miércoles, 31 de agosto de 2011

I just want to make love to you

Después de una semana de formateos, reinstalaciones e intensa vida social al margen de internet, retomo los miércoles musicales con un tema que muchos reconoceréis sin duda al darle al play. La canción que hoy suena en Lillusion se titula "I just want to make love to you", y es quizás la más conocida de Etta James gracias a que sonó en un anuncio de Coca Cola light en 1996.

Puede que el nombre de Etta James sin embargo no os diga gran cosa, a pesar de que en los años sesenta fue una destacada cantante estadounidense de blues, gospel y soul, con una voz muy profunda y característica. Su adicción a la heroína, que la obligó a ingresar en clínicas de desintoxicación periódicamente, no le permitió tener una carrera más estable y exitosa

En su edición original en 1961 la canción "I just want to make love to you" fue la cara B de otra gran pieza de James, "At last". Como no podía ser de otro modo, esta canción ha tenido innumerables versiones a lo largo de los años, por parte de los Rolling Stones, Chuck Berry, Grateful Dead o The Animals, entre otros muchos.

Esta semana pues digamos sin tapujos que lo que queremos es hacer el amor mientras escuchamos "I just want to make love to you" de Etta James.



Aquí el enlace a la canción en Spotify.

martes, 30 de agosto de 2011

Luther

Había leído cosas muy positivas sobre “Luther”, una serie de TV producida por la BBC. Tanto Akane y Pedro en sus Twitter, como Ger en su blog La eternidad y el cine, la habían recomendado encarecidamente y la verdad es que no me ha defraudado en absoluto, más bien al contrario: se trata de uno de los productos televisivos más completos que he visto en los últimos tiempos.

Es bastante corta (la primera temporada son seis capítulos y la segunda tan sólo cuatro) pero condensa en unas pocas emisiones todo lo necesario para un visionado absolutamente perfecto.

Lo primero, decir que la manera de rodarla es muy peculiar, con un estilo muy cinematográfico, algo típico de la cadena británica en todos sus productos. Difiere además en el enfoque de los temas, con menos moralina que las series policíacas estadounidenses y un toque quizás más realista, aunque no exento de cierta truculencia. Nos plantean historias desgarradoras, extremas, pero al mismo tiempo cercanas y naturales. Los casos que se tratan aquí ahondan en la inestabilidad de la gente corriente, pequeños desequilibrios que a veces pasan tan desapercibidos que parece impensable que puedan abocar a cometer un crimen.

El protagonista principal de la serie es John Luther, un enorme policía negro interpretado magistralmente por Idris Elba. Luther es admirado en su departamento por su dedicación al trabajo pero también temido por sus imprevisibles arranques de ira y sus actuaciones rayantes en lo intolerable y lo ilegal.

*** Spoilers! ***

Luther se debate constantemente entre su deber profesional y su tortuosa vida personal, que le aleja una y otra vez del camino marcado como correcto para su cargo. Los casos a los que se enfrenta son espeluznantes y acaban afectando a su entorno de forma directa. A las complejidades de su día a día se une la perturbadora relación que mantiene con Alice Morgan, una sospechosa que maneja con sorprendente inteligencia el poder de enviar a Luther al infierno o rescatarlo del abismo.

*** Fin de Spoilers! ***

Sin adentrarme más en los detalles del argumento, cada capítulo tiene un hilo conductor común a toda la serie y una historia nueva que se resuelve en cada episodio, algo que me gusta especialmente y que le da cierta autonomía. No son episodios autoconclusivos al uso, sino que mantienen un fuerte nexo con la historia principal y van desarrollando los personajes de una manera natural, incluso los trabajados secundarios. Eso sí, la presencia de Idris Elba como John Luther es imponente, llena la pantalla de una manera que pocos actores han conseguido hacer para mi gusto.

Por otro lado, los guiones de Neil Cross son sólidos y los finales de los capítulos son maravillosos e imprevisibles. La fotografía está muy cuidada (los planos de la sala de interrogatorios son sublimes) y la música adereza a la perfección la atmósfera opresiva de “Luther”. Destaca especialmente el tema de Massive Attack elegido como cabecera, “Paradise circus”, totalmente envolvente, pero cada episodio cuenta con una selección musical diferente, muy certera.

En definitiva, una gran serie, muy intensa, que estrenará su tercera temporada en breve. Esperemos que continúe manteniendo alto el listón.

Puntuación: 9 sobre 10.

sábado, 27 de agosto de 2011

Formateando

Pues como el mismo título del post indica, estos días he estado ausente porque mi ordenador ha tenido que sufrir un formateo de urgencia. Bueno, realmente ha sido premeditado porque mi Toshiba llevaba ya varios días fallando más de lo normal y, después de cinco años sin tocarlo, se hacía más que necesaria una limpieza a fondo. Y como las cosas se hacen bien o no se hacen, pues decidí formatear directamente todo el disco y reinstalar el Windows.

El caso es que GeekDraz me echó una mano con ello (más bien las dos, que yo me acerco peligrosamente a la nulidad en estas cosas técnicas) y mi portátil vuelve a funcionar perfectamente por ahora. Aún estoy reinstalando programas y copiando el material que había grabado en los discos duros externos, así que hasta la semana que viene ya no publicaré nada en condiciones. Sé que sabréis perdonarme :P

Si me seguís en Twitter seguro que habréis estado al tanto de este proceso de formateo lo suficientemente traumático como para mantenerme de los nervios durante los últimos días. Ahora, más calmada, ya tengo el cerebro a punto para retomar la actividad intelectual. Más allá de interjecciones y de hacerme admiradora compulsivamente de páginas de Facebook de contenido dudoso, se entiende.

Mientras, disfrutad del finde que yo haré lo mismo :D

martes, 23 de agosto de 2011

La carretera (The Road)

Siempre que se adapta al cine un libro que me ha gustado mucho no puedo evitar sentir cierto temor. Soy consciente de que son lenguajes distintos, que la adaptación cinematográfica puede tener altas dosis de libertad creativa y que, por fuerza, la visión del director ha de ser diferente a la del escritor. Aun así, es inevitable desear que hayan hecho un buen trabajo y que hayan respetado todos esos detalles que me encandilaron de la obra literaria.

Y la película “La carretera (The road)” he de decir que no me ha decepcionado. El director australiano John Hillcoat ha captado a la perfección el ambiente decadente y enfermizo de la novela de Cormac McCarthy y ha mantenido sus principales hilos argumentales, en un guión a cargo de Joe Penhall. El resultado es un film duro, triste y gris, con unos protagonistas desconfiados y terriblemente atemorizados por el mundo que les rodea.

*** Spoilers! ***

Viggo Mortensen interpreta sobriamente a un hombre que camina incansablemente con su hijo por una carretera sin origen ni destino conocido. Su objetivo, avanzar hacia el sur y alcanzar el mar, donde puede que todavía haya algunos supervivientes, como ellos, del holocausto que ha asolado el planeta. Pero nada es seguro, nadie es fiable, ninguna es la respuesta. Ladrones, caníbales, marginados, asesinos… ellos son los que pueblan un terreno yermo en el que las catástrofes naturales son una amenaza continua. Todas esas pobres personas andrajosas y solitarias, anónimas y asustadas, constituyen la postal desoladora de un mundo vacío de toda esperanza.

*** Fin de Spoilers! ***

La película es, en definitiva, una buena adaptación de la novela “La carretera” de Cormac McCarthy, y refleja de forma muy acertada el universo post-apocalíptico creado por el escritor norteamericano. La fotografía del español Javier Aguirresarobe es absolutamente impecable y la música compuesta a medias por Warren Ellis y Nick Cave (este último colaborador habitual de Hillcoat) transmite toda esa soledad que atraviesa la pantalla desde las miradas del hombre y el chico.

El libro me emocionó más que la película, todo hay que decirlo, y me mantuvo más en vilo, porque quizás transmite todavía menos esperanza dentro de la infinita tristeza de ambas obras. Aun así, la película es muy recomendable.

Puntuación: 8 sobre 10.


sábado, 20 de agosto de 2011

La carretera

Hacía mucho tiempo que un libro no me sobrecogía tanto. La lectura de “La carretera” me ha mantenido totalmente subyugada durante los días que ha durado, absolutamente fascinada por el universo gris y decadente que retrata Cormac McCarthy. La angustia me ha poseído en cada página, el dolor y la emoción me han embargado en cada nuevo amanecer de los protagonistas. Y me han encantado todas esas sensaciones.

*** Spoilers! ***

Un padre y su hijo sobreviven en un mundo post-apocalíptico, donde las cenizas lo cubren todo y el canibalismo ha pasado a convertirse en la única forma de subsistir para un gran sector de la población superviviente. La forma de vida que conocemos ha pasado a la historia y los dos protagonistas caminan sin descanso por una interminable carretera hacia la costa, con el único objetivo de encontrar a personas que todavía mantengan íntegra su salud mental y unirse a ellas.

Todos los días resultan iguales, tristes, agotadores, angustiosos. El miedo a quedarse dormido y no despertar jamás acucia al hombre, que trata de proteger a su pequeño hasta el final, protegerlo de lo que no debe saber, de lo que no debe ver, del inevitable mal que rodea ya todo lo que queda vivo en el planeta. Cada día es una lucha constante por sobrevivir, por encontrar algo de comida, por descubrir una señal humana en positivo. En el fondo, él sabe que no hay esperanza para nadie, y mucho menos para él, que poco a poco se consume debido a la enfermedad.

*** Fin de Spoilers! ***

No sé cómo describir cuánto me ha gustado esta novela. Decir que es “bonita” no sería muy coherente, puesto que su temática no invita precisamente a recrear la belleza ni la felicidad. Su lectura me ha impactado y me ha emocionado cada pocas páginas. El sufrimiento de los protagonistas se convirtió en el mío propio durante ese tiempo y los ojos se me humedecían con algunos párrafos especialmente crudos. Muchos no lo entenderán, pero para mí ésa es una sensación maravillosa que me hizo sentirme dentro de la historia, como si yo también caminara por esa carretera polvorienta y pegajosa.

Evidentemente, y por todo lo anterior, no es un libro recomendable para todo el mundo. Es una historia dolorosa, desesperanzada y oscura, por momentos muy cruel. Las descripciones del entorno son absolutamente desoladoras. La narración es un tanto críptica, sin capítulos ni secciones, simplemente separada por párrafos. Al principio sorprende por la falta de introducción: en ningún momento se explica qué ha ocurrido con el mundo para que haya desembocado en esa terrible situación, pero realmente eso acaba por ser lo menos importante. La Tierra agoniza bajo una capa de cenizas y restos orgánicos que algún día tuvieron vida y que hoy ya no representan más que un paisaje inerte, negro y hostil. Me ha fascinado. Hay que leerlo para saber lo que se siente.

Cormac McCarthy, autor también de otra novela llevada al cine con gran éxito, "No es país para viejos", escribió "La carretera" en 2006 y ganó con esa obra el Premio Pulitzer de Novela.

“Aunque supieras qué hacer luego no sabrías qué hacer. No sabrías si querías hacerlo o no”.

Puntuación: 10 sobre 10.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Symphony of Destruction

No me las voy a dar ahora de entendida en el género del thrash metal porque no lo soy en absoluto. Es más, la canción que va a sonar hoy en el blog la conocí gracias al Guitar Hero hace apenas unos años (para que luego digan que los videojuegos no son educativos). El caso es que como nunca es tarde, etc, etc, y la música se puede disfrutar de forma atemporal, hoy llega a Lillusion el "Symphony of Destruction" de Megadeth.

Para algunos será todo un clásico del metal de los primeros noventa, a cargo de una banda mítica, mientras que para otros será una canción desconocida y ruidosa en la que un fulano con voz de ultratumba (concretamente Dave Mustaine) emite extraños sonidos. El caso es que la canción es pegadiza, la he escuchado mucho en los últimos años y me apetecía hoy meterle un poco de caña al blog, acorde a mi actual estado de ánimo.

Os invito a visitar la página de Megadeth si os interesa la banda, puesto que yo poco puedo aportar sobre ellos. Sólo decir que tienen 13 discos en el mercado después de casi 30 años de carrera y que son considerados uno de los grupos más prestigiosos del heavy metal, junto con Metallica, Slayer y Anthrax.

Esta semana pues dejemos que esta sinfonía destructiva nos invada con Megadeth y su "Symphony of destruction".




Aquí el enlace de la canción en Spotify.

domingo, 14 de agosto de 2011

Smoke Free 8.0

Un año más conmemoro una fecha importante: hoy se cumplen 8 años desde que dejé de fumar! No os voy a decir nada nuevo sobre el tema, salvo que tengo bastante claro que la cifra va a seguir aumentando y estoy encantada con ello. Y eso que mi balanza personal todavía se inclina hacia el lado fumador! (diez años fumando frente a ocho sin hacerlo).

Como no soy nadie para decir lo que debéis o no debéis hacer, solamente dejo constancia de que es posible dejar de fumar si se quiere. Es importante tenerlo muy claro, elegir uno mismo el momento y decidir alejar los malos humos con todas las consecuencias que eso conlleva. No es fácil, pero tampoco imposible. Y aunque al principio parezca que no, a la larga todo son ventajas, os lo aseguro.

Un año más pongo los datos que registra mi SilkQuit, y con ello me vuelvo a preguntar dónde demonios habré metido los 5.800 euros que me he ahorrado en tabaco durante estos ocho años.

Eight years, 2 minutes and 10 seconds.

58.440 cigarettes not smoked, saving 5.844,00 €.

Life saved: 28 weeks, 6 days, 22 hours, 0 minutes.

viernes, 12 de agosto de 2011

Totoro en amigurumi

Uno de los amigurumis estrella del pasado Salón del Manga de Tenerife fue este Totoro, que elaboré sobre patrón propio y del que estoy muy orgullosa, francamente. Aunque seguro que a casi todos os suena este orondo personaje, os diré que se trata del protagonista de la película "Mi vecino Totoro", una de las cintas más representativas del cine de animación del japonés Hayao Miyazaki.

El amigurumi mide unos 10 cm., incluidas las orejas, y está ganchillado con lana gris, salvo la parte central de la barriga en beige. He de decir que me dio bastante trabajo puesto que fui escribiendo el patrón a medida que lo tejía, haciendo y deshaciendo algunas partes que no cuadraban bien. Decidí no ponerle patas porque si está de pie, no se le ven. Finalmente, el resultado fue este Totoro tan tierno que podéis ver en las fotos.

En el Salón del Manga se vendieron todos los que estaban disponibles y ya he tenido más encargos de ellos. Pon un Totoro en tu vida! :D


miércoles, 10 de agosto de 2011

Jamiroquai

Me gusta bailar. No me refiero a bailes latinos, con pareja ni nada de eso, sino música disco, rock, ese tipo de cosas. Por unas razones (mi rodilla no me da tregua) u otras (la falta de locales donde pongan música que me guste y pueda estar tranquila) hace ya bastante tiempo que no voy a bailar y últimamente me apetece hacerlo. Y pensando en eso se me ha ocurrido traer hoy al blog a este personaje singular, casi siempre bajo un extravagante sombrero o tocado: Jamiroquai.

Pero aunque lo parezca y suela identificarse así, Jamiroquai no es en realidad un solista, sino una banda liderada por el británico Jay Kay, vocalista y cabeza visible y fija de un grupo que ha cambiado a sus demás miembros en más de una ocasión. Tuvieron su apogeo en la década de los noventa, pero su estilo funky y acid jazz nunca ha dejado de sonar y el año pasado editaron su último disco. A mí me encanta el toque setentero de su música, ideal para bailar sin más pretensiones.

Tienen temas muy conocidos como "Cosmic girl", "Space cowboy", o este "Virtual insanity" que hoy he querido traer al blog, una canción de 1997 cuyo vídeo musical ganó varios premios en la edición de aquel año de la MTV Music Video Awards. Os dejo el enlace de otro vídeo que me encanta de ellos, "Deeper underground".

Esta semana nos sumergimos virtualmente en la insana y bailable música de Jamiroquai, con "Virtual Insanity".



Aquí el enlace de la canción en Spotify.

martes, 9 de agosto de 2011

Stitches. Una infancia muda

Me ha gustado muchísimo esta obra, de la que no conocía nada antes de leerla y que tomé prestada en la biblioteca guiándome solamente por su expresiva portada. “Stitches”, con el subtítulo de “Una infancia muda”, fue escrito y dibujado por David Small en 2009, con contenido en parte autobiográfico. Se trata de una novela gráfica muy cruda, que transmite grandes dosis de angustia debido a su temática y a la dramática historia de su protagonista, el pequeño David.

*** Spoilers! ***

David Small crece en un entorno familiar hostil, con un padre ausente totalmente absorbido por su trabajo como médico y una madre amargada por la vida que le ha tocado vivir. Indirectamente, él es el blanco de todas las frustraciones de su familia. Con seis años, vive en un infierno de silencios e incomunicación, donde su hermano mayor se abstrae de todo y descarga tensiones tocando la batería, mientras su madre prefiere ignorar tanto sus problemas conyugales como los de sus hijos. La infancia solitaria del incomprendido David se convierte en una adolescencia lúgubre, tensa, y en una primera juventud depresiva y sin esperanza.

Y su situación no mejora cuando un día, con 14 años, despierta con una enorme cicatriz en su cuello. Aunque le han dicho que se trata de una operación rutinaria, lo que David sufre es un grave cáncer de garganta. Ante la complejidad del tratamiento, pierde la voz y con ello la capacidad de relacionarse con normalidad. Nadie de su familia es capaz de transmitirle en esos momentos tranquilidad, ni cariño, ni siquiera de informarle acerca de una enfermedad que le ha tenido al borde de la muerte.

Abocado al sufrimiento de sentirse marginado en su propia casa, con 16 años decide marcharse e intentar cumplir su sueño de ser artista. Sólo así podrá empezar a comprender los miedos que atenazan a las personas que le rodean y les impiden expresar sus sentimientos más allá del malestar vital.

*** Fin de Spoilers! ***

Este cómic encaja dentro de las denominadas “memorias gráficas”, en las que el autor narra pasajes de su propia vida con más o menos fidelidad. En este caso, la ilustración en blanco y negro tiene mucha más entidad que los diálogos, escasos aunque rotundos. Los dibujos están apenas esbozados, mostrando en toda su extensión la soledad y el horror que vive el pequeño protagonista.

“Stitches” tiene muy buenas críticas dentro del mundo del cómic y es absolutamente recomendable. Advierto que también es muy dura y difícil de digerir en algunas páginas, por su crudeza. Muestra el maltrato infantil y el dolor de una forma muy explícita, revisando las miserias familiares de la familia Small en viñetas sucias y que transmiten a la perfección el desprecio que nos suscitan algunos personajes.

Os dejo también el link a algunas escenas de la obra, a modo de trailer del cómic, narrado por el propio autor.

Puntuación: 8 sobre 10.


sábado, 6 de agosto de 2011

Adaptation. El ladrón de orquídeas

Tras el enorme éxito de “Cómo ser John Malkovich”, Spike Jonze volvió a trabajar con el guionista Charlie Kaufman para configurar otra película original y rompedora. Utilizando un estilo narrativo muy similar, Kaufman elaboró un nuevo guión tomándose a sí mismo como personaje principal para la ficción. El resultado es un interesante estudio sobre la crisis del escritor, aplicable a cualquier otro tipo de artista creativo.

“Adaptation. El ladrón de orquídeas” disecciona ese momento en que nada parece funcionar y se buscan desesperadamente ideas para salir de la sequía, llegando a obsesionarse por el proyecto que se tiene entre manos.

Sin tener para mí el impacto que tuvo su primera película, Jonze consigue otra vez manejar bien sus recursos y parir una cinta diferente, con esos momentos surrealistas que ya casi se han convertido en la seña de identidad del binomio cinematográfico que forma con Kaufman. Y aunque mi reparo hacia Nicolas Cage y Meryl Streep es muy superior al que tengo por los protagonistas de “Cómo ser John Malkovich”, he de reconocer que ambos cumplen en la película y el conjunto del film resulta agradable.

*** Spoilers! ***

Charlie y Donald Kaufman son dos hermanos gemelos, guionistas, con estilos de trabajo diametralmente opuestos: mientras que el primero atraviesa una profunda crisis y no consigue salir de la mediocridad, su hermano escribe por impulsos, de forma desordenada, siguiendo clichés y sin dedicar demasiada atención al resultado, obteniendo con ello un gran éxito. En el momento en que Charlie recibe el encargo de adaptar una importante novela, “El ladrón de orquídeas”, sus inseguridades se apoderan de él y se sumerge en una lucha consigo mismo por extraer de ese material un guión del que pueda sentirse orgulloso. Para ello se afana en comprender las motivaciones de la autora del libro, Susan Orlean (Meryl Streep) y su inquietante relación con un experto en orquídeas.

Partimos de la base de que los hermanos Kaufman, ambos interpretados por Nicolas Cage, son la doble personalidad de un único personaje, que se debate entre su lado triunfador y su otra vertiente depresiva y derrotista. La situación le llevará a caer en una espiral de autodestrucción en la que deberá eliminar de su vida al Kaufman tímido y apocado que le está limitando su crecimiento profesional y personal.

*** Fin de Spoilers! ***

Igual que ocurriera en “Cómo ser John Malkovich”, en esta película se entrecruzan realidad y ficción de un modo fascinante. Es cierto que en algunos momentos esa mezcla llega a ser algo confusa, sobre todo cuando la película alcanza sus puntos máximos de surrealismo. El juego de Spike Jonze tiene su clímax en algunas escenas en las que se aprecian situaciones del backstage de rodaje de “Cómo ser John Malkovich”, tres años atrás, en una especie de línea argumental paralela dentro del propio guión de “Adaptation” y colocando la acción en el mismo espacio y tiempo que aquella película. Es como mostrar el cine dentro del cine, algo muy curioso y digno de destacar.

De igual modo, resulta impactante el cóctel que el guionista realiza mezclando realidad con ficción de un modo hasta ahora poco explotado. Kaufman reinventa personajes a partir personas, hechos y situaciones totalmente reales, llegando a enmarañar conscientemente sus personalidades. Como ya ocurría en "Cómo ser John Malkovich" (cuánto del actor real tiene el Malkovich de la película?), en "Adaptation" aparece el propio Kaufman y la escritora real Susan Orlean actuando como personajes ficticios, no recreando sus propias vidas ni comportándose como lo harían en su vida real. Esa forma de entender el cine tiene algo muy perturbador en el fondo.

El trabajo de Charlie Kaufman como guionista recibió una nominación al Oscar, así como las interpretaciones de Nicolas Cage, Meryl Streep y el secundario Chris Cooper, que finalmente fue el que se alzó con el galardón, en su única nominación hasta la fecha, gracias al trabajadísimo papel del buscador de orquídeas. Sin ser una película tan impactante como la del debut de Jonze, “Adaptation. El ladrón de orquídeas” tiene razonables dosis de genialidad y se deja ver con bastante interés, aunque en algunos momentos puede resultar confusa debido a su exceso de metáforas.

Puntuación: 7 sobre 10.

miércoles, 3 de agosto de 2011

To be with you

Esta semana ando liadilla con una visita familiar, así que actualizo rapidito para que hoy miércoles podáis disfrutar de una nueva canción. "To be with you" es uno de esos hits clásicos, una balada que seguro os sonará aunque no supiérais hasta hace cuatro días quién la cantaba (como me ocurrió a mí).

El grupo responsable es Mr. Big, una banda de hard rock estadounidense fundada a finales de los ochenta y que obtuvo sus mayores éxitos a principios de la década siguiente. Han editado media docena de discos pero su actividad se ha visto interrumpida en numerosas ocasiones por las rencillas entre los miembros del grupo.

El tema que nos ocupa, "To be with you", es una canción escrita por el líder de la banda, Eric Martin, cuando aún era adolescente y que fue número 1 en 15 países en el año 1991. Como ocurre en muchos casos similares, lo más destacado de este grupo de rock metal han sido sus baladas, entre ellas "Wild world" o "Anything for you".

Esta semana pues disfrutamos de que Mr. Big quiera estar con nosotros con "To be with you".



Aquí el enlace de la canción en Spotify.

Related Posts with Thumbnails