martes, 13 de mayo de 2008

Galletas de avena

Hacía tiempo que no probaba unas galletas tan ricas y tan fáciles de hacer como estas (aunque esté mal que yo lo diga, jaja). He de decir que no recuerdo donde vi la receta, pero hay varias similares en algunas páginas de cocina, con variaciones en los ingredientes combinados con la avena.

Mis ingredientes fueron: 150 gramos de harina integral, 100 gramos de copos de
avena, 50 gramos de azúcar moreno integral, una cucharadita de vainilla azucarada, medio sobre de levadura de repostería, un chorro de aceite de girasol, un chorro generoso de miel, medio vaso de leche desnatada y dos pastillas de chocolate negro 85% de cacao en trocitos.

La mezcla es la básica para muchos postres: primero los ingredientes secos (harina, avena, azúcar, levadura) y luego se añade todo lo demás, removiendo bien hasta formar una pasta. Si queda muy seca se puede añadir un poco más de leche, aunque hay que tener en cuenta que la pasta de galletas no tiene que quedar nunca líquida ni demasiado ligada. Por último se añaden los trocitos de chocolate, se mezcla y se van formando las galletas sobre papel de horno en una bandeja.

Un truco de
Adi para cortar mejor las galletas es hacer un rollo con la masa, envolverlo en film transparente o papel de aluminio y congelarlo durante 15 minutos. Al sacarlo se pueden cortar trozos con un cuchillo y colocarlos directamente en la bandeja. También se pueden coger porciones de masa, aplastarlas un poco y colocarlas igual, con un poco de separación porque crecerán bastante.

Tras precalentar el horno a 180º, se meten las galletas durante unos 10-12 minutos aproximadamente en la altura intermedia. Están más ricas un poco tostadas, porque quedarán más crujientes y aguantarán más sin ablandarse. Yo las conservé en una lata durante tres días, pero al final, aunque de sabor estaban buenísimas, ya estaban más blanditas al estilo de las pastas.


Este tipo de galletas admite un montón de variaciones. En la foto de arriba usé el chocolate que puse en los ingredientes, pero en la siguiente vez que las hice (foto inferior) utilicé orejones (que aún colean de Navidad, sí) cortados en pedacitos. Se les puede echar también nueces, pasas o cualquier otra cosa que nos guste siguiendo el mismo procedimiento.


11 comentarios:

  1. Qué buena pinta (bueno, quizá no tengan una pinta excelente :) pero deben estar buenísimas.
    Apetece hacerlas, aunque casi nunca hago repostería. Y menos mal, porque si no ya sería mi perdición...

    ResponderEliminar
  2. Las galletas de avena son de mis favoritas, sobretodo para mojar el café en el desayuno :)
    Además puedes variar cada vez... más pecaminosas con buenos trozos de chocolate, más "sanas" con pasas o frutos secos, añadiendo piel rallada de algún cítrico, probando especias, jugando con el tipo de harina... y siempre salen ricas ^^

    Yo con este tipo de galletas no me complico la vida y suelo hornearlas poniendo "pegotes" arbitrarios directamente, me gusta tener luego muchas galletas distintas irregulares, le da un toque rústico-casero :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Angus de verdad que aunque no tengan muy buena cara son de las galletas más ricas que he hecho. Son muy rápidas y muy sanas, así que te las puedes permitir de vez en cuando para variar las recetas saladas, jeje.

    Akane, pues se han convertido también en mis favoritas ya! Las he hecho tres veces, dos con chocolate negro y otra con los trocitos de orejones que comento en el post, y han salido siempre genial. Lo más importante, aparte de que están muy ricas, es que son muy naturales y eso me encanta (y a mi colesterol le apasiona, ya te digo XDD).

    Saluditos a ambos!

    ResponderEliminar
  4. ¿qué es eso de que no está bien que tu lo digas??!!!! con lo que me gusta a mí la avena.....te voy a copietear estas galletas super sanísimas!!! Un beso. Bea

    ResponderEliminar
  5. Bea, es que rara vez me sale alguna receta de esas que digas que está rica rica XDDD Con estas galletas me llevé una alegría increíble, porque me quedaron muy bien y aún cuando ya se pusieron blandas (porque me salieron unas 35-40 con esas medidas y me duraron casi 4 días XD), seguían manteniendo buen sabor. A pesar de las variaciones que hice de todas las recetas con avena que vi, el resultado quedó perfecto para mí gusto :)

    saluditos y gracias!

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa que no veía desde niña y que tú me traes a la mente :) Las galletas de avena me encantaban. Una amiga de mi madre las hacía muy buenas y las guardaba en una lata de galletas sobre la nevera. Tanta confianza tenía en su casa que me subía a una silla para alcanzar a la lata y me servía un vaso de leche fría y ale... ¡a comer! :D
    Creo que las voy a hacer... Solo por la añoranza de los viejos tiempos :)
    Buen provecho, las tuyas tienen muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  7. Hannamary, yo he tardado demasiado en conocerlas! Hasta ahora sólo había probado alguna marca comercial pero nunca las había hecho en casa, y mi madre no era muy de galletas tampoco (ella siempre ha sido más de flanes y bizcochos). A mí ya se me han acabado las que hice pero en cuanto tenga otro ratito volveré a la carga :D

    Espero que te gusten si pruebas la receta!

    saluditos

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu receta, la he probado y están riquísimas ¡¡¡¡ es una combinación perfecta y muy fácil de hacer, las vamos a repetir ¡

    Teresa

    ResponderEliminar
  9. Para que puedas ver el resultado

    http://lastartasdetere.blogspot.com/2008/08/galletas-de-avena-integral-y-chocolate.html

    ResponderEliminar
  10. ¿cuando dices dos pastillas de chocolate de cuántos gramos son? es que a ojo soy bastante malo calculando

    ResponderEliminar
  11. Anónimo, jeje, pues unos 20 gramos, aproximadamente :D De todos modos, si no tienes problemas con el chocolate, puedes poner más cantidad, al gusto del consumidor :)

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails