domingo, 14 de febrero de 2010

Celda 211

.

Pues va a ser verdad que el cine español está de enhorabuena, porque últimamente salen de este país películas muy por encima del notable, algo a lo que nuestros directores y guionistas no nos tienen muy acostumbrados. “Celda 211” es un buen ejemplo de ello, una película muy directa, con un sólido guión, unas interpretaciones creíbles (incluso la de Antonio Resines, intoxicado por sus papeles televisivos desde hace años) y una resolución muy acertada.

El tema carcelario no es ajeno a nuestro cine, pero quizás en esta ocasión se ha tratado con más fidelidad y más cercanía a la situación real de las prisiones. En los últimos años se han producido varios motines en centros penitenciarios españoles, con rehenes, varios heridos y, en algunos casos, incluso con muertos. No olvidemos que los habitantes de las cárceles no son turistas de vacaciones en un hotel, aunque a veces lo parezca, sino delincuentes de mayor o menor peligrosidad.

*** Spoilers! ***

En “Celda 211” el funcionario Juan Oliver (interpretado por el debutante Alberto Ammann) visita la prisión en la que al día siguiente empezará a trabajar, con la mala suerte de encontrarse en medio de un motín. Para poder salir con vida se hace pasar por un preso nuevo, al que acababan de recluir en la celda 211. Lo más importante para él será ganarse la confianza del cabecilla del amotinamiento, Malamadre (Luis Tosar) y mantener el tipo como convicto hasta que los responsables de la prisión consigan sacarlo de allí.

El plan funciona hasta que la mujer de Oliver, embarazada, acude a las puertas de la cárcel para enterarse de lo que ocurre con su marido, viéndose involucrada en una acción disuasoria de la Policía que da con sus huesos en el hospital y acaba costándole la vida. Oliver, que ve las imágenes por televisión, comienza a decantarse por uno de los bandos en esa lucha por la supervivencia, pero no precisamente por los que están fuera, sino por sus recientes compañeros de celda. La desesperanza, la impotencia y la ira comienzan a invadirle y un hombre desquiciado puede llegar a cualquier cosa, situación que plasma a la perfección la película. Al que acaba de perderlo todo ya no le importa perder nada más.

Paralelamente, se analiza un conflicto hondamente arraigado en las cárceles españolas, que es la presencia de presos de ETA. En el motín de la prisión los rehenes son tres miembros de la banda terrorista, la mejor moneda de cambio que tienen los reos comunes para negociar con el Gobierno sus condiciones.

*** Fin de Spoilers! ***

Me sorprendió gratamente que no se utilizara en la película ningún truco, ninguna triquiñuela del guionista para convencernos de algo que después no es. En “Celda 211” las cosas son como son y así las cuentan, algo que me encanta dentro de la crudeza general del film. Se ha realizado en ese sentido un buen trabajo de ambientación y, aunque aparece algún tópico del mundo carcelario y lo que lo rodea, no desentonan con el tono realista de la película.

El reparto está francamente impresionante, empezando por el genial Luis Tosar, uno de los mejores actores de este país para mi gusto, y el polifacético Carlos Bardem al que creí sin dudar en su papel de presidiario colombiano. La película es un magnífico ejemplo del moderno cine español, con una historia sencilla pero sólida, con buen ritmo y producción cuidada. Su responsable, Daniel Monzón, que debutó en la dirección en el año 2000 con “El corazón del guerrero”, film que abordaba el tema de los juegos de rol, ya demostró en su anterior película, “La caja Kovac” su interés por rodar historias diferentes y arriesgadas. En aquel caso la idea era buena pero no acabó de funcionar, aunque Monzón apuntaba maneras y se veía que tarde o temprano llegaría a dirigir una obra maestra. Pues bien, “Celda 211” quizás no llegue a la excelencia pero es una de las mejores películas producidas en nuestro país en los últimos años.

8 comentarios:

  1. Muy buena y justa triunfadora en los Goya. Para que se vea que cuando se hace algo bien, la taquilla responde. Me alegro mucho por Monzón.

    ResponderEliminar
  2. Esta pelicula demuestra que aquí tambien se pueden hacer buenas películas...muy buenas películas...

    Bss!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues habrá que verla; sin duda este post, y en menor medida los Goya ayudarán a que la veamos más gente. La pregunta es: ¿pasará a la historia del cine español o simplemente será la mejor película del año en curso?. En cualquier caso espero verla en breve, espero que no me decepciones ;) jeje.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Parece que tendré que verla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Para todos los que no la habéis visto, ya estáis tardando!! Merece la pena, la verdad :)

    saluditos

    ResponderEliminar
  6. Acabo de descubrir tu blog.
    Prometo volver, es muy interesante
    Saludos
    Elisa, Argentina

    ResponderEliminar
  7. Gracias Elisa, vuelve cuando quieras :)

    saluditos

    ResponderEliminar

Gracias por participar en Lillusion!

Related Posts with Thumbnails