domingo, 15 de febrero de 2009

300

“300” es una auténtica delicia visual. Sin tener en cuenta la historia ni ningún otro aspecto formal, la película es un ejemplo de elegancia fílmica, un derroche estético con una envoltura épica muy adecuada. He de reconocer que me la perdí en el cine por tonta, porque en aquel momento no me apeteció verla y han tenido que pasar casi dos años para poder enmendar mi error y juzgarla en este espacio.

Ante la lluvia de críticas negativas que he leído sobre esta película, tengo que decir que por supuesto no estoy de acuerdo con la mayoría de ellas o al menos no al 100%. Es cierto que no es una historia original, porque ni siquiera lo es del todo el cómic de
Frank Miller en el que se basa, inspirado a su vez en otra película estadounidense de 1962 (“El León de Esparta”, titulada originalmente “The 300 Spartans”). A pesar de ello, no creo que “300” pretenda mostrar nada nuevo en lo referente al guión, sino en el aspecto puramente artístico.

Y en ese sentido, para mí es un sobresaliente. Visualmente no hay nada que no me encaje en la idea del film: por un lado, 300 guerreros griegos cuadrados, con sus tabletas de chocolate y pectorales bien marcados, criados y entrenados para combatir; por otro, miles de soldados persas orientales, enigmáticos y con técnicas extrañas que en occidente sonaban a pura brujería. Todo aderezado con una fotografía exquisita y unos efectos especiales perfectamente incorporados.

Las críticas continúan con el uso y abuso de la cámara lenta y el ocre. Posiblemente sí haya un exceso de ralentización de algunas escenas para enfatizar los momentos clave de las batallas, y de igual modo el rojo de la sangre se enturbia para que la película no se convierta en una producción totalmente gore, y siguiendo además fielmente el tono del cómic. No veo nada tan aberrante ni en una cosa ni en la otra, por tanto. Me gustan muchísimo menos las películas en las que se suceden las explosiones sin control con movimientos de cámara al hombro totalmente mareantes.

Acerca de que la
batalla de las Termópilas narrada en la película no es fiel a la lucha real que tuvo lugar en el 480 a.C., pues evidentemente no estamos ante un documental sino ante una película inspirada en un hecho histórico concreto. La falta de guión no es para mí una crítica fundada puesto que se cuenta lo que hay que contar sin mucho aderezo: una encarnizada pelea entre dos bandos, con el único objetivo de aniquilarse. Precisamente los aderezos puede que empeoren en este caso la fuerza de la narración. En este sentido, no debemos contemplar los hechos con nuestra visión del s.XXI sino situándonos en aquella época, donde lo más importante era la victoria de la libertad sobre la opresión de cualquier otro reino invasor, con mayor o menor sentido.

Sobre la imagen de los soldados, si vemos pinturas de artistas representando aquella batalla (como el cuadro que aparece en el link de arriba de la Wikipedia) podremos observar que se retrata a los espartanos apenas vestidos con una capa y sus protecciones bélicas, con un cuerpo cultivado físicamente y preocupados únicamente por la lucha. Nada extraño pues en la desnudez de los protagonistas, ni en su trabajado torso, ni en su fijación con la guerra, que parece que a todo el mundo le ha molestado ver a 300 hombres musculosos hechos por ordenador con cara de Terminator. No necesito ahí mayor interpretación que la que vi, así que ningún problema por mi parte.

Puede que, efectivamente, el rey persa
Jerjes no encaje del todo con la imagen que de él se ofrece en “300”, pero con las licencias habituales permitidas en este tipo de revisiones históricas tampoco me parece fuera de lugar mostrarlo como un hedonista horadado por innumerables piercings e invadido de tatuajes, algo muy oriental, de hecho, y poco conocido por entonces en el imperio griego. Lo de su estatura responde más a la intimidación que provoca y yo le restaría importancia a ese detalle físico, desde luego. Lo del comportamiento más o menos gay en algunas escenas lo dejo a interpretación del espectador, pero he de decir que yo tampoco estallé en carcajadas porque estaba bastante metida en la película.

En general la película me ha gustado mucho, con sus tópicos históricos incluidos, y me ha parecido fascinante en el aspecto visual. Aunque no he leído la
novela gráfica “300”, guionizada y dibujada en 1998 por Frank Miller y coloreada por Lynn Varley, sí he visto algunas ilustraciones y creo que la película y el cómic comparten el mismo espíritu. Además, fuentes competentes en este sentido (estoy rodeada de lectores de cómic adictos) me han asegurado que el parecido entre las obras es más que palpable. Si puedo me leeré la novela gráfica y opinaré, pero mientras, ahí va mi aplauso para la película y su director, Zack Snyder que, francamente, se lo ha currado.

9 comentarios:

  1. A mi me gusto bastante!! Es cierto que no se puede tomar como una clase de historia... por que no lo es, es una adaptacion de un comic basado en algo que ocurrio.

    Y la estetica me molo, los tios mazas, pues como dices, estos espartanos estaban muy centrados en la lucha y tal, asi que, con alguna licencia, se lo podemos aceptar.

    Asi que una peli que hay que ver, sin duda :)

    ResponderEliminar
  2. Yo la disfruté, la verdad. No es "Casablanca", pero entretiene.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola

    Ja, ja, ja... Durante el diálogo entre Leónidas y Jerjes yo sí me reí, pero no por lo que solía reírse la gente, sino por la arrogancia de Leónidas. Es una de las mejores frases de la película, cuando Jerjes le dice lo de arrodillarse ante él y Leónidas le responde:

    "Lo de arrodillarme ante ti va a ser difícil porque tengo las rodillas un poco dolidas de matar a tus soldados esta mañana".

    ¡Ole! :-D

    La película está realmente bien. Muy original, muy innovadora.

    Un saludo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  4. Le diré a mi hijo que se la baje del "Intrenel", pero si me dices que hay mucho tio bueno y cachas, me da miedo verla con mi mujer, porque las comparaciones son odiosas y no va a hacer mas que comparar la "tablas de lavar" y mi "curva de la felicidad"
    (con comentarios irónicos incluídos)
    ¡Pero qué leches, qué se regale los ojos...!
    Bueno, guapetona, que muchas gracias por tu visita, siempre es muy agradable.
    Un grossen bessen.

    ResponderEliminar
  5. Peliculón. Y punto pelota. :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Hola!!!
    Estaba paseándome por aquí y he visto tu reseña de 300.
    Yo soy una apasionada del comic y de Frank Miller en especial, he leído mucho de este hombre y creo que así como Sin City marcó un antes y un después en su carrera, 300 es un cambio agradable y necesario.
    Si no has leído el comic, te lo recomiendo, porque casi funciona de storyboard para el film, muchas escenas, muchos diálogos salen tal cual, eso sí que es ver verdaderamente un cómic vuelto a la vida.
    Los colores y la ambientación, el vestuario... todo está en la novela gráfica por igual... el director hizo muy buen trabajo adaptándola...
    esperemos que también haya hecho lo mismo por Watchmen, otra novela gráfica imprescindible para todo fan del cómic... y todo el mundo en general, su ambientación retro, su argumento dramático y redondo con esos superhéroes desencantados... es lo mejor en el mundillo.

    En fin, si te gustó la película... te gustará el cómic seguro. Mi padre siempre se ha metido conmigo por leer cómics (cosas de padres) pero como lo vi interesado en ver la peli de 300, le dejé la novela gráfica para que supiera lo que era bueno... en fin, ... creo que se la leyó tres veces, entonces, y aún ahora de vez en cuando me la vuelve a pedir...

    Bueno, que me he alargado mucho... un saludo...:)

    ResponderEliminar
  7. A mí tampoco me apeteció verla en su día. Este tipo de cine épico, colosal, con muchísimos extras inundando la pantalla me da muchísima pereza verlo. También dejé pasar Troya por la misma razón.
    Supongo que si un día me topo casualmente con alguna de estas películas me sorprenda de lo bien hechas que estarán y me gusten mucho. Mientras tanto, la pereza gana.

    ResponderEliminar
  8. Comparto cuanto has dicho; considero que es un auténtico homenaje a la imagen del comic, al Arte de Miller, que ya hemos visto también en Sin City y a la espera de la secuela de esta última...

    Un fuerte abrazo, compostelana, desde el Otro Lado

    P.D. ¿Es en serio eso de que estás en Tenerife? ¿Qué haces por tierras guanches?

    ResponderEliminar
  9. Jose, pues estamos de acuerdo en la recomendación!

    Möbius, a mí me entretuvo más que "Casablanca"... Pero es que es como hablar de churras y merinas, vamos :D

    Juan, qué daño ha hecho esa escena al cine!! XD

    Pedro, jajjaa nada, tú le dices a Adi que todos esos tíos los han hecho por ordenador y que tú eres natural cien por cien! :D

    Rubenvike, así me gusta, las cosas claras :D

    Marguis veré si puedo conseguir el cómic. Soy una ferviente fan de Frank Miller también, y de "Sin City" en particular. Y de "Watchmen" por otro lado!! Ojalá la peli merezca la pena, que no he querido ver nada aún y estoy temblando XD

    JuanRa pues son del estilo tanto "Troya" como "300". Yo pensé lo mismo y ya ves, al final me encantó verlas. Cuando te animes ya verás como te entretienen.

    Borja yo espero que no se les vaya mucho la olla en la secuela de "Sin City", con lo que me gustó la adaptación de la primera! Y sí, en serio estoy en Tenerife... cosas de la vida :D

    saluditos a todos!

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails