estés de acuerdo puedes intentar cambiarlo. El 90% de nuestra existencia depende de nosotros mismos y lo restante se limita a medios materiales o posesiones de las que no debemos depender para ser felices. Esa es al menos mi manera de verlo: si estamos a gusto con nosotros mismos, estaremos más a gusto con lo que nos rodea. Está claro que a todos nos gustaría tener un trabajo mejor, o más dinero, o más tiempo, o una casa propia, o estar más delgados o aprender a hacer algo... y casi todo está en nuestras manos. Sólo hay que tener un poco de paciencia y todo llega, pero no sin esfuerzo, eso también hay que tenerlo claro; del cielo sólo cae agua por ahora :)

    saluditos estilo ladrillo, que me he pasado de largo en el comentario XD!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails