martes, 26 de febrero de 2008

Las vírgenes suicidas

He de decir que esperaba mucho más de esta película. Había oído y leído maravillas de “Las vírgenes suicidas”, el debut cinematográfico de Sofia Coppola, pero después de ver la cinta me he quedado con una sensación de vacío bastante superior a lo conveniente. No he leído el libro de Jeffrey Eugenides en que se basa, pero estoy segura de que tiene que superar de algún modo a lo plasmado en la película.

*** Spoilers! ***

“Las vírgenes suicidas” cuenta la historia de una típica familia de clase media americana, religiosa, protectora y de rígidas normas que ven cómo fracasan en su labor de propiciar un entorno seguro para sus cinco hermosas hijas, de entre 13 y 17 años. La más pequeña, Cecilia, se suicida nada más comenzar la cinta y abre una brecha en ese mundo opresivo en el que sus hermanas Lux, Mary, Bonnie y Therese intentarán sin éxito encontrar su camino.

Un grupo de jóvenes vecinos se obsesiona con las hermanas, hasta el punto de espiarlas y guardar los objetos personales de las chicas que caen en sus manos. A través de ellos intentan comprender, veinte años después, el peculiar y estrecho universo que rodeaba a las chicas, un espacio en el que no cabían las fiestas, las salidas con chicos, la libertad adolescente, ni nada que se apartara del religioso camino marcado por sus progenitores.

Aunque el tema de la película es muy interesante y realmente se crea un halo de misterio en la actitud de las chicas que podría dar mucho juego, al final todo se queda en un intento vano de mostrar sentimientos. No veo en ninguna parte de la película el odio que deberían sentir las adolescentes, ni su pasión por la vida (ni siquiera por la muerte), ni la actitud tan autoritaria de sus padres, que las amedrente a la hora de tomar sus decisiones. Estamos en los setenta y en esa época los jóvenes eran en general mucho más rebeldes de lo que la película pretende mostrar. Los padres (interpretados sólo correctamente por los veteranos James Woods y Kathleen Turner) tampoco tienen actitudes tan violentas como para hacerlas sentir atemorizadas ni se deja ver en la cinta ningún ataque o desprecio verbal hacia ellas. Nada en sus vidas propicia ese suicidio colectivo. No están físicamente encerradas ni su actitud muestra debilidad aparte de esa languidez contagiosa. Pensemos por ejemplo en un caso de tiranía maternal fervientemente religiosa en los setenta, como el caso de “Carrie” y la actitud de la joven ante la situación. Vamos, nada que ver.

Sí se crea un agradable entorno visual en el film, logrado gracias a una trabajada estética y una fotografía notable, acompañada siempre por una música acorde a la situación. Aún así, no es suficiente para lograr un conjunto compacto que tenga sentido. Las protagonistas no expresan sus emociones en ningún aspecto, de hecho apenas tienen diálogos en toda la película, salvo algunas frases absurdas que pretenden mostrar (sin conseguirlo, desde mi punto de vista) el alejamiento que sufren del mundo real. Sí me gusta mucho el papel de
Kirsten Dunst (Lux), que es la única que parece tener sangre corriendo por las venas, pero las otras hermanas ya me aportan bastante menos. El resto del reparto infantil directamente me sobra, ya que se dedican exclusivamente a poner cara de alelados durante todo el metraje.

Para mí la película carece de fuerza emotiva. Las chicas se mueren y yo me quedo como estoy; no odio a sus padres, ni a su entorno, ni siquiera la situación me causa una terrible pena. Si ése es el sentimiento que Coppola pretendía causar con la historia, sin duda lo ha conseguido: una absoluta congelación emocional. Los hechos contados desde la actualidad por los obsesivos admiradores deberían haber dado también para más, o al menos arrojar algo de luz sobre las razones (que parecen no existir) del suicidio de las hermanas Lisbon. Sin embargo, la ausencia general de tensión dramática hace que al final el espectador no se implique y se convierta en mero observador de los hechos.

*** Fin de spoilers! ***

La película fue muy aclamada por la crítica en su estreno, en 1999, cosechando varios premios para su directora, hija del prestigioso realizador
Francis Ford Coppola. Yo sinceramente creo que es una producción mucho menos profunda de lo que pretende mostrar y que la publicidad la ha beneficiado hasta convertirla en una película de culto en los círculos independientes. Las actrices son muy monas, pero no creo que nadie juzgue una película seriamente por la belleza de sus protagonistas (hablamos de películas convencionales, no confundamos :P).

En el tráiler que vi a posteriori la vendían con mucho más gancho, mezclando como siempre personajes y conceptos para que parezca lo que luego no es, y relacionándola con las palabras “love, sex, death, passion, fear, obsession”. Pues bien, amor un poquito, sexo casi nada, muerte por doquier, pasión… dónde?, miedo… a qué? y obsesión otro poco. Por eso no veo los tráilers antes de las películas; mi decepción con ésta hubiera sido el doble de lo que fue. Si leo el libro podré aportar algún otro dato que quizás mejore mi nota para esta película que ahora mismo se queda en un aprobado largo.

5 comentarios:

  1. Vamos, vacía y estilista, como todo lo que ha hecho la petarda esa, me temo. Sólo cometí el error de ver Lost In Translation, pero no se volverá a repetir.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo la vi hace tiempo y la verdad es que me dejó un poco frío. No me apasionó nada, aunque no puedo decir, en verdad, que sea una mala película. Solo creo que tiene un estilo muy personal, el de Soffia, que si te gusta te apasiona, y si no, te deja un poco indiferente. Lo mismo me pasó con Maria Antonieta, muy espectacular, pero poco más. Ahora, tengo en el must-see Lost in translation para confirmar mi opinión sobre la Coppola o para cambiarla...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Angus, pues más o menos lo que dices, aunque yo es la única que he visto de Sofia Coppola, así que no puedo confirmar si son constantes en sus películas.

    Rubenvike, coincido también contigo. Tampoco he visto "Lost in translation" y me apetece, aunque entre mis conocidos las opiniones son contrarias: unos dicen que es magnífica y otros que es un rollo. Cuando la vea confirmaremos opinión, como comentas :)

    saluditos a ambos!

    ResponderEliminar
  4. tanto Las Virgenes suicidas como Lost in Traslation me parecieron excelentes...
    Creo que son ese tipo de películas en las que hay que saber mirar más alla, y ver lo que transmite una simple mirada, o un simple gesto; que muchas veces hablan por si mismos

    ResponderEliminar
  5. excelente pelicula, virgenes suicidas, a mi me choca baatante cuando la miro.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails