jueves, 29 de noviembre de 2007

Pastel de queso y galleta

Me he sacado un pastel de la manga aprovechando unos cuantos ingredientes que me sobraban por aquí. El culpable de esta "receta" es un paquete de galletas María integrales que están absolutamente incomibles (no diré la marca pero están muy malas, en serio). Como a mí no me gusta tirar comida, he buscado la manera de aprovechar esas galletas y se me ha ocurrido hacer una especie de pastel de queso fresco. No es una receta para un tres tenedores pero cumple su cometido y está sorprendentemente sabrosa.

Los ingredientes que yo he usado son galletas María integrales marca Spar (... uys, se me escapó), queso fresco desnatado, un yogur natural desnatado, queso de untar bajo en grasa, mermelada de fresa, leche desnatada, canela, azúcar blanco, azúcar avainillado y cacao en polvo. El yogur es opcional y la mermelada puede ser al gusto, por supuesto.

El primer paso es triturar las galletas con canela y azúcar de vainilla hasta convertirlas en un polvillo más o menos fino. Se cubre con ellas el fondo de una fuente honda y se les añade leche, mezclándolas hasta conseguir una pasta compacta. Se aplasta bien esta pasta hasta quedar una capa uniforme. Aparte se mezcla el queso desnatado batido con el de untar y el yogur, añadiendo dos o tres cucharadas de azúcar blanco. Se vierte una capa de queso sobre las galletas, luego una de mermelada y finalmente otra de queso, cubriéndolo bien todo. Por encima se espolvorea cacao.

La fuente se mete un par de horas en el congelador para que el pastel quede un poco más compacto y luego se guarda en la nevera. No se puede consumir inmediatamente tras sacarlo del congelador porque el queso sabrá más a hielo que otra cosa, pero tampoco se puede dejar que pase mucho tiempo en la nevera sin comerlo porque se derretirá el queso y, aunque de sustancia estará bueno, la presencia no será la más adecuada.

He pensado que quizás quede mejor montarlo en cuencos individuales en vez de una fuente grande porque, de ese modo, aunque el queso se derrita un poco, no se notará, sabrá igual de bien y será más fácil de comer. Y también es posible que sea más adecuado echar la mermelada directamente sobre la capa de galletas y encima toda la mezcla de queso, porque con la capa intermedia se diluye mucho la mermelada entre los demás rellenos. Cada uno puede hacer los experimentos que considere oportunos... todo sea por no tirar las malditas galletas integrales :D

4 comentarios:

  1. Anda que no eres exagerada! No tiene tan mala pinta como decias, parece igualito que los de la panaderia... YO KEROOOOO!!! llevame un poquito al curro ! jjajaja

    hughug

    Giela

    ResponderEliminar
  2. Jajaja wapi, si es que la foto está hecha cuando aún estaba medio congelado, sino estaría todo derretido por los lados. Como digo en el post, en un cuenquito seguro que quedaría mejor. De todos modos si sobra y no se me desgracia te llevaré mañana un poco, prometido! :D

    bezitos!

    ResponderEliminar
  3. Después de probar platos de las altas esferas gastronómicas nacionales, te puedo decir que ese pastel tiene una muy buena pinta y no pondría excusas a probarlo...

    Eso es reciclar y lo demás tonteridas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vike :) No es comparable al Coque pero weno, se hace lo que se puede :D

    saluditos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails