lunes, 17 de febrero de 2020

Granada (V): La Alhambra: Palacios Nazaríes

Lillu en el Patio de Los Leones - La Alhambra
La Alhambra es un conjunto arquitectónico y paisajístico que ya merece la pena como tal, pero una visita que se precie debe acompañarse de la entrada a los Palacios Nazaríes. Yo tuve una sensación de felicidad extrema durante toda la visita, pero el éxtasis de contemplar los mocárabes del Palacio de Abencerrajes o encontrarme junto a la fuente de los Leones acabaron por convertir el viaje a Granada en una experiencia inolvidable.

Fachada de Comares- Palacios Nazaríes
Patio Cuarto Dorado - Palacios Nazaríes
Detalle Patio Cuarto Dorado - Palacios Nazaríes
A las 17:00 h. entramos en el Mexuar, inicio de la visita a los palacios. Esta visita dura aproximadamente una hora. No quiero hacer una descripción exacta de cada estancia, puesto que no soy experta en arte y posiblemente cometería demasiadas inexactitudes en mi relato. Lo que sí me gustaría destacar es la buena conservación de todas las habitaciones, muchas de ellas restauradas varias veces y otras remodeladas hasta perder casi su esencia original, pero que aún así encajan a la perfección en el conjunto. Hay que tener en cuenta que los palacios se empezaron a construir en el S.XIV y cada nuevo sultán que accedía al trono añadía nuevas estructuras y decoraciones.

Tras una pequeña aglomeración de gente a la entrada del Mexuar, donde todos nos paramos absortos a contemplar los artesonados en madera del techo, pasamos al Oratorio y al Cuarto Dorado, para desembocar en el primer patio y situarnos ante la fachada del Palacio de Comares. 

Salón de la barca - Palacios Nazaríes
Salón de Comares - Palacios Nazaríes
El Palacio de Comares se enlaza con el Patio de los Arrayanes, que tiene una gran alberca central. En nuestro recorrido contemplamos el Salón de Comares, uno de los más espectaculares de este palacio y la Sala de la Barca, con su techo ovalado en madera. 

Patio de los Arrayanes - Palacios Nazaríes
Después desembocamos en el Patio de los Leones, otra de las instantáneas más típicas de La Alhambra. El patio está rodeado por una galería de columnas que da acceso a las distintas habitaciones: la Sala de Abencerrajes, la Sala de los Reyes y la Sala de Dos Hermanas. Es en esta última estancia donde está la cúpula de mocárabes más impresionante que podemos contemplar en nuestra visita, algo hipnotizante.

Palacio de Abencerrajes - Palacios Nazaríes
Sala de Abencerrajes - Palacios Nazaríes
Patio de Los Leones - Palacios Nazaríes
Tengo la sensación de que ninguna de estas fotos hace realmente justicia a la belleza de estos monumentos. Los esmerados trabajos de cada inscripción árabe, cada cita tallada en las paredes, cada artesonado, cada arco adornado, cada enrejado, cada pintura... todo forma parte de un entorno ensamblado con tal cuidado que nadie diría que La Alhambra pasó por multitud de manos y avatares hasta llegar a nuestros días.

Patio de Los Leones - Palacios Nazaríes
Sala de los Reyes - Palacios Nazaríes
Sala de Dos Hermanas - Palacios Nazaríes
Sala de Dos Hermanas - Palacios Nazaríes
Mirador Lin-dar-Aixa - Palacios Nazaríes
Una vez pasada esta zona, y casi saliendo al Patio de la Reja, una placa recuerda que el escritor Washington Irving escribió en una de aquellas habitaciones sus famosos "Cuentos de La Alhambra". 


Durante el S.XVIII y gran parte del S.XIX La Alhambra fue un conjunto olvidado en el que se alojaban "gentes de mal vivir" y cuyas estancias servían como establos o almacenes. No fue hasta 1870 cuando la zona se designó como monumento nacional y se comenzó a trabajar en su recuperación. Desde entonces, muchos artistas han pasado por aquellas dependencias para inspirarse en sus obras y trasladar el espíritu de La Alhambra a la literatura y otras artes. 

Hoy en día, el complejo de La Alhambra sigue teniendo acceso público y libre a gran parte de su perímetro de jardines y edificios y continúa siendo un símbolo inconfundible de Granada, gestionado por un patronato que se encarga de su mantenimiento y conservación.

Patio de la Reja - Palacios Nazaríes
*** Haz click en las imágenes para ampliar.

*** (Continuará...)

domingo, 5 de enero de 2020

Granada (IV): La Alhambra - El Partal

Alberca y Jardines del Partal, La Alhambra
Aunque lo visto de La Alhambra hasta aquel momento ya compensaba con creces el día de visita, lo que nos esperaba era todavía mejor. A nivel visual, el Partal son unos jardines preciosos, con estanques y pequeñas construcciones árabes que ya dejan atisbar lo que habrá dentro de los palacios. 

Hay que decir que nosotros teníamos la visita a los Palacios Nazaríes para las 17:00 h., por lo que fuimos con el tiempo suficiente para ver con calma todas las demás zonas de La Alhambra antes de entrar a los palacios, pero si vuestra cita con los palacios es tempranera, se puede entrar a todas las demás áreas después siguiendo la ruta inversa. En la propia web del Patronato de la Alhambra publican varios recorridos posibles para que se pueda elegir el más adecuado según el horario de la entrada a los palacios o el tiempo que se quiera emplear en la visita, además de mucha otra información útil. 

Vistas desde el Pórtico del Partal
Vistas desde El Partal, La Alhambra
El Partal toma su nombre del palacio del mismo nombre (palabra que en árabe significa "pórtico"), situado justo al final de una alberca objeto de muchísimas fotografías en este entorno. El pórtico de cinco arcos da paso a los restos de la residencia del Sultán Muhammad III, coronada por la Torre de las Damas y su mirador. Esta construcción constituye el edificio más antiguo que se conserva en La Alhambra.

El techo de la Torre de las Damas, con artesonados en madera, fue desmontado por el último propietario del edificio a finales del siglo pasado y actualmente se exhibe en el Museo de Pérgamo de Berlín. Tuvimos oportunidad de contemplarlo cuando visitamos la capital alemana en nuestro viaje de 2016, junto con otras obras de arte árabe.

Interior Palacio El Partal, La Alhambra
Pegadas al palacio se mantienen en pie tres casitas de dos plantas que pertenecieron a miembros de la realeza nazarí. Estas viviendas no están abiertas al público pero albergan pinturas árabes de gran valor. Al otro lado del conjunto está la Torre del Mihrab, que fue un oratorio construido en tiempos de Yusuf I y orientado a La Meca, como debe ser en estos casos.


El Oratorio desde el pórtico del Partal
El oratorio, que sufrió varias remodelaciones a lo largo de los siglos, sirvió también como residencia de Astase de Bracamonte, escudero de uno de los gobernadores de La Alhambra. Una placa que se conserva sobre la puerta lateral del edificio deja constancia de este curioso dato.

Placa recordando la vivienda del escudero Astase de Bracamonte
Interior oratorio de la Torre del Mihrab, La Alhambra
Desde el Partal se puede continuar la visita por el paseo de las Torres o retroceder hasta el conjunto arquitectónico de los Palacios, a donde nos dirigimos nosotros cuando ya se acercaba la hora de nuestra visita.

Palacio y Jardines del Partal, La Alhambra
*** (continuará...)

*** Haz click en las fotos para ampliar.

domingo, 24 de noviembre de 2019

Granada (III): La Alhambra - Palacio de Carlos V y Alcazaba

Fachada Palacio de Carlos V, La Alhambra - Granada
El Palacio de Carlos V es un edificio renacentista que nada tiene que ver con el conjunto general de La Alhambra. Su construcción se inició en el S.XVI por orden del emperador Carlos V, pero tras múltiples parones y conflictos, no llegó a terminarse hasta el siglo pasado. De hecho, el emperador nunca llegó a vivir en ese palacio, que en la actualidad alberga el Museo de Bellas Artes de Granada y el Museo de La Alhambra.

Escaleras interior Palacio Carlos V, La Alhambra
Si tenéis intención de visitar el Museo de La Alhambra, tened en cuenta que cierra los lunes todo el día y los martes por la tarde. Nosotros tuvimos la mala fortuna de no poder entrar y nos quedamos con las ganas de contemplar una de las mejores muestras de arte nazarí que existen, con piezas rescatadas de las excavaciones de La Alhambra. El acceso al museo es gratuito para ciudadanos de la Unión Europea y cuesta sólo 1,50 € para los demás visitantes, así que si vais a estar varios días en Granada podéis entrar cualquier otro día de la semana, independientemente de que tengáis entrada o no para el resto de localizaciones.

Patio interior Palacio Carlos V, La Alhambra - Granada
Detalle columnas patio interior del palacio
El palacio en sí no tiene demasiado interés, la verdad, aunque tiene un patio interior circular bastante impresionante, bordeado por columnas jónicas, diseñado por Pedro Machuca. Sus estancias están ocupadas por las salas de exposición de los museos, pero aparte de eso no tiene enseres de la época ni nada característico digno de mencionar. 

El Museo de Bellas Artes, en la primera planta del palacio, es pequeñito y tiene unas cuantas piezas de pintura y escultura granadinas desde el S.XV hasta el S.XX. Su interés dentro del conjunto, desde mi punto de vista, es más bien moderado salvo que te guste mucho ese tipo de arte, pero se recorre rápido y complementa la calidad de la visita.

Palacio de Carlos V y más desde la Plaza de Los Aljibes, La Alhambra
Vista del Sacromonte desde Plaza de Los Aljibes, La Alhambra - Granada
Antes de dirigirnos hacia la Alcazaba, nos detuvimos un rato en la Plaza de Los Aljibes para reponer fuerzas. Desde este lugar se tienen unas vistas maravillosas del entorno y del Albaicín y el Sacromonte, dos de los barrios más populares de Granada. La entrada a esta parte de La Alhambra es libre, por lo que muchas personas, no sólo turistas sino también locales granadinos, suben hasta allí algunas tardes solamente para sentarse tranquilamente en los bancos o en el espacio que ofrecen los muros y pasar un rato agradable. En el centro de la plaza hay un pequeño kiosko-bar donde se pueden comprar bebidas y algo de comer, a precios de turista, eso sí.

Barrio Castrense de la Alcazaba, La Alhambra - Granada
La Alcazaba es la fortaleza defensiva de La Alhambra, coronada por varias torres y punto más alto de la zona. Desde allí, haciendo honor a su labor de vigilancia, se obtiene una panorámica espectacular de la ciudad de Granada, los alrededores y, si vais en una época propicia (en esto sí tuvimos suerte), al fondo se pueden apreciar las cumbres blancas de Sierra Nevada. La vista desde ahí arriba es realmente preciosa.

Cumbres de Sierra Nevada desde la Alcazaba, La Alhambra - Granada
Como base militar de La Alhambra, la Alcazaba acoge los restos del Barrio Castrense, una zona de barracones que servía de almacén y viviendas de soldados, quienes desarrollaban allí su día a día mientras protegían al sultán. Tenían baños, hornos, aljibe, armerías y todo lo necesario para soportar largas estancias de vigilancia. Esa zona está hoy poblada por algunos gatos que se pasean a sus anchas resguardándose del sol tras los muros. La Torre del Cubo, situada hacia el Norte, ofrece una amplia vista del tradicional barrio del Albaicín granadino. 

Vista de la Alcazaba desde Torre de las Armas, La Alhambra
En el extremo contrario se alza la Torre del Homenaje, la más alta del recinto con 26 metros y con marcado carácter defensivo. En su base había mazmorras que en un principio se utilizaban como almacenes de grano pero que con la ocupación cristiana pasaron a servir como celdas de prisioneros. 

Avanzando hacia el Oeste nos encontramos con el otro bastión defensivo, la Torre de la Vela, con una enorme campana en lo alto colocada por los cristianos con el objetivo de avisar a los agricultores de la Vega granadina ante cualquier riesgo de invasión.

Torre de La Vela, Alcazaba, La Alhambra
La campana en la Torre de La Vela, Alcazaba
Ya en la puerta de la Alcazaba pasamos al Jardín de los Adarves, conectado por una muralla con todo el conjunto defensivo. Aquí aparecen las Torres Bermejas, tres construcciones de distintas alturas que tienen una vista privilegiada de la Vega granadina y posiblemente fueran usadas para vigilancia. En estos jardines, en uno de los muros de la Torre de la Pólvora, podemos contemplar tallado en la piedra el popular dicho granadino de Francisco de Icaza

Dale limosna, mujer,
Que no hay en la vida nada
Como la pena de ser,
Ciego en Granada


El Jardín de los Adarves se encuentra bajo la fortaleza y fue construido en el S.XVI cuando La Alhambra perdió su carácter defensivo por el alejamiento de los conflictos armados. Tiene como principal aliciente unas bonitas vistas de la ciudad y unas fuentes, lo que supone un lugar de descanso ideal en la visita a La Alhambra.

Inicio del Partal, La Alhambra - Granada
Tras el paseo por la Alcazaba continuamos nuestra visita hacia el Partal, donde nos esperaba otra experiencia inigualable de jardines, elaboradas construcciones musulmanas y preciosas fotos de postal antes de entrar a los Palacios Nazaríes en nuestra cita horaria.

*** Haz click en las imágenes para ampliar.

*** (continuará...)

jueves, 31 de octubre de 2019

Granada (II): La Alhambra - El Generalife

Vista desde el Generalife
Nuestro viaje a Granada tenía el principal objetivo de visitar La Alhambra. Teníamos marcada nuestra entrada a los Palacios Nazaríes a las cinco de la tarde, por lo que aprovechamos la mañana para hacer un pequeño recorrido por la zona monumental de Granada y subir temprano a La Alhambra para poder ver todo el conjunto con tranquilidad. A mediodía nos tomamos un segundo desayuno contundente para aguantar el primer tirón y compramos un par de bocadillos para comer más tarde durante algún descanso de la ruta.

Desde el centro de la ciudad se puede ir caminando hasta la entrada de La Alhambra, aunque hay que tener en cuenta que está situada en lo alto de una colina y, si el calor aprieta, quizás lo más adecuado es elegir algún transporte para llegar hasta allí. Una de las mejores opciones es subir en autobús los 2 km. que la separan del centro de la ciudad. Desde la Plaza Nueva hay varias líneas de microbús (los autobuses normales no pueden circular por las estrechas callejuelas empedradas de esa zona) que cubren el trayecto por 1,40 €. 

Jardines del Generalife
Una vez arriba, validarán la entrada con el DNI y podrás acceder al conjunto. Es importante llevar la entrada siempre a mano, ya que el personal de seguridad te la pedirá para entrar en las zonas restringidas. La principal recomendación es ajustar la visita al horario de entrada a los Palacios Nazaríes, ya que sólo se permite acceder a ellos dentro de los 30 minutos siguientes a la hora que figure en la reserva. Como el conjunto de La Alhambra es muy extenso se debe calcular bien el tiempo que lleva llegar hasta la zona de los palacios. El resto de las dependencias, tanto interiores como al aire libre, se pueden visitar en cualquier momento durante el horario de apertura.

Nosotros comenzamos la visita por el Generalife, la residencia de descanso de los reyes musulmanes, donde la parte más destacada son los preciosos y cuidados jardines. El conjunto se completa con varias edificaciones de estilo árabe nazarí, con patios y fuentes que acompañan a la exuberante vegetación. El recorrido interior se realiza en una única dirección, debido a la continua afluencia de visitantes, por lo que es importante disfrutar de cada detalle antes de avanzar a la siguiente zona ya que no se puede volver atrás.

Patio de La Acequia, Generalife
Patio de La Acequia, Generalife
Nada más entrar aparece el Patio de la Acequia, una de las imágenes más fotografiadas de La Alhambra. Justo antes hay varios miradores desde los que se pueden contemplar las primeras panorámicas de la ciudad de Granada. Después se accede al Salón Regio, donde ya se aprecia la exquisita calidad de los interiores de la arquitectura nazarí que dominará todos los edificios. El Patio de la Sultana es otra de las estancias destacadas del Generalife y también la Escalera del Agua, por cuyos canales baja el agua de la acequia real permanentemente.

Palacio del Generalife
Tuvimos la inmensa suerte de que esta visita coincidiera en un día espléndido de mayo, pudiendo aprovechar al máximo la luz y el buen clima para pasear. En este sentido es casi imprescindible llevar protección para el sol y agua para evitar contratiempos durante un recorrido que puede durar en total unas 3 horas como mínimo. Aunque hay bastantes sombras, hay otras zonas totalmente descubiertas donde el sol es realmente inmisericorde.

Patio de La Sultana, Generalife
Después del recorrido practicamente circular que se realiza por el Generalife, se va hacia la Medina, una zona que hoy está casi todo en ruinas salvo algunas edificaciones reconstruidas, como el Parador de San Francisco. Por el paseo del camino real, bordeado también por jardines, se puede ver la Puerta de los Siete Suelos, una de las cuatro por las que se accede a La Alhambra, y justo después las excavaciones del área arqueológica del Palacio de Abencerrajes.  

Medina, La Alhambra
Zona arqueológica Palacio de Abencerrajes, La Alhambra
Hay que decir que no se requiere entrada para visitar estas zonas, por lo que La Alhambra está abierta a todos los visitantes que simplemente deseen dar un paseo, entrar al Palacio de Carlos V, el Museo de Bellas Artes y algunos otros rincones clásicos de este recinto granadino. Dentro se puede beber y comer en los lugares señalados para ello, por lo que es posible disfrutar de un día diferente y de las vistas de Granada desde lo alto de La Alhambra sin tener que hacer ningún desembolso económico.
 
Jardines de San Francisco, La Alhambra
Continuando la visita, nos acercamos a la iglesia de Santa María de La Alhambra, un templo católico construido entre los siglos XVI y XVII sobre el solar que ocupaba la antigua mezquita musulmana y los baños. Esa iglesia acoge algunas obras que merece la pena contemplar, como el cuadro conocido como el "Cristo de Kennedy" ("Cristo de la Paz" es su título original), del artista de origen gallego Benito Prieto Coussent. Se trata de una polémica pintura que plasma una versión del Cristo en la cruz que rompe con los esquemas iconográficos clásicos y que fue acusado de blasfemo tras su salida a la luz en 1948. El autor destruyó la obra, que fue reconstruida en 2003 tras su muerte y se exhibe desde 2015 en esta iglesia, junto con otra controvertida pintura del mismo artista, "Paz y Guerra". 

"Cristo de Kennedy" en la iglesia de Sta. María de La Alhambra
No está permitido hacer fotos en el interior del templo, pero he cogido la imagen de la web de la Archidiócesis de Granada para ilustrar el comentario y en el enlace podéis leer más acerca de su historia. Esta iglesia es además conocida por acoger a la hermandad que lleva su nombre, a la que perteneció el poeta granadino Federico García Lorca desde el año 1928.

Algunos metros más allá y casi pegado a la iglesia aparece rotundo el Palacio de Carlos V, que ocupará nuestra siguiente entrada.

Palacio de Carlos V e Iglesia Sta. María de La Alhambra

*** Haz click en las imágenes para ampliar.

*** (continuará...)

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Granada (I)

Aeropuerto de Granada - Jaén
Como sé que lo echabais de menos, no me ha quedado más remedio que seguir viajando para poder acercaros estas entradas tan entretenidas, útiles y medianamente actuales que suelo escribir, al más puro estilo de los viajes a la Alcarria de Cela. En esta ocasión, nuestro objetivo era Granada (tierra soñada por mí... vale, ya lo dejo y controlo el subidón de azúcar). Aunque es un destino relativamente común, cercano y barato, por una u otra razón nunca había podido ir y la comunidad de Andalucía en general llevaba años en mi lista de deseos pendientes. En este sentido, visitar La Alhambra era además una de mis mayores ilusiones culturales.

Pero nuestra aventura granadina comenzó realmente tres meses antes del inicio del viaje, allá por febrero. Nos habían avisado de que era importante reservar las entradas para La Alhambra con bastante antelación, sobre todo si queríamos entrar en los Palacios Nazaríes, que tienen las visitas restringidas por motivos de conservación. Revisando en paralelo días para la visita del conjunto monumental y las posibilidades de vuelos desde Tenerife, conseguimos cuadrar todo para viajar a mediados de mayo. Y aunque lo comentaré con más detalle más adelante, empezaré advirtiendo que si queréis visitar La Alhambra próximamente compréis las entradas con al menos 2 meses de antelación, porque sino es posible que ya no tengáis disponibilidad.

Ayuntamiento de Granada
Nuestro vuelo directo desde Tenerife nos dejó en el Aeropuerto Federico García Lorca de Granada - Jaén a última hora de la tarde de un lunes y desde allí nos trasladamos al centro en autobús. El trayecto dura unos 40 minutos, dependiendo de la parada que elijas, y cuesta 3,00 €. Habíamos reservado las tres noches de alojamiento en el Hotel Las Nieves a través de su página web, después de darle muchas vueltas a opciones hoteleras de todo tipo, precio y condición. Al final, nuestra elección resultó ser un acierto sobre todo en lo relativo a comodidad e inmejorable ubicación. 

Fuente de Isabel La Católica y Colón, Granada
Cuando llegamos y nos instalamos en el hotel ya se había hecho casi de noche, por lo que sólo tuvimos tiempo de dar un pequeño paseo por los alrededores. Caminamos por la Carrera del Darro hasta el Paseo de los Tristes, desde donde pudimos contemplar dibujada en la noche la primera imagen de una de las torres de La Alhambra. A mí estas cosas me suelen producir mucha emoción, la verdad.

La Alhambra desde Carrera del Darro
Pasados los primeros escalofríos granadinos (causados tanto por la emoción como porque empezaba a refrescar), nos paramos a tomar un par de cañas en uno de los sitios que encontramos por el camino. El bar Los Diamantes resultó ser uno de los locales con más tradición de Granada en pescaíto frito y, aunque estaba a tope y tuvimos que acomodarnos en la barra, disfrutamos como enanos de la primera fritura andaluza del viaje.

Cañas en Bar Los Diamantes, Granada

*** Haz click en las imágenes para ampliar.
 
(continuará...)

Related Posts with Thumbnails